Cinco claves para decir adiós a tu cuenta corriente

Consumidora Con Cuenta Corriente

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas

Las cuentas corrientes que dejas ‘abandonadas’ -por ejemplo, cuando te marchas a otro banco- pueden seguir generando comisiones. Para evitar sorpresas en el futuro, debes recordar una serie de claves que te permitan cortar de raíz con tu ‘ex-entidad’.

Si crees que ha llegado el momento de decir adiós a tu banco y optar por una entidad que te ofrezca una cuenta corriente o una cuenta nómina mejor, debes dejar las cosas bien atadas. No cancelar correctamente uno de estos productos y optar, simplemente, por retirar todo tu saldo y dejarlo abandonado puede acarrearte desagradables sorpresas: por ejemplo, que te sigan cobrando comisiones por mantenimiento. O incluso, que te apliquen nuevos cargos que hasta entonces habían sido gratuitos porque, por ejemplo, tenías tu nómina o varios recibos domiciliados. Por eso, es importante que tengas en mente varios factores que son esenciales antes de despedirte de tu entidad.

1. Lo que diga el contrato ‘va a misa’

A la hora de saber qué comisiones puede cobrarte tu banco, en qué momento puede hacerlo o cómo debe informarte de ello, el contrato que firmaste con tu entidad es el documento esencial. La ley no establece unos criterios ni unos límites específicos para este tipo de cuestiones, salvo contadas excepciones, como ya te explicamos en Kelisto. Por tanto, todos aquellos costes o cláusulas que aparezcan en el documento que firmaste con tu banco, por injustos que te puedan parecer a posteriori, pueden ser aplicados por tu entidad si en su día le diste tu consentimiento.

En el caso concreto de las comisiones, la normativa solo determina una serie de obligaciones para las entidades. Por ejemplo:

  • Que tu banco puede establecer los cargos que quiera, pero siempre que se correspondan a servicios que se hayan prestado o gastos que se hayan generado, y que estos hayan sido aceptados expresamente por el cliente.
  • Que tu entidad debe poner a tu disposición las tarifas que aplica “habitualmente” por los servicios que presta con mayor frecuencia. Hasta 2012, los bancos tenían la obligación de comunicar todas las comisiones máximas que podían llegar a aplicar. Ahora la norma es mucho más ambigua, pero sigue exigiendo a las entidades que realicen un cierto ejercicio de transparencia y que ofrezcan estos datos en sus oficinas, en sus páginas web y en una plataforma del Banco de España, de forma gratuita.

2. Para cerrar tu cuenta debes cancelarla, no abandonarla

Si has encontrado una cuenta bancaria más atractiva y quieres cambiar de entidad, o necesitas cancelar una cuenta que tenías antes porque ya no la utilizas, nunca debes dejarla abandonada. La entidad no tiene por qué saber si has dejado de usar ese producto porque te has ido a otro banco, porque te has olvidado de que lo tienes o porque has dejado de tener ingresos. El banco no está obligado a saber ni a preguntarte por los motivos. Simplemente, sabe que tienes un producto a tu nombre y, por tanto, puede seguir cobrándote por determinados servicios que, aunque no lo creas, te sigue prestando. Por tanto, si lo que quieres es cancelar, acude a tu entidad y pide expresamente que quieres eliminar tu cuenta.

3. ¿Qué sucede si solo abandono mi cuenta?

En un principio, no ocurrirá nada. La entidad solo sabe que has dejado de realizar movimientos, pero no está obligada a hacer más interpretaciones. Algunos bancos, transcurrido un tiempo, pueden llegar a clasificar tu cuenta como “inactiva”, pero solo a efectos internos. Por tanto, te pueden seguir cobrando comisiones como la de mantenimiento. Legalmente, solo se considerará que una cuenta bancaria está “abandonada” si no se ha realizado ninguna gestión durante 20 años. En ese caso, el patrimonio que hubiera en la cuenta pasaría a manos del Estado.

4. ¿Qué son exactamente las comisiones de mantenimiento y administración?

Cuando dejas abandonada una cuenta, es habitual pensar que el banco no debería seguir cobrándote comisiones. Al fin y al cabo, has dejado de hacer movimientos y operaciones y, por tanto, podría parecer que no estás generando un gasto a tu entidad. Pero eso no es así. Comisiones tan comunes como las de mantenimiento o administración se cobran por servicios que, aunque no se perciban a simple vista, tu banco te sigue prestando:

  • Comisión por mantenimiento: las entidades aplican esta comisión por mantener los registros (por ejemplo, informáticos) que son necesarios para que tu cuenta siga activada, por el servicio de caja (es decir, porque puedas seguir haciendo ingresos, sacar efectivo…) y por emitir los documentos con la regularidad y en el formato que pactaste inicialmente (los extractos que te llegan por correo a tu domicilio, las notificaciones que te haga a través de su plataforma de banca online…).
  • Comisión por administración: se cobra con menos frecuencia que la de mantenimiento y sirve para pagar los costes que generan otros servicios no tan básicos como los que cubre la comisión por mantenimiento (por ejemplo, la domiciliación de recibos en tu cuenta).

5. ¿Es legal que el banco me siga cobrando comisiones si ya no utilizo mi cuenta corriente?

Sí, pero siempre que cumpla con una serie de premisas. En primer lugar, si acudes a tu entidad y comunicas que quieres cerrar tu cuenta, el banco debe informarte correctamente de los pasos que debes dar y de los gastos (si los hubiera) que debes liquidar para evitar problemas y que la cuenta pudiera quedarse abierta. Si no lo hace, el Banco de España te daría la razón en caso de que decidieras poner una reclamación.

Si no cumples con los trámites correspondientes y dejas la cuenta “abandonada”, la entidad podría seguir cobrándote por comisiones. Incluso, podrías llegar a quedarte en números rojos por culpa de estos cargos, lo que generaría nuevas comisiones (en este caso, por descubierto). La entidad tiene derecho a cobrarte esas comisiones, siempre que así lo establezca en el contrato que firmaste inicialmente. Ahora bien, debe comunicarte “en tiempo y forma” (es decir, tal y como figure en el contrato) que esos cargos se van a realizar: por ejemplo, si tu contrato establece que el banco debe remitirte por correo un extracto una vez al mes, debería seguir haciéndolo y, en dicho documento, informarte del cobro que te ha realizado. O si firmaste que, en caso de descubierto, tu entidad debería informarte mediante un procedimiento extraordinario (por ejemplo, vía telefónica), así debería suceder. De no ser así, el Banco de España también fallaría en favor del cliente ante una eventual reclamación. 

Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros cambiando tu cuenta corriente con Kelisto
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas