prestamos entre particulares

Préstamos entre particulares: ¿qué son y cómo funcionan?

¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata
  • Si eliges contratar préstamos entre particulares en lugar de acudir a entidades bancarias tradicionales en busca de financiación, es recomendable que estés informado de las particularidades de este producto. Por eso, en Kelisto te ofrecemos las claves para encontrar la oferta más barata y te contamos cómo solicitarlos.

La banca tradicional no es la única alternativa a la que acudir cuando se trata de solicitar financiación. Durante los últimos años, las entidades bancarias han cerrado el grifo del crédito, una situación que ha propiciado la aparición de múltiples entidades de crédito privadas que ofrecen préstamos rápidos a través de Internet, pero también de otras opciones como son los préstamos entre particulares. ¿Qué diferencias  hay entre acudir a este tipo de financiación o solicitar capital a la banca? ¿Qué requisitos se exigen para beneficiarse de estas ofertas y qué limitaciones tienen? Desde Kelisto respondemos a todas tus dudas sobre los préstamos entre particulares.

¿Qué son los préstamos entre particulares?

Al hablar de préstamos entre particulares nos referimos a un tipo de financiación que se produce entre particulares sin que medie una entidad bancaria. Existen varios tipos:

  • Préstamos entre conocidos: cuando estás pensando en poner en marcha un proyecto profesional, comprar un coche o pagar la entrada de un piso, pero no tienes suficiente dinero ahorrado, a menudo acudes a tu entorno más cercano para que te preste algo de efectivo. En  estos casos, lo habitual es que no exista ningún documento de registro y que, simplemente, devuelvas la cuantía prestada en cuanto te sea posible y sin intereses.
  • Prestamistas privados: en épocas en las que escasea el crédito proliferan los prestamistas privados. Seguro que en los últimos tiempos has visto en periódicos y en Internet –y en ocasiones incluso en carteles en la calle –, prestamistas que prometen dinero rápido sin preguntar nada a cambio. Desconfía de estas ofertas y evita este tipo de financiación, ya que no cuenta con garantías y se caracteriza por aplicarte unos intereses usurarios y exigir tu vivienda como aval.
  • Plataformas de crowdlending: una alternativa muy distinta a los prestamistas privados son las plataformas de préstamos entre personas, surgidas al abrigo de la crisis económica y gracias a la expansión de Internet. Estas plataformas online ponen en contacto a quienes necesitan financiación –prestatarios– con aquellos que desean obtener rentabilidad de sus ahorros –prestamistas particulares–. A día de hoy, el crowdlending está regulado por la Ley 5/2015 de Fomento de la Financiación Empresarial. Entre otras cuestiones, este texto establece que las plataformas de crowdfunding y crowdlending están bajo la supervisión de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y del Banco de España.
  • Los préstamos que ofrecen, conocidos también como préstamos P2P (del inglés peer to peer lending) son una modalidad de crowdfunding o financiación participativa cuyas principales características son que no media ninguna entidad bancaria en el proceso y que se trata de préstamos colectivos que se realizan íntegramente a través de Internet.

¿Cómo funcionan los préstamos entre particulares?

A la hora de escoger préstamos entre particulares es importante informarse bien del proceso que hay que llevar a cabo, que variará en función del tipo de operación de que se trate. Así, como te hemos explicado, en el caso de que sea un familiar o amigo quien te presta algo de dinero, no es necesario hacer un registro del préstamo, ya que se trata de una operación que se basa en la confianza mutua.

Caso distinto es el de un prestamista desconocido. Si decides recurrir a uno de estos préstamos entre particulares que operan al margen de las plataformas de financiación entre consumidores, es conveniente que documentes y registres el préstamo ante notario. En el contrato de la operación debe constar la cantidad prestada, las partes implicadas, las cuotas, el plazo de devolución y el interés acordado, así como los intereses de demora y el aval, si los hay.

En cuanto a las plataformas de préstamos entre personas, como te hemos explicado, ponen en contacto a prestamistas particulares con aquellos que necesitan financiación, sirviendo así como escenario para los préstamos P2P, en los que son personas las que prestan dinero a proyectos de otras personas.

El funcionamiento de estas operaciones es el mismo que el del resto de préstamos online y requiere que se sigan estos pasos: como prestatario acudes a una de estas plataformas y solicitas financiación indicando la cantidad y el plazo en el que quieres devolver el dinero. En ese momento, te solicitan algunos datos –ingresos, declaraciones de la renta anteriores, información sobre la devolución de préstamos previos, etc.– para poder hacer analizar tu solvencia y hacer un estudio de tu caso.

Una vez se estudia y aprueba tu solicitud, la plataforma te hace una oferta con unas condiciones determinadas y, si las aceptas, publica tu proyecto asociado a un riesgo –relacionado con la posibilidad de impago– para que los prestamistas particulares puedan invertir en él la cantidad que consideren oportuna hasta sumar el importe total solicitado. Por ejemplo, si solicitas 6.000 euros, podrías obtener tu préstamo de seis prestamistas particulares distintos que hayan decidido invertir 100, 150, 250, 500, 2.000 y 3.000, respectivamente. Una vez recibes el dinero, la plataforma se encarga de recoger la mensualidad que te corresponda abonar y de entregarla a los prestamistas particulares.

¿Qué debes tener en cuenta antes de solicitar un préstamo entre particulares?

Cuando solicites financiación en plataformas de crowlending, los aspectos que debes analizar para saber si estás eligiendo una buena oferta acorde con tus necesidades y tu situación económica son los mismos que analizarías en el caso de que quien te dejara el dinero fuera una entidad bancaria. Aquí tienes algunas pautas básicas a seguir:

  • Interés: es el precio que deberás pagar por el dinero prestado. Se trata de uno de los primeros aspectos a los que debes prestar atención porque solo así sabrás cuánto dinero tendrás que devolver al final del préstamo y si éste es caro o barato. Puede estar expresado como TIN (Tipo de Interés Nominal) o como TAE (Tasa Anual Equivalente), que incluye las comisiones y tiene en cuenta el plazo de amortización.
  • Importe máximo: se trata de la cantidad límite que puedes solicitar. En el caso de los préstamos entre particulares de las plataformas de crowlending, lo habitual es que los importes máximos disponibles sean menores que los que ofrecen los bancos.
  • Plazo de amortización: consiste en el periodo de tiempo que tendrás para devolver lo prestado más los intereses por los préstamos entre particulares. Cuanto mayor sea, más se incrementarán los intereses a abonar, así que el objetivo es seleccionar el plazo mínimo que te permita pagar cómodamente las cuotas del préstamo.
  • Requisitos del prestatario: los intereses más bajos suelen ser para los clientes más solventes, tanto en la banca tradicional como en las plataformas de préstamos entre particulares. Así, a mayor solvencia, más ventajosas serán las condiciones que te ofrezcan y más sencillo será que haya prestamistas particulares que quieran invertir en ti sus ahorros. Además, ya que los prestamistas particulares pueden elegir a qué proyectos destinan su inversión. Además de tu solvencia para devolver el importe prestado, se guiarán por la finalidad a la que destinarás el capital.
  • Comisiones: de apertura, de cancelación, etc. No es extraño que un interés bajo venga acompañado de múltiples y elevadas comisiones. Lee bien la letra pequeña de tu préstamo para que no se te pase ninguna por alto.
  • Cuota mensual: antes de formalizar un préstamo, sea del tipo que sea, lo recomendable es que calcules cuánto pagarás cada mes en función de las condiciones pactadas.
  • Interés de demora o comisión de impago: se trata de la penalización que tendrás que abonar en caso de que te retrases en el pago de las cuotas mensuales. Presta atención a este punto antes de contratar préstamos entre particulares, ya que estos intereses suelen ser muy superiores al TIN y la TAE.

Ventajas e inconvenientes solicitar un préstamo entre particulares

Una de las ventajas que presentan los préstamos entre particulares son la inmediatez y la flexibilidad que ofrecen. Además, en este tipo de préstamos procedentes de prestamistas particulares, al no intervenir entidades bancarias, no son necesarias las condiciones o garantías que se suelen exigir para otro tipo de préstamos bancarios.

No obstante, también tienen una vertiente negativa: los importes que es posible solicitar son muy inferiores a los que ofrecen las entidades bancarias, ya que la ley impide que soliciten préstamos con garantía hipotecaria a través de estas plataformas y no es posible solicitar financiación para varios proyectos al mismo tiempo. Además, tampoco hay que olvidar que los intereses de la financiación procedente de los préstamos entre particulares son, a menudo, superiores a los de los préstamos al uso. 

¿Qué debes tener en cuenta antes de invertir en un préstamo entre particulares?

Cualquier persona que haya alcanzado la mayoría de edad y disponga de una cuenta bancaria puede entrar a formar parte de la comunidad de prestamistas particulares de las plataformas de crowdlending. Ahora bien, aunque este tipo de productos resultan muy atractivos porque ofrecen una rentabilidad más jugosa de la que es posible encontrar en productos de inversión tradicionales en estos momentos, lo inteligente es analizar algunos factores antes de decidirte a prestar tu dinero.

  • Interés: es la retribución que recibirás a cambio de invertir tu dinero. Sin embargo, no debes analizar el interés de forma aislada, sino en relación al riesgo que suponga la inversión.
  • Además, ten en cuenta que, como cualquier otro producto que ofrezca cierta remuneración, la fiscalidad de los préstamos entre particulares es algo a considerar: Hacienda te cobrará impuestos por las ganancias que recibas y será necesario restar esa cantidad a tu remuneración para saber cuál será el rendimiento neto que recibirás. En el caso de los intereses que obtienen los préstamos entre particulares  a través de las plataformas de préstamos entre personas, estos tributan como rendimientos de capital mobiliario.
  • Riesgo: a mayor riesgo, mayor interés. Esto se cumple siempre, también para los préstamos entre particulares que deciden invertir su dinero a través del crowdlending. Medita el riesgo que estás dispuesto a asumir antes de optar por aquellos proyectos con intereses más jugosos y ten en cuenta que, cuanto más diversifiques tu inversión, menores serán tus riesgos.
  • Plazo: ¿en cuánto tiempo quieres obtener rentabilidad? Si lo que buscas es que tus ahorros empiecen a darte dinero pronto, el crowdlending puede ser una buena alternativa. Asimismo, debes tener claro durante cuánto tiempo estás dispuesto a prescindir del dinero.
  • Cuantía: al igual que con el plazo, has de analizar tu situación financiera para estar seguro de qué cantidad puedes destinar a invertir. Además, en el caso de las plataformas de préstamos entre particulares, la ley establece un límite de 3.000 euros de inversión por proyecto y limita a 10.000 euros el máximo que puedes invertir en la misma plataforma en un periodo de 12 meses.
  • Comisiones: las plataformas de crowdlending no sólo cobran comisiones a los prestatarios, sino también a los prestamistas particulares en concepto de administración de la cartera de inversiones.

Ventajas e inconvenientes de invertir en un préstamo entre particulares

Las ventajas que ofrece a los inversores convertirse en prestamistas particulares en plataformas de crowdlending frente a otros productos de inversión son fundamentalmente dos: la posibilidad de elegir el proyecto al que destinan su dinero y la mayor rentabilidad de sus ahorros. Además, estas plataformas facilitan una mayor diversificación de la inversión, ya que es posible realizar aportaciones a proyectos desde un mínimo de 50 euros, lo que disminuye el riesgo.

Eso sí, si bien la diversificación recorta el riesgo de la inversión, siempre existe el riesgo de que los prestamistas particulares pierdan lo prestado en caso de impago. Además, al no tratarse de empresas de servicios de inversión ni de entidades de crédito, no están adheridas a ningún fondo de garantía de inversiones ni de depósitos.

Antes de decidirte a solicitar este tipo de financiación, te aconsejamos que eches un vistazo a las posibilidades de los mejores préstamos personales del mercado. Si no te convencen o no cumples los requisitos de solvencia o prefieres librarte de los trámites que exigen los bancos, siempre puedes ayudarte de nuestro  comparador de préstamos para buscar la alternativa que mejor se adapte a tus necesidades.

Otros artículos que también te podrían interesar:

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata