Una libreta está abierta al lado de un bolígrafo y una calculadora

Declaración de la Renta 2019: cuál es la retención del IRPF para los intereses bancarios

Consigue las cuentas con más ventajas y menos comisiones

  • Cuando contratas una cuenta remunerada o un depósito debes tener en cuenta la retención del IRPF para los intereses bancarios a la hora de calcular el beneficio final que vas a conseguir.

El comienzo de la campaña de la Declaración de la Renta 2019 es un buen momento para comprobar que cumples con todos tus deberes con Hacienda. Aunque probablemente sepas bien la cuantía de los impuestos que pagas por cuestiones como tu salario tu salario, quizá no tengas tan claros otros aspectos, como, por ejemplo, cuál es la retención del IRPF para los intereses bancarios: es decir, lo que tendrás que pagar al Fisco por la rentabilidad que recibes de productos como las cuentas remuneradas o los depósitos.

Si eres el titular de una cuenta de ahorro y estás interesado en saber más sobre su tributación, en Kelisto te contamos todo lo que debes saber sobre aspectos como las bases imponibles y las rentenciones que afectan al pago de tus intereses. Recuerda que tienes a tu disposición nuestro comparador de cuentas remuneradas, donde podrás encontrar todas las ofertas del mercado y contratar la que más te interese con un solo clic. Si prefieres que hagamos el trabajo por ti, puedes leer nuestros artículos sobre las mejores cuentas remuneradas y las mejores cuentas remuneradas sin nómina, que actualizamos cada mes para que siempre tengas acceso a los productos de ahorro más interesantes.

¿Cuánto hay que pagar a Hacienda por los intereses de las cuentas remuneradas?

Los intereses que recibes por una cuenta remunerada o un depósito a plazo son, a ojos de Hacienda, rendimientos del capital mobiliario y se incluyen dentro de lo que se denomina “base imponible del ahorro”, en la que también se incluyen otros ingresos, como las ganancias patrimoniales que obtendrías, por ejemplo, con una donación.

La retención del IRPF para los intereses bancarios se calcula aplicando un porcentaje a la cantidad que te pague el banco:

  • Si recibes menos de 6.000 euros, habrá que pagar un 19%.
  • Si la cantidad oscila entre 6.000 y 50.000 euros, un 21%.
  • Si supera los 50.000 euros, habrá que abonar un 23%.

Para que entiendas mejor la carga impositiva, te mostramos un ejemplo. Pongamos que en enero de 2019 abriste una Cuenta Nómina de Bankinter y mantuviste durante todo el año un saldo de 5.000 euros -que es la cantidad máxima sobre la que la entidad ofrece remuneración-. Al tener esta oferta un interés del 5%, y abonar sus intereses semestralmente, deberías haber recibido 125 euros al terminar junio y otros 125 euros al finalizar diciembre. Sin embargo, Bankinter debió abonarte algo menos: 101,25 euros en cada uno de los plazos. ¿La razón? Te retuvo los impuestos que debías pagar al Fisco por sacar partido a tus ahorros. Como te hemos contado, los impuestos sobre los intereses de las cuentas de ahorro son del 19% por cantidades inferiores a 6.000 euros. En el caso de la oferta de Bankinter, por cada pago de 125 euros que realiza el banco habría que pagar 23,75 euros. De ahí que la cantidad limpia que se recibe por parte de la entidad sea de 101,25 euros al semestre.

Cuenta Nómina

Producto Cuenta Nómina de

Cuenta Nómina

Interés

5,0 %

Comisiones

No

Valoración Kelisto

  • Contarás con un gestor personal gratuito

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la retención del IRPF para los intereses bancarios se aplica por tramos, no por la cantidad total que recibes. Por ejemplo, si consiguieras unos intereses de 55.000 euros por dejar tu dinero en una cuenta remunerada o en un depósito, tendrías que pagar a Hacienda:

  • 1.140 euros por los primeros 6.000 euros (un 19%).
  • 9.240 euros por los siguientes 44.000 euros (un 21%).
  • 1.150 euros por los 5.000 euros restantes (un 23%).

¿En qué momento se realiza la retención del IRPF para los intereses bancarios?

Los impuestos sobre las cuentas remuneradas y los depósitos a plazo fijo se pagan en el momento en el que la entidad te abona los intereses de las cuentas, y es el propio banco el que se encarga de realizar la retención.

Además, el porcentaje que Hacienda te reclamará por la retención del IRPF para los intereses bancarios depende del momento en el que se cobren los intereses, no del momento en el que se contrató el producto. Para que lo entiendas mejor nos remontaremos al momento en el que se realizó la última rebaja de impuestos sobre los rendimientos del ahorro: 2016. Imagina que en junio del año anterior (2015) contrataste la Cuenta Nómina de Bankinter, que paga sus intereses semestralmente. El primer pago lo habrías recibido en diciembre de ese mismo año y, por tanto, te hubieras tributado al tipo aplicado en aquel entonces sobre los rendimientos del ahorro: un 19,5%. Sin embargo, el siguiente tramo de la cuenta (enero-junio de 2016) ya tributaría por el nuevo tipo, que se había rebajado al 19%, que es el mismo que se aplica en la actualidad.

Otros artículos que también te pueden interesar:

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

Consigue las cuentas con más ventajas y menos comisiones