Para amortizar ¿es mejor reducir la cuota de la hipoteca o plazo?

Shutterstock 200470286

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

Si cuentas con un dinero extra, es posible que te hayas hecho esta pregunta: ¿es mejor reducir el plazo o la cuota de la hipoteca? La opción ideal puede variar en función de tus necesidades, pero lo ideal siempre suele estar relacionado con un recorte de los años o meses que te quedan por pagar. Te explicamos por qué. 

Cuando contratas una hipoteca, te comprometes a devolver el dinero mediante unos pagos mensuales – las cuotas de la hipoteca - durante lo que se conoce como “plazo de amortización”. Es decir, te comprometes a pagar un número concreto de cuotas de hipoteca compuestas de dos partes: por un lado, la correspondiente al capital a devolver y, por otra, la que responde a los intereses. 

¿Qué significa amortizar hipoteca?

Cuando amortizas una hipoteca lo que haces, en definitiva, es utilizar unos ingresos extra –por ejemplo, la paga de Navidad o unos ahorros- para aliviar tu deuda. Esta amortización puede hacerse de dos maneras en función de cuál sea tu objetivo: rebajar el importe de la cuota de la hipoteca –es decir, que pasarías a pagar una letra inferior– o mediante la reducción del plazo: el número de meses que te quedan para finiquitar tu préstamo pasaría a ser menor y, por tanto, abonarías un menor número de cuotas de hipoteca.

 

Con la calculadora encima de la mesa, lo que más compensa suele ser reducir el plazo. Sin embargo, la opción ideal siempre dependerá de tus circunstancias económicas: ¿es mejor reducir el plazo o la cuota de la hipoteca? Además, antes de tomar una decisión es necesario considerar varios factores, como los ingresos mensuales de los que dispones, tu tolerancia al riesgo y los tipos de interés actuales.

¿Cómo ahorro más: reduciendo la cuota de la hipoteca o recortando el plazo?

1. Reducir la cuota de la hipoteca

Imagina que cuentas con una hipoteca de 150.000 euros a 30 años, con un diferencial del 2% y un euríbor del 0,5%.En un caso así, tu cuota de hipoteca se situaría en torno a 592,68 euros y los intereses que tendrías que abonar al banco ascenderían 63.365,29 de intereses1. En un contexto como éste, podrías aportar 1.928 euros de amortización anticipada si no quieres pasarte del máximo de 9.040 euros para obtener una deducción fiscal (consulta más abajo todos los detalles).

Si optaras por reducir la cuota de la hipoteca, pasarías de pagar 592,68 euros cada mes a abonar 585,06 euros, es decir, 7,62 euros menos (-1,28%) al mes o 91,44 euros menos al año. El ahorro total en concepto de intereses sería de 814,46 euros: pasarías de pagar 63.365,29 euros en toda la vida de la hipoteca a abonar 62.550,83 euros. Puedes ver la simulación aquí.

A favor: si te cuesta llegar a fin de mes, con esta alternativa tendrás algo más de dinero disponible para tus gastos, en especial con tipos de interés altos.

En contra: mantiene el plazo de amortización, por lo que, aunque se pagará menos mes a mes, la cantidad total a abonar en concepto de intereses será mayor que si optas por reducir el plazo.

2. Reducir plazo

En una hipoteca como la de nuestro ejemplo, tendrías que hacer frente al pago de 360 cuotas mensuales. Si quisieras amortizar esos 1.928 euros en un año, tu préstamo tendría una vida de 29,43 años, en lugar de 30. De esa manera, los intereses pasarían de 63.365,29 euros a 61.239,64 euros. Por tanto, el ahorro en este concepto sería de 2.125,65 euros, una cantidad más elevada de la que conseguirías reduciendo la cuota de la hipoteca. Puedes ver la simulación aquí.  

A favor: terminarás antes de pagar tu hipoteca y la cantidad total que abonarás al banco por haberte prestado el dinero para comprar tu casa será menor, ya que pagarás menos intereses.

En contra: seguirás pagando la misma cuota de tu hipoteca cada mes, por lo que tendrás menos dinero disponible para otros gastos.

Consejos de Kelisto para escoger la mejor opción

Como hemos visto, en una situación como la actual, a la larga es más interesante reducir plazo que disminuir la cuota. Aún así, debes recordar que las hipotecas son productos muy complejos y que, por ello, es necesario hacer un estudio personalizado de cada caso, teniendo en cuenta cuál es tu situación, tu capacidad de ahorro e, incluso, tu situación laboral. Para empezar, aquí tienes algunas claves.

1. Antes de decidirte por una u otra alternativa, analiza tu capacidad económica para saber si te compensa pagar más en total, pero llegar más desahogado a final de mes, o si prefieres apretarte el cinturón unos años para saldar tu deuda lo antes posible.

2. Utilizar unos ahorros o un dinero extra para amortizar hipoteca puede suponer un coste de oportunidad, ya que renuncias a destinar ese dinero a un producto de ahorro. Analiza bien las opciones de inversión a tu alcance: si el tipo de interés que te aplica el banco fuera atractivo, es posible que te interese mantener tu hipoteca como hasta ahora e invertir el dinero.

3. Al contratar tu hipoteca, no pases por alto la comisión por amortización o cancelación parcial anticipada y la compensación por desistimiento que aplica, ya que deberás hacerle frente cuando decidas amortizar. La mayoría de los préstamos hipotecarios de nuestro ranking de mejores ofertas no aplican comisión por amortización parcial y tienen la comisión por desistimiento máxima marcada por ley (0,5% de la cantidad amortizada durante los cinco primeros años y 0,25% si la cancelación se produce a partir del sexto año).

4. Si tu hipoteca es anterior a 2013, aún puedes deducirte por ella en tu declaración de la renta. Como te explicábamos anteriormente, podrás deducirte un 15% de las cantidades aportadas hasta un límite de 9.040 euros, es decir, 1.356 euros como máximo. Si con lo abonado por las cuotas de la hipoteca durante todo el ejercicio no alcanzas los 9.040 euros, puede que te interese hacer una amortización hasta igualar esa cantidad para beneficiarte de la máxima desgravación.

5. Ten en cuenta los tipos de interés que rigen en el momento de la amortización. En un contexto como el actual –el euríbor de julio cerró en 0,488% y existen muchas hipotecas con diferenciales inferiores al 2%– puede que te interese más destinar tus ahorros a cuestiones distintas a la amortización de la hipoteca.

Fuentes: simulador del Portal del Cliente Bancario del Banco de España y elaboración propia.
1 La simulación se realiza en un contexto de mantenimiento de los tipos de interés que, pese a no ser real, sí permite hacer una aproximación al cálculo final.

 

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata

Kelisto te ayuda
¿Buscas una hipoteca?
Un experto te ayudará a encontrar la hipoteca idónea para tí