¿Qué pasos debes dar para cerrar una cuenta?

Consumidora Con Cuenta Corriente

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas

Si quieres abrir una cuenta en un nuevo banco, es fundamental que cierres correctamente la que ya no vas a usar y que te asegures de que todos los pagos y trámites están correctamente cambiados.

Abandonar una cuenta que no utilizas no es una buena idea. Dejar a medias la “ruptura” con tu entidad puede provocarte desagradables sorpresas en el futuro: por ejemplo, que el banco empiece a cobrarte comisiones que antes no te aplicaba o que te haga pagar una penalización por marcharte antes de lo acordado inicialmente.

Para evitarte sustos innecesarios, en Kelisto hemos recopilado los pasos esenciales que debes dar antes de cerrar una cuenta bancaria:

1. Revisar lo que dice el contrato

Más allá de los pasos que cualquiera debería dar para cerrar una cuenta, es importante que eches un vistazo a tu contrato antes de hacer cualquier movimiento. El contrato establece todos los detalles que debes saber para realizar un trámite como este y, sobre todo, especifica si tendrás que pagar alguna comisión o respetar algunos plazos. Lo normal es que la mayoría de las entidades no te cobren por cancelar una cuenta, como sucede con la Cuenta Corriente de Openbank. Aún así, es mejor asegurarse para evitar sorpresas.

A la hora de revisar el documento, recuerda que tu entidad tiene libertad para cobrarte las comisiones que quiera. Eso sí, solo podrá hacerlo si te presta un determinado servicio. Por tanto, si crees que alguno de los cargos que figura en el contrato no se corresponde con ningún servicio prestado por tu banco, tienes derecho a reclamar siguiendo los pasos que te explicamos en este artículo.

2. Chequear si tienes permanencia

Al igual que sucede con los contratos de telefonía móvil o Internet, algunas cuentas bancarias pueden tener permanencia. ¿Qué significa eso? Que si decides cancelarla antes de lo que dice el contrato, tendrás que abonar una penalización.

Lo habitual es que las cuentas con permanencia sean aquellas que premian al consumidor con algún regalo. Por ejemplo, la nueva Cuenta Family de Caixabank obsequia a los recién llegados con un  televisor de Samsung o un smartphone de LG, tal y como te contamos en Kelisto. Ahora bien, el usuario debe mantener los requisitos acordados durante un mínimo de 12 meses y ser cliente de Caixabank durante un período adicional de 36 meses. En caso de no cumplir con estas exigencias  tendrá que abonar una penalización de 249 euros si recibió el televisor o 209 euros si optó por el smartphone.

3. Dejar todos los pagos y transferencias cambiados

Antes de cerrar una cuenta, debes asegurarte de que has modificado todos los pagos que tuvieras domiciliados. En el  caso de los recibos, tendrás que llamar a tus proveedores y facilitarles el número de tu nueva cuenta para que los cobros se hagan a ese nuevo destino. Para corroborar que no habrá problemas, pregunta por la fecha en que la que se hará el nuevo pago y, en caso de que quede poco tiempo, pregunta si hay algún problema en cambiar la domiciliación a una nueva cuenta.

En este sentido, recuerda que hay bancos que te facilitan esta tarea. Por ejemplo, ING Direct ofrece un servicio especial a los clientes que abran una Cuenta Nómina en la entidad: con solo rellenar un formulario que envían a sus nuevos usuarios (y facilitar una fotocopia de cada uno de sus recibos domiciliados), el banco se encarga de realizar el cambio sin que el cliente tenga que preocuparse por nada.

Si tienes domiciliada tu nómina en la cuenta que desees cerrar, lo único que deberás hacer es avisar al departamento de recursos humanos de tu empresa del cambio que quieres hacer. Al igual que sucede con las facturas, comprueba que el trámite se puede hacer de inmediato para evitar problemas en el pago.

4. Sacar todo el dinero y revisar si hay algún pago pendiente

Aunque parezca obvio, una vez hayas finiquitado cualquier tipo de cargo pendiente con tu banco, recuerda que es esencial que retires todos los fondos que tuvieras en tu cuenta, bien sea por transferencia o a través de un cajero.

Tampoco te olvides de revisar si hay algún pago pendiente. Por ejemplo, si has realizado alguna compra por Internet, es posible que el cobro tarde unos días en producirse. En ese caso, puedes esperar hasta que se haga efectivo, o bien, ponerte en contacto con el establecimiento para ofrecerles una forma alternativa de pago.

5. Acudir al banco y pedir un certificado de cierre de cuenta

Salvo en las entidades online (donde es posible que te permitan hacer los trámites a distancia), lo normal es que tu banco te obligue a pasar por una sucursal para poder cancelar una cuenta. En caso de que la cuenta esté a nombre de varios titulares, tendrán que acudir todos con una identificación válida, normalmente el DNI.

Cuando hayas notificado tu deseo de cerrar la cuenta, no te olvides de pedir un certificado de cierre de cuenta. De esta forma, en caso de que haya algún problema, siempre podrás justificar que pediste la cancelación de tu cuenta y la fecha exacta en la que eso sucedió.

¿Será más fácil cerrar una cuenta con la nueva ley sobre comisiones? 

Hasta el momento, no existe ninguna normativa que regule el traslado de una cuenta de un banco a otro. En la práctica, lo único que el consumidor puede hacer es acudir a una nueva entidad, abrir una cuenta y modificar todos sus cobros y domiciliaciones. Eso sí, sin olvidarse de cancelar correctamente la anterior cuenta que tenía.

En unos meses, esto cambiará con la entrada en vigor de una directiva europea, que todavía está en proceso de ser incorporada a la legislación española, tal y como te explicamos en este análisis. Esta norma establece que el nuevo banco será el que tendrá que iniciar el proceso de traslado, con la autorización previa del consumidor.

Cuando reciba esa autorización, la nueva entidad tendrá dos días para ponerse en contacto con la antigua y pedirle toda la información que necesite. Cuando eso se suceda, se abrirá un nuevo plazo: la antigua entidad tendrá dos días para pasar a la nueva toda la información sobre las transferencias o domiciliaciones que tuviera el cliente. Tras esto, la nueva entidad tendrá otros cinco días para que todas estas operaciones estén disponibles en la cuenta a la que se va a trasladar el consumidor.

De esta manera, la nueva normativa evitará que los consumidores dejen cuentas abandonadas en distintos bancos, con los problemas y costes que eso puede generar.

Las cuentas abandonadas, ¿nunca dejan de estar activas?

Si no cierras correctamente una cuenta, además de las posibles comisiones que pudieran cobrarte, tu banco no hará nada más. Es decir, verá que has dejado de hacer movimientos, pero no hará ninguna otra interpretación. En ciertos bancos, y solo a efectos internos, pueden llegar a considerar tu cuenta “inactiva” cuando haya pasado un tiempo. No obstante, eso no significa que vayan a dejar de cobrarte comisiones si lo consideran oportuno.

A efectos legales, una cuenta solo estaría “abandonada” cuando hayan pasado 20 años sin que se realice ninguna operación. En un caso como este, el dinero que quedara en la cuenta pasaría a manos del Estado.

¿Puede cobrar el banco comisiones por una cuenta que no se utiliza?

Si no cumples con los trámites correspondientes y dejas una cuenta “abandonada”, la entidad podría seguir cobrándote por comisiones. Incluso, podrías llegar a quedarte en números rojos por culpa de estos cargos, lo que generaría nuevas comisiones (en este caso, por descubierto). La entidad tiene derecho a cobrarte esas comisiones, siempre que así lo establezca en el contrato que firmaste inicialmente. Ahora bien, debe comunicarte “en tiempo y forma” (es decir, tal y como figure en el contrato) que esos cargos se van a realizar: por ejemplo, si tu contrato establece que el banco debe remitirte por correo un extracto una vez al mes, debería seguir haciéndolo y, en dicho documento, informarte del cobro que te ha realizado. O si firmaste que, en caso de descubierto, tu entidad debería informarte mediante un procedimiento extraordinario (por ejemplo, vía telefónica), así debería suceder. De no ser así, el Banco de España también fallaría en favor del cliente ante una eventual reclamación. 

Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros cambiando tu cuenta corriente con Kelisto
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas