Cambiar la nómina de banco: cuánto se tarda y cuánto cuesta

Consigue las cuentas con más ventajas y menos comisiones
Imagen de banner
Cambiar la nómina de banco es, a priori, un proceso gratuito y que como mucho te llevará 12 días. Descubre qué opciones tienes para llevarte tu sueldo a otra entidad, qué razones te deberían llevar a ello y si existen cuentas nómina mejores que la que tienes en la actualidad.

Cambiar tu nómina de banco es un proceso que, en principio, debería ser gratuito y que no te debería llevar más de 12 días. Ahora bien, tanto su coste como su duración pueden variar en función del método que uses para cambiar de banco tu salario y de si dispones de algún compromiso de permanencia porque, por ejemplo, hubieras recibido uno de los regalos por domiciliar la nómina que ofrecen algunas entidades.

Para que te quede claro cómo puedes llevarte tu sueldo a otra entidad, los plazos y el coste de este cambio e, incluso, las mejores opciones para hacerlo, en Kelisto te ofrecemos todas las claves. No obstante, recuerda que también puedes visitar nuestro comparador de cuentas nómina para cotejar las características de todas las propuestas de mercado, dar con la que más te interese e iniciar su proceso de contratación a golpe de ratón.

¿Cuál es el proceso para cambiar mi nómina de banco?

Para cambiar tu nómina de banco tienes dos opciones: usar la fórmula de toda la vida (es decir, abrir una cuenta bancaria en una entidad , facilitar tu nuevo número de cuenta en tu empresa y cerrar tu cuenta anterior) u optar por una portabilidad de cuentas bancarias. Este procedimiento –que todos los bancos deben ofrecer gratis a sus nuevos clientes desde 2019, tal y como marca la ley- te permitirá despreocuparte de todo: solo tendrás que rellenar un formulario de solicitud de traslado de cuenta bancaria en el que quieras que sea su nuevo banco. A partir de este momento, es la nueva entidad la que gestionará todos los pasos y tendrá un plazo máximo de 12 días para completar el proceso.

 A la hora de elegir entre una y otra, ¿qué opción es mejor para cambiar tu nómina de banco? La popularizada como “portabilidad de cuentas bancarias” es la más sencilla porque evitará que tengas que preocuparte de nada. Esta alternativa resulta más recomendable, sobre todo, si además de tu nómina, quieres llevarte todos los cobros y pagos que tuvieras domiciliados en tu antigua entidad: por ejemplo, los recibos de tu hogar.

Si solo quieres llevarte tu nómina –no tienes que mover tus ahorros, ni recibos ni otros pagos o cobros- y no quieres esperar los 12 días que, como máximo, podría durar el proceso de portabilidad, siempre puedes optar por el método tradicional. Eso sí, si ya no vas a volver a usar tu antigua cuenta, es conveniente que te asegures de cerrarla correctamente.

¿Qué deben hacer mi antigua y mi nueva entidad si decido cambiar mi nómina de banco?

Si decides optar por hacer una portabilidad de tu cuenta para cambiar tu nómina de banco, una vez que tú hayas rellenado el formulario de solicitud de traslado de cuenta bancaria en la que será tu nueva entidad, solo tendrás que sentarte a esperar. Tanto tu antiguo como tu nuevo banco dispondrán de 12 días para organizar todos tus pagos, cobros y domiciliaciones, pasarse toda la información necesaria para que el proceso llegue a buen puerto y cerrar tu antigua cuenta.

¿Qué debe hacer tu nuevo banco para cambiar tu nómina?

Desde que reciba tu formulario para hacer la portabilidad de tu cuenta, tu nueva entidad tendrá un plazo de dos días hábiles para solicitar a tu antiguo banco anterior:

  • Una lista con las órdenes de transferencia y domiciliaciones que hubiera en tu cuenta.
  • Información sobre las transferencias que recibas habitualmente (correspondiente a los últimos 13 meses).
  • La transferencia del saldo que tuvieras en tu antigua cuenta.
  • El cierre de la cuenta que tuvieras en tu antiguo banco y de todos los productos asociados a ella (por ejemplo, las tarjetas).

Cinco días hábiles después de haber recibido toda la información que pidió a tu antiguo banco, tu nueva entidad tendrá que:

  • Hacer todos los trámites necesarios para mantener las órdenes de transferencia y domiciliaciones que hubiera en tu antigua cuenta.
  • Facilitar los datos de tu cuenta a quienes solían hacerte transferencias periódicas (por ejemplo, en el caso de tu nómina, darle los datos de tu cuenta a la empresa para la que trabajas).

¿Qué debe hacer tu antiguo banco para cambiar tu nómina?

Desde que tu nuevo banco le solicite toda la información y el saldo que hubiera en tu cuenta, tu antigua entidad tendrá cinco días hábiles para:

  • Enviar a tu nuevo banco toda la información que le haya solicitado.
  • Cancelar cualquier orden de transferencia.
  • Transferir el saldo que hubiera en tu antigua cuenta a la nueva.
  • Cerrar tu antigua cuenta (a partir de la fecha que hayas indicado) y siempre que no tengas pagos pendientes asociados a dicha cuenta.

Recuerda que tu antiguo banco no podrá bloquear tus      medios de pago (por ejemplo, las tarjetas) antes de la fecha que hayas indicado en tu solicitud de cambio de cuenta.

En resumen: diferencias entre las dos opciones que hay para cambiar una nómina de banco

FÓRMULA “TRADICIONAL”TRASLADO O “PORTABILIDAD” DE CUENTAS BANCARIAS (disponible desde 2019)
Revisar lo que decía el contrato para cerciorarse de que no tenía que pagar comisiones por cerrar la cuentaRellenar el formulario de tu nuevo banco para trasladar cuenta.
Comprobar si existía permanencia, un requisito que suele estar ligado, por ejemplo, a las cuentas que regalan dinero y que podía conllevar el pago de una penalización en caso de abandonar la entidad antes de tiempo.Esperar a que tu nuevo banco pida a tu antigua entidad (en un máximo de 2 días hábiles):
• Una lista con las órdenes de transferencia y domiciliaciones que hubiera en tu cuenta.
• Información sobre las transferencias que recibas habitualmente (correspondiente a los últimos 13 meses).
• La transferencia del saldo que tuvieras en tu antigua cuenta.
• El cierre de la cuenta que tuvieras en tu antiguo banco y de todos los productos asociados a ella (por ejemplo, las tarjetas).
Cambiar todos los pagos y transferencias, lo que implicaba, como mínimo, tener que hablar con todos los proveedores (por ejemplo, con la compañía de luz, gas, telefonía móvil, etc.) para indicarles el nuevo número de cuenta y, además, con tu empresa para que te ingresaran tu nómina en el nuevo banco con el que fueras a trabajar.Esperar a que tu nuevo banco (en un plazo de cinco días hábiles tras recibir la información de tu antigua entidad):
• Haga todos los trámites necesarios para mantener las órdenes de transferencia y domiciliaciones que hubiera en tu antigua cuenta.
• Facilite los datos de tu cuenta a quienes solían hacerte transferencias periódicas (por ejemplo, en el caso de tu nómina, darle los datos de tu cuenta a la empresa para la que trabajas).
Sacar todo el dinero y revisar que no hubiera pagos pendientes. 
Pedir un certificado de cierre de cuenta al banco para tener constancia, por escrito, del fin de vuestra relación 

Fuente: elaboración propia con datos de la Orden ECE/228/2019, de 28 de febrero, sobre cuentas de pago básicas, procedimiento de traslado de cuentas de pago y requisitos de los sitios web de comparación.

Como verás en la tabla anterior, cambiar de banco la nómina se ha convertido en un proceso muy sencillo. Desde la entrada en vigor de la Orden sobre cuentas de pago básicas, procedimiento de traslado de cuentas de pago y requisitos de los sitios web de comparación, prácticamente solo tendrás que sentarse y esperar, ya que tu antiguo y tu nuevo banco se encargarán de todo el proceso.

¿Qué razones deberían hacer que me plantee cambiar la nómina de banco?

Como es lógico, puede haber miles de razones que te hagan plantearte cambiar tu nómina de banco, pero hay dos que -sí o sí- tendrían que llevarte a dar el paso: que puedas mejorar tus condiciones al marcharte a una nueva entidad o que vayas a pedir una hipoteca y tu banco te haga una rebaja muy jugosa en el interés que te va a aplicar si ingresas cada mes tu salario.

En lo que respecta a la posibilidad de mejorar tus condiciones, los aspectos que puedes intentar cambiar (para bien) al llevarte tu nómina a otro banco son:

  • Las comisiones: una buena cuenta nómina debería librarte, como mínimo, de pagar las comisiones de mantenimiento y administración, además de ofrecerte transferencias gratis. Si tu banco no lo hace, deberías plantearte marcharte.
  • Las tarjetas gratis: como mínimo, un banco  debería darte una tarjeta de débito gratis para siempre a cambio de que ingreses tu salario cada mes. Si hace lo mismo con la de crédito, mejor que mejor.
  • Los regalos: como verás en nuestro análisis sobre los mejores regalos por domiciliar la nómina, a día de hoy puedes conseguir hasta 300 euros como obsequio por ingresar tu salario cada mes, como ocurre con la Cuenta Clara de ABANCA. Si crees que tu entidad actual no te compensa lo suficiente por tener tu nómina, conseguir uno de estos regalos puede ser un buen aliciente para cambiarte.
Imagen de banco Abanca
Cuenta Clara de ABANCA
  • Tener muchos cajeros cercanos sin comisiones a tu disposición: si todavía usas mucho el dinero en efectivo, debes saber que existen bancos que te permiten sacar gratis en todos los dispensadores del país. Contar con esta gran ventaja también podría ser un aliciente para cambiar tu nómina de banco.
  • Otras cuestiones como el número de sucursales o la cercanía de estas a tu domicilio, que tengan una banca online fácil de usar y funcional o que ofrezcan la devolución de un porcentaje de los recibos domiciliados también son cuestiones que te pueden hacer plantearte cambiar tu nómina de banco.

Por otro lado, contratar una hipoteca en un banco que te rebaja el interés a cambio de que domicilies tu salario es otro motivo de peso para cambiar tu nómina de banco. Aunque existen hipotecas sin vinculación–o con muy poca-, la mayoría suelen pedir que el cliente cumpla con varios requisitos para concederle su mejor oferta. Ahora bien, tal y como ya estableció la nueva ley hipotecaria en 2019, esto nunca será obligatorio, aunque sí puede ser imprescindible si quieres conseguir la propuesta más competitiva de una entidad.

Según datos de Kelisto a cierre de este artículo, el 90% de las hipotecas variables requieren que se domicilie la nómina para acceder al interés más bajo posible, un porcentaje que sube hasta el 92% en el caso de las hipotecas fijas.

¿Cuál es la mejor oferta para cambiar la nómina de banco?

La mejor oferta para cambiar tu nómina de banco es, a día de hoy, la Cuenta Clara de ABANCA, ya que te libra de las principales comisiones y, además, te ofrece un regalo en efectivo de hasta 300 euros por domiciliar tu salario cada mes. Como es lógico, su propuesta lidera nuestro ranking mensual de mejores cuentas nómina, un top 10 basado en criterios objetivos, que te mantiene al día de las propuestas más jugosas que puedes encontrar en el panorama bancario.

Imagen de banco Abanca
Cuenta Clara de ABANCA

¿En algún caso me pueden cobrar por cambiar mi nómina de banco?

Aunque algunos contratos pueden incluir un cargo por cerrar tu cuenta para cambiar tu nómina de banco, este tipo de comisiones no suelen ser frecuentes. La razón más habitual por la que tu entidad podría cobrarte por llevarte tu salario es que tuvieras un período de permanencia, algo que suele ser frecuente cuando recibes un regalo de bienvenida por ingresar tu sueldo.

En caso de que tuvieras que pagar esta penalización, lo normal es que esta se calcule a partir del valor monetario del regalo. Tomando esa cifra como referencia, los bancos calculan el cargo que te aplicarán en base a los días que queden para que finalice tu compromiso: por tanto, cuantos menos días queden, menos te tocará pagar.


Sobre ABANCA

Nacida en 2014, ABANCA forma parte del top 10 de entidades españolas por volumen de activos y cuenta con más de 4.600 empleados que prestan servicio cada día a más de 2 millones de clientes. Con más de 600 oficinas repartidas por España y otros nueve países de Europa y América, ABANCA basa su estrategia en lo que la entidad denomina “Sentir común”, una forma de hacer banca apoyada en los valores de responsabilidad, confiabilidad, calidad e innovación. 

ABANCA comercializa productos para particulares y empresas, y en su catálogo comercial figuran cuentas y tarjetas, préstamos personales e hipotecas, seguros, planes de pensiones y productos de inversión. La práctica totalidad de sus ofertas se puede contratar por Internet y, además, la entidad dispone de su propia app de banca móvil -que se complementa con otras apps propias como ABANCA Pay- y de servicios online exclusivos como APPlázame -para aplazar pagos y compras en un solo clic- y ABANCA Cash -para retirar dinero en cajeros solo con un teléfono móvil. 

Consigue las cuentas con más ventajas y menos comisiones
Imagen de banner

Noticias relacionadas

Descubre más noticias de
Finanzas
Te contamos la última hora
Consejos y Análisis

Comentarios