Comparador de cuentas bancarias

Compara todas las cuentas bancarias del mercado en un solo lugar y encuentra las mejores cuentas corrientes, cuentas nómina y cuentas remuneradas.

Encuentra las mejores cuentas bancarias entre nuestras ofertas

Otros productos bancarios

¿Cómo funciona el comparador de cuentas bancarias de Kelisto?

El comparador de cuentas bancarias de Kelisto es una herramienta diseñada para que puedas comparar todas las ofertas del mercado, filtrarlas según tus prioridades o preferencias y contratar la que mejor encaje con tu perfil en solo unos minutos y de forma totalmente gratuita.

Una de las principales características del comparador de cuentas bancarias de Kelisto es que te permitirá elegir el tipo de cuenta que mejor se adapte a lo que necesitas. De esta forma, podrás comparar cuentas nómina, cuentas corrientes y cuentas remuneradas. Si el uso que le vas a dar a la cuenta que buscas no es lo más importante para ti, sino que tu prioridad es que tu banco no te cobre nada, con nuestra herramienta también lo tendrás fácil, ya que te permitirá comparar cuentas sin comisiones hasta dar con la oferta más atractiva para tu perfil.

Una vez hayas seleccionado el tipo de producto que más te interesa, nuestro comparador de cuentas bancarias te permitirá filtrar según distintos tipos de criterios para que te resulte más sencillo dar con la oferta que más te interese, como las ventajas de cada oferta o los bancos que las ofrecen.

¿Me puedo fiar de la información del comparador de cuentas bancarias de Kelisto?

Por supuesto. Nuestro comparador de cuentas bancarias te muestra todas las ofertas del mercado, independientemente de que pertenezcan a bancos con los que tengamos un acuerdo comercial o no. De esa forma, somos capaces de garantizar que nuestra información es 100% completa, imparcial y realmente útil para nuestros usuarios.

Ahora bien, debes tener en cuenta que nuestras fuentes de información son las propias entidades financieras. Por ello, solo podemos mostrar información de las cuentas bancarias que aparezcan en sus páginas web o de aquellas para las que los bancos estén dispuestos a darnos información.

En cualquier caso, te recomendamos que siempre verifiques toda la información de nuestro comparador de cuentas bancarias antes de contratar la oferta que más te interesa. Kelisto no se hace responsable de posibles daños y perjuicios que pudieras sufrir al contratar cualquiera de estos productos o que se deriven de la información que te hemos mostrado en nuestro comparador. En cualquier caso, si ves cualquier error en nuestra herramienta, te agradeceremos que nos lo comuniques a través del email contacto@kelisto.es.

¿Con qué frecuencia se actualiza la información del comparador de cuentas bancarias de Kelisto?

La información de nuestro comparador de cuentas bancarias se actualiza, como mínimo, una vez al mes, entre el día 1 y el día 10. Además, nuestros expertos monitorizan el mercado constantemente, por lo que si en cualquier otro momento detectan que ha habido algún cambio en alguna oferta, también actualizan la información de nuestra herramienta para que esté siempre al día.

¿Qué cuentas bancarias puedes comparar en Kelisto?

Cuentas sin comisiones

Los trámites bancarios más frecuentes, totalmente gratis.

Las cuentas sin comisiones son, como su propio nombre indica, todas aquellas que no te cobran por los trámites habituales: es decir, por cuestiones como el mantenimiento de la propia cuenta, las transferencias, las tarjetas de débito y crédito o las extracciones en cajeros automáticos.

Ahora bien, debes tener en mente que, dependiendo del tipo de cuentas sin comisiones que quieras contratar, es posible que el banco te pida ciertos requisitos para que puedas esquivar los gastos más habituales. Por ejemplo, como verás en nuestro ranking de las mejores cuentas sin comisiones, las ofertas que te premian con un regalo te pedirán que domicilies la nómina para que, además del obsequio, te libres de abonar los gastos más frecuentes.

Cuentas nómina

Ventajas exclusivas por domiciliar tu nómina.

Las cuentas nómina son un tipo de cuentas bancarias en las que el consumidor ingresa cada mes su salario a cambio de disfrutar de ciertos beneficios, que varían según el tipo de banco. Como ocurre con cualquier cuenta, las cuentas nómina son depósitos denominados ‘a la vista’, con los que el cliente puede disponer de su dinero en cualquier momento. Entre sus ventajas, lo habitual es que**, a cambio de domiciliar la nómina, los bancos ofrezcan cuentas con regalos** o cierta rentabilidad, como verás en nuestro ranking mensual de las mejores cuentas nómina.

Estas cuentas con regalos, a priori, son muy atractivas. Pero recuerda que para que la entidad te premie, te exigirá que cumplas con una serie de requisitos que no suelen estar al alcance de todo el mundo, como puede ser que domicilies una nómina con unos ingresos muy altos o que deposites una cantidad de dinero nada más abrir la cuenta.

Cuentas remuneradas

Alta rentabilidad con tu dinero siempre disponible.

Las cuentas remuneradas son depósitos a la vista que permiten que el consumidor obtenga un cierto interés por su dinero. Por tanto, se trata de productos bancarios en los que el cliente puede dejar sus ahorros (y disponer de ellos cuando quiera) a cambio de recibir una cierta rentabilidad, acordada previamente con su entidad.

En la actualidad, muchos bancos ofrecen productos híbridos entre una cuenta remunerada y una cuenta nómina. Muchos de ellos, de hecho, figuran entre los más atractivos del mercado, como puedes comprobar en nuestro ranking de mejores cuentas remuneradas. En cualquier caso, si prefieres optar por una oferta tradicional (es decir, sin domiciliar nada), puedes consultar cuáles son las mejores en nuestro ranking mensual de mejores cuentas remuneradas sin nómina.

Cuentas corrientes

Cuentas para tu operativa habitual, sin vinculación.

Las cuentas corrientes son depósitos a la vista que permiten una operativa básica. Es decir, son productos bancarios en los que el cliente puede dejar su dinero (y disponer de él siempre que quiera) y realizar ciertas operaciones básicas, como ingresar o sacar efectivo, realizar transferencias o domiciliar pagos. Buen ejemplo de ello son, entre otras, las cuentas corrientes de Santander, BBVA o La Caixa.

Para que sean buenas ofertas, tendrán que ser cuentas sin comisiones que no te pidan nada a cambio, como verás en nuestro ranking mensual de mejores cuentas corrientes sin nómina: es decir, siempre tienes que intentar buscar ofertas que, sin necesidad que domicilies tu salario o hagas un determinado consumo con tarjeta, te eximan de los principales gastos.

¿Qué son las cuentas bancarias?

Las cuentas bancarias son depósitos a la vista en los que un consumidor puede mantener su dinero y disfrutar de una serie de servicios que facilitan su gestión: por ejemplo, transferencias, domiciliaciones de recibos, tarjetas para poder extraer efectivo en cajeros, etc. Por tanto, son uno de los productos financieros más básicos y, además, permiten dar soporte a otros productos más complejos, como los préstamos o las tarjetas de débito, que necesitan de una cuenta bancaria asociada.

¿Qué tipos de cuentas bancarias existen?

En el mercado existen varios tipos de cuentas bancarias en función de la operativa que necesite el cliente y de la finalidad con la que deposite el dinero. Los más comunes son las cuentas corrientes, las cuentas nómina y las cuentas remuneradas. Todas ellas son cuentas bancarias con características específicas, exigencias diferentes y, sobre todo, una letra pequeña muy distinta. Por tanto, es necesario conocer cuáles son sus particularidades para poder encontrar las más interesantes del mercado.

¿Qué es una cuenta corriente?

Las cuentas bancarias más básicas que pueden encontrarse en el mercado son las cuentas corrientes. Se trata de simples depósitos a la vista que permiten que el consumidor mantenga su dinero con total disponibilidad y que pueda realizar gestiones básicas, como ingresos, transferencias, domiciliaciones de recibos, etc.

Normalmente, este tipo de cuentas bancarias no ofrecen ningún tipo de remuneración por el dinero que se mantenga en ellas y, en la mayoría de los casos, permiten que el consumidor disponga de una tarjeta de débito asociada, con la que podrá disponer de su dinero a través de cajeros automáticos.

¿Qué es una cuenta nómina?

Las cuentas nómina son cuentas bancarias muy similares a las cuentas corrientes. Su principal diferencia es que, normalmente, a cambio de que el consumidor domicilie su nómina en estos depósitos a la vista, el banco ofrece una serie de ventajas que varían notablemente de una entidad a otra. Lo más habitual es que entre los beneficios de domiciliar el salario esté el poder acceder a cuentas bancarias sin comisiones. Es decir, a cambio de ingresar todos los meses una determinada cantidad, estos productos no cobran por algunos de los servicios más frecuentes, como el mantenimiento o la administración.

Ahora bien, más allá de este ‘premio’, las cuentas nómina pueden ofrecer un variopinto catálogo de ventajas: desde una cierta remuneración por los ahorros, hasta uno de los regalos por domiciliar la nómina de los bancos (las tradicionales vajillas, televisores o tabletas). Otra de las opciones será que contrates cuentas que regalan dinero pero, ojo, porque la mayoría de estas ofertas exigen una nómina mínima y una permanencia con la entidad.

¿Qué es una cuenta remunerada?

Las cuentas remuneradas son cuentas bancarias con una finalidad muy clara: el ahorro. Se trata de productos que ofrecen una determinada rentabilidad por el dinero que el cliente mantenga en ellos pero, a diferencia de lo que sucedería con un depósito a plazo fijo, tienen liquidez absoluta: es decir, el consumidor puede retirar sus ahorros siempre que lo necesite sin tener que hacer frente a ninguna penalización.

A la hora de contratar este tipo de cuentas bancarias hay que tener en cuenta dos aspectos importantes: el primero, al ser productos destinados al ahorro, puedes encontrarte con algunas restricciones en la operativa: por ejemplo, que no te permitan domiciliar la nómina o los recibos, o que no dispongan de tarjeta de débito o crédito, entre otros. El segundo, la retribución que tienen estas cuentas bancarias no suele ser fija, a diferencia de los mejores depósitos bancarios. Lo normal de estas cuentas es que empiecen aplicando una rentabilidad inicial más alta y que, con el paso del tiempo, baje. Por esa razón, tendrás qua fijarte en ambas retribuciones y analizar si es una buena oferta.

¿Qué es una cuenta online?

Las cuentas online son todas las cuentas que se pueden contratar a través de Internet, es decir, aquellas que no limitan al usuario ni en espacio ni en tiempo a la hora de realizar sus operaciones bancarias o incluso su contratación. A día de hoy, la mayoría de cuentas bancarias que hay en el mercado, ya sean nómina, corrientes o remuneradas, son cuentas online, ya que o pertenecen a entidades online o el banco permite su contratación y gestión con tan solo tener acceso a la red.

¿Cómo elegir las mejores cuentas bancarias?

Para elegir la mejor oferta en el amplio catálogo de cuentas bancarias que hay en el mercado, es necesario analizar una serie de cuestiones que te permitirán dar con el producto que mejor se adapta a tus necesidades. Para ello, puedes ayudarte de un comparador de cuentas bancarias como el de Kelisto.

Además, debes tener en cuenta que, en función del tipo de cuenta que vayas a abrir (nómina, corriente, remunerada, etc), estos elementos pueden cobrar más o menos importancia. Las principales claves que hay que examinar antes de contratar son las comisiones (es decir, los cargos que te aplicarán por distintas operaciones o servicios añadidos), las exigencias (o condiciones que debes cumplir para disfrutar de las ventajas de un determinado producto) y la rentabilidad (sobre todo, durante cuánto tiempo se aplica).

¿Qué comisiones tienen las cuentas bancarias?

Las cuentas bancarias pueden cobrar comisiones por diferentes conceptos. Las más habituales son:

  • La comisión por mantenimiento: este cargo permite compensar al banco por prestar servicios como el de custodia del dinero, el servicio de caja, el coste de ciertos documentos o el mantenimiento de los registros necesarios para que la cuenta funcione con normalidad.
  • La comisión por administración: es la que se cobra por servicios adicionales que no están incluidos en la comisión por mantenimiento, como los apuntes en cuenta por realizar transferencias o la domiciliación de recibos.
  • La cuota anual por disponer de una tarjeta: normalmente, las cuentas corrientes y las cuentas nómina permiten que el consumidor disponga de una tarjeta de débito (y, en ocasiones, de crédito) para poder disponer de su dinero o para pagar sus compras de forma aplazada. Estos medios de pago pueden tener una cuota anual que se suele eliminar si el consumidor cumple una serie de exigencias (por ejemplo, domiciliar la nómina).
  • Las comisiones por transferencias: cada vez son más las cuentas que ofrecen transferencias gratuitas, siempre que se realicen en euros y dentro de la Unión Europea. Sin embargo, todavía puedes encontrarte con ofertas que, o bien no hayan suprimido estos cargos, o bien, que lo hayan hecho, pero con ciertas limitaciones.

Para averiguar qué comisiones aplican las distintas cuentas que hay en el mercado, puedes ayudarte de herramientas como el comparador de cuentas bancarias de Kelisto, en el que podrás ver toda la información de cada oferta para dar con la que mejor se adapte a ti.

¿Cuáles son las exigencias más comunes de las cuentas?

En ocasiones, las entidades requieren que el cliente cumpla una serie de exigencias para poder abrir cuentas bancarias o para que se apliquen unas condiciones más ventajosas. Entre los requisitos más comunes se encuentran:

  • Domiciliar una nómina mínima determinada: en ocasiones, algunas cuentas nómina no solo requieren que el consumidor domicilie su salario, sino que cumpla con unos ingresos mínimos.
  • Domiciliar unos ingresos regulares: algunas cuentas corrientes piden que el cliente realice ingresos cada mes por una cantidad mínima. En este sentido, hay que considerar que algunos bancos exigen que esos ingresos provengan de una entidad distinta, por lo que es necesario que analices si serás capaz de cumplir con esta exigencia.
  • Domiciliar recibos: es bastante habitual que las entidades exijan que sus clientes domicilien un número determinado de facturas al mes o al trimestre, pero algunos bancos pueden ir, incluso, más allá: en algunas ofertas se pide que esos recibos provengan de empresas distintas (con distinto CIF).
  • Respetar una determinada permanencia: las cuentas bancarias que ofrecen algún tipo de premio a sus clientes, como un regalo o una remuneración por tus ahorros, suelen requerir que el cliente permanezca en la entidad durante un período determinado de tiempo.

¿Qué rentabilidad ofrecen las cuentas bancarias?

Las cuentas remuneradas ofrecen una cierta retribución por los ahorros que el cliente mantenga depositados, algo que también puede suceder con algunas ofertas de cuentas nómina. Ahora bien, para elegir la remuneración más interesante del mercado hay que tener en cuenta dos aspectos:

  • La remuneración de las cuentas bancarias no suele ser constante. Lo normal es que, al principio, ofrezcan una remuneración más alta para luego, transcurridos algunos meses, bajarla. Por tanto, hay que echar cuentas para saber si una oferta es realmente atractiva o si, una vez finalizado el período inicial, el consumidor puede marcharse a otro banco sin tener que abonar ninguna penalización.
  • La retribución puede estar limitada a ciertas cantidades de dinero. Hay cuentas remuneradas o cuentas nómina que limitan el saldo que se podrá beneficiar de una determinada rentabilidad, o que fijan una cantidad que queda exenta de la retribución.

¿Cómo tributan las cuentas bancarias?

A ojos de Hacienda, los intereses que cobra un usuario por el dinero que mantiene en cuentas bancarias son rendimientos del capital mobiliario. Por tanto, el consumidor que los recibe tiene que pagar impuestos por ello. Estos tributos se estructuran en tres tramos distintos y se expresan en forma de porcentaje, una tasa que variará en función de los ingresos recibidos:

  • un 19% para las ganancias menores a 6.000 euros;
  • un 21% para que oscilen entre 6.000,01 euros y 50.000 euros;
  • y un 23% para las que superen los 50.000,01 euros.

Recuerda que estos tributos no solo se pagarán cuando las cuentas bancarias ofrezcan una cierta remuneración por los ahorros que mantenga el cliente sino también otros casos menos evidentes, como las cuentas con devolución de recibos domiciliados o cuando contratas cuentas con regalos por domiciliar una nómina.

En caso de que la compensación que recibas sea un regalo (por ejemplo, un televisor, una vajilla, etc.), puedes calcular los impuestos que tendrías que pagar a Hacienda si pides al banco correspondiente que te informe sobre el valor que tiene el obsequio.

Por otra parte, si estás pensando en abrir una cuenta bancaria o, al contrario, quieres cerrar una cuenta bancaria, en Kelisto te explicamos de forma detallada todo lo que debes saber para llevar a cabo estas operaciones. Además, si una vez vistas todas las ofertas, crees que hay una opción que se ajusta mejor a lo que necesitas, te explicamos cómo cambiar de banco tu cuenta bancaria.