Header-news-product

Noticias más destacadas sobre Hipotecas

Compara hipotecas con Kelisto

Ha llegado el momento de contratar una hipoteca y te asaltan las dudas. Es lógico: las hipotecas nos acompañan durante muchos años y escoger una es compleja y requiere tiempo. Antes de tomar una decisión, deberemos comparar y comprobar qué opción tiene menores intereses o duración.

En Kelisto contamos con una serie de artículos sobre los puntos a tener en cuenta antes de contratar hipotecas . Además, podrás consultar las diferentes hipotecas que hay en el mercado y así comprobar si hay opciones más rentables que la tuya actual. Y es que, aunque sea a otro banco, el cambio de hipoteca es bastante sencillo.

Tipos de interés: ¿fijo o variable?

Antes de pedir una hipoteca o de empezar a informarse, hay que ser realista. ¿Cuánto podemos pagar al mes? A partir de eso, es también importante tener en cuenta lo que pueda pasar. Si la hipoteca es a tipo de interés variable y este sube, ¿podríamos afrontarlo?

En este sentido, conviene conocer bien la diferencia entre los plazos y tipos de interés que suelen ofrecer los bancos. Los préstamos hipotecarios se hacen a un plazo cada vez mayor: de una media de diez años en los años 90, se ha pasado a una media de 25 ó 30 en la actualidad. Aunque se han dado casos de hipotecas a más años, el Gobierno busca aprobar un proyecto que limite el plazo de las hipotecas a 30 años .

El tipo de interés variable es el método que permite adecuar el préstamo de las hipotecas a la situación económica del momento. Así, cada vez que se revise el préstamo, se sube o baja el tipo de interés en función del tipo de referencia. El tipo de referencia es el número que sirve de base para aplicar al tipo de interés.

Si el tipo de interés es fijo, no se aplica tipo de referencia. La cuota que tendrás que pagar por tu hipoteca es la misma cada mes, pero suele resultar alta, ya que el tiempo en el que se debe devolver el dinero (plazo de amortización) es menor.

Tipos de interés variable: a tener en cuenta

Así, si el tipo de interés es variable, hay algunos elementos que tener en cuenta en las hipotecas.

  • Interés inicial: el tipo de interés que se aplica durante el primer período (tres, seis o doce meses) de las hipotecas. Suele ser inferior al que se aplicará después: de esta forma, las entidades atraen nuevos clientes.
  • Período de interés: el tiempo durante el cual permanece invariable el tipo de interés. Al terminar este período (habitualmente es de un año) es cuando se hace la revisión del tipo, lo que afectará a la hipoteca.
  • Tipo de referencia: sirve para calcular qué tipo de interés se aplica. Aunque en la actualidad existen seis tipos de referencia oficiales (Euríbor, Deuda Pública, IRPH Bancos, IRPH Conjunto de Entidades, IRPH Cajas y CECA), está previsto que el IRPH Bancos y Cajas desaparezca.
  • El redondeo: muchas entidades imponían en las hipotecas un redondeo al alza hasta hace poco cuando tocaba revisar el tipo de interés. Sin embargo, desde hace unos años se prohibió por ley el redondeo al alza porque era abusivo.

Informarse, comparar y elegir entre hipotecas

Antes de contratar una hipoteca, y especialmente dado el estado actual de las cosas debido a la situación económica, es muy importante informarse y saber qué significa cada término . Cuestiones como el tipo de interés de referencia o las revisiones que se hagan de este son algo complejas, pero hay que valorarlas antes de firmar algo que va a acompañarnos durante tantos años. Compara hipotecas con Kelisto y consigue la hipoteca que mejor se adapta a tus necesidades. Merece la pena.