Seguros de Salud

Utiliza el comparador de seguros médicos de Kelisto y ahorra hasta 285 € en tu póliza anual.

¿Ya has hecho una comparativa? Recupérala aquí.

  • El seguro de salud más completo al mejor precio
    Encuentra el seguro que mejor se adapta a tus necesidades con la mejor relación calidad-precio.
  • Elige la modalidad de seguro más adecuada
    Compara precios y coberturas y elige entre seguros de asistencia sanitaria con y sin copago y seguros de reembolso de gastos.
  • Precios facilitados por las compañías
    No aplicamos ningún tipo de comisión a los precios de los seguros de salud, las primas nos las facilita directamente cada aseguradora.

Comparamos los mejores productos en más de 25 compañías

  • Adeslas Seguros
  • Aegon Seguros
  • Allianz Seguro
  • Axa Seguros
  • Caser Seguros
  • Asefa Seguros
  • FIATC Seguros
  • Asisa Seguros
  • Divina Pastora
  • DKV Seguros
  • Generali Seguros
  • Murimar Seguros
  • Nectar Seguros
  • Siente Seguros
  • Sanitas Seguros
  • Previsora General
  • Santalucia Seguros

¿Qué son los seguros de salud?

Un seguro de salud es un producto asegurador mediante el cual la compañía, a cambio de un pago fijo al mes, permite al tomador utilizar servicios privados de asistencia sanitaria, consulta a especialistas, chequeos médicos, hospitalización o cirugía en caso de ser necesario. Mediante el comparador de seguros de salud de Kelisto, podrás consultar los precios, las características y las coberturas de las principales ofertas del mercado, y contratar solo en unos minutos la póliza que más te convenga.

¿Cuáles son las ventajas de los seguros de salud?

Contar con uno de los seguros médicos más baratos del mercado tiene muchas ventajas, que te aportarán tranquilidad y protección adicional para lo más importante: tu salud. Te resumimos las principales:

  • Acceso más rápido a especialistas, al no tener que pasar por Atención Primaria para ser derivado. Los diagnósticos llegan antes.
  • Listas de espera más cortas en caso de intervención quirúrgica.
  • Menor saturación de los servicios.
  • Libre elección de profesional sanitario.

¿Por qué usar un comparador de seguros de salud?

Utilizar un comparador de seguros de salud te permitirá comprobar, de un vistazo, cuáles son los seguros de salud más baratos del mercado, ordenados según su precio y con las coberturas que ofrecen. Al hacer tu comparativa de seguros médicos privados, obtendrás un precio personalizado según tu edad y tu lugar de residencia; eso sí, ten en cuenta que el precio final podría variar dependiendo de tu estado de salud previo, tus circunstancias vitales, tus comorbilidades, etcétera.

Usar un comparador de seguros médicos como el de Kelisto es una buena manera de ahorrar no solo dinero, sino también tiempo: por un lado, podrás comprobar en solo unos minutos si tienes la opción de cambiarte a un seguro de salud más barato con las mismas garantías. Y, por otro lado, te ahorrarás visitar decenas de páginas distintas buscando la información que necesitas para una decisión tan importante. Todo lo que necesitas saber, en un único portal: el de Kelisto.

Uno de los factores que recomendamos que tengas en cuenta cuando uses un buscador de seguros médicos es que te preguntes qué tipo de seguro necesitas, es decir, a qué especialistas sueles ir más y a qué centros médicos acudes con más frecuencia.

¿Cuánto se puede ahorrar al comparar seguros de salud?

Usar el comparador de seguros de salud de Kelisto puede ahorrarte hasta un 34% en tu póliza, lo que equivale a unos 281 euros anuales. Además, el ahorro medio que se obtiene utilizando nuestros servicios es del 17%, es decir, unos 109 euros al año.

En el mercado existe la posibilidad de contratar seguros de salud por menos de 20 euros al mes. Eso sí: ten en cuenta que un seguro de salud barato puede que no se ajuste a lo que en realidad necesitas. Por lo tanto, antes de dejarte deslumbrar por un precio muy ajustado, presta atención a las coberturas de la póliza en cuestión para asegurarte de que te conviene y que sus servicios son suficientes.

¿Qué tipos de seguros médicos existen?

En el mercado podrás encontrar varios tipos de seguros de salud que puedes contratar, según la frecuencia con la que necesitarás atención médica, los servicios que más te interesan y el precio que quieras pagar. Te los resumimos en la siguiente tabla:

 

TIPO DE SEGURO DE SALUD

CARACTERÍSTICAS

INCLUYE HOSPITALIZACIÓN

COSTE

¿ESTÁN INCLUIDOS TODOS LOS SERVICIOS EN EL PRECIO?

PROFESIONALES FUERA DEL CUADRO MÉDICO DE LA COMPAÑÍA

Seguro de salud con copago

El asegurado pagará por cada vez que utilice un servicio del cuadro médico. Este servicio tendrá un precio especial mucho más económico que si el cliente acudiera sin seguro. Recomendable para personas que no suelen necesitar asistencia sanitaria a menudo.

Medio-bajo

Seguro de salud sin copago

Prima más alta, pero no tendrás que pagar cada vez que acudas al médico. Recomendable para personas que sí necesiten usar los servicios sanitarios con frecuencia.

Medio-alto

Seguro de salud con reembolso

Seguro en el que el cliente puede acudir al profesional que desee (aunque no esté en el cuadro médico de la aseguradora), pero tendrá que pagar el servicio él mismo. La aseguradora le reembolsará un porcentaje de ese pago, normalmente del 80 o 90%.

Medio

Seguro de salud sin hospitalización

Se trata de un seguro médico de solo asistencia sanitaria, es decir, de consultas con los especialistas o tratamientos. Este seguro no incluye la cobertura de atención hospitalaria ni la de intervenciones quirúrgicas.

 

Bajo

 

Fuente: Kelisto.es

Además de estas modalidades, las compañías suelen ofrecer la posibilidad de contratar, junto a la póliza, un seguro dental completo, que mejora las coberturas básicas en este ámbito que incluyen la mayoría de las ofertas. Con un seguro dental completo contratado como extra para tu seguro de salud, tendrás acceso a tratamientos complejos más baratos y a un número más amplio de intervenciones incluidas en la cuota mensual.

¿Qué tener en cuenta antes de contratar un seguro de salud?

El seguro privado de salud es uno de los que más reclamaciones reciben, ya que en muchas ocasiones los clientes no son conscientes de los límites de su póliza o de que existen tratamientos o pruebas que no están cubiertos por su seguro. Para evitar este tipo de situaciones, es recomendable revisar con detalle la letra pequeña de tu póliza y resolver con la compañía todas las dudas que puedas tener antes de firmar, para evitar problemas futuros en algo tan delicado como es tu salud o la de tu familia.

Aunque en los últimos años las aseguradoras de salud han hecho un esfuerzo para que los condicionados sean más comprensibles para sus clientes, lo cierto es que todavía son documentos extensos con lenguaje técnico, lo que puede provocar que muchos asegurados no los revisen con detalle antes de contratar su seguro médico.

Para que no te encuentres con un problema al necesitar una prestación, te recomendamos que, antes de firmar tu seguro de salud o de cambiar de aseguradoraprestes atención a los siguientes aspectos:

  • Exclusiones. Algunos tratamientos e intervenciones específicas no entrarán dentro de las coberturas de tu seguro de salud. Suelen quedarse fuera las enfermedades preexistentes a la contratación, las dolencias relacionadas con conflictos bélicos o actos terroristas, o las cirugías de carácter puramente estético.
  • Periodos de carencia. Los seguros de salud suelen establecer periodos determinados de tiempo por los cuales no pueden disfrutarse sus servicios desde la fecha de contratación del seguro, para determinadas asistencias. Por ejemplo, la ayuda en el embarazo suele tener un periodo de carencia de ocho meses; servicios como la fisioterapia o la atención psicológica también están limitados en ese sentido.
  • Ámbito geográfico. Las pólizas suelen diferenciarse por su atención al tomador en el extranjero, en caso de incidente o enfermedad fuera de las fronteras del país. Muchas pólizas incluyen la asistencia en estos casos; algunas incluyen la segunda opinión médica en caso de dolencia grave.

¿Qué factores influyen en el precio del seguro de salud?

Al igual que ocurre con el resto de productos aseguradores, las compañías establecen los precios del seguro de salud en función de diferentes variables que les sirven para estimar el riesgo de que se produzca un siniestro. Dado que todas ellas influyen en el precio, estas son las cuestiones que debes analizar si quieres contratar un seguro médico barato:

  • Edad del asegurado: a mayor edad de la persona que asegurar, más caro será el precio del seguro médico. Sin embargo, no solo las personas mayores suelen abonar una mayor prima del seguro. Los seguros de salud para niños también pueden ser más caros, ya que necesitan habitualmente servicios de pediatría. También las mujeres de entre 28 y 35 años pueden sufrir un aumento de la cuota, debido a la posibilidad de quedarse embarazadas
  • Estado físico: las personas con sobrepeso tienen más riesgo de sufrir determinadas enfermedades, lo que puede conllevar que sus pólizas tengan unas primas algo más elevadas.
  • Hábitos poco saludables: fumar o beber alcohol también se relaciona con patologías cardiovasculares, hepáticas u oncológicas, por lo que es posible que la compañía eleve la prima del seguro de salud para estos clientes o que no incluya el tratamiento de las enfermedades relacionadas con estos hábitos.

¿Cómo ahorrar en el seguro médico?

El precio del seguro de salud depende de diversos factores como la edad del asegurado, su estado de salud y el número de coberturas que se incluyan. Entre todos estos elementos, eso sí,, hay algunas cuestiones que pueden abaratar dicha prima. Por ello, es fundamental comparar bien antes de elegir el seguro de salud más barato y seguir las siguientes recomendaciones:

  • Contrata sólo lo que necesites: en los últimos años las compañías han lanzado seguros de salud muy flexibles, capaces de adaptarse a cada cliente. Este tipo de productos permiten a los asegurados seleccionar únicamente aquellas coberturas que necesitan, evitando contratar garantías innecesarias. Al reducir las coberturas reduciremos también el coste de la prima y, en algunos casos, esas coberturas de las que prescindimos están bien cubiertas por el sistema público.
  • Habla con tu aseguradora de coche o de hogar: con el objetivo de fidelizar a sus clientes, las aseguradoras ofrecen a sus clientes interesantes descuentos al contratar otros seguros. Por ejemplo, si ya tienes un seguro de coche u hogar, consulta con tu compañía si tienes condiciones especiales para el seguro médico.
  • Cuidado con la cancelación: los seguros de salud se renuevan automáticamente de manera anual, habitualmente coincidiendo con el principio de año (1 de enero). Si no quieres tener problemas al cambiar de compañía, recuerda avisar a tu aseguradora al menos un mes antes del vencimiento de la póliza. Si no lo haces, podrían reclamarte la prima, aunque no suele ser habitual.
  • Revisa los periodos de carencia: el periodo de carencia hace que no puedas hacer uso de determinadas coberturas o servicios, por lo que, cuanto menor sea ese periodo, antes podrás acceder a esas garantías.
  • Cuidado con los límites y las exclusiones: antes de firmar la póliza, debes leer con detalle el condicionado y revisar con detalle los aspectos relacionados con las exclusiones y los límites de las coberturas para evitar que en el futuro tengas que asumir el coste de determinados servicios o tratamientos.
  • Apuesta por la opción con cuadro médico: los seguros con cuadro médico o asistencia sanitaria son, por lo general, más económicos que los de reembolso de gastos. Por ello, si el seguro médico incluye en su cuadro centros y profesionales de tu confianza y cerca de tu domicilio, elige esta opción para ahorrar en el coste de la prima.
  • Contrata una póliza familiar: si estás pensando contratar varios seguros para los miembros de la familia, es conveniente optar por las pólizas familiares, un seguro de salud colectivo que cubre a todo el núcleo familiar. Estas pólizas suelen ser más económicas que si contratas los seguros por separado, y los descuentos aumentan en función del número de personas que incluyamos en la póliza.
  • ¿Qué no puede faltar en un seguro de salud básico?

    Por lo general, un seguro de salud básico suele ser muy asequible, ya que incluye solo las prestaciones esenciales. Sin embargo, las coberturas que no pueden faltar en un seguro de salud barato para obtener una buena protección son las siguientes:

    • La atención primaria: el seguro médico básico debe incluir las consultas en la rama de la medicina general.
    • El acceso a los especialistas: tu seguro de salud también te debe garantizar la consulta a profesionales especializados, como pediatras, otorrinos, endocrinos, ginecólogos, etc.
    • Tratamientos especiales: a su vez, también debes asegurarte de que tu seguro médico barato incluya tratamientos como las prótesis, escayolas, curas, etc.
    • Asistencia hospitalaria: tu seguro de salud básico también debería tener cobertura hospitalaria, es decir, que te puedan ingresar en un centro en caso de dolencia grave, con la posibilidad de una intervención quirúrgica en caso de necesidad.
    • Urgencias y asistencia a domicilio: por último, pero no menos importante, es fundamental que tu seguro médico barato incluya la asistencia en tu domicilio en caso de enfermedad urgente que te impida acudir a un centro de salud. Esto último cobró especial importancia con la irrupción del coronavirus.

    ¿Qué es el copago en el seguro de salud?

    El seguro de salud con copago es aquel en el que la prima es más barata a cambio de que, cada vez que acudas a una consulta o tratamiento, pagues una pequeña tasa. Esta opción puede ser interesante si prevés que no acudirás asiduamente al médico, por lo que es una buena opción para ahorrar en la prima y, a la vez, obtener una protección completa ante cualquier imprevisto médico.

    Los copagos pueden variar de una compañía a otra y dependen del tipo de tratamiento. Pueden ir desde los tres hasta los 10 euros o algo más para pruebas complejas. Eso sí, recuerda que, si eres una persona que acude con normalidad a su centro de salud, entonces es más recomendable contratar uno de los mejores seguros de salud sin copago.

    ¿Qué es un seguro de salud con reembolso de gastos?

    El seguro médico con reembolso de gastos permite al asegurado acudir al médico que desee, esté o no en el cuadro médico de la compañía, con la tranquilidad de que su aseguradora le reembolsará un porcentaje de la factura. Este porcentaje estará determinado en la póliza, aunque normalmente se sitúa entre el 80 y el 90%. Se trata de una buena opción para los que no quieran dejar de acudir a su médico o centro de confianza, pero el profesional no se encuentra dentro de la oferta de la aseguradora.

    ¿Qué tener en cuenta al contratar un seguro de salud familiar?

    Las compañías de seguros médicos cuentan con paquetes especiales para proteger la salud de las familias, con precios más competitivos que si contratas cada seguro por separado. Sin embargo, cada miembro de la familia puede tener unas necesidades diferentes y el seguro debe adaptarse a todos, desde los niños a los asegurados más mayores.

    Un seguro de salud familiar suele incluir al tomador y a su cónyuge e hijos de hasta 16 años, aunque puede haber algunas diferencias entre compañías con respecto a la edad. En algunos casos, es posible incluir a los padres del titular de la póliza si viven en el mismo domicilio y dependen de él económicamente.

    Los descuentos del seguro de salud familiar pueden alcanzar el 30% para cada asegurado de la póliza conjunta. Sin embargo, si ya puede resultar complicado elegir la mejor póliza para un solo asegurado, cuando se habla del conjunto familiar puede ser todavía peor, ya que cada miembro puede tener unas necesidades distintas. A continuación, detallamos algunas características de este tipo de seguros médicos que debes analizar antes de contratar una póliza familiar:

    • Cuadro médico: el cuadro médico de la compañía debe incluir profesionales de confianza y centros cercanos al domicilio familiar, además de ser lo suficientemente extenso.
    • ​Cobertura dental: importante sobre todo si hay niños en casa, ya que estos suelen necesitar la atención del dentista con mayor frecuencia. Por lo general, incluye algunos tratamientos gratuitos, como limpiezas y extracciones, y otros subvencionados, como empastes y ortodoncias.
    • Asistencia psicológica: en algunas compañías puedes encontrar límites en las sesiones psicológicas al año por lo que, si estás interesado en esta cobertura, merece la pena revisar hasta qué punto queda cubierta en tu seguro de salud.
    • Coberturas familiares propiamente dichas, como la planificación familiar, la preparación al parto y la obstetricia.

    ¿Puedo contratar un seguro de salud si estoy embarazada?

    Sí, una mujer embarazada puede contratar un seguro de salud, pero debe tener en cuenta el periodo de carencia que suele tener esta cobertura. En la mayoría de seguros médicos para el embarazoel parto y todo lo relacionado con él tiene un periodo de carencia de entre ocho y 10 meses, lo que quiere decir que, hasta que no pase ese tiempo desde la contratación del seguro, no se puede hacer uso de este servicio.

    Ahora bien, las aseguradoras están obligadas a suspender los periodos de carencia en caso de urgencia. Por lo tanto, si el parto se adelantara por cualquier motivo o se produjera alguna complicación, la aseguradora tiene la obligación de prestar asistencia.

    ¿Qué son las exclusiones y límites del seguro médico?

    Todos los seguros privados de salud incluyen determinadas exclusiones, es decir, situaciones o servicios que no están cubiertos por el seguro. Estas exclusiones suelen estar relacionadas con el tratamiento de enfermedades crónicas, cirugía estética o accidentes laborales.

    A continuación te mostramos, según los condicionados de las principales compañías de seguros médicos, algunas de las más comunes:

    • Los fármacos y medicamentos.
    • La asistencia sanitaria derivada del alcoholismo o la adicción a las drogas.
    • Los daños y lesiones que se produzcan como consecuencia de la práctica de actividades de riesgo.
    • La asistencia sanitaria de enfermedades o lesiones que ya existieran cuando se contrató el seguro de salud. En este caso, la compañía suele pedir que rellenes un formulario con datos acerca de tu salud para comprobar si sufres o has sufrido alguna patología. Si la aseguradora comprueba que la información aportada no es veraz podría negarse a ofrecer la cobertura.
    • El diagnóstico y las intervenciones quirúrgicas realizadas con fines estéticos, trasplantes de órganos y asistencia sanitaria del SIDA.
    • La cirugía de la miopía, hipermetropía y astigmatismo.

    ¿Qué es el periodo de carencia del seguro de salud?

    El seguro de salud establece determinados periodos de carencia para ciertos servicios. Esto significa que durante un tiempo, que puede ser de pocos meses o hasta de un año, esa prestación no estará disponible para el tomador.

    Los periodos de carencia del seguro médico pueden variar entre las distintas compañías. Por ejemplo, en el caso de los partos, este periodo sin servicios puede ir desde los ocho meses hasta casi los dos años. En este supuesto, si una mujer contrata su póliza estando embarazada o, incluso, en los casos más restrictivos, se queda embarazada meses después de contratarla, no tendría acceso a las pruebas ni a la atención sanitaria privada durante el parto.

    Estos periodos de carencia, además de en el caso de los partos, suelen ser comunes en tratamientos como la ortodoncia, la hospitalización y los tratamientos quirúrgicos, tratamientos de reproducción asistida e, incluso, para la oncología.

    ¿Cuál es la edad máxima para contratar un seguro de salud?

    Algunas compañías de seguros médicos no admiten entre sus clientes del seguro médico a los asegurados que superen los 65 años o, si lo hacen, aumentan notablemente el coste del seguro. Si te encuentras cerca de este tramo de edad comprueba qué compañías penalizan menos a sus asegurados por cumplir años. En el comparador de seguros de salud de Kelisto puedes comprobar de un vistazo cuál es la edad máxima que aplican las ofertas de las aseguradoras que más te interesen.

    ¿Qué seguros de salud existen para perfiles especiales?

    La intensa competencia que ha vivido el sector de los seguros en España en los últimos años, así como el aumento del interés y de la demanda, ha provocado que las compañías de seguros de salud afinen al máximo su oferta para llegar cada vez a un mayor número de clientes. De este modo, han ampliado sus coberturas para incluir garantías dirigidas a colectivos especiales o personas con necesidades muy concretas.

    Algunos de estos seguros médicos especiales son los siguientes:

    • Seguro de salud para deportistas: aunque los deportistas no federados no están obligados a contratar un seguro médico, sí es conveniente contar con una póliza que les proteja en el ejercicio de su deporte. Por ejemplo, algunas compañías incluyen un asesor médico personal que ofrece consejo médico en el ámbito deportivo, así como sesiones de fisioterapia gratuitas para la recuperación de lesiones.
    • Seguro de salud para enfermos crónicos: si ya tienes una enfermedad, puedes negociar con tu compañía la inclusión de esta cobertura aunque, como es lógico, la prima será más elevada. En estos casos, una opción interesante puede ser incluir un copago no demasiado alto para no disparar el coste de la prima. Además, es conveniente revisar el cuadro médico de la póliza para comprobar que los especialistas que atienden tu dolencia están incluidos.
    • Seguro de salud para viajeros: si sueles viajar habitualmente fuera de nuestro país es conveniente contrates un seguro médico con cobertura en el extranjero. La mayoría de las aseguradoras limitan esta atención a viajes que no excedan los 90 días, pero si tus desplazamientos son más extensos tendrás que valorar la inclusión de alguna protección extra. Existen seguros específicos con cobertura internacional que ofrecen asistencia sanitaria en cualquier lugar del mundo con unos límites elevados e, incluso, se pueden completar con la opción del reembolso de gastos.

    ¿Qué es el cuestionario de salud?

    Antes de contratar un seguro médico privado, lo habitual es que las aseguradoras realicen un cuestionario de salud para evaluar el estado del posible cliente. En este cuestionario, que puede hacerse o bien por teléfono o a través de un formulario en la página web de la compañía, el nuevo asegurado tendrá que indicar si tiene alguna enfermedad previa, ha sufrido alguna intervención quirúrgica o si padece alguna patología crónica.

    Una vez finalizado el cuestionario de salud, la aseguradora determinará qué preexistencias (enfermedades que ya tiene el cliente) no entrarán dentro de su cobertura. Por ejemplo, si alguien que sufre de problemas de rodilla lo declara en el cuestionario, lo más probable es que la aseguradora no vaya a hacerse cargo de cualquier padecimiento relacionado con esta articulación.

    Es importante no mentir en el cuestionario de salud y ser totalmente sincero con respecto a las posibles preexistencias que pueden existir. De no ser así, si la compañía detecta que el asegurado ya tenía conocimiento de la enfermedad de la que se quiere tratar, puede dar por finalizado el contrato de forma inmediata.

    ¿Es fiable la información que ofrece el comparador de seguros médicos de Kelisto?

    Sí, en el comparador de seguros de salud de Kelisto obtendrás los datos que ofrecen las propias compañías, por lo que se trata de información 100% veraz. Eso sí, ten en cuenta que es posible que la aseguradora te pida información adicional, algo que puede hacer que aumente (o se reduzca) la prima de tu seguro de salud.

    ¿Cómo calcular el seguro médico con el comparador de Kelisto?

    Para poder calcular tu seguro de salud en Kelisto solo necesitarás dos minutos. En este tiempo tendrás que rellenar un pequeño cuestionario con algunos datos personales, como tu nombre, edad, email, lugar de residencia y teléfono de contacto.

    A partir de ahí, el comparador de seguros médicos de Kelisto arrojará los resultados de las pólizas más interesantes para ti, ordenadas según su modalidad y según su precio (de menor a mayor coste mensual), teniendo en cuenta tu localidad y tu edad.

    En nuestra comparativa de seguros de salud podrás ver, además, el cuadro médico que tiene la compañía, si la póliza incluye seguro dental básico o completo y qué coberturas podrás disfrutar con cada oferta, comparando de un vistazo entre distintas aseguradoras.