Diferencia entre robo y hurto: ¿qué cubre el seguro de hogar?

El robo es una cobertura habitual en el seguro de hogar, pero no ocurre lo mismo con el hurto. Para que no te lleves sorpresas, te contamos la diferencia entre estos dos siniestros y qué suele cubrir la póliza.

Aunque al hablar solemos usarlos como sinónimos, el robo y el hurto no significan lo mismo cuando nos referimos al seguro de hogar. De hecho, el primero siempre está incluido en este tipo de pólizas, mientras que el segundo no es tan común. Además, confundir ambos conceptos, más allá de una mera cuestión técnica, puede salirte caro: un robo cuesta, de media, 1.333 euros, según la patronal UNESPA, por lo que no tener la cobertura para este siniestro –o para el hurto- no es una cuestión menor.

En Kelisto te contamos cuáles son las principales diferencias entre el robo y el hurto y qué es lo que cubren los seguros de hogar. Además, con el comparador de seguros de hogar de Kelisto podrás conocer cuáles son los seguros de hogar más baratos con la cobertura de robo, tanto en el continente (el edificio en sí) como en el contenido (tus pertenencias).

¿Cuál es la diferencia entre robo y hurto?

La diferencia entre el robo y el hurto es que el robo, según lo definen las compañías de seguros de hogar, es la apropiación indebida mediante actos que implican fuerza o violencia en las cosas. Por su parte, un hurto se produce cuando hay apropiación indebida mediante actos que no implican fuerza o violencia en las cosas ni en las personas.

Es decir que, por ejemplo, si un ladrón entra con violencia en un domicilio se considera robo, pero si lo hace a través de una ventana o puerta que hemos dejado abierta, será un hurto. Si el seguro de hogar contratado solo cubre el robo, te indemnizará si se da el primer caso, pero no en el segundo. Para esto, tendrás que contar con la cobertura específica de hurto en el hogar. A continuación te mostramos los seguros más económicos que incluyen las coberturas de robo o hurto más completas:

Seguros de hogar más baratos con cobertura de robo (modalidad media)

Imagen de proveedor Verti
MEDIO PRECIO ANUAL 123,30€
Imagen de proveedor Pelayo
MEDIO PRECIO ANUAL 143,90€
Imagen de proveedor Ocaso
MEDIO PRECIO ANUAL 171,10€
Imagen de proveedor Axa
MEDIO PRECIO ANUAL 189,30€

Fuente: comparador de Kelisto.es a fecha de 29/04/2022. Seguros para una vivienda localizada en Madrid, construida en 2006 y rehabilitada en 2012. Seguros de hogar de la modalidad media, ordenados según su precio.

¿Qué cubren los seguros de hogar en cuanto al robo y al hurto?

Los seguros de hogar suelen cubrir el robo, tanto en la modalidad básica como en las modalidades más completas. En la básica, por norma general solo se cubrirán los daños por robo que sufra el continente, es decir, tu vivienda en sí. Por ejemplo, si un ladrón para entrar en tu casa rompe la ventana, el seguro te cubrirá la reparación. Pero, en este caso, no te cubrirá el valor de lo que te hayan robado, porque eso se incluye en las modalidades que cubren también el contenido (las más completas).

Otra de las cosas que incluyen las coberturas de robo es el atraco fuera del hogar. Es decir, que si sufres un robo en la vía pública, el seguro de casa también te puede cubrir el valor de lo que te sustraigan. Eso sí, comprueba en las coberturas de tu póliza si esta garantía está incluida en tu seguro.

Por otro lado, el hurto es una cobertura que genera más dudas, pues, cuando se incluye, solo está cubierto dentro de la vivienda asegurada y descrita en las condiciones particulares de la póliza. Además, lo que suele cubrir es un porcentaje del capital que hayas declarado en el contenido, que generalmente no superará el 10%.

¿Qué no cubren los seguros de hogar con respecto al robo y al hurto?

Los seguros de hogar no suelen cubrir los robos en domicilios cuando hay una dejación de responsabilidades por parte del asegurado (dejar la puerta de la casa abierta, por ejemplo) o cuando las medidas de seguridad declaradas en la póliza (gracias a las cuales, se logran descuentos en la prima) no se ajustan a la realidad o no se han seguido. En lo que respecta al hurto, su cobertura no suele incluir, por lo general, el hurto fuera de la vivienda ni el hurto de joyas, objetos de valor especial y dinero en efectivo dentro de casa.

¿Qué tener en cuenta para evitar sorpresas en tu seguro?

Tanto para saber discernir la diferencia entre robo y hurto como para saber cómo actuar después de uno de estos siniestros, en Kelisto te damos una serie de recomendaciones generales que debes considerar para evitar problemas en el futuro con tu seguro de hogar. Algunas de las más importantes son leer bien el contrato de la póliza, no caer en el infraseguro o sobreseguro y no mentir en las medidas de seguridad que tienes en tu vivienda.

  • Leer con atención las cláusulas y las limitaciones de las pólizas. Como en todos los contratos, es conveniente prestar atención a la letra pequeña y aclarar bien cualquier duda antes de firmar la póliza. Esto es también importante si se trata de un seguro para tu segunda vivienda, que puede ser más limitados sin que seas consciente de ello. De esta manera no solo sabrás en qué situaciones no contarás con el apoyo de tu aseguradora, sino que descubrirás coberturas que puedes desconocer y que incluye tu póliza.
  • Asegurar el valor total del inmueble, tanto el continente como el contenido: declarar un valor menor buscando una rebaja en el precio del seguro de hogar puede conllevar el riesgo de que, en caso de robo o hurto, la indemnización no se corresponda con la realidad. Por ello, es necesario evitar caer en el infraseguro o, por el contrario, en el sobreseguro (asegurar por una cantidad mayor tus pertenencias, lo que provocará que pagues una prima más alta).
  • Asegurar los objetos de valor especial: como, por ejemplo, el mobiliario exclusivo, joyas o el dinero en efectivo. De no estar detallado y certificado su valor, es probable que la aseguradora no cubra su pérdida. En términos generales, quedan cubiertos por defecto y sin necesidad de incluir una sobreprima, hasta un valor de 3.000 euros.  Un buen consejo es hacer fotografías de los bienes de mayor valor, ya que serán muy útiles para reclamar su importe tras los robos en domicilios.
  • Describir con veracidad las medidas de seguridad. Exagerar sobre las medidas de seguridad con las que cuenta tu casa puede hacer que baje la prima pero, en caso de robo, la compañía podrá anular la indemnización.

Recuerda que, al elegir una póliza de hogar, no debes basar tu decisión solo en el precio, ya que las coberturas que incluya el seguro y sus límites y exclusiones son fundamentales para proteger tus bienes en caso de que sufras un siniestro como el robo o el hurto. 

Pautas para evitar los robos o hurtos en casa

Además de contar con un buen seguro de robo para tu domicilio, hay varias medidas para prevenir que entren a robar en tu hogar. Si quieres evitar un susto desagradable, te ofrecemos algunos consejos para disuadir a posibles ladrones cuando estés fuera de casa, como no bajar las persianas del todo y guardar bien los objetos más valiosos.

  • Si estás suscrito a un diario, pide que no te envíen los ejemplares a casa mientras estés de vacaciones, sobre todo si vas a estar fuera muchos días. La acumulación del correo en los buzones es una señal muy clara de que la vivienda está vacía. Puedes pedir a un vecino o a alguien de confianza que recoja tu correo cada dos días.
  • Si tienes objetos de valor en la vivienda, guárdalos en sitios poco habituales: una caja de zapatos en la despensa, en bolsas en el armario del cuarto de baño, etc. Puedes adquirir también una caja fuerte o una caja de seguridad, pero recuerda que, seguramente, será el primer lugar en el que busquen los amigos de lo ajeno.
  • No bajes las persianas del todo. Mantenlas tal y como las tendrías si estuvieras en casa. Eso sí, asegúrate de cerrar bien las ventanas y dejar las cortinas echadas. Así nadie podrá ver si la casa está vacía y evitar los robos en domicilios.
  • Si tienes contestador automático, no cambies tu mensaje ni indiques en él que te vas fuera. Puedes desviar el teléfono fijo a tu móvil para atender las llamadas.
  • Deja ropa tendida. Puede servir para que descarten tu vivienda como objetivo para un intento de robo.
  • Instala algún elemento de seguridad. Aunque requiere una inversión, es una forma de garantizar la protección de tu vivienda mientras estás fuera. Puedes contratar, por ejemplo, un sistema de alarma cuyo precio suele variar en función del tipo de vivienda o de su ubicación. Saldrás de viaje más tranquilo e, incluso, algunas te permitirán controlar lo que pasa en tu vivienda desde tu smartphone.
  • Apunta la referencia, marca y tipo de todos los electrodomésticos y aparatos que puedan ser robados. En caso de que entren en casa, es necesario también tener a mano las facturas para poder reclamar al seguro. Hacer un inventario de este tipo de bienes aligerará la búsqueda y captura del ladrón y de los objetos robados.
  • Sé discreto en las redes sociales. No dejes mensajes públicos indicando cuántos días te vas de vacaciones ni dónde. Si quieres subir fotos de tu destino de vacaciones, hazlo a la vuelta. Actualmente es posible saber si un domicilio está vacío por la actividad de sus ocupantes en Internet: sé precavido y no des pistas a los ladrones.

Noticias relacionadas

Descubre más noticias de
Seguros
Te contamos la última hora
Consejos y Análisis

Comentarios