¿Cuánto debes tener ahorrado para poder comprar una casa?

Shutterstock 103402622

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

Si quieres adquirir una vivienda, necesitarás unos ahorros equivalentes a más de un tercio del coste de la casa para hacer frente al porcentaje que no financian los bancos y a los gastos de la formalización de la hipoteca y de la operación de compraventa.

Antes de comprar una vivienda, hay que echar muchas cuentas. Y más si se necesita pedir una hipoteca. A día de hoy, la mayoría de los bancos conceden, como mucho, un importe que no supera el 80% del valor de tasación o de compra del inmueble en cuestión. Por eso, lo primero que un consumidor debe plantearse es si cuenta con un colchón equivalente al 20% restante para empezar a plantearse la solicitud del préstamo.

Una vez comprobado que se dispone de esa cantidad, llegan las siguientes preguntas: ¿qué gastos administrativos habrá que abonar por la propia operación de compraventa? ¿Y por formalizar la hipoteca? Para que sepas si puedes afrontar estos pagos, en Kelisto hemos cogido la calculadora y hemos averiguado cuánto tendría que pagar un consumidor que decidiera pedir una hipoteca media (105.000 euros, según los datos del Instituto Nacional de Estadística correspondientes al mes de enero) para comprar una casa de 132.000 euros en la Comunidad de Madrid.

Gastos derivados de la compraventa: 15.060 euros

1.Impuestos:

  • IVA o Impuesto de Transmisiones Patrimoniales: el primero corresponde a las viviendas de nueva construcción y el segundo, a las usadas. Suponen el mayor gasto de la operación. El primero asciende al 10% del importe de compra y el segundo oscila entre el 5% y el 10% del precio escriturado, dependiendo de la comunidad autónoma. En el caso del piso del ejemplo, el coste de impuesto ascendería a 13.200 euros.
  • Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados: la gestión de este impuesto pertenece a las comunidades autónomas y puede variar entre el 0,1 % y el 1%, según la comunidad. En Madrid, el tipo general es del 0,75%, por lo que el gasto ascenderá a 990 euros.

2.Gastos:

  • Notaría: se trata de los honorarios que pagamos al notario por escriturar y certificar el proceso de compraventa. Su coste depende del valor de la compraventa, pero también de otros factores como la extensión de la escritura o el número de copias. Suele oscilar entre el 0,1% y el 0,5% del préstamo. La intervención de un notario en la compraventa de nuestro ejemplo tendrá un coste de unos 390 euros.
  • Registro: por un lado, es necesario pagar la hoja simple, unos 20 euros, en la que se verifica la titularidad y las cargas de la vivienda (posibles impuestos impagados, hipotecas asociadas, etc). También hay que abonar la inscripción de la escritura de compraventa en el registro. Para la operación del ejemplo el coste podría rondar los 160 euros.
  • Gestoría: los honorarios no están regulados por ley y varían según la gestoría, aunque suelen oscilar entre 150 y 300 euros. Estos profesionales se encargan de las tareas de inscripción de la propiedad y liquidación de impuestos. Para nuestro ejemplo, tomamos el precio más alto, con lo que el gasto de la operación se eleva 300 euros más.

Gastos derivados de la formalización de la hipoteca: 2.784 euros

1.Impuestos:

  • Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados: este tributo depende de las comunidades autónomas y puede variar entre el 0,1 % y el 1%. Además, en el caso de las hipotecas, se aplica un 0,5% de la responsabilidad hipotecaria (es decir, la suma de todos los conceptos que son garantizados mediante la hipoteca, como el capital prestado, los intereses ordinarios, los de demora, costas judiciales o los gastos). Normalmente, la responsabilidad hipotecaria se calcula añadiendo, al importe del préstamo hipotecario, un porcentaje, que cada entidad establece libremente, si bien, por regla general, suele oscilar entre el 30%-50%. Si aplicamos, por ejemplo, un 30%, el pago de este impuesto asciende a unos 850 euros.

2.Gastos:

  • Tasación: cuando se solicita una hipoteca, hay que pagar a una empresa tasadora homologada para que realice la tasación de la propiedad de forma que el banco pueda saber el porcentaje de financiación que puede conceder a su cliente. Es un gasto necesario que hay que afrontar te concedan o no la hipoteca. Suele oscilar entre los 200 y los 400 euros, para un piso medio. Para el ejemplo, tomaremos una cifra intermedia: 300 euros.
  • Notaría: además de la escritura de compraventa, también hay que pagar por la escritura de la hipoteca. Los honorarios de los notarios están regulados por la Administración y dependerán del valor del préstamo. Para uno como el de nuestro ejemplo, los honorarios de constitución de la hipoteca se situarían en torno a 500 euros.
  • Registro: es necesario inscribir también la escritura de la hipoteca en el registro de la Propiedad, lo que supondría unos 160 euros.
  • Gestoría: como en el caso de la escritura de compraventa, alguien se tiene que encargar de la inscripción de la propiedad y liquidación de impuestos, un gastos que ascendería a unos 300 euros.
  • Comisiones bancarias: en el caso de que la hipoteca que suscribas tenga una comisión de apertura, deberás abonarla en ese momento. Muchas entidades ha eliminado ya esta comisión. Pero en el caso de tenerla, puede estar el 0,25% y el 1%. Si la hipoteca del ejemplo tuviera una comisión del 0,50%, habría que preparar 525 euros más.
  • Seguros: en el mismo momento que adquieres el piso, debes contratar un seguro de incendios de manera obligatoria. Si tomamos el seguro de hogar más competitivo del mercado según Kelisto, deberemos abonar una prima de 148,93 euros.

El pago de gastos e impuestos en la operación de constitución de hipoteca asciende a 2.784 euros.

A la vista de este ejemplo, los gastos de la operación de compraventa y la constitución de la hipoteca ascienden a 17.844 euros, es decir, que constituyen el 13,51% del valor de compra del piso, de los que un 84% corresponde al pago de impuestos. A esto habría que sumar el 20% del valor de la vivienda, que es la cantidad que no podrá cubrirse con la hipoteca. Teniendo en cuenta ambas partidas, un consumidor tendría que disponer de un colchón de más de 40.000 euros si quiere adquirir una vivienda como la de nuestro ejemplo.

Fuentes: Consejo General del Notariado, Edufinet

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Palabras clave: comprar casa IVA
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

Kelisto te ayuda
¿Buscas una hipoteca?
Un experto te ayudará a encontrar la hipoteca idónea para tí