Seguro de impago de alquiler: ¿cómo funciona?

Alquilar una casa no siempre garantiza unos ingresos extra, puesto que la crisis ha disparado la morosidad, también en el alquiler. Por ello, en Kelisto te ayudamos a minimizar los riesgos y protegerte de este tipo de impagos.

Si estás pensando en alquilar una vivienda de tu propiedad, pero te preocupa el riesgo de un posible impago, debes saber que existen maneras de protegerte y evitar que te salga caro. No solo tendrás que contratar un seguro de hogar para proteger tu piso, sino que también puedes hacerte con un seguro de impago de alquiler, con coberturas adaptadas para las necesidades de propietario e inquilino. Ahora, con la nueva crisis del coronavirus impactando en la economía de muchas familias, los propietarios vuelven a poner la vista en este tipo de pólizas como garantía ante los posibles retrasos en el pago de sus inquilinos

¿Qué es un seguro de impago de alquiler?

El seguro de pago del alquiler es una de las incorporaciones más recientes a las carteras de las aseguradoras. Con la crisis económica que comenzó en 2008, se disparó el número de impagos y, como consecuencia, la demanda de estos productos se incrementó.

Estas pólizas de impago del alquiler se ocupan fundamentalmente de tres cosas: recuperar los recibos impagadosofrecer protección jurídica al propietario y hacerse cargo de los daños ocasionados en la vivienda por parte del inquilino.

¿Qué cubre un seguro de impago?

Las coberturas básicas de los seguros para impagos de alquiler son las siguientes:

  • Reclamación de rentas impagadas.
  • Cobro de las mensualidades atrasadas (seis, ocho, 12 o 18 meses), siempre que exista sentencia firme.
  • Coste de los daños en caso de actos vandálicos realizados por los inquilinos, normalmente con un tope máximo que suele ser de 3.000 euros.
  • Cobertura legal en caso de tener que acudir a los tribunales.

Existen también otras coberturas adicionales que se pueden contratar de forma opcional, como por ejemplo:

  • Asistencia en caso de averías.
  • Reclamaciones a otras compañías de seguros.
  • Reclamación de daños y perjuicios.

¿Qué requisitos exige el seguro de impago de alquiler?

Antes de decidirte por contratar una póliza de impago de alquiler, revisa las coberturas de tu seguro de hogar, ya que algunas compañías incluyen esta prestación en sus productos. Sin embargo, la cláusula de impago de los seguros de hogar es mucho más básica que la de un seguro de impago propiamente dicho. Por lo tanto, si quieres estar totalmente protegido ante un posible impago de la renta de tu vivienda arrendada, contar esta póliza es muy útil.

Para poder contratar un seguro de impago de alquiler, la aseguradora realizará antes un estudio de la solvencia económica del posible inquilino. Para ello, la compañía puede solicitar al arrendatario una copia de su contrato de trabajo, de su DNI y de las tres últimas nóminas. A cambio, el inquilino se evitará tener que pagar una fianza o pedir un aval bancario, que implica un gasto en comisiones bastante elevado.

Otros requisitos que deben cumplirse para poder contratar este tipo de seguros son:

  • El posible inquilino no puede estar incluido en ningún registro de morosidad.
  • La renta anual que se le pida al arrendatario no puede ser superior al 45% de sus ingresos netos.
  • Que el contrato de alquiler tenga una duración, como mínimo, de un año. Esto quiere decir que no se pueden contratar para alquileres de temporada, locales de negocio, subarrendamientos, alquileres rústicos y de viviendas que no tengan condiciones de habitabilidad.

¿Cuál es el precio de un seguro de impago?

El precio de un seguro de impago de alquiler se fija en función del coste del propio alquiler, siendo aproximadamente entre el 3,5% el 4,5% de la renta anual. Para una vivienda situada en Madrid, con un alquiler mensual de 600 euros, los precios medios son los siguientes:

 COMPAÑÍA6 MESES DE IMPAGO12 MESES DE IMPAGO18 MESES DE IMPAGO
ARAG202,60 €269,56 €306,28 €
DAS230,58 €301,14 € No disponible
MUTUA DE PROPIETARIOS202,60 €283,96 € No disponible
Allianz Assistance203,40 €282,96 €No disponible

Fuente: Correduría de seguros Arrenta, especialista en seguros de impago de alquiler. Fecha de tarificación: 30/03/2020

De estas aseguradoras, DAS y Allianz Assistance son las únicas que ofrecen también la cobertura del contenido, con un límite asegurado de 1.200 euros en el caso de DAS y de 3.000 euros en el caso de Allianz. En cuanto al continente, DAS es la compañía que incluye el capital máximo asegurado más cuantioso: 5.000 euros frente a los 3.000 que ofrece el resto.

Otras fórmulas para protegerse de un posible impago

Además del seguro de impago de alquiler de la vivienda, existen otras fórmulas para cubrir un posible impago, que pueden ser un complemento del seguro en caso de que busques una protección extra.

  • Pedir una fianza o un aval

Actualmente, la fianza o el aval (o ambas) son las fórmulas más comunes de asegurar el pago en caso de que el inquilino no abone algún mes de alquiler. Según lo establecido por ley, se suele solicitar un mes de fianza, aunque en casos de locales de comercio, la fianza será de dos meses. Ahora bien, es posible que el arrendador pida más de un mes de fianza, pero estas garantías adicionales estarán limitadas por la normativa vigente en el momento de firmar el contrato de alquiler. Para alquileres que se firmen desde junio 2013 a marzo de 2019, los arrendadores pueden establecer las garantías adicionales que estimen oportunas y pactarlas con los posibles inquilinos. A partir de marzo de 2019, los arrendadores podrán pedir, como máximo tres mensualidades como garantía adicional, contando con el mes de fianza.

Cuando el inquilino deja la vivienda, el propietario está obligado a devolver la cantidad depositada, pero puede descontar el coste de los desperfectos que se hayan producido en el inmueble, siempre y cuando estos los haya causado el inquilino. También puede usar la fianza para abonar recibos pendientes de luz, gas o agua.

Por otro lado, si se solicita un aval bancario, será la entidad bancaria del inquilino la que se comprometa a avalar la deuda en caso de que la hubiera. Normalmente, el casero suele pedir el equivalente a cuatro o cinco mensualidades de alquiler.

  • Acudir al ayuntamiento o tu comunidad autónoma

Algunas comunidades autónomas o ayuntamientos ponen a disposición de los usuarios fórmulas para facilitar el arrendamiento y garantizar el pago. Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid funciona desde 2008 el Plan Alquila, que, entre otras cosas, ofrece un seguro de impago del alquiler durante un año. 

  • Incluye cláusulas de arbitraje en el contrato

Incluir cláusulas de arbitraje en un contrato de alquiler implica que tanto el casero como el inquilino renuncian a acudir a los tribunales en caso de conflicto y se someten en cambio al arbitraje del organismo correspondiente. En general, los procedimientos de arbitraje duran hasta seis meses menos que un contencioso en los tribunales.

Noticias relacionadas

Descubre más noticias de
Seguros
Te contamos la última hora
Consejos y Análisis

Comentarios