MENU

Consumidora Con Cuenta Corriente

Cómo cerrar una cuenta bancaria

Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente

  • Si quieres evitar problemas con tu banco y, sobre todo, que te cobren comisiones por un servicio que ya no usas, es importante que sigas varios pasos para cerrar una cuenta bancaria correctamente, un trámite que podría simplificarse drásticamente con una norma que se aprobará antes de finales de año.

Hacer borrón y cuenta nueva es el mejor consejo que debes seguir cuando decidas cambiar de banco. Dejar una cuenta abandonada en tu antigua entidad te evitará algunos trámites farragosos pero, a la larga, solo podría traerte problemas: por ejemplo, que te cobren comisiones que antes no te aplicaban, acabes quedándote en número rojos y termines por acumular una importante deuda con tu entidad. Eso por no hablar de la posibilidad de que, si te marchas sin respetar el período de permanencia que pudieras tener con tu banco, te acaben cobrando una elevada penalización.

Para evitar este tipo de sorpresas desagradables, en Kelisto te explicamos cómo cerrar una cuenta bancaria, qué pasará cuando se estrene una nueva normativa que afecta a este tipo de trámites y qué pasos debes seguir para cancelar una cuenta en condiciones especiales: por ejemplo, si se trata de una cuenta conjunta o si quieres cerrarla porque su titular ha fallecido.

¿Qué pasos debes dar para cerrar una cuenta bancaria?

1. Revisa lo que dice tu contrato

En tu contrato podrían figurar algunos detalles importantes de cara a zanjar la relación con tu banco: por ejemplo, si tienes que pagar alguna comisión por cerrar tu cuenta o si debes respetar ciertos plazos. Lo habitual es que la mayoría de las entidades no te cobren comisiones por estos trámites, pero es importante asegurarse para evitar sustos de última hora. 

No te olvides de que los bancos tienen libertad para cobrarte las comisiones que quieran. Eso sí, solo pueden hacerlo a cambio de prestarte un determinado servicio. Por ello, si consideras que alguno de los cargos que figura en el contrato no se corresponde con ningún servicio prestado, tienes derecho a presentar una reclamación.

2. Chequea si tienes permanencia

La permanencia es un compromiso que se suele asociar a los contratos de telefonía móvil e Internet, pero también existe en el mundo financiero, sobre todo en las cuentas que regalan dinero u otro tipo de obsequios. En esos casos, el premio que podrás conseguir estará  sujeto a que te quedes con tu entidad durante un período de tiempo: de no hacerlo, te tocaría pagar una multa, o bien, devolver el regalo que hubieras conseguido.

3. Cambia todos los pagos y transferencias

Si decides cerrar tu cuenta, es fundamental que cambies todos los pagos que tuvieras domiciliados. En el caso de las facturas, ponte en contacto con tus proveedores y facilítales el número de tu nueva cuenta. Para asegurarte de que no habrá problemas, pregunta por la próxima fecha en que la te harán un cobro y cerciórate de que no habrá problema al cambiar la domiciliación.

En lo que respecta a tu nómina, antes de cerrar tu antigua cuenta, asegúrate de avisar al departamento de Recursos Humanos de tu empresa del cambio que vas a realizar. Al igual que harías con las facturas, no te olvides de preguntar si el cambio se puede hacer de inmediato o si, por el contrario, podría tardar unos días.

4. Saca todo el dinero y revisa que no haya pagos pendientes

Suena obvio pero, antes de dar por cerrada la relación con tu banco, no te olvides de zanjar cualquier pago que hubiera pendiente, así como de retirar todo el dinero que hubiera en tu cuenta, bien sea mediante una transferencia o a través de un cajero.

Antes de dejar tu cuenta a cero, no te olvides de revisar si tienes algún pago pendiente. Por ejemplo, cuando se realizan compras online, es posible que el cobro tarde unos días en llegar a tu cuenta. Si estás en esa situación, puedes hacer dos cosas: esperar hasta que se efectúe o ponerte en contacto con el establecimiento correspondiente para ofrecerle una alternativa de pago.

5. Pide un certificado de cierre de cuenta a tu banco

Es esencial que tengas una prueba escrita de que has finalizado la relación con tu banco sin que quede ningún pago pendiente. Para ello, debes solicitar un certificado de cierre de cuenta en el que conste la fecha exacta en la que se efectúo la operación. De esta forma, tendrás un documento que te servirá de justificante en caso de que hubiera cualquier problema.

¿Será más fácil cerrar una cuenta con la nueva ley de cuentas de pago básicas?

En pocos meses, el Gobierno debería dar luz verde a una nueva normativa que, entre otras cosas, determinará cómo podrás cambiar tu cuenta bancaria a otro banco y qué son las cuentas de pago básicas, un nuevo producto financiero que permitirá que cualquier usuario pueda tener un depósito a la vista en cualquier entidad.

Esa nueva norma también servirá para que ya no tengas que volver a preocuparte por cerrar una cuenta cuando te cambies de banco. Cuando entre en vigor, la entidad a la que te marches tendrá un plazo de dos días (desde que solicites el cambio) para exigir a tu antiguo banco que cierre tu cuenta en la fecha en la que tú hayas especificado y este tendrá otros cinco días para que esta solicitud se haga realidad, siempre que no tuvieras algún pago pendiente.

¿Se puede cancelar una cuenta bancaria por Internet?

A la hora de cerrar una cuenta bancaria, la mayoría de los trámites que debes realizar se pueden efectuar por Internet o través de un cajero, como cambiar tus transferencias, revisar si tienes pagos pendientes o sacar el dinero que tuvieras. El único problema con el que todavía muchos consumidores se encuentran tiene que ver con la solicitud del certificado de cierre de cuenta. Actualmente, muchos bancos –sobre todo, las entidades online- permiten obtenerlo por Internet, pero todavía los hay que te obligarán a visitar una oficina para conseguirlo o, incluso, a acudir a la sucursal donde abriste inicialmente tu cuenta.

¿Cómo puedo cancelar una cuenta bancaria con varios titulares?

Cuando abres una cuenta bancaria con varios titulares, tu entidad te puede dar varias opciones para determinar qué podrá hacer cada uno: podéis tener una titularidad “solidaria” (en la que todos podéis hacer cualquier tipo de operación); “conjunta” o “mancomunada” (en la que todos debéis dar vuestra aprobación para cualquier movimiento); o “subordinada” (en la que hay varios niveles de poder, y solo los “titulares” pueden hacer lo que quieran sin permiso de los demás).

Ahora bien, sea cual sea el formato que hayas elegido, tanto para abrir como para cancelar una cuenta con varios titulares, necesitarás la firma y el permiso de todos ellos para llevar a cabo el trámite. Dependiendo de lo que establezca tu banco, quizá no sea necesario que acudáis de forma física a efectuar la operación pero siempre será necesaria una autorización por escrito.

¿Cómo puedo cancelar una cuenta bancaria por fallecimiento?

En caso de que quieras cancelar una cuenta bancaria por el fallecimiento de un familiar, tendrás que dar varios pasos:

  • Para poder acceder a la propia cuenta y ver el saldo que tiene, el banco te exigirá que justifiques que eres heredero del titular que ha fallecido
  • Para poder sacar el dinero y cancelar la cuenta, te tocará acreditar que tienes derecho a quedarte con ese saldo –para lo que deberás presentar un documento que justifique la partición y adjudicación de los bienes- y que has pagado el Impuesto de Sucesiones y Donaciones que deberías abonar por el dinero que vas a recibir.

Las cuentas abandonadas, ¿nunca dejan de estar activas?

Si no cierras correctamente una cuenta, además de las posibles comisiones que pudieran cobrarte, tu banco no hará nada más. Es decir, verá que has dejado de hacer movimientos, pero no hará ninguna otra interpretación. En ciertos bancos, y solo a efectos internos, pueden llegar a considerar tu cuenta “inactiva” cuando haya pasado un tiempo. No obstante, eso no significa que vayan a dejar de cobrarte comisiones si lo consideran oportuno.

A efectos legales, una cuenta solo estaría “abandonada” cuando hayan pasado 20 años sin que se realice ninguna operación. En un caso como este, el dinero que quedara en la cuenta pasaría a manos del Estado.

Si te planteas cómo cerrar una cuenta bancaria porque estás pensando en abrir una con mejores condiciones que las que tienes actualmente, te recomendamos que visites nuestros comparadores de cuentas corrientes, cuentas nómina y cuentas remuneradas.

Otros artículos que también te pueden interesar

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente