Imagen de proveedor

Cuentas bancarias de Caixabank

Compara todas las cuentas de Caixabank con Kelisto.

Otros productos bancarios

Todo sobre las cuentas bancarias de Caixabank

Las cuentas de Caixabank te ofrecen productos excepcionales con los que podrás ahorrar tus ingresos y tener acceso a tu dinero siempre que quieras, sin necesidad de esperar durante un periodo de tiempo determinado como ocurre con los depósitos. En Caixabank podrás contratar distintas cuentas corrientes y cuentas nómina, que, además, pueden funcionar como cuentas sin comisiones si cumples con los requisitos de vinculación que exige la entidad.

Las cuentas corrientes de Caixabank son aquellas en las que el cliente podrá ingresar y disponer de su dinero siempre que quiera. Además, podrá realizar operaciones bancarias, como sacar dinero del cajero, hacer transferencias o pagar con tarjeta. La cuenta corriente de esta entidad te permitirá disponer de tu dinero donde y cuando quieras, sin tener que esperar por un tiempo determinado, como sí ocurre cuando contratas algún depósito. Además, tendrás información inmediata de tus movimientos.

Con respecto a las cuentas nómina de Caixabank, podrás ahorrarte la comisión de mantenimiento y acceder a otras ventajas, siempre y cuando tengas, al menos, tu nómina domiciliada. También puedes tener beneficios adicionales si domicilias otros recibos, como la factura de la luz o, incluso, una segunda nómina. Sin embargo, ten en cuenta que para poder disfrutar de algunas ventajas y regalos tendrás que cumplir una serie de requisitos, por lo que es importante que revises bien la letra pequeña del contrato antes de firmarlo, sobre todo si estás interesado en hacerte con una de las cuentas sin comisiones de CaixaBank y necesitas conocer qué requisitos tendrás que cumplir para hacerte con ellas.

Con las cuentas de Caixabank tendrás el producto que quieras. Navega entre sus distintas características para contratar aquella que mejor se adapte a lo que necesitas en función de tu perfil y del propósito al que quieras destinar la cuenta. Recuerda leer detenidamente la letra pequeña de tu contrato para asegurarte de que entiendes el producto que estás contratando.