prestamos-de-vivus
logo de vivus

Préstamos de Vivus

Compara los préstamos de Vivus en febrero de 2024.

Compara los préstamos de Vivus en febrero de 2024.

Encuentra los mejores préstamos de Vivus

Ordenado por: Valoración de Kelisto
Importe mínimo
50 €
Importe máximo
1.400 €
Honorarios
0 €
Cuota
300€/mes
Ir a la oferta

Todo sobre los préstamos de Vivus

Si tienes una ocasión especial o un gasto con el que no contabas durante el mes, los préstamos de Vivus pueden ser la solución perfecta. Los minicréditos de Vivus funcionan de una forma muy sencilla: la entidad financiera te proporcionará una pequeña cantidad de dinero, que tendrás que devolver según las condiciones que dicha entidad establezca. Los requisitos más habituales es que la persona que lo solicite tenga más de 18 años, presente su documento de identidad y un número de cuenta en el que hacer el ingreso.

¿Qué diferencia hay entre un minicrédito de Vivus y un préstamo personal?

A diferencia de los préstamos personales, los minicréditos de Vivus son más flexibles y rápidos, ya que puedes disponer el dinero otorgado en cuestión de minutos. Además, son productos adecuados para cualquier tipo de cliente, siempre que sea mayor de edad.

¿Qué debes analizar antes de pedir un minicrédito de Vivus?

Al igual que ocurre con los préstamos, los minicréditos tienen unos costes adicionales a los que tendrás que hacer frente. Sin embargo, estos costes extra suelen ser mucho más elevados, por lo que tendrás que prestar especial atención al TIN (Tipo de Interés Nominal) y la TAE (Tasa Equivalente Anual) para saber cuánto vas a pagar por tu micropréstamo de Vivus. La cantidad que te otorgará el banco suele ser mucho más pequeña que la de un préstamo personal, por lo que este tipo de producto está pensado para gastos extraordinarios que no supongan un gran desembolso. Lo mismo ocurre con su plazo de devolución, que suele rondar los 30 o 45 días.

Si los minicréditos de Vivus se quedan cortos para lo que necesitas, recuerda que en el mercado financiero podrás encontrar otros productos, como préstamos personales, hipotecas (destinadas a la compra de una vivienda) o tarjetas de crédito.

Compara más productos bancarios