Reunificación de Deudas

Compara y encuentra préstamos para agrupar deudas en un solo pago mensual con las mejores condiciones. ¡Infórmate!

Encuentra la mejor oferta de reunificación de deudas

Préstamo Suitaprest

Producto Préstamo Suitaprest de

Préstamo Suitaprest

Anuncio

Préstamo Personal

Producto Préstamo Personal de

Préstamo Personal

Anuncio

Préstamo Reunificación de deudas

Producto Préstamo Reunificación de deudas de

Préstamo Reunificación de deudas

¿Cómo funciona el comparador de reunificación de deudas de Kelisto?

 

Su nombre te da una pista: nuestro comparador de reunificación de deudas es una herramienta que te permite cotejar las características de todas las ofertas del mercado para que puedas encontrar la que mejor encaja contigo e iniciar su proceso de contratación en solo unos instantes. Eso sí, nuestro comparador no solo te muestra un listado de productos, sino que te permitirá dar solo con los resultados adecuados para tu perfil y situación -usando los filtros disponibles- y obtener un análisis en profundidad de cada propuesta a través de nuestras fichas de producto, que están elaboradas por nuestro equipo de expertos.

Como nuestros demás comparadores, se trata de una herramienta totalmente gratuita y que te ofrece información de todo el mercado con un lenguaje claro y sencillo, para que puedas tomar la mejor decisión para tu bolsillo.

 

¿Puedo fiarme de la información del comparador de reunificación de deudas de Kelisto?

 

Por supuesto. Nuestro comparador de reunificación de deudas te muestra todas las ofertas del mercado, independientemente de si son de un banco o financiera con el que tenemos un acuerdo comercial o no. Por eso, siempre estamos seguros de que te estamos ofreciendo información 100% completa e imparcial

 

Ahora bien, nuestro comparador se nutre de los datos que aparecen en las páginas web de cada entidad o bien de la información que las entidades deciden facilitarnos (si no disponen de ella en sus plataformas digitales). Debido a ello, Kelisto no se hace responsable de los posibles daños o perjuicios que pudieras sufrir al contratar los productos que verás en nuestra web o derivados de la información que te hayamos facilitado en nuestro comparador de cuentas corrientes.

 

No olvides que, si encuentras cualquier error en nuestra web, te agradeceríamos que nos lo hicieras saber a través del correo electrónico [email protected]

 

¿Está 100% actualizada la información del comparador de reunificación de deudas de Kelisto?

 

Sí, nuestro comparador de reunificación de deudas se actualiza, como mínimo, una vez al mes, entre el día 1 y el día 10. Además, nuestros expertos vigilan lo que ocurre en el mercado constantemente. Por eso, si en cualquier momento detectaran algún cambio en cualquier oferta, también actualizarían la información de nuestra herramienta para que esté siempre al día.

 

¿Qué es la reunificación de deudas?

La reunificación de deudas es un instrumento financiero que tiene como objetivo equilibrar determinadas situaciones de sobreendeudamiento puntual y que consiste en juntar la deuda hipotecaria pendiente de una persona con todas sus demás deudas (tarjetas de crédito, préstamo del coche, créditos al consumo...) en un único préstamo. De esta forma, el consumidor pasa a pagar una única mensualidad que, normalmente, será inferior a la suma de las que abonaba hasta entonces.

La gran ventaja de esta fórmula de financiación es que normalmente suele materializarse en forma de préstamo hipotecario, por lo que tendrá un interés menor que el resto de deudas previas y un plazo de amortización mucho mayor, más acorde a las necesidades del deudor. Esto reduce notablemente la cuota mensual, lo que permite que el usuario cuente con más dinero durante el mes y, por tanto, vaya mucho más desahogado.

 

¿Qué tipos de reunificación de deuda existen?

Las operaciones más habituales para realizar una reunificación de deudas son la contratación de un nuevo préstamo hipotecario o la ampliación de uno ya existente. En este caso, la reducción de la cuota mensual que se consigue suele ser significativa, ya que se puede alargar el plazo de devolución hasta 30 o 35 años y, además, los intereses hipotecarios son más bajos que los de los préstamos personales.

Sin embargo, también es posible realizar una reunificación de deudas mediante la contratación de un préstamo personal sin garantía hipotecaria o una reunificación de deudas sin vivienda propia, normalmente a menor plazo que un préstamo hipotecario y, por lo tanto, la reducción de la cuota mensual es menos significativa. Este tipo de operaciones son minoritarias, ya que, además, la gran mayoría de las entidades financieras sólo accederán a estudiar una unificación de préstamos si hay un bien inmueble que pueda ser hipotecado o, en su ausencia, hay otro tipo de garantías adicionales.

 

¿Qué pasos hay que dar para realizar una reunificación de deudas?

Para conseguir buenas condiciones en una reunificación de deudas es necesario realizar una comparativa y analizar las condiciones que te ofrece cada entidad. En Kelisto puedes comparar las ofertas de cada banco para esta operación y ahorrar dinero al unificar todas tus deudas en una sola hipoteca.

 

1. Analiza las deudas que tienes y mira las condiciones de la reunificación de deudas

 

Como primer paso para una reunificación de deudas es conveniente que examines en detalle todos los préstamos, créditos y deudas en general que dispones. Es importante coger los recibos actuales de todos los préstamos que estén en vigor y apuntar cuánto pagas al mes por cada préstamo y el importe pendiente de cada uno. Una vez hecho eso, ya puedes empezar a comparar las condiciones que te ofrecen cada una de las entidades financieras.

 

2. Compara y negocia con las entidades bancarias y financieras para conseguir las mejores condiciones posibles

Para poder comparar todas las entidades de forma rápida, una de las mejores opciones es utilizar una comparativa de reunificación de deudas como la de Kelisto, que te ofrecerá información sobre este producto. Para ello, deberás introducir en un formulario los datos de tu hipoteca (deuda pendiente y valor de la vivienda), los datos del resto de deudas (suma de la cantidad de dinero pendiente y suma de las cuotas mensuales) y el importe de ingresos mensuales.

 

Una vez decidas dónde vas a realizar la reunificación de deudas, es recomendable que entres en negociaciones con la entidad elegida, para conseguir las mejores condiciones posibles.

 

3. Cancela todos los préstamos, créditos e hipotecas que tengas

 

Un requisito indispensable para poder realizar una reunificación de deudas es proceder a la cancelación de todos los préstamos, créditos o hipotecas que dispongas, pasando a tener un solo préstamo hipotecario.

 

4. Reunifica todas estas deudas en una nueva hipoteca o préstamo o en la que ya tenías

 

Una vez canceladas todas tus deudas, tendrás que unificarlas o bien en uno de los mejores préstamos personales del mercado, o bien eligiendo un préstamo hipotecario. Recuerda que son muchas las entidades que tienen productos específicos para esta finalidad, en lugar de utilizar las propuestas estándar que tienen a disposición de sus clientes.

 

¿Es segura la reunificación de deudas?

La reunificación de deudas puede suponer un alivio para el bolsillo del cliente en caso de que no pueda hacer frente a los pagos individuales de sus préstamos y deudas. Sin embargo, este procedimiento no está exento de riesgos.

Para empezar, has de prestar atención a los costes asociados. Para llevar a cabo una reunificación de deudas, el cliente tendrá que afrontar una serie de gastos, como, por ejemplo, las comisiones por amortización anticipada de sus préstamos en vigor, la comisión de apertura del nuevo préstamo o hipoteca… En última instancia, siempre conviene que saques la calculadora y hagas números para tener claro  que, más allá del alivio temporal que te supondrá reunificar tus deudas, no vas a acabar pagando más de la cuenta en el proceso.

Otro aspecto que debes tener en cuenta es que, si eliges la hipoteca como destino del resto de deudas (o usas un préstamo con garantía hipotecaria) estarás poniendo en riesgo tu vivienda, que actúa como garantía en caso de impago. Esto significa que,  si no devolvieras tu deuda, el banco podría embargar tu casa.

 

¿Qué gastos conlleva la reunificación de deudas?

Antes de tomar una decisión, debes tener presente que la reunificación de deudas implica unos gastos que hay que valorar. En el caso de contratar o ampliar un préstamo hipotecario para hacer esta operación, los principales gastos a tener en cuenta en una refinanciación son:

- La tasación de la vivienda que se va a hipotecar. Una empresa tasadora homologada tendrá que realizar la tasación de la propiedad. Suele oscilar entre los 200 y los 400 euros, para un piso medio.

- Los gastos de cancelación del préstamo anterior. Deberás abonar la comisión de cancelación más los gastos de gestoría y notario y las comisiones de cancelación de los préstamos personales y resto de deudas. En el caso de los préstamos personales, esta penalización no puede superar el 1% de la cantidad que se reembolse, si para la finalización del contrato queda más de un año, y el 0,5%, si es menor al año.

- Comisiones de la nueva hipoteca. Al contratar una nueva hipoteca, es probable que tengas que pagar una comisión de apertura. Muchas entidades la han eliminado, pero en el caso de que tu préstamo lo tenga, recuerda que puedes llegar a pagar entre el 0,25% y el 1% del importe del mismo.

- Honorarios del intermediario financiero: si necesitas el asesoramiento e intermediación de un profesional para realizar la operación tendrás que pagar unos honorarios por la gestión.

 

En el caso de hacer una reunificación de deudas mediante un préstamo personal, también tendrás que asumir las posibles comisiones que tuviera el producto elegido. Eso sí, si se trata de un préstamo sin garantía hipotecaria, te ahorrarás los gastos de tasación de la vivienda.

¿Qué ventajas tiene la reunificación de deudas?

La reunificación de deudas no es ni mala ni buena. Todo depende de cómo se utilice. Se trata de un mecanismo que te puede ayudar a recuperar tu equilibrio financiero, por lo que no debes utilizarlo para endeudarte más. Lo mejor es conocer el producto y usarlo como corresponde.

La principal ventaja de la reunificación de deudas es que al juntar todos tus préstamos y créditos en uno pagarás menos ya que solo tendrás una cuota mensual. ¿De dónde viene el ahorro? De los tipos de interés. Al tener menor número de productos financieros con intereses, sólo tendrás que pagar los intereses vinculados a esa hipoteca o préstamo personal donde reunifiques tus deudas. Esto supondrá un alivio para tus finanzas personales.

Además de que los tipos de las hipotecas y de los préstamos personales destinados a refinanciación suelen ser menores que los de los préstamos personales tradicionales, y el plazo de devolución se puede ampliar hasta 30 o 35 años, por lo que la cuota mensual se reduce sensiblemente (puede ser hasta un 80% menor que la suma de todo lo que estabas pagando hasta ahora).

Otra ventaja es que, al reunificar todas tus deudas en una hipoteca o préstamo personal, podrás realizar amortizaciones anticipadas parciales o, en el caso de que mejore tu economía, incluso realizar una amortización anticipada total de la misma. De esta manera, las amortizaciones parciales te permitirán reducir la cuota de la hipoteca o el plazo, de forma que podrás ahorrar en el pago de los intereses totales que tendrás que abonar por toda la operación.

 

¿Cuáles son las desventajas de la reunificación de deudas?

La reunificación de deudas también tiene sus inconvenientes y desventajas. Por un lado, uno de los puntos en contra que puedes encontrar es que si alargas la duración de la nueva hipoteca o contratas un nuevo préstamo personal, pagarás cuotas mensuales menores, pero también acabarás pagando más intereses al final de la vida de todo el préstamo.

 

Otra desventaja son las comisiones y gastos a los que tendrás que hacer frente para realizar la operación. Por un lado, los asociados a la cancelación de los préstamos o créditos anteriores a la reunificación, si éstos tenían dicha penalización. Si no poseen comisiones por cancelación, los gastos serán menores. A éstos hay que sumar los gastos de la operación (todos los gastos que conlleva la constitución de la nueva hipoteca).

 

Otro de los inconvenientes es que la deuda final se incrementa, puesto que  la cantidad global que pagarás en concepto de intereses será mucho mayor al ampliarse el plazo de devolución.

 

También hay que tener en cuenta que si eliges la hipoteca como destino del resto de deudas (o unas un préstamo con garantía hipotecaria) estarás poniendo en riesgo tu vivienda. Al ser un préstamo con garantía, en caso de impago, la entidad podría ejecutar la hipoteca y embargar tu casa. Por todo ello, es necesario comprobar los pros y los contras antes de decidirte a realizar la operación. Es una buena opción si la cuota que resulta es menor y la puedes pagar sin problemas. Pero recuerda que, en caso de problemas, lo que está en juego es tu vivienda.

 

Antes de proceder a la reunificación de deudas es importante que compares en un simulador de reunificación de deudas como el de Kelisto las condiciones que cada entidad te va a ofrecer y, si finalmente te compensa, unificar todos tus préstamos y créditos.

 

¿Qué requisitos hay que cumplir para la reunificación de deudas?

Uno de los objetivos de la reunificación de deudas es poder reunir todos los préstamos en uno solo, normalmente, una hipoteca. Por ello, es necesario tener contratado un crédito hipotecario o, en su ausencia, un bien hipotecable, ya sea un piso, un local, una finca o una casa.

Por otro lado y por norma general, la suma de todas las deudas que se pretende agrupar no podrá ser superior al 80% del valor de tasación del inmueble que se va a hipotecar. Si el conjunto de deudas es superior no será posible la operación. Por eso, si las deudas son superiores se recomienda incluir en la unificación aquellas por dicho máximo y dejar fuera el resto.

Además, hay que tener unos ingresos mensuales demostrables, con el fin de garantizar que puedes hacer frente al pago de las cuotas de la reunificación de deudas. En este sentido, se trata de demostrar que podemos hacer frente al pago de las cuotas. Por eso es necesario que el importe de los plazos no sobrepase el 40% de los ingresos.

 

Por último, deberás estar al corriente de los pagos de tus diferentes préstamos. En caso contrario, es muy probable que los bancos no acepten la reunificación de deudas o se complique. Con lo cual, si se consigue es muy probable que sea con unos tipos de interés más altos.

 

Todo lo que debes saber antes de pedir una ampliación de tu hipoteca

Te explicamos cómo tramitar la ampliación de una hipoteca y qué gastos conlleva.

Ver guía

¿Es posible reunificar deudas sin una hipoteca o sin propiedades?

En teoría, si es posible realizar una reunificación de deudas en un único préstamo sin aportar una hipoteca, aunque en la práctica, resulta muy difícil. Por un lado, tienes la opción de agrupar todas tus deudas en un préstamo personal, pero, en ese caso, será a un menor plazo y, en consecuencia, la reducción de las cuotas mensuales será menos significativa.

Por otro lado, si careces de hipoteca, la entidad financiera puede exigir otro tipo de garantía adicional no hipotecaria. Por ejemplo, un avalista solvente, cuyo patrimonio sea suficiente como para asumir la deuda en caso de problemas. De cara a aprobar una reunificación de deudas, otra garantía puede ser la posesión de saldos en cuentas a la vista, depósitos, fondos de inversión de bajo riesgo o planes de pensiones. Asimismo, en caso de impago puede llevar a cabo el empeño de los sueldos familiares.

 

¿Se pueden reunificar deudas estando en una lista de morosos?

Si apareces en una lista de morosos como ASNEF o RAI, la reunificación de deudas se complica, puesto que los bancos son reacios a conceder préstamos a personas que están en estos listados.

Sin embargo, hay empresas (ya sean intermediarios financieros o brokers) que permiten reunificar deudas en estas circunstancias. En este caso, parte de la operación será la cancelación de la deuda que ha provocado tu inclusión en los listados de morosos. Además, el coste para este tipo de operaciones suele ser más elevado, con unos tipos de interés más altos que los que se ofrecen a clientes libres de impagos.