Preguntas y respuestas para manejar en pareja tus finanzas personales

Shutterstock 71230273

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas

Con motivo del día de San Valentín, en Kelisto hemos analizado cuatro cuestiones que debes tener en cuenta para manejar correctamente los aspectos de tu vida financiera que están vinculados a tu vida sentimental.

Por mucho que los Beatles dijeran eso de que “All you need is love”, lo cierto es que hay muchas cuestiones de dinero y pareja en la que el amor no es lo único necesario para resolver los problemas. La hipoteca, los ahorros, los impuestos… Existen muchos momentos en los que la vida amorosa de un consumidor se topa con sus finanzas personales. Para resolver algunas de las dudas más frecuentes que pueden surgir en estas circunstancias, en Kelisto hemos elaborado una lista de preguntas y respuestas que te ayudarán en tu día a día.

1) ¿Es importante elegir entre separación de bienes o bienes gananciales?

Sí, elegir el régimen económico matrimonial es algo fundamental, sobre todo si uno de los dos miembros de la pareja tiene una empresa o un patrimonio importante. En el régimen de bienes gananciales, los cónyuges se reparten las ganancias, los beneficios y las deudas que contraiga cualquiera de los dos. Por tanto, si la empresa de uno de ellos, por ejemplo, debiera un dinero a un tercero, los dos miembros de la pareja tendrán que responder con su patrimonio. Por el contrario, en el régimen de separación de bienes, cada uno de los cónyuges tiene su patrimonio, con total independencia del otro.

Eso sí, incluso eligiendo el régimen de bienes gananciales, hay cosas que siempre seguirán siendo de uno de los dos miembros del matrimonio, tanto si las ha ganado antes de casarse como si lo ha hecho después. Es lo que se conoce como “bienes privativos”, un término que engloba a herencias, donaciones o, por  ejemplo, aquellas cosas que uno de los cónyuges comprara antes de casarse.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que si una pareja no dice lo contrario, al casarse siempre se aplicará el régimen de bienes gananciales, salvo en comunidades como Cataluña, Baleares y Valencia (donde se aplica la separación de bienes por defecto), o en Navarra, Aragón y País Vasco, que tienen regímenes propios con ciertas particularidades. Ahora bien, siempre que haya acuerdo entre las partes, el régimen económico matrimonial se puede modificar mediante las denominadas “capitulaciones matrimoniales”, que deben firmarse antes notario e inscribirse en el Registro Civil. ¿El coste de hacerlo? Unos 60 euros, aproximadamente.

2) ¿Cómo puedo saber si merece más la pena hacer la declaración de la Renta juntos o por separado?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que el Impuesto de las Rentas sobre las Personas Físicas (IRPF) grava las ganancias individuales de cada contribuyente. Ahora bien, si una persona está casada o tiene hijos, podrá optar por hacer la declaración conjunta, que en algunos casos puede ser más beneficiosa… Aunque en otros, todo lo contrario.

Debido al sistema de reducciones que aplica Hacienda de forma individual o por unidad familiar, lo más frecuente es que, cuando los dos miembros del matrimonio trabajan, interese más la declaración individual. En cambio, si uno de ellos está en el paro o cobra un salario muy bajo, sería más conveniente hacerla de forma conjunta.

Además, si el matrimonio está pagando una hipoteca (de una casa adquirida antes de 2013) también sería más interesante hacer la declaración individual. De esta forma, ambos podrían beneficiarse de la deducción por inversión en vivienda habitual.

De cualquier forma, lo más conveniente es que cada pareja analice sus circunstancias particulares para decidir con qué fórmula podría ahorrar más dinero en impuestos. Para ello, es interesante utilizar el programa Padre, una aplicación informática que cada año –con el inicio de la campaña de la Renta- la Agencia Tributaria pone a disposición de todos los contribuyentes. 

3) ¿Me interesa poner a mi pareja como cotitular de mi cuenta de ahorro?

El dinero que un consumidor tenga en su cuenta bancaria está protegido por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), un organismo del que forman parte las entidades financieras y que permite respaldar los ahorros de cualquier cliente en caso de que un banco quiebre.

La normativa establece que el FGD debe garantizar los depósitos del consumidor, hasta un máximo de 100.000 euros por entidad y titular. ¿Qué significa eso? Pues que si tienes una cuenta nómina con 3.000 euros en tu banco y, además, un depósito, con 110.000 euros, si tu entidad quebrara, el FGD solo te garantiza que recuperarías 100.000 euros. Los 13.000 euros restantes se recuperarían, o no, dependiendo de cómo se gestione la quiebra de la entidad y de los pagos que ésta pueda afrontar.

Ahora bien, en caso de que el consumidor (y su esposa o marido) figuraran como titulares de la cuenta y el depósito, el desenlace sería bastante distinto. En este caso, el FGD garantizaría 100.000 euros por cada uno de ellos, es decir, 200.000 euros. Por tanto, no habría problema en poder recuperar los 113.000 euros que, en total, tendrían en su entidad.

4) Hipoteca ¿es mejor que la pida solo o con mi pareja?

Cuando se analizan diferentes ofertas hipotecarias, tan importante es fijarse en los intereses que aplicará en banco (el llamado “diferencial”) como los requisitos y exigencias que impone la entidad para poder acceder a ellas. Además de contratar varios productos extra (como seguros o planes de pensiones), muchas entidades piden a sus futuros clientes unos ingresos mínimos que pueden llegar a ser inalcanzables para muchos ciudadanos, tal y como denunciamos en Kelisto.

En este sentido, pedir la hipoteca solo o en pareja también será un factor a tener en cuenta. Por ejemplo, hay hipotecas con las que tendrás que hay que disponer de unos ingresos mínimos, independientemente del número de titulares que vaya a tener el préstamo. Es lo que ocurre, por ejemplo con la Hipoteca Sin Más, de Bankinter, que exige unos ingresos mínimos de 24.000 euros.

En cambio, con otras, los ingresos mínimos que exigirá el banco varían en función del número de titulares. Por ejemplo, el Préstamo Hipotecario Variable de Bankoa requiere unos ingresos mínimos de 24.000 euros al año cuando el titular es una única persona mayor de 35 años. En cambio, si la hipoteca es firmada por dos personas, esos ingresos que habrá que acreditar suben hasta 36.000 euros. 

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros cambiando tu cuenta corriente con Kelisto
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas