Euros

Cómo cambiar tu cuenta bancaria a otro banco

No busques más, tenemos la cuenta ideal para ti

  • La nueva normativa sobre traslado de cuentas, que hoy entra en vigor, te permitirá hacer una portabilidad de tu cuenta bancaria casi igual que la que podrías hacer con tu línea de móvil: gratis y dejando todo en manos de tu antiguo y tu nuevo banco.

La portabilidad de las cuentas bancarias es ya una realidad. Desde hace solo unas horas, la normativa que regula el traslado de cuentas de unas entidades a otras ha empezado a funcionar en España, lo que significa que cambiar de un banco a otro será casi tan sencillo como cambiar de compañía de telefonía móvil o de proveedor de luz y gas.

Hasta ahora, cuando te planteabas cosas como “quiero cambiar de banco mi nómina” o “quiero llevarme mis ahorros a otra entidad” lo único en lo que podías pensar era en la cantidad de trámites que tenías por delante. El proceso de cambiar una cuenta a otro banco corría exclusivamente a cargo del cliente, lo que le obligaba a tener que hacer su mudanza bancaria y a cerrar su cuenta siguiendo todos estos pasos.

  • Revisar lo que decía el contrato para cerciorarse de que no tenía que pagar comisiones por cerrar la cuenta.
  • Comprobar si existía permanencia, un requisito que suele estar ligado a las cuentas que regalan dinero y que podía conllevar el pago de una penalización en caso de abandonar la entidad antes de tiempo.
  • Cambiar todos los pagos y transferencias, lo que implicaba, como mínimo, tener que hablar con todos los proveedores (por ejemplo, con la compañía de luz, gas, telefonía móvil, etc.) para indicarles el nuevo número de cuenta y, además, con tu empresa para que te ingresaran tu nómina en el nuevo banco con el que fueras a trabajar.
  • Sacar todo el dinero y revisar que no hubiera pagos pendientes. .
  • Pedir un certificado de cierre de cuenta al banco para tener constancia, por escrito, del fin de vuestra relación.

Cómo cambiar tu cuenta de un banco a otro con la nueva normativa

Con la nueva normativa sobre traslado de cuentas que hoy entra en vigor, tu antigua y tu nueva entidad serán las que se encarguen de todo, lo que permitirá que la portabilidad de tu cuenta bancaria se realice en un plazo máximo de unos 12 días.

El nuevo procedimiento para cambiar tu cuenta de banco tendrá varias fases, en las que intervendrán las dos entidades involucradas en el traslado. Por tu parte, lo primero que tendrás que hacer será pedir el formulario de solicitud de traslado de cuenta bancaria al que quieres que sea tu nuevo banco. A partir de este momento, será la nueva entidad la que gestione todos los pasos.

¿Qué deberá hacer tu nuevo banco?

Desde que le llegue tu formulario para hacer la portabilidad de tu cuenta bancaria, tu nuevo banco dispondrá de un plazo de dos días hábiles para solicitar a tu antiguo banco:

  • Una lista con las órdenes de transferencia y domiciliaciones que hubiera en tu cuenta.
  • Información sobre las transferencias que recibas habitualmente (correspondiente a los últimos 13 meses).
  • La transferencia del saldo que tuvieras en tu antigua cuenta.
  • El cierre de la cuenta que tuvieras en tu antiguo banco y de todos los productos asociados a ella (por ejemplo, las tarjetas).

Cinco días hábiles después de haber recibido toda la información que pidió a  tu banco anterior, tu nueva entidad deberá:

  • Hacer todos los trámites necesarios para mantener las órdenes de transferencia y domiciliaciones que hubiera en tu antigua cuenta.
  • Facilitar los datos de tu cuenta a quienes solían hacerte transferencias periódicas (por ejemplo, en el caso de tu nómina, darle los datos de tu cuenta a la empresa para la que trabajas).

¿Qué deberá hacer tu antiguo banco?

Desde el momento en que tu nuevo banco le solicite toda la información y el saldo que  tuvieras, tu antigua entidad tendrá cinco días hábiles para:

  • Enviar a tu nuevo banco toda la información que le haya solicitado.
  • Cancelar cualquier orden de transferencia.
  • Transferir el saldo que hubiera en tu antigua cuenta a la nueva.
  • Cerrar tu antigua cuenta (a partir de la fecha que hayas indicado) y siempre que no tengas pagos pendientes asociados a dicha cuenta.

Además, tu antiguo banco no podrá bloquearte tus medios de pago (por ejemplo, las tarjetas) antes de la fecha que hayas indicado en tu solicitud de cambio de cuenta.

Cómo cambiar recibos de un banco a otro

Más allá de la posibilidad de realizar una portabilidad bancaria, es posible que simplemente te plantees cambiar tus facturas de un banco a otro para aprovecharte de aquellos que ofrecen cuentas con devolución de recibos. Y es que, como ya te hemos ido contando en Kelisto, hay promociones con las que podrás conseguir el reintegro de hasta el 5% de tus recibos del hogar, como ocurre con la Cuenta COINC, la plataforma online de Bankinter.

Cuenta COINC

Producto Cuenta COINC de

Cuenta COINC

Interés

0,3 %

Comisiones

No

Valoración Kelisto

  • ¡Devuelve el 4% de las compras en Amazon y el 5% de los recibos!
  • Tarjetas de débito y crédito gratuitas
  • ¡Remuneración por tus ahorros sin condiciones!
  • 5.0% de devolución en tus recibos

Para pasar recibos de una cuenta a otra, tendrás dos opciones:

  • Hablar con tus proveedores y facilitarles el nuevo número de cuenta al que quieres que pasen tus facturas.
  • Hablar con el banco al que quieras llevarte tus recibos para que te indiquen cómo hacerlo a través de ellos: algunos te pedirán que rellenes un formulario en el que indicarás los datos de tus proveedores y firmarás una autorización para el cambio; y otros te efectuarán el cambio con solo enviarles una foto de una factura de cualquiera de los servicios que tuvieras contratados.

¿Puedo cambiar de banco teniendo un préstamo?

Cuando tienes ciertas obligaciones pendientes con tu banco (por ejemplo, acabar de pagar un préstamo o liquidar las compras que hayas hecho con tu tarjeta de crédito), tu entidad podría prohibirte que realices una portabilidad de tu cuenta.

En caso de que te deje hacerlo, eso sí, es importante que revises qué condiciones te pondrá tu banco para poder hacerlo. Dependiendo de la cantidad que tengas pendiente de pago, tu entidad podría decidir encarecer el interés que te cobra, solicitarte más vinculación (es decir, que contrates otros productos o servicios adicionales) o, incluso, algún tipo de aval.

Otros artículos que podrían interesarte:

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

No busques más, tenemos la cuenta ideal para ti