Pistas para calcular la cuota de tu hipoteca

Kel 21crop

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

Para entender de qué se compone la cuota hipotecaria y de dónde sale la cifra a pagar mes a mes, es conveniente tener en cuenta las variables  para realizar el cálculo de hipotecas. La más importante será el importe que pedimos, seguido del plazo en el que lo devolveremos, pero es conveniente no olvidar otros aspectos a la hora de realizar el cálculo de hipotecas. 

¿Qué tipo de hipotecas existen?

Hay distintos tipo de hipotecas en función de si su interés es fijo o variable, y de la manera en que devolveremos el préstamo:

  1. Dependiendo del tipo de interés la hipoteca puede ser a:
     
    • Interés fijo: cuando el interés no varía durante toda la vida del préstamo.
    • Interés variable: cuando el interés varía en unas fechas preestablecidas donde se revisa el interés aplicado. Los primeros seis meses o un año pueden ser a interés fijo, para empezar la parte variable al transcurrir ese periodo inicial.
    • Interés mixto: cuando el tipo de interés se mantiene fijo durante un período inicial superior a 1 año y después es variable.
    • Interés convertible: puede ser a tipo fijo o variable, siendo elección del cliente la decisión, que dependerá de unas fechas preestablecidas en las que puede comunicar al banco si quiere un tipo fijo o prefiere el variable para el siguiente periodo de pagos.

      Si tienes dudas a la hora de elegir una hipoteca y un interés, te recomendamos consultar las 10 mejores hipotecas del mercado.
  2. En función de cómo se devuelva la hipoteca:
    • Cuota francesa: la fórmula más utilizada en España. Consiste, con un tipo de interés dado, en el cálculo de una cuota constante para todos los años que dure la hipoteca. La cuota se compone de parte de intereses, parte de amortización, y debido a sus características, los primeros años la parte de intereses supone una gran parte de la cuota total, amortizando muy poco del saldo. A medida que transcurre el tiempo y el capital a deber se reduce, la parte de amortización de la cuota va suponiendo cada año un mayor porcentaje.
    • Cuota alemana o amortización constante: aquí lo que se mantiene fijo es la parte amortizada, que se calcula dividiendo el importe total entre el número de pagos acordado. A eso se le suma la parte de intereses. Al ser estos proporcionales a la cantidad adeudada, la primera cuota será la más elevada, para ir bajando poco a poco a medida que se va amortizando el préstamo hipotecario.

Recordemos que la cuota francesa es la más utilizada en España. Por eso, las calculadoras financieras en Internet suelen calcular automáticamente este tipo de hipoteca.

A su vez, en numerosas ocasiones, la hipoteca no se comienza amortizando desde el principio, sino que se establece un periodo de carencia, que suele ser de 12, 24 o 36 meses, en el que únicamente se pagan intereses. Así la amortización y la cuota francesa propiamente dicha, tendrá lugar cuando acabe la carencia. Esto supone elevar ligeramente las cuotas a pagar debido a que atrasamos el inicio de la devolución de la operación, pero a cambio, permite empezar con la misma de manera más holgada, por lo que es una opción que no se debe descartar automáticamente.

Cómo calcular la hipoteca a pagar

Una vez sabemos la hipoteca que hemos contratado y a qué modalidad corresponde, es hora de hacer el cálculo de la cuota hipotecaria resultante teniendo en cuenta el importe que se solicita, el plazo al que se hace, y el tipo de interés aplicado.

Para ello, lo mejor es utilizar un calculador de hipotecas. Hay numerosas páginas web donde poder hacer el cálculo de hipotecas. Debido a que la cuota francesa es la más común en España, las calculadoras de hipotecas existentes utilizan dicha modalidad. Algunas de estas páginas son:

También puede encontrarse un calculador de hipotecas en las webs de las entidades financieras, que buscan con ello facilitar el análisis de la operación por parte del cliente.

Por último, el propio Banco de España cuenta con un calculador de hipotecas muy recomendable.

Conclusiones

Como hemos podido ver, realizar el cálculo de la hipoteca es relativamente sencillo. Sólo debemos entrar en alguna de las webs que nos permiten hacerlo, un calculador de hipotecas, e introducir los datos. Pero es importante saber a qué corresponde la cuota que nos proporciona, y cómo se calcula, por lo que entender las distintas modalidades es recomendable. No obstante, en España es la cuota francesa, a tipo variable, la más extendida, por lo que es la modalidad en la que nos debemos fijar principalmente  a la hora de conseguir la mejor hipoteca.

Fuentes: Banco de España, Kelisto, Bankimia, Idealista, Banqueando.

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

Kelisto te ayuda
¿Buscas una hipoteca?
Un experto te ayudará a encontrar la hipoteca idónea para tí