¿Qué debes saber sobre las conexiones a Internet?

Ya no podemos imaginarnos el mundo sin Internet. Desde que naciera hace tres décadas, se ha convertido en un elemento básico en la vida cotidiana que es sinónimo de trabajo, estudio, negocios, entretenimiento y mil cosas más.

 

Vivir conectados ya no es una cuestión de gustos o intereses sino que es prácticamente una obligación. Dada la importancia que Internet tiene en la vida de cualquier ciudadano, es fundamental saber todo sobre los tipos de conexiones que existen, la velocidad que ofrece cada uno de los sistemas, sus precios y, en general, cuál es el mejor de todos para contratar según nuestras necesidades.

 

Cada usuario se comporta de una manera distinta en la Red, por lo que las exigencias de cada uno para Internet dependerán de su estilo de vida. Además, desde hace unos años Internet ya no se comercializa por sí solo, sino que viene aparejado con otros servicios. Así, podemos contratar packs de Internet y telefonía fija; packs de Internet y telefonía fija y móvil, así como packs de Internet, telefonía fija, móvil y servicio Premium de televisión.

¿Qué tipos de conexión a Internet existen?

Si estás pensando en contratar un servicio de Internet o en cambiarte de operador, hay ciertos aspectos que debes tener en cuenta. Lo primero, por ejemplo, es que existen dos tipos de conexiones básicas: ADSL y fibra óptica. Vamos a contarte las diferencias principales entre cada una de ellas.

¿Qué diferencia hay entre ADSL y fibra óptica?

La diferencia básica entre Internet a través de ADSL y de fibra óptica es el medio por el cual se transmiten los datos. Mientras que el ADSL está compuesto por hilos de cobre que se encargan de mandar señal eléctrica, la fibra óptica está compuesta por hilos de vidrio o de plástico que se encargan de enviar señales de luz.

 

El ADSL utiliza el mismo cableado de cobre que se utiliza para la  línea telefónica y, aunque esta podría ser una ventaja porque no necesita infraestructura adicional, el problema está en que los cables de cobre no fueron diseñados para transmitir datos. Si bien es cierto que a pesar de esto se logran transferir grandes volúmenes de información por este medio, su desempeño depende de la funcionalidad de otros aspectos. Esto no sucede con la fibra óptica, ya que estos cables sí han sido diseñados especialmente para la transmisión de grandes volúmenes de datos a una gran velocidad.

 

Además de esto, el ADSL puede sufrir interferencias en la navegación debido a los cambios de temperatura o de tensión, cosa que no afecta a la fibra óptica. Con esta tecnología, la velocidad de navegación no descenderá, a diferencia del ADSL que puede variar a lo largo del día. Antes de contratar tu conexión, ten en cuenta lo que deberías considerar al adquirir tu ADSL.

Fibra3

¿Qué ofrece más velocidad, el ADSL o la fibra óptica?

En el caso del ADSL, para poder recibir una mejor señal el abonado debe estar cerca de la central telefónica, lo que quiere decir que mientras más lejos se encuentre de la central, menor será la velocidad. Pero este no es un problema para la fibra óptica, para la que la distancia no genera ningún inconveniente que afecte la velocidad. Esta tecnología no depende de tantos repetidores, por lo que puede funcionar sin ellos en distancias entre 2 a 70 km y con amplificadores láser puede llegar incluso a los 150 km sin ningún problema.

 

La fibra óptica es una tecnología moderna, razón por la cual tiene muchas ventajas frente al ADSL. Una de ellas es su gran flexibilidad, ligereza y pequeñas dimensiones, gracias a lo cual es fácil de extender por edificios y zonas difíciles. A diferencia del ADSL, su rendimiento no se ve afectado por tormentas, aparatos electrónicos, caídas de tensión o de temperatura ya que es inmune a ellas.

 

Pero la principal ventaja de la conexión a Internet a través de fibra óptica es su velocidad, que siempre es constante ya que no se ve afectada por factores externos. Además de esto, con esta tecnología se obtienen velocidades mucho más altas que con el ADSL, por lo que los resultados de navegación son mucho mejores. Con fibra óptica, la velocidad máxima que se recibe es la que se contrata, lo que no sucede con el ADSL, con la que al final se recibe una velocidad menor a la que contrata el usuario. Además, con fibra la velocidad se mantiene aunque el usuario conecte varios dispositivos al mismo tiempo.

 

Otro factor importante es que, al contratar Internet por medio de fibra óptica, esa vía es exclusiva para la Red y es instalada directamente el operador. El ADSL, por su parte, depende de muchos factores como la línea telefónica, la distancia de la centralita con respecto a la ubicación del usuario, y el servicio puede depender de varias empresas. Por estos motivos, las reparaciones, en caso de avería, son más lentas y más problemáticas.

 

Pero, a pesar de que, en comparación con la fibra óptica, el ADSL es más lento, este tipo de conexión a Internet es más barato y tiene mucha más cobertura. La fibra óptica es un sistema moderno y mucho más veloz, pero son pocas las compañías que lo instalan, además de que no dispone de la cobertura necesaria para llegar a todas partes. Además de esto, las cuotas de la conexión a Internet por fibra son un poco más caras y tanto los cables como el routers son más costosos.

 ¿Qué tener en cuenta al contratar una conexión a Internet mediante ADSL?

 Antes de empezar a informarte y comparar las tarifas disponibles, estos son los factores en los que te tienes que fijar:

 

- El precio: es, obviamente, una de las principales razones por las que elegir una u otra tarifa. Sin embargo, fíjate bien y haz cálculos: muchas tarifas incluyen varios meses a un precio más barato que el de la tarifa estándar. Así, es necesario calcular el precio total, o, al menos, lo que vas a tener que pagar durante los meses en los que obligatoriamente tengas que estar con esta compañía. Eso nos lleva al siguiente punto: la permanencia.

 

- La permanencia: si las compañías ofrecen precios más baratos durante los primeros meses de contrato es porque, a cambio, piden un compromiso de permanencia. Normalmente, los contratos se hacen con 12, 18 ó 24 meses de permanencia. Si deseas rescindirlo antes, tendrás que pagar una indemnización. Lee bien la letra pequeña.

 

- La velocidad: analiza el uso que haces de tu ADSL y, así, de tus necesidades. ¿Descargas música, películas y otros archivos? ¿Tienes varios equipos que compartirán la conexión? En función de esto, necesitarás 10, 20, 50 ó 100 megas. El cable, por otro lado, es el único que te garantiza recibir toda la velocidad contratada (en el ADSL, por ley, solo tienes asegurado hasta el 80%, aunque a efectos prácticos la diferencia no es notoria).

 

- Los servicios añadidos: la mayoría de operadoras ofrecen el pack completo: ADSL y línea de teléfono fijo, que incluye llamadas nacionales a fijos ilimitadas y, en algunos casos, llamadas a móviles (limitadas). Algunas compañías, como Movistar, ofrecen ya el pack completo: ADSL, línea de teléfono fijo y móvil. Ayúdate de nuestra comparativa de ADSL para encontrar la compañía que ofrece los servicios que te interesan.

 

No te olvides de que puedes echar un vistazo a nuestro ranking mensual con las mejores tarifas de ADSL del mes, siempre actualizado.

¿Qué tener en cuenta al contratar fibra óptica?

La principal diferencia que se encuentra entre la conexión a Internet mediante fibra óptica y el ADSL es el material del que está compuesta la red: la fibra óptica que está realizada en vidrio, mientras que el ADSL en cobre.

 

La fibra óptica pone a disposición del usuario la velocidad que realmente contrata a través de su operador a diferencia de lo que ocurre con el ADSL. Además la fibra óptica  mejora la experiencia del usuario en Internet ya que los tiempos de espera cuando subes o descargas archivos son menores al usar fibra óptica, ya que proporciona más velocidad.

 

Para acceder a Internet a través de varios dispositivos a la vez, la fibra óptica es la mejor solución ya que proporciona un mayor ancho de banda para tu hogar.

conexión a Internet

¿Qué ventajas tiene conectarse mediante fibra óptica?

La fibra óptica es una conexión a Internet claramente más rápida que el ADSL. La velocidad de navegación que se puede contratar con ADSL es de hasta 30Mb/s o 10 MB/s si se incluye dentro de un pack. Con la fibra óptica se pueden alcanzar velocidades de hasta 300 Mb reales, es decir, que con la fibra óptica se disfruta del Internet real que se contrata y no de una velocidad máxima que se puede alcanzar. La velocidad que proporciona la fibra óptica no depende de la distancia del domicilio a una central telefónica.

 

Además, la estabilidad de conexión gracias a la fibra óptica es mayor que con el ADSL porque la cantidad de megas con los que se navega es constante, no se reducen ni varían en ningún momento. Asímismo, la instalación de la fibra óptica es sencilla, ya que por su flexibilidad y ligereza se puede adaptar a los conductos interiores que existan en la vivienda. Otra gran ventaja de la fibra óptica es que en caso de que haya una avería se puede detectar donde está a través de control remoto sin  necesidad de hacer obra en la instalación de casa.

¿Qué son los packs convergentes?

Desde hace cuatro años las operadoras han empezado a comercializar los distintos servicios de telecomunicaciones integrados en una misma factura. Esto supone que el consumidor puede beneficiarse de un precio más competitivo contratando su conexión a Internet y otros servicios como telefonía fija, telefonía móvil y/o televisión al mismo proveedor de telecomunicaciones.

 

Se calcula que en la actualidad el 30% de los consumidores de telefonía móvil ya tiene contratado un pack convergente de servicios integrados con su operadora de telecomunicaciones. Se denominan como tal los paquetes en los que, además de la conexión a Internet, también se ofrecen otros servicios de telecomunicaciones y se cobran todos en la misma factura.

 

¿Qué tipos de packs existen?

Se denomina pack convergente a toda oferta que proporcione un servicio de Internet y, al menos, otro servicio de telecomunicaciones, y que los cobre en la misma factura. Teniendo esto en cuenta, se pueden establecer varios tipos de packs. Los duales son aquellos compuestos por dos servicios (por ejemplo, Internet y telefonía móvil) aunque los más comunes en el mercado ya son los que ofrecen al menos tres servicios (Internet, móvil y fijo) que se denominan triple play. También existen los cuádruple play, compuestos por Internet, móvil, fijo y televisión. Además, algunas operadoras ofrecen ya los quíntupe play, cuando añaden algún servicio adicional a los cuatro mencionados.

¿Qué tipos de packs duales y triple play existen?

Al contratar la conexión a Internet, lo normal es que se proporcione también el servicio de telefonía fija, pero además el usuario puede añadir servicio de telefonía móvil. Gracias a esto, puede beneficiarse de precios más competitivos a la hora de contratar su servicio de Internet y Móvil.

Si quieres saber cuáles son las tarifas de Internet y móvil más baratas del momento, puedes consultar nuestro artículo que actualizamos constantemente.

De la misma manera que puedes contratar un paquete de comunicaciones integrado en el que disfrutar de conexión a Internet y telefonía móvil, también puedes optar por contratar tu servicio de Internet y TV y dejar el móvil aparte. Si quieres más información sobre lo que debes saber y tener en cuenta a la hora de contratar un pack de telecomunicaciones con estos tres productos (Internet, TV y telefonía fija), no te pierdas nuestro artículo.

¿Qué son los packs cuádruple play?

Aquellos que quieran tener contratados con la misma compañía de telecomunicaciones todos los servicios que puedan disfrutar en su hogar, deben hacerse con un pack de conexión a Internet, móvil y fijo. Al aglutinar todos los servicios en una misma factura se podrán disfrutar de importantes descuentos. Si quieres más información sobre lo que debes tener en cuenta a la hora de contratar un pack “cuádruple-play” no te pierdas este artículo en el que te contamos qué debes saber antes de elegir tu pack de conexión a Internet, móvil y TV. Además, hay compañías ya que ofrecen servicios adicionales y, por lo tanto, sus paquetes se consideran "quíntuple play".

¿Cómo saber qué velocidad contratar?

Además de elegir entre una conexión a Internet mediante fibra óptica o ADSL y entre los distintos packs que hay en el mercado, dependiendo de los servicios que se vayan a utilizar, a la hora de contratar una conexión a Internet hay que tener en cuenta también otros factores como, por ejemplo, la velocidad.

 

La velocidad es uno de los aspectos más importantes que hay que valorar a la hora de contratar de un servicio de Internet en casa. Si accedemos a las ofertas de los diferentes operadores, notaremos que existe una gran cantidad de paquetes y planes con diferentes velocidades y tarifas.

 

Pero, ¿qué es exactamente la velocidad de Internet? Se trata de la rapidez con la que se transmite una información de un punto a otro por unidad de tiempo. Esta velocidad depende del ancho de banda de la conexión, que es el espacio por donde circula todo el tráfico de Internet. Mientras más ancho sea la banda, mayor será la capacidad de consumo.

 

La rapidez de la conexión a Internet se mide en Megabits por segundo (Mbps), o lo que comúnmente llamamos megas. En España, con ADSL la velocidad máxima que puede contratarse es de 30 megas, aunque también existen conexiones de 20 y 10 megas.  Sin embargo, el usuario puede recibir una velocidad inferior a la contratada por diferentes motivos, tales como la lejanía de la centralita. A pesar de las velocidades que pueden contratarse, en España la velocidad media del ADSL es de 5 Mb.

 

La fibra óptica ofrece velocidades de conexión a Internet mucho mayores, que pueden llegar incluso hasta los 300 megas, algo que ya ofrecen Movistar y Vodafone, por ejemplo. Sin embargo, aunque en el país se comercializa esta velocidad máxima, son más comunes las contrataciones de 100 Mb o los 50 Mb. A diferencia del ADSL, con fibra óptica la velocidad contratada sí es la que se recibe, independientemente de dónde vivamos.

 

Para saber qué tipo de velocidad de Internet necesitas contratar, debes saber qué tipo de usuario eres, ya que tus necesidades de conexión a Internet van a depender del uso que le des al mismo. Los usuarios de Internet no son iguales, por lo que no todos explotan sus beneficios de la misma manera. Mientras que hay algunos que pasan todo el día conectados a Internet, descargando música, películas o juegos, hay quienes solo lo utilizan en momentos puntuales para revisar su correo, sus redes sociales, hacer consultas o gestiones bancarias. Sin duda, estos dos tipos de usuarios necesitan conexiones distintas.

 

Si eres de estos últimos, que utiliza el Internet para pocas cosas, no necesitas una velocidad excesiva, por lo que una conexión ADSL sería más que suficiente para ti. Si por el contrario, eres uno de esos usuarios 2.0 que utilizan Internet para descargas, para ver vídeos y películas en streaming o en plataformas de televisión a la carta, para juegos en línea o para videoconferencias, y además estás dispuesto a pagar el precio, lo mejor es contratar fibra óptica. 

 

El tiempo de descarga se reduce a la mitad con fibra óptica. Mientras que con ADSL el tiempo medio para bajar una canción es de 80 segundos, con fibra es de 4. En el caso de una película, con resolución estándar, es de 20 minutos con ADSL, mientras que con fibra es de tan solo un minuto. Y si vamos al caso de una en HD, con ADSL el tiempo de descarga sería de 60 minutos, en contraste con los 3 minutos que tardaría con una conexión a Internet mediante fibra óptica.

Conexión a Internet

 ¿Cómo comprobar la cobertura del servicio de Internet?

 La respuesta es que no. Tras determinar la velocidad que necesitamos, es importante investigar un poco sobre el mejor servicio de Internet que se puede contratar. Lo primero que hay que saber es si el servicio que quieres está disponible en la zona donde vives, ya que, en el caso de la fibra, ésta aún no tiene cobertura en todas partes.

 

El servicio de conexión a Internet que ofrecen los operadores por medio de ADSL tiene cobertura en todas las ciudades del país, pero la conexión a través de fibra óptica está un poco limitada todavía. Además del tipo de conexión, el usuario también debe valorar otros aspectos como el tipo de router, ya que este condiciona la transmisión de datos a través de wifi.

 ¿Qué otros factores influyen al elegir el mejor servicio de Internet?

También es importante elegir un operador que ofrezca un buen servicio de atención al cliente. Al contratar un servicio de Internet se desea conseguir el mejor para no tener que sufrir fallos y que la conexión no se vea interrumpida. Sin embargo, esto no es posible todo el tiempo. Por esta razón es vital que la compañía que proporcione el servicio esté completamente comprometida con sus clientes para ofrecerles la atención que se merecen y solucionar los problemas que se le presenten con la mayor brevedad posible.

Otros de los factores que influyen en la elección de un servicio en específico, y quizá uno de los más importantes, es el precio. Existen muchos operadores que ofrecen diversos paquetes de conexión a Internet con más o menos velocidad para ajustarse a cada una de las necesidades de los diferentes usuarios. Debido a esta variedad de ofertas disponibles debes buscar la que mejor se adapte tanto a tus necesidades de conexión como a tu presupuesto. Los usuarios deben estar atentos a los precios de las promociones que escogen porque, tras finalizar el periodo de promoción, el servicio de Internet puede tener otro precio que quizá no sea muy beneficioso.

 ¿Qué implica tener permanencia?

También es importante verificar que en la oferta de Internet que escojamos no exista una cláusula de permanencia y, si la hay, entonces revisar cuáles son las condiciones. Muchos operadores ofrecen descuentos o paquetes con ciertos beneficios a los clientes, pero con condiciones que muchas veces limitan a los usuarios. El problema de la permanencia es que tendrás que estar atado a la compañía varios meses, o hasta por más de un año, para poder cambiarte de operador en el caso de que no te guste el servicio de Internet que te ofrece. Claro que existen otras formas de darte de baja antes del tiempo acordado, pero eso implica pagar una penalización.

 

Sin embargo, debes saber que también existen opciones de Internet sin permanencia y, por lo tanto, sin penalización. Por ello es sumamente importante que a la hora de contratar un servicio, leas muy bien las condiciones de cada promoción para que puedas elegir la que verdaderamente te conviene. Hoy en día, la mayoría de los operadores ofrecen paquetes en los que incluyen los diferentes servicios que ofrecen y destacan ciertas promociones como la no permanencia. En España, en este momento, las compañías que ofrecen Internet sin permanencia son Vodafone-Ono, Jazztel y Movistar, aunque solo en unos paquetes concretos.

Ver más...