Comparador de Tarifas de Internet

Compara y encuentra la tarifa más barata de Internet, Fijo, Móvil y TV de mayo de 2022. ¡Cambia de compañía y ahorra con Kelisto!

Ayúdame a elegir

Las mejores ofertas de Internet y Telefonía

Consulta tu cobertura de fibra óptica y las ofertas disponibles en tu localidad.

Descubre las tarifas de Internet más baratas que puedes contratar en tu domicilio.

Ofertas en tu localidad

¿Cómo funciona el comparador de Internet de Kelisto?

El comparador de Internet de Kelisto funciona como una herramienta online y gratuita que intenta ayudarte a encontrar la mejor oferta de telecomunicaciones para tu hogar. Como este tipo de servicios se ofrecen en diferentes paquetes, nuestro comparador te ofrece la posibilidad de decidir entre tarifas con fibra óptica sin más productos o combinadas con fijo, móvil o TV de pago.

Además, para guiarte dentro de todas las posibilidades que van lanzando los operadores en el mercado, nuestro comparador de Internet te permite filtrar por velocidad de fibra, precio de Internet, operador, etc. De esta manera, dejamos que seas tú quién diseñe el plan que vas a contratar y solo te enseñamos las propuestas acordes a tus necesidades.

¿Cómo se ordenan los resultados del comparador de Internet de Kelisto?

Sabemos que el precio es el factor que más importa al mudarse de compañía de Internet, así que ordenamos nuestros precios de Internet por la cuota anual total. Es decir, en base a todo lo que te vas a gastar durante el primer año de contrato.

¿Por qué elegimos este periodo? Nos parece el más justo por dos motivos: muchos operadores aplican descuentos muy jugosos solo durante los primeros meses y suben la cuota después, así que esta es la forma que tenemos de considerar también estos incrementos. Como, además, el compromiso de permanencia más habitual es de un año, al final nuestro orden te enseña con quién pagarás menos antes de ser libre para irte a otra compañía sin pagar.

¿Qué tipo de información muestra el comparador de tarifas de Internet de Kelisto?

Desde Kelisto siempre te ofrecemos la información sobre las tarifas que nos pasan los propios operadores, actualizada cada día con los cambios que van aplicando. Por lo tanto, los precios de Internet y las condiciones son los mismos que puedes encontrar en los portales de las telecos. Para asegurarnos de mostrarte siempre los datos correctos, no solo estamos en constante contacto con las telecos: también rastreamos todas las novedades de sus páginas web y comprobamos que todo concuerde con nuestro comparador de tarifas de Internet.

¿Qué tipos de conexión a Internet venden los operadores?

Si estás pensando en contratar una oferta de Internet o en cambiarte de operador de telecomunicaciones, casi siempre encontrarás dos opciones para instalar una red Wifi en casa: ADSL o fibra óptica.

Como complemento, desde que se comercializan tarifas 4G con muchos datos –incluso con gigas ilimitados- esta tecnología se ha popularizado como alternativa, especialmente cuando hay problemas de cobertura, para contratar un plan de Internet. Frente a la banda ancha fija, la móvil –es decir, la de las mejores tarifas de Wifi 4G- depende de los datos que contrates, así que puedes encontrar más limitaciones a la hora de compartir archivos o descargarlos. Por eso, lo normal es que los hogares opten por ADSL o fibra óptica y que el 4G se reserve para viajes, tener Internet en una segunda residencia o para navegar desde el móvil.

¿Qué diferencia hay entre el ADSL y la fibra óptica?

Lo primero que hay que entender a la hora de comparar Internet de banda ancha fija y los tipos de tarifa que existen, es decir, ADSL y fibra óptica, es que la diferencia básica entre ambas tecnologías está en el medio por el cual se transmiten los datos. Mientras que el ADSL está compuesto por hilos de cobre que se encargan de mandar una señal eléctrica, la fibra óptica está compuesta por hilos de vidrio o de plástico que se encargan de enviar señales de luz.

  • Las tarifas de ADSL más baratas utilizan el mismo cableado de cobre que se utiliza para la línea de teléfono fijo y, aunque esta podría ser una ventaja porque no necesita infraestructura adicional, el problema está en que los cables de cobre no fueron diseñados para transmitir datos. Si bien es cierto que, a pesar de esto, se logran transferir grandes volúmenes de información por este medio, su desempeño depende de la funcionalidad de otros aspectos. Esto no sucede con la fibra óptica, ya que estos cables sí han sido diseñados especialmente para la transmisión de grandes volúmenes de datos a una gran velocidad.
  • Además de esto, el ADSL puede sufrir interferencias en la navegación debido a los cambios de temperatura o de tensión, cosa que no afecta a la fibra óptica. Con esta tecnología, la velocidad de navegación no descenderá, a diferencia del ADSL que puede variar a lo largo del día.
  • En cuando al precio de Internet, ADSL y fibra óptica cuestan lo mismo en los operadores que venden ambas tecnologías. Las únicas diferencias en el coste vienen cuando el usuario quiere ampliar la fibra por encima de la velocidad básica.

Por estos motivos, las tarifas de fibra óptica más baratas ya han desbancado en contrataciones a las de ADSL, una tecnología llamada a quedarse obsoleta cuando se alcance el 100% de cobertura de fibra en España –que actualmente está ya en el 88%-. Muchas telecos, especialmente las denominadas low cost por moverse en los segmentos de precios de Internet más bajos, solo venden ya fibra. El resto únicamente ofrece ADSL cuando no hay posibilidad de instalar fibra en casa. Así, el usuario siempre sale ganando: consigue la estabilidad y la velocidad superiores de la fibra pagando lo mismo. Es por eso que casi siempre encontrarás en nuestro comparador de tarifas de Internet planes con esta tecnología.

¿Qué ofrece más velocidad, el ADSL o la fibra óptica?

La fibra óptica ofrece más velocidad que el ADSL incluso con sus tarifas más básicas. A día de hoy, todas** las ofertas de fibra se comercializan con al menos 50 o 100 Mb**, siendo esta segunda la más habitual en los paquetes más básicos. Si nos vamos al otro extremo, podemos multiplicar por 10 la velocidad y alcanzar 1 Gbps y ya hay compañías que llegan incluso a ofrecer 10 Gbps. Con el ADSL, sin embargo, solo puedes aspirar a conseguir un máximo de 20 o 30 Mb.

Además la velocidad de la fibra es constante, ya que no se ve afectada por factores externos. Por si esto fuera poco, con esta tecnología se obtienen velocidades mucho más altas que con el ADSL, por lo que los resultados de navegación son mucho mejores. Con las ofertas de fibra óptica, la velocidad máxima que se recibe es la que se contrata, lo que no sucede con el ADSL, con la que al final se recibe una velocidad menor a la que contrata el usuario. Además, con fibra la velocidad se mantiene aunque el usuario conecte varios dispositivos al mismo tiempo.

En el caso del ADSL que ofrecen las compañías de Internet, para poder recibir una mejor señal el abonado debe estar cerca de la central telefónica, lo que quiere decir que mientras más lejos se encuentre de la central, menor será la velocidad de conexión. Pero este no es un problema para la fibra óptica, para la que la distancia no genera ningún inconveniente que afecte la velocidad. Esta tecnología no depende de tantos repetidores, por lo que puede funcionar sin ellos en distancias entre 2 a 70 km y con amplificadores láser puede llegar incluso a los 150 km sin ningún problema.

Asimismo, a diferencia de lo que ocurre con el ADSL, el rendimiento de la fibra óptica no se ve afectado por tormentas, aparatos electrónicos, caídas de tensión o de temperatura ya que es inmune a ellas.

¿Qué tipos de paquetes de Internet puedes contratar?

Desde hace años los operadores han empezado a comercializar packs en los que convergen los diferentes servicios que ofrecen. Esto supone que el consumidor puede beneficiarse de un precio más competitivo o de promociones si contrata, junto a su oferta de fibra óptica un pack que también tenga fijo, móvil y TV de pago con el mismo operador. Las combinaciones más populares a día de hoy son las que mezclan Internet y móvil y las de Internet, TV y móvil (en algunos casos con fijo gratis también).

En función de los servicios que quieras contratar, a la hora de usar un comparador de Internet tendrás que ir fijándote en diferentes requisitos: desde los canales y las series que te gustaría ver a los minutos y datos que necesitas en tu móvil. Por supuesto, también la velocidad de fibra o ADSL mínima que necesitas. Desde el comparador de Internet de Kelisto podrás filtrar en base a tus necesidades -y también en función del presupuesto que manejes- para que solo se te muestren opciones ajustadas a lo que buscas.

Ofertas de Internet: qué tener en cuenta antes de comparar tarifas

Antes de utilizar herramientas como nuestro comparador de Internet, te aconsejamos repasar todas las condiciones de tu paquete, además del precio. Así, puedes seguir estos pasos antes de contratar tu tarifa:

Elegir entre fibra óptica o ADSL

La fibra óptica pone a disposición del usuario la velocidad que realmente contrata a través de su operador a diferencia de lo que ocurre con el ADSL. Además la fibra óptica mejora la experiencia del usuario en Internet ya que los tiempos de espera cuando subes o descargas archivos son menores al usar fibra óptica, ya que proporciona más velocidad. Para acceder a Internet a través de varios dispositivos a la vez, contratar una oferta de fibra óptica es la mejor solución ya que proporciona un mayor ancho de banda para tu hogar.

Consulta el precio

Este es, obviamente, una de las principales razones por las que elegir una u otra tarifa de Internet y fijo. Sin embargo, fíjate bien y haz cálculos: muchas ofertas incluyen varios meses a un precio más barato que el de la tarifa estándar. Así, es necesario calcular el precio total de contratar Internet, o, al menos, lo que vas a tener que pagar durante los meses en los que obligatoriamente tengas que estar con este operador de Internet. Eso nos lleva al siguiente punto: la permanencia.

Revisa la permanencia

Si las empresas de Internet ofrecen precios más baratos durante los primeros meses de contrato es porque, a cambio, piden un compromiso de permanencia. Normalmente, los contratos se hacen con 12 o 24 meses de permanencia. Si deseas rescindirlo antes, tendrás que pagar una indemnización. La buena noticia es que cada vez más operadores han empezado a comercializar sus mejores tarifas de Internet sin permanencia para hacerlas más competitivas.

Elige la velocidad que más te conviene

Analiza el uso que haces de tu oferta de Internet y, así, de tus necesidades. ¿Descargas música, películas y otros archivos? ¿Tienes varios equipos que compartirán la conexión? En función de esto, necesitarás entre 30 Mb (el máximo que ofrece el ADSL) y 1 Gbps (el máximo que puedes alcanzar con la mayoría de operadores). El cable, por otro lado, es el único que te garantiza recibir toda la velocidad contratada (en el ADSL, por ley, solo tienes asegurado hasta el 80%, aunque a efectos prácticos la diferencia no es notoria).

Analiza las condiciones de los servicios añadidos

La mayoría de operadores ofrecen packs con Internet y fijo que pueden complementarse con una línea móvil y, en algunos casos, con televisión de pago. Incluir más productos en tu paquete suele rebajar los precios que tiene cada uno por separado, pero también te obliga a prestar más atención a lo que ofrecen. Para analizar las mejores combinaciones posibles, todos los meses analizamos cuáles son las ofertas de fibra y móvil más baratas y las mejores ofertas de televisión del mes. Del mismo modo, si no te interesa contratar nada más que banda ancha fija en casa y no te merece la pena pagar más por productos adicionales, tienes la opción de contratar solo Internet sin fijo ni teléfono móvil.

¿Cómo saber qué velocidad de Internet contratar?

Después del precio, la calidad de conexión y la velocidad son factores importantes en los que fijarse al usar un comparador de Internet. Pero, ¿a qué nos referimos con eso de velocidad de Internet? A la rapidez con la que se transmite una información de un punto a otro por unidad de tiempo. Esta velocidad depende del ancho de banda de la conexión, que es el espacio por donde circula todo el tráfico de Internet. Cuanta más banda ancha tengas, mayor será la capacidad de consumo.

La rapidez de la conexión a Internet se mide en Megabits por segundo (Mbps), o lo que comúnmente llamamos megas. En España, con ADSL la velocidad máxima que puede contratarse es de 30 Mb, aunque también existen conexiones de 20 Mb. Sin embargo, el usuario puede recibir una velocidad inferior a la contratada por diferentes motivos, tales como la lejanía de la centralita.

Las ofertas de fibra óptica ofrecen velocidades de conexión a Internet mayores, que pueden llegar incluso hasta 1 Gbps. Sin embargo, aunque en el país se comercializa esta velocidad máxima, son más comunes las contrataciones de 100 Mb. A diferencia del ADSL, con fibra óptica la velocidad contratada sí es la que se recibe, independientemente de dónde vivamos.

Para saber qué velocidad de Internet necesitas realmente, primero tienes que repasar tu consumo. Los usuarios de Internet no son iguales, por lo que no todos explotan sus beneficios de la misma manera. Mientras que hay algunos que pasan todo el día conectados a la Red, descargando música, películas o juegos, hay quienes solo se conectan a la Wifi desde casa en momentos puntuales y utilizando pocos dispositivos a la vez.

Si eres de estos últimos, que utiliza el Internet para pocas cosas, no necesitas una velocidad excesiva, por lo que una conexión de ADSL o de fibra básica sería más que suficiente para ti. Si por el contrario, sois muchos en casa reproduciendo vídeos y películas en streaming o en plataformas de televisión a la carta, jugando en línea o haciendo videocoferencias, y además estás dispuesto a pagar el precio, lo mejor es contratar alguna de las ofertas de Internet en casa con más velocidad de los operadores.

¿Cómo comprobar la cobertura del servicio de Internet?

El servicio de conexión a Internet que ofrecen los operadores por medio de ADSL tiene cobertura en todas las ciudades del país, pero la conexión a través de ofertas de fibra óptica está un poco limitada todavía. Además del tipo de conexión, el usuario también debe valorar otros aspectos como el tipo de router, ya que este condiciona la transmisión de datos a través de Wifi.

Por eso, para comprobar si puedes contratar una oferta de fibra óptica con tu operador, tendrás que consultar con la compañía que te interese si la cobertura de su red llega hasta tu casa, algo que puedes hacer directamente desde la página web de cada operador o desde nuestro comparador de tarifas de Internet -poniendo tu código postal-. En cualquier caso, recuerda que la cobertura de fibra llega ya a la mayoría del territorio español, y que es muy probable que tengas acceso a este tipo de tecnología, que te garantiza más velocidad y estabilidad en tu conexión que el ADSL. En este vídeo te contamos cómo puedes usar el comparador de Kelisto para comprobar tu cobertura de fibra óptica:

¿Para qué sirve un test de velocidad de Internet?

Cuando hayas activado la tarifa de ADSL o fibra óptica que hayas contratado, puedes comprobar si realmente te llega la velocidad que hayas contratado haciendo un test de velocidad de Internet, que te permitirá conocer los megas por segundo de subida y bajada que permite tu conexión en cada momento.

Esta medida varía cada vez que haces la prueba, pero si ves diferencias muy grandes con los megas de tu tarifa, es posible que tengas un problema de velocidad y debas notificárselo a tu operador. A la hora de hacer el test de velocidad de Internet, recuerda que es aconsejable no tener conectados varios dispositivos o estar utilizando programas que consuman muchos megas. Además, ten en cuenta que la velocidad que te mostrará será ligeramente inferior a la que realmente te llega.