Ahorra 168 euros en tu factura de la luz

Illustr-product-energy-electricidad
  • Mejor precio garantizado
  • Nunca se interrumpirá tu servicio de electricidad
  • 14 días para cancelar el contrato sin coste
  • Comparar ahora

Como funciona todo esto en tres sencillos pasos

  • Energy_step_1
    Paso 1

    Introduce tu código postal y la información sobre tu consumo de energía (mejor si tienes una factura a mano). Sólo te llevará 1 minuto.

  • Energy_step_2
    Paso 2

    Kelisto comparará entre todas las ofertas de lectricidad y gas disponibles en el mercado y te mostrará las mejores para ti, de forma que puedas elegir la que más te convenga.

  • Energy_step_3
    Paso 3

    Puedes ahorrar dinero contratando la oferta que tu elijas. Para ello te pediremos algunos datos que tu nueva compañia empleará para realizar el cambio. Nosotros nos encargamos de todo.

Qué debes saber para elegir la mejor tarifa de electricidad

 

En los últimos años el precio de la electricidad se ha elevado notablemente en nuestro país, lo que ha provocado que muchos consumidores tengan dificultades para hacer frente al recibo. Gran parte de la culpa de este incremento se debe al peso que tiene en la factura de la electricidad lo que se conoce como parte fija, es decir, lo que no corresponde a nuestro consumo eléctrico sino a la potencia contratada y los peajes e impuestos.

 

Este incremento en la parte fija de la factura supone que los consumidores paguen más por su electricidad incluso aunque reduzcan su consumo, con lo que las posibilidades de ahorrar son más limitadas, lo que perjudica al pequeño consumidor que debe pagar un coste fijo en cada recibo de electricidad consuma o no energía.

 

En total, entre 2007 y 2014 el precio de la electricidad creció en nuestro país más de un 50%, y fue el gasto del hogar que mas se incrementó durante los años de crisis económica, muy por encima de la inflación.

 

La consecuencia más directa de este incremento en los precios ha sido que miles de hogares en nuestro país no puedan hacer frente a sus facturas de electricidad.

 

Con la entrada en vigor del nuevo sistema de facturación de la electricidad, que se aplica desde octubre de 2015 a los que cuenten con una tarifa regulada (el Precio Voluntario al Pequeño consumidor-PVPC), los precios se basan en el precio medio que se alcance en el mercado eléctrico cada día. Con la nueva facturación horaria el coste de la parte variable recibo se calculará en función del consumo de cada cliente y del precio del mercado, lo que otorga mayor inestabilidad y, además, habrá que seguir asumiendo ese coste fijo tan elevado consumamos o no electricidad.

 

En este contexto de subidas de precios e inestabilidad es fundamental ahorrar en la factura de la electricidad, comparando ofertas para elegir la tarifa que mejor se adapte a nuestras necesidades y siguiendo algunos consejos de ahorro y eficiencia energética.

 

electricidad

¿Qué tipos de tarifas de electricidad existen?

 

Los consumidores con una potencia contratada igual o inferior a 10kW tienen a su disposición tres modalidades distintas de contratación:

 

- Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC): es la tarifa regulada de electricidad, la antigua TUR, en la que el precio que paga el consumidor depende de la media de los precios que se alcance en el mercado eléctrico durante el periodo de facturación. Esta tarifa se dirige a todos aquellos usuarios a los que no les importe asumir cierta inestabilidad provocada por la volatilidad del precio de la electricidad en el mercado.

 

- Ofertas del mercado libre: las ofertas de electricidad del mercado libre ofrecen un precio fijo durante todo el año con lo que eliminan el componente de inestabilidad.

 

- Ofertas alternativas de precios fijos: con la llegada de la facturación por horas las comercializadoras de referencia lanzaron al mercado ofertas de electricidad que garantizaban los precios estables durante todo un año. A pesar de fijar un coste por kilovatio/hora estable, a la larga estas ofertas no suelen compensar.

 

¿Qué tipos de empresa operan en el mercado eléctrico?

 

Dentro de las actividades reguladas del sector de la electricidad encontramos dos tipos de compañías: las dedicadas al transporte y las que se centran en la distribución. A continuación detallamos cuál es la misión de cada una de ellas:

 

- Empresas dedicadas al transporte de electricidad: se encargan de transmitir energía eléctrica a través de la red de transporte. Su misión principal es la gestión, mantenimiento y reparación de las infraestructuras de alta tensión. Actualmente, Red Eléctrica se encarga del transporte eléctrico en nuestro país.

 

- Empresas centradas en la distribución: la distribuidora es la responsable de que la electricidad se traslade de la red de trasporte a los clientes. Además, es la encargada de mantener la seguridad del suministro eléctrico y de realizar la lectura del contador de los usuarios.

 

- Empresas productoras y generadoras de electricidad: dentro de esta categoría se encuentran las compañías productoras de la electricidad que son principalmente las grandes eléctricas (Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, E.ON España y EDP Energía). Estas compañías se encargar de producir energía eléctrica a través de centrales nucleares y de la gestión de otras instalaciones como plantas hidroeléctricas, parques eólicos, instalaciones solares, etc. Junto a las grandes compañías existen otras empresas y particulares que también suministran electricidad a la red.

 

- Empresas que comercializan electricidad: las comercializadoras se encargan propiamente de la compra y la venta de la electricidad. La energía eléctrica que venden a sus clientes o a otros comercializadores la compran o bien en el mercado mayorista o directamente a un productor.

 

¿Qué es el déficit de tarifa?

 

- Déficit de tarifa: en los últimos años se ha hablado mucho del déficit de tarifa como uno de los aspectos responsables del incremento en el precio del recibo de la luz. Este déficit es una deuda producida en el sistema eléctrico debido a  que los costes de las actividades reguladas del sistema son superiores a los ingresos recaudados mediante los peajes de la factura eléctrica y, por tanto, lo que el usuario paga no es suficiente para cubrir dichos costes. La diferencia se ha ido acumulando en una deuda que conocemos como déficit de tarifa.

 

¿Qué son los peajes?

 

- Peajes: los conocidos peajes son lo que vemos en la factura dentro del término fijo y cubren aquellas actividades que son necesarias para que la electricidad llegue a los hogares de los consumidores, como el transporte y la distribución eléctrica de los que hemos hablado anteriormente. Los peajes también contemplan aspectos como las primas a las energías renovables, los intereses del déficit de tarifa o la moratoria nuclear, entre otros.

 

¿Qué es el coste de la energía?

 

- Coste de la energía: lo que pagamos por el kilovatio/hora, es decir, el precio al que las empresas comercializadoras venden la electricidad a los clientes y que se define en el contrato que cada consumidor firme con su compañía. En el caso de los consumidores que estén acogidos a la tarifa regulada, este coste se define mediante la media de los precios de la electricidad en el mercado mayorista durante los meses de facturación.

 

¿Qué es la potencia contratada?

 

La potencia contratada es una de las cuatro partes de las que se compone la factura eléctrica, junto a la energía consumida, que se refiere a la electricidad que hemos consumido durante el periodo de facturación y que se refleja en nuestro contador expresado en kilovatios/hora; el alquiler de contados, por el que pagamos todos los meses una pequeña cantidad que apenas supera el euro; y los impuestos, tanto el de la electricidad como el IVA, un total del 27%.

La potencia contratada es concretamente la potencia que un cliente acuerda contratar con su compañía de electricidad. Se expresa en kilovatios y que contratemos mayor o menor potencia depende del número de aparatos eléctricos que tengamos: cuanta mayor sea nuestra necesidad eléctrica mayor deberá ser la potencia contratada. Se trata del máximo de electricidad que podemos consumir en nuestra vivienda, es decir, lo que necesitamos para que nuestros aparatos funcionen a la vez sin que salten por ello los plomos.

 

¿Puedo bajar mi potencia contratada?

 

Bajar la potencia contratada es actualmente una de las mejores formas de ahorrar en nuestra factura. Independientemente del consumo eléctrico que se realice el coste de la potencia contratada se pagará en cada recibo, ya que es uno de los aspectos que se incluyen en el término fijo de la factura y que cuyo precio se ha incrementado notablemente en los últimos años, así como el peso que esta parte tiene en el conjunto de la factura eléctrica.


Reducir uno o varios tramos la potencia contratada nos permite pagar menos cada mes por esos costes fijos pero ¿cómo sabemos si podemos reducir esa potencia sin perder calidad en el servicio eléctrico? Para calcular si tenemos contratada una potencia mayor a la necesaria podemos calcular la potencia de nuestros aparatos eléctricos (en kW), tan solo de aquellos que por lo general funcionan a la vez como el frigorífico, la nevera, el lavavajillas, etc. Así podremos hacernos una idea aproximada de la potencia que necesitamos.


Para reducir la potencia debemos ponernos en contacto con nuestra compañía de electricidad y solicitar el cambio, que implica un coste que no llega a los 10 euros.

 

Cómo ahorrar en la factura de la luz

 

Con las constantes subidas de precio de los últimos años ahorrar en la factura de la luz es fundamental para los hogares españoles. Aunque con el importante peso que actualmente tiene la parte fija de la factura es difícil reducir lo que pagamos en el recibo, podemos seguir algunos consejos que nos permitirán no pagar de más por nuestra electricidad.

1. Comparar precios. Otra acción sencilla para ahorrar en la factura de electricidad es comparar entre todas las ofertas del mercado para encontrar aquella que se ajusta mejor a nuestro consumo al mejor precio. Los millones de hogares que aun tienen contratada la tarifa regulada, el PVPC, pueden contratar una oferta en el mercado libre donde poco a poco comienzan a surgir ofertas cada vez más interesantes debido a la mayor competencia y a la aparición de nuevas compañías en el mercado.


Utilizar herramientas de comparación como el comparador de Kelisto nos permite en menos de cinco minutos acceder a todas las ofertas disponibles y encontrar cuales son las tarifas de electricidad más baratas y las más interesantes por su servicio. Sólo comparando ofertas de electricidad podemos llegar a ahorrar hasta 168 euros al año en nuestro recibo de la luz.

 

2. Cuidado con el ‘stand by’. Dejar nuestros aparatos eléctricos apagados pero en funcionamiento, es decir, cuando están con el piloto rojo encendido, implica un gasto energético que puede alcanzar hasta el 10% de nuestro consumo total anual, entre 60 y 100 euros. Un gesto tan sencillo como apagarlos completamente o desenchufarlos puede hacernos ahorrar dinero en la factura de la electricidad.

 

3. Utilizar programas inteligentes o eco. La mayoría de los electrodomésticos cuentan con programas eco o inteligentes que nos ayudan a ahorrar energía. Al funcionar con temperaturas mas bajas el consumo es menor y utilizar aparatos como la lavadora o lavavajillas con estos programas pueden suponer ahorros de hasta el 40% en electricidad. Igualmente es conveniente vigilar la temperatura del frigorífico y mantenerla a unos 5º en el caso del frigorífico y de -10º para el congelador. En este caso, además, limpiar la escarcha nos puede evitar un consumo extra de electricidad.

 

4. Comprar electrodomésticos eficientes. Si vamos a renovar los electrodomésticos convienen apostar por aquellos que son más eficientes. Aunque puedan resultar más caros la inversión se amortiza a la larga y, además de reducir nuestro consumo de electricidad, estaremos ayudando al medio ambiente.

 

5. Utilizar bombillas de bajo consumo. Con una medida tan sencilla como esto es posible ahorrar hasta 200 euros al año en el recibo de la electricidad. A pesar de tener un coste más elevado duran mucho más y consumen hasta un 80% menos que las tradicionales bombillas incandescentes, con lo que su uso merece la pena.

 

6. Reducir el consumo en la cocina. Algunos consejos sencillos al utilizar la cocina eléctrica nos pueden resultar útiles para pagar menos en el recibo de la luz. Gestos como apagar el fuego cinco minutos antes y finalizar la cocción con el calor residual o utilizar recipientes del tamaño adecuado para no desperdiciar calor son algunos ejemplos de eficiencia energética en la cocina.

 

7. Moderar el uso de radiadores eléctricos. El uso de estos aparatos suele dispara el consumo  al ser más ineficientes que otros sistemas de calefacción. Si no dispones de otro modo de calentar la vivienda intenta limitar su uso a cuando sea realmente necesario.

 

8. Apagar las luces. Aunque suene obvio, encender las luces de forma prudente e intentar apagarlas cuando no sean necesarias es básico para controlar el consumo.

 

electricidad

¿Qué es una tarifa de discriminación horaria?

 

Existe la posibilidad de contratar una tarifa eléctrica de discriminación horaria según la cuál nuestro consumo energético será más caro o más barato en función de los momentos del día en los que realicemos ese consumo. De este modo existen unas horas “punta” donde la energía es más cara, que suele corresponderse con las horas centrales del día, y un periodo “valle” donde la electricidad es más económica y que comienza a las 22.00 horas. Si realizas gran parte de tu consumo durante las horas nocturnas quizá te convenga elegir una tarifa con discriminación horaria para reducir el coste de tu recibo.

 

Cómo cambiar de compañía de electricidad

 

Muchos consumidores piensan que cambiar de compañía comercializadora de electricidad es complejo y, por ello, no se plantean el cambio hasta que no tienen algún problema con su compañía actual. Sin embargo, este cambio es muy sencillo y hacerlo puede suponer ahorraros de más de 160 euros al año en la factura de la luz.

 

Cualquier persona puede cambiar de compañía de electricidad en cualquier momento aunque si tenemos un compromiso de permanencia con nuestra compañía actual, por lo general de un año, y aún no ha vencido ese plazo puede que el cambio suponga algún tipo de sanción económica. Si la vivienda es de alquiler el cambio lo podrá realizar tanto el propietario como el inquilino del inmueble.

 

El consumidor tan solo debe ponerse en contacto con la compañía con la que quiere contratar el servicio y ella será quien se encargue de realizar todos los trámites necesarios. Los datos que se nos solicitará serán nuestro DNI y los datos bancarios para proceder a la domiciliación de las cuotas. Además, la compañía nos pedirá nuestro número CUPS, el número que identifica cada punto de suministro y que podemos encontrar en nuestra factura de electricidad.

 

¿Cuánto cuesta cambiar de compañía eléctrica?

 

El cambio de compañía de electricidad no implica coste alguno para el consumidor salvo que, como hemos indicado, tengamos un contrato de permanencia con otra compañía y lo cancelemos antes del año establecido.  Debemos tener en cuenta también la situación en la que quedarán los contratos de mantenimiento que pudiéramos tener para evitar algún tipo de sanción económica por el cambio.

 

¿Me quedaré sin electriciadad al cambiar de compañía?

 

El cambio de compañía de electricidad se producirá en unas cuatro o seis semanas ya que para que ser realmente efectivo tendrá que leerse el contador del cliente. Durante el proceso de cambio el consumidor no debe sufrir ningún tipo de corte en el suministro de la electricidad.

 

Qué tener en cuenta antes de cambiar de compañía eléctrica

 

Antes de cambiar de compañía de electricidad conviene ser prudente con determinadas cuestiones: 

 

-Leer con detalle el contrato de la nueva compañía antes de firmar y aclarar todas las dudas que nos puedan surgir.

 

-Comprobar el precio final que pagaremos en nuestro recibo y no dejarnos llevar por grandes descuentos u ofertas que nos prometan los comerciales puerta a puerta.

 

-Analizar aspectos como la permanencia o si el contrato incluye servicios adicionales como el mantenimiento que implican un coste adicional.

 

-No te fíes de los asesores que te dicen que debes firmar la actualización de tus datos o que debes cerrar cuanto antes el contrato para aprovechar una oferta concreta.

 

-Antes de contratar la nueva oferta de electricidad utiliza una herramienta de comparación como la de Kelisto y estudia, entre todas las ofertas del mercado, cuál es aquella que mejor se adapta a tus necesidades de consumo y a tu bolsillo.

 

electricidad

 

Qué incluye el actual recibo de la luz

 

En junio de 2014 se modificó el modelo de factura que reciben los consumidores de electricidad con el objetivo de hacerla más clara y completa. Los clientes que cuentan con la tarifa regulada, el PVPC, ahora cuentan con más información sobre su consumo y qué pagan por cada uno de los conceptos que incluye el recibo. A continuación detallamos cuáles son los principales elementos que podemos encontrar en la factura de la electricidad.

 

1. Datos de la compañía y resumen de la factura: en la primera página de la factura encontramos los datos de nuestra comercializadora, su logotipo y datos fiscales. Además encontramos un recuadro con el resumen del importe a pagar y el límite para abonar dicha cantidad.
 

 

2. A continuación y también en la primera página encontramos un cuadro a modo de resumen con el detalle de los importes a pagar con el desglose entre lo que corresponde a nuestro consumo, a los impuestos y la potencia contratada. De este modo, podemos ver cuánto destinamos a cada concepto y entender mejor cuánto hemos consumido en el periodo facturado.
 

 

3. Información en detalle del consumo de electricidad: es la parte central de la factura donde se refleja  cuál ha sido nuestro consumo energético durante los meses de facturación y se comparar dicho consumo con los periodos anteriores. El cuadro nos muestra también una media de nuestro consumo y del gasto anual acumulado. Esta información nos resultará útil para conocer cuáles son nuestros picos de consumo lo que nos servirá para estar prevenidos ante el gasto que se producirá en esos meses y, a la vez, analizar si podemos reducir el gasto en esos periodos.
 

 

4. Datos del contrato: la última parte de la primera página de la factura se centra en los datos del contrato como el tipo de contrato que tenernos, CUPS, domicilio, etc.
 

 

5. En la segunda página de la factura encontraremos el desglose en detalle del importe del recibo, es decir, dónde va cada euro que estamos pagando en ese recibo y cómo se han hecho los cálculos para llegar a la cantidad total que debemos pagar.

 

6. La tercera página de nuestro recibo de electricidad incluye información de interés para el consumidor como las diferentes modalidades de contratación existentes o de dónde procede la energía que consumimos.

 

 

 

 

Ver más...