Seguros de Hogar

Calcula tu seguro de hogar y ahorra hasta 135 euros con Kelisto.

¿Ya has hecho una comparativa? Recupérala aquí.

  • Protege tu hogar al mejor precio
    Encuentra el seguro más adecuado para tu vivienda con la mejor relación calidad-precio.
  • Compara entre las mejores ofertas del mercado
    En menos de tres minutos podrás comparar los precios y coberturas de las diferentes compañías.
  • Sin comisiones ni costes añadidos
    Los precios de nuestras comparativas no incluyen ningún tipo de comisión y son facilitados directamente por las aseguradoras.

Comparamos los mejores productos en más de 25 compañías

  • Allianz Seguros
  • Axa Seguros
  • /assets/providers/seguros/axa.jpg
  • Catalana Occidente
  • FIATC Seguros
  • Generali Seguros
  • Zurich Seguros
  • Reale Seguros
  • Divina Pastora
  • Nuez Seguros
  • Plus Ultra Seguros
  • Helvetia Seguros
  • Pelayo Seguros
  • Liberty Seguros
  • Murimar Seguros

¿Por qué usar un comparador de seguros de hogar?

A día de hoy, el elegir la compañía de seguro de casa que mejor se adapte a lo que necesitas puede ser una tarea muy laboriosa. Si quieres ver de un vistazo cuáles son las mejores opciones para proteger tu vivienda, entonces lo que necesitas es un comparador de seguros de hogar.

Con esta herramienta podrás conocer cuáles son los seguros de hogar más baratos, ya que los muestra ordenados según su precio. Sin embargo, como el precio no lo es todo, también te informará sobre las coberturas de cada póliza para que elijas la que más te convenga.

¿Cómo funciona el comparador de seguros de hogar de Kelisto?

Con el comparador de seguros de hogar de Kelisto, escoger la mejor compañía será coser y cantar. En solo tres minutos tendrás a tu disposición una lista de opciones, ordenadas de menor a mayor precio y según la modalidad que andes buscando (básica, intermedia y superior).

Para ello, solo tendrás que rellenar un cuestionario para dar a Kelisto la información necesaria sobre tu vivienda. Algunas de estas preguntas son:

  • - El tipo de vivienda (si es un piso o una vivienda unifamiliar, si está situada en un núcleo urbano, etc.).
  • - El año de construcción de la casa.
  • - Si ha sido rehabilitada y el año de su reforma.
  • - Las medidas de seguridad con las que cuenta la vivienda (puerta blindada, alarma, caja fuerte, ventanas blindadas, etc.).
  • - El código postal.
  • - El valor del continente (el edificio en sí) y el contenido (tus pertenencias).
  • - Los datos del asegurado (su fecha de nacimiento, cuándo quiere que comience la póliza, etc.).

 

Una vez que el comparador de seguros de hogar de Kelisto tenga estos datos, podrá mostrarte las ofertas que tienen las distintas compañías según tu perfil. Tan solo tendrás que escoger una y finalizar el proceso de contratación. ¡Así de fácil!

¿Puedes fiarte de la información que ofrece el comparador de seguros de hogar de Kelisto?

¡Por supuesto que sí! La información que encontrarás en el comparador de seguros de casa de Kelisto es 100% fiable, ya que está proporcionada por las propias compañías. Eso sí, ten en cuenta que el precio final de tu póliza puede variar, ya que es posible que las aseguradoras te soliciten datos extra para ajustar más tu prima anual.

Por ello, no olvides que el precio del seguro de hogar que encontrarás en Kelisto dependerá de lo sincero que hayas sido en el cuestionario previo y que son una aproximación de lo que terminarás pagando por tu póliza.

¿Cómo contratar el seguro de hogar más barato?

Contratar un buen seguro de hogar (o cambiar de aseguradora si la que tienes ha dejado de interesarte) es fundamental para proteger tu vivienda de cualquier imprevisto. Sin embargo, en ocasiones, el precio puede convertirse en un hándicap para elegir el seguro de hogar más barato sin renunciar a las mejores coberturas

Para ello,  te recomendamos que sigas los siguientes consejos para ahorrar en el seguro de hogar:

  • 1. Compara ofertas: antes de contratar una póliza para proteger tu vivienda es fundamental analizar las ofertas de todas las compañías del mercado y comprobar qué productos se adaptan mejor a tus necesidades y a tu bolsillo.
  • 2. Consulta con tu compañía de seguro de coche: con el objetivo de fidelizar a sus clientes las aseguradoras suelen ofrecer descuentos interesantes a sus clientes para que contraten más seguros con ellos. Por este motivo, si ya tienes un seguro de coche o de salud habla con tu aseguradora para ver si puedes disfrutar de algún descuento y, así, contratar un seguro de hogar más barato.
  • 3. Contrata solo lo necesario: revisa bien la póliza y evita contratar aquellas coberturas que no necesitas. Por ejemplo, si quieres asegurar una casa en la costa donde raras veces hace mal tiempo, quizá puedas prescindir coberturas para cubrir los daños de heladas y nieve.
  • 4. Valora adecuadamente el contenido: reducir el valor de tus bienes para ahorrar no es una buena opción. También tienes que comprobar que no has sobrevalorado el contenido para no pagar de más.
  • 5. No fracciones el pago: por lo general fraccionar el pago de la prima hace que se incremente el coste total del seguro de hogar, con lo que antes de elegir esta opción analiza bien si merece la pena.
  • 6. Atento a la renovación: si quieres ahorrar en el seguro de hogar no renueves la póliza de forma automática. Presta atención a la fecha de renovación y compara ofertas antes de decidir si continuas con tu aseguradora actual. Recuerda que si quieres dar de baja tu póliza debes hacerlo, al menos, con un mes de antelación a la fecha de vencimiento.
  • 7. Comprueba los proveedores de la póliza: asegúrate de que tu póliza incluye los servicios de profesionales cercanos a tu domicilio. De no ser así, en caso de una urgencia puede que no puedas esperar y debas recurrir a alguien cercano pagando el coste de tu propio bolsillo.

 

¿Qué factores podrían reducir el precio del seguro de hogar?

Si quieres reducir el coste de la prima del seguro de hogar, una opción interesante es reducir el riesgo. Por ello, comprueba si determinadas mejoras en tu vivienda rebajarían tu cuotaa veces, instalar una alarma o colocar unas rejas consiguen rebajar el precio de la póliza al reducir el riesgo de robo. Sin embargo, no siempre merece la pena, por lo que antes debes analizar su coste y comprobar si compensa la rebaja.

Además, puede que el seguro de tu comunidad ya te cubra ante determinados siniestros, como robos o daños en zonas comunes como el garaje o el trastero, por lo que puedes prescindir de esas garantías en tu póliza y reducir su coste.

¿Es obligatorio contratar un seguro de hogar?

En España no existe la obligación de contratar un seguro de hogar salvo para las viviendas con hipoteca. Esto quiere decir que, si decides comprar tu casa con un préstamo hipotecario, la entidad bancaria que te preste el dinero solicitará, al menos, la contratación de un seguro que proteja el continente, es decir, la vivienda propiamente dicha. De este modo, en caso de siniestro el banco recuperará el coste del inmueble.

A pesar de que no es obligatorio, el contratar un seguro de hogar sí es muy recomendable, ya que no contar con un seguro de vivienda puede resultar mucho más caro. Cualquier incidencia leve en casa, como una gotera, puede suponer un coste de unos 300 euros, mientras que la cuota media de un seguro de hogar ronda los 150 euros.

La mayoría de las viviendas de nuestro país tiene contratado un seguro de hogar (más del 70%) para proteger su casa y sus bienes. Se trata, por tanto, de un seguro muy extendido debido principalmente a su vinculación con las hipotecas, aunque es recomendable que todos los hogares cuenten con uno de estos seguros estén o no vinculadas a un préstamo hipotecario.

¿Qué es el continente en el seguro de hogar?

El continente se refiere al propio edificio (techos, ventanas, estructura…). La cobertura de continente es la que garantiza que, en caso de incendio o de daños estructurales causados por el agua, por ejemplo, tu póliza se hará cargo de los costes. Esta cobertura es obligatoria en caso de que contrates una hipoteca, ya que la entidad bancaria necesita una garantía de que recuperará el valor del inmueble si ocurre un siniestro.

El continente establece cuál sería el valor de reconstrucción de una casa tras un siniestro grave y, normalmente, las compañías calculan su valor teniendo en cuenta aspectos como el año de edificación, dónde se ubica el inmueble, etc.

¿Qué es el contenido en el seguro de hogar?

Esta cobertura incluye los bienes que se encuentran dentro de tu vivienda como muebles, aparatos tecnológicos, enseres personales, etc. En este punto, debes prestar atención a si el contrato del seguro de hogar establece que la indemnización que recibirás en caso de pérdida de los bienes será a valor de nuevo (lo que costaron dichos bienes en el momento de su compra) o a valor real (ese valor de nuevo menos la depreciación por el uso y antigüedad).

¿Cómo se calcula el contenido del seguro de hogar?

Calcular el valor del contenido de tu vivienda, es decir, de todos tus bienes, no siempre es sencillo. Si sobreestimas su valor estarás pagando una prima mayor de lo necesario pero si, por el contrario, lo infravaloras, en caso de siniestro la indemnización no cubrirá la totalidad de las pérdidas.

Para valorar correctamente el contenido y así calcular tu seguro de forma adecuada es importante prestar atención a los siguientes puntos:

  • 1. Dentro del contenido se incluyen desde los muebles, los electrodomésticos y aparatos electrónicos, como ordenadores y televisores, hasta la ropa y otros enseres personales.
  • 2. Si, además de los objetos habituales, guardas joyas u objetos de valor en la vivienda, es necesario definirlo en la póliza. Se hace referencia, por ejemplo, a obras de arte, prendas o colecciones cuyo valor supere los 1.600 euros o  joyas con un importe superior al 10% del total asegurado. Algunas compañías no incluyen estos objetos entre sus coberturas o solo los indemnizarán con parte de su valor. Su inclusión en la póliza implica, por lo general, un incremento en el coste de la prima, ya que la suma total asegurada también se eleva.
  • 3. Para evitar problemas con la aseguradora si tienes un siniestro, es conveniente dedicar el tiempo que sea necesario a definir el contenido a asegurar. Para ello se recomienda ir habitación por habitación y elaborar una lista con los bienes de cada una de ellas, incluyendo también los bienes de valor especial.
  • 4. Debes tener en cuenta que existen determinados bienes que no pueden incluirse dentro del contenido, ya que la compañía no los cubrirá en caso de siniestro. Se trata, por ejemplo, de los bienes que no sean propiedad del asegurado aunque en ese momento se encuentren en su vivienda. También se excluyen las piedras y metales preciosos y las mascotas.

 

Una vez tengas claro qué tipo de bienes puedes incluir en tu seguro de hogar y cuál es su valor, podrás hacerte una idea del importe aproximado que debe figurar en tu contrato. No obstante, existen herramientas que permiten calcular el seguro de hogar introduciendo determinados datos, como la superficie de la vivienda, el número de ocupantes, si se tiene caja fuerte, etc. Si no tienes objetos de valor especial, estas herramientas te permitirán conocer cuál puede ser la indemnización justa.

¿Qué tipos de seguros de hogar existen?

En el mercado existen tres modalidades de seguros de hogar distintas: básico, medio y superior. Cada uno ofrece unas coberturas distintas, además de un precio diferente:

  • - El seguro de hogar básico es el que ofrece la cobertura de incendios, además de cubrir solo el continente. Por lo general, los seguros básicos incluyen la responsabilidad civil, defensa jurídica, asistencia en el hogar y coberturas del continente como el robo, los daños estéticos o algunos fenómenos atmosféricos.
  • - El seguro de hogar intermedio incluye, además de las coberturas del continente, las que también incluyen el contenido del hogar.
  • - El seguro de hogar superior incluye las mismas prestaciones que el intermedio, pero con mejores límites. Por ejemplo, estas pólizas suelen mejorar la cantidad destinada a la responsabilidad civil (normalmente entre 100.000 y 300.000 euros) o la asistencia en el hogar.

 

En el comparador de seguros de hogar de Kelisto podrás encontrar ofertas para todas estas modalidades, con sus coberturas desglosadas.

¿Cómo evitar el infraseguro o el sobreseguro?

A la hora de calcular tu seguro puedes caer en el error de sobrevalorar o infravalorar su valía, lo que puede provocar diferentes problemas.

En el caso de estar sobreasegurado, es decir, si has estimado un valor superior al que realmente tienen tus bienes, pagarás una prima más elevada. En caso de siniestro la compañía comprobará el valor de los bienes perdidos y solo te indemnizará por su valor real y no por esa sobreestimación, lo que significa que habrás pagado más en tu prima para nada. Además, la compañía puede comprobar si existió mala fe al ampliar el valor de los bienes y podría no indemnizarte si se considera fraude.

Por otro lado, estar infraasegurado consiste en valorar tus bienes por debajo de su valor real. En este caso es posible que tengas que asumir una prima inferior en tu seguro de hogar pero, en caso de siniestro, la compañía solo te indemnizará por el valor que hayas asegurado. Por lo tanto, es posible que, si tienes un infraseguro, tengas que asumir el resto del coste de los daños causados por el siniestro.

¿Qué coberturas debe incluir el seguro de hogar?

Las coberturas esenciales que no pueden faltar en tu seguro de hogar son la de responsabilidad civil y la asistencia para hacer frente a cualquier siniestro. La responsabilidad civil hace referencia a la cobertura de la aseguradora cuando causemos un daño a terceras personas. Por ejemplo, si una inundación en casa hace que le salga una gotera al vecino de abajo.

Por su parte, la asistencia en el hogar es fundamental, ya que con ella te asegurarás de que recibas la visita de un profesional si ocurre algún percance en casa. Por ejemplo, si se te ha estropeado el lavavajillas, con la asistencia en el hogar podrá acudir un electricista a repararlo (si esto entra en tu póliza).

¿Qué coberturas extra puede incluir el seguro de hogar?

En los últimos años y con la fuerte competencia que ha vivido el sector asegurador en nuestro país, las compañías han ampliado y mejorado su oferta con la inclusión de diferentes coberturas que pueden hacerte la vida más fácil. La mayoría de estos servicios adicionales no suponen un coste añadido para el asegurado y prácticamente todas las compañías incluyen algunos.

A continuación, te detallamos cuáles son las coberturas extra más interesantes del seguro de hogar:

  • 1. Asistencia informática: recibir asistencia cuando tienes un problema con tu ordenador o tablet puede parecer algo caro, pero ya son muchos los seguros de hogar que incluyen este servicio entre sus coberturas. Normalmente cubren su reparación y, en algunos casos, la asistencia remota para resolver problemas menores o la instalación de antivirus.
  • 2. Reparación de electrodomésticos: prácticamente todos los seguros de vivienda de gama media incluyen esta cobertura. Resulta muy útil, ya que la reparación o la reposición de electrodomésticos como el frigorífico o la lavadora, por ejemplo, puede resultar muy costosa.
  • 3. Asistencia en viaje: si viajas habitualmente, revisa la protección que te ofrece el seguro de hogar en tus desplazamientos. Por lo general, este servicio cubre aspectos como la rotura o pérdida del equipaje o gastos médicos.
  • 4. Protección frente al desempleo: sobre todo a partir de la crisis muchos asegurados se interesaron por los productos y coberturas que les protegían ante una situación prolongada de desempleo. Algunas compañías incluyen esta garantía en el seguro de casa, cubriendo por lo general un número concreto de mensualidades de la hipoteca si el cabeza de familia pierde su trabajo.
  • 5. Asistencia médica: en algunas pólizas se incluyen prestaciones relacionadas con la atención médica, como la asistencia telefónica durante las 24 horas del día e información sobre centros médicos cercanos, ambulatorios y farmacias, etc.
  • 6. Mascotas: si tienes animales de compañía te resultará interesante contratar un seguro de hogar que incluya algún tipo de cobertura para ellos. En algunos casos, la póliza de una vivienda incluye la cobertura de responsabilidad civil, es decir, los daños que pueda causar tu mascota a terceros hasta un límite que puede alcanzar los 300.000 euros.

 

¿En qué consiste la cobertura de bricolaje en el hogar?

La garantía de bricolaje en el hogar es una de las coberturas extra más recientes, pero se ha extendido entre muchas aseguradoras. A través de este servicio, las compañías ofrecen la posibilidad de que un profesional o un equipo de profesionales del bricolaje te ayude con tareas como colgar cuadros, montar una estantería, cambiar el color de una pared, etc. Cada aseguradora establece un número de servicios disponibles al año o un número de horas concretas.

¿Cuáles son las exclusiones más habituales del seguro de hogar?

Como ocurre en otros seguros, hay determinadas situaciones en las que tu seguro de hogar no te ofrece cobertura y ante las que, por tanto, deberás asumir el coste de los daños si estos llegan a producirse.

Incluso en las pólizas más caras existen ciertas exclusiones que debes tener en cuenta para evitar sorpresas desagradables en caso de siniestro. A continuación te contamos cuáles son esas situaciones que tu seguro de hogar no cubre:

  • 1. Instalaciones en mal estado: si los daños se producen porque tu vivienda se encuentra en mal estado por falta de mantenimiento, es muy probable que la compañía no se haga cargo de los daños por siniestro.
  • 2. Roturas: en el seguro de hogar se incluye la rotura de cristales, mármol y sanitarios, pero cualquier otro bien que sufra una rotura quedará excluido salvo que cuentes con una póliza que incluya la cobertura de todo riesgo accidental.
  • 3. Daños causados por cigarrillos u otros objetos: los cigarrillos mal apagados pueden causar incendios, así como ciertos objetos si se encuentran cerca de una fuente de calor. En este caso la compañía no ofrece indemnización.
  • 4. Bienes al aire libre: los daños que se produzcan fuera de la vivienda propiamente dicha, es decir, el robo de bienes o daños en jardines o patios quedarán excluidos de la póliza salvo que se haya acordado lo contrario con la compañía antes de firmar el contrato.
  • 5. Daños meteorológicos: aunque la póliza contemple los daños por lluvia y viento, para que estos queden cubiertos la lluvia o viento que los causó debe superar una intensidad determinada que la compañía comprobará con un informe meteorológico.
  • 6. Joyas u objetos de alto valor: si indicas en la póliza del seguro de hogar que tus joyas u objetos de valor se guardan en caja fuerte y se produce un robo cuando están fuera de ellos, el seguro no te indemnizará por su pérdida.

 

¿Que se considera robo y hurto en el seguro de hogar?

Las compañías de seguros distinguen entre robo y hurto dentro de la póliza del seguro de hogar. El robo se da cuando se ha producido cierta violencia al entrar en el domicilio, como romper una ventana o forzar la cerradura. El hurto, por su parte, se produce cuando la sustracción del bien se produce sin ejercer la fuerza. Por ejemplo, que dejes una ventana o puerta abierta y te roben en casa. Conviene revisar lo que contempla el seguro para ambos casos, ya que es habitual que las compañías no cubran el hurto.

¿Qué cubren los seguros de hogar para inquilinos?

Si vives de alquiler, la póliza de hogar que necesitas es un seguro para inquilinos. Aunque el casero tenga una póliza de hogar, esta no te cubrirá ni a ti ni a tus pertenencias, por lo que el contratar un seguro de inquilinos es una de las mejores decisiones que puedes tomar. Por ejemplo, en caso de robo, el seguro para inquilinos te cubrirá la indemnización. Además, el seguro también cubrirá la Responsabilidad Civil del arrendatario en casos en los que, por ejemplo, dejes un grifo abierto que provoque alguna gotera en la casa del vecino.

Los seguros de inquilinos también te cubrirán en caso en los que el arrendador no quiera devolverte la fianza cuando abandones su vivienda: se incluye la reclamación de fianzas al casero, tanto de forma amistosa como de forma judicial si fuera necesario.

Los seguros para inquilinos no son obligatorios, pero sí muy recomendables: el arrendatario estará totalmente cubierto en casos como robos, incendios, posibles desperfectos en sus pertenencias y reclamación de fianzas.