Lo que cubre y lo que no cubre el seguro de tu coche

Ke 088 Fotolia

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 65% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA

Todos los vehículos que circulen tienen la obligación de estar asegurados. Existen distintas modalidades con diversas coberturas, por lo que hay que estar atento para saber qué garantías tenemos en nuestro seguro y qué compañías son más restrictivas. Si ninguna compañía quiere asegurarte, puedes recurrir al Consorcio de Compensación de Seguros.

Si tienes un coche, tienes que tenerlo asegurado: todo propietario está obligado a contratar y mantener en vigor una póliza que cubra, al menos, la responsabilidad civil del conductor. A partir de ahí, hay muchas coberturas adicionales que puedes contratar, cada cual con ciertas exclusiones, así como ciertas situaciones que nunca cubrirá un seguro de coche. Te contamos cuáles y cómo reclamar si no estás de acuerdo.

1. La responsabilidad civil obligatoria

En cualquier seguro de coche siempre se contrata la responsabilidad civil obligatoria. Obligatoria por ley, hasta el punto de que si ninguna compañía quiere asegurar tu coche, hay un organismo público (el Consorcio de Compensación de Seguros, del que hablaremos más tarde) que se encarga.

Cubre:

  • La responsabilidad civil del conductor frente a terceros 
  • En España, por normativa, hasta 70 millones de euros por siniestro, para daños personales, y hasta 15 millones para daños en bienes. Eso sí: si eres culpable, tus daños personales y materiales no serán cubiertos. El seguro obligatorio atiende solo daños a terceros perjudicados como los daños a otro conductor, vehículo o bienes y los de tus propios ocupantes.

No cubre:

  • Los daños personales o materiales. Esto es: ni los daños al vehículo, ni a los bienes que vayan en él, ni al cónyuge o parientes hasta tercer grado de consanguineidad
  • Si el coche es robado, tampoco quedan cubiertos los daños a personas o bienes. Aunque, en ese caso, los daños personales y materiales son indemnizados por el Consorcio de Compensación de Seguros. Este, una vez identificado legalmente el culpable, podrá exigir que asuma estos daños.

2. La responsabilidad civil voluntaria

Las coberturas voluntarias son, como su propio nombre indica, complementarias a la parte obligatoria del seguro. El seguro obligatorio no cubre los daños del coche ni del conductor, pero sí los del resto de ocupantes. Por ello, aunque no es obligatorio, es habitual contratar un seguro complementario específico para el conductor: el de responsabilidad civil voluntaria.

Cubre:

  • Daños personales en el conductor

No cubre:

  • Los daños a personas transportadas en vehículos no aptos y los daños causados a y por las cosas transportadas en el coche. ¿Un ejemplo? Sale disparada una bicicleta que va anclada al coche y causa daños. Esos daños no quedan cubiertos.

3. Otras coberturas adicionales y voluntarias

Además de la responsabilidad civil voluntaria, existe otra serie de coberturas adicionales y voluntarias: asistencia en viaje, defensa penal, lunas, robo... ¿Qué excluye cada una? Según un estudio de Kelisto, estas son las exclusiones más comunes según cada cobertura:

  • De daños al vehículo: no incluye los daños causados por los objetos transportados o por el remolque, así como la circulación por vías no aptas, daños en los neumáticos y accidentes de fumador
  • De robo, donde quedan excluidos siniestros en los que los familiares sean cómplices, daños a elementos no asegurados, hurto, negligencia grave...
  • De rotura de lunas, que no cubre roturas producidas en el proceso de instalación, daños a pilotos, faros o simples defectos estéticos

4. El seguro a ¿todo? riesgo

El seguro de coche a todo riesgo se llama así porque cubre, además de los daños a terceros, los propios (el coche). Pero no existe un modelo estándar. Cada compañía tiene sus propios productos: asistencia mecánica, cobertura por pérdida de puntos, asesoría y gestoría legal... A partir del seguro obligatorio se pueden contratar tantas coberturas complementarias como se desee. Cada una, recuerda, tiene sus propias exclusiones: las que te hemos contado más arriba y las que indique en la letra pequeña del contrato. ¡Tenlas en cuenta!
 
Hay otras exclusiones que pueden ocasionar que un siniestro no quede cubierto. Imagínate que no has declarado la realidad del riesgo o ciertos accesorios que no vienen de serie (cualquier cosa que pueda modificar el cálculo del seguro). En estos casos se establece la regla de equidad, que funciona así: si el siniestro supone un coste de 1.000 euros y la prima que se ha pagado es de 200 euros, cuando debería haber sido de 400 euros, la indemnización aplica esa proporción a la indemnización. Y paga solo 500 euros.

5. Las compañías más restrictivas

A la hora de asegurar vehículos, todas las compañías tienen los mismos criterios en cuanto a restricciones. Sin embargo, algunas son más restrictivas en algunos casos:

  • Balumba y Click Seguros son las más restrictivas en cuanto a la exclusión de conductores de menor edad
  • Mapfre no cubre los riesgos climatológicos (no consorciables)
  • Zurich, en caso de daño e incendio, no cubre los neumáticos salvo que exista pérdida total
  • Balumba y Mapfre no se hacen cargo del equipaje y los efectos personales en la cobertura de ampliación de daños e incendios

6. Las exclusiones: lo que no cubre un seguro nunca

Según datos de Kelisto de junio de 2013, aproximadamente el 1% de los incidentes no han sido cubiertos por compañías de seguros. Los dos casos más comunes son la alcoholemia y el fraude. Además, de todos los seguros quedan excluidas otras situaciones ilegales: el exceso de carga o personas en el coche, conductores sin carné de conducir o incumplimientos en la seguridad del vehículo.

7. El Consorcio de Compensación de Seguros: lo que cubre y lo que no

El Consorcio de Compensación de Seguros es un organismo público que se encarga de cubrir aquellos casos que el mercado no cubre. Y es que circular con seguro es obligatorio, pero hay veces que las compañías rechazan ciertos casos (por edad o experiencia del conductor). Aquí es cuando aparece el Consorcio de Compensación de Seguros, que también tiene exclusiones: por ejemplo, la mala fe del asegurado.

8. Si definitivamente el seguro no cubre tu siniestro...

¿Has tenido un siniestro y tu aseguradora no lo cubre? Puedes actuar así:
  • Si tu póliza está contratada a través de un corredor de seguros ponte en contacto con él. Lo tramitará con la compañía
  • Si no está contratada con un corredor de seguros, contacta con la aseguradora y plantéale la decisión de reclamar: si finalmente lo haces, en dos meses como máximo deben resolvértela
  • Si sigues sin estar de acuerdo, puedes ir a la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) a poner una reclamación (también puedes ponerla en cualquier oficina del Banco de España o de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Según datos de Lapoliza, solo una de cada ocho reclamaciones formuladas llegan a la DGSFP. Generalmente, antes las aseguradoras las solucionan o dan una respuesta suficiente para el asegurado.
A la hora de asegurar tu coche tienes que tener en cuenta muchos factores, pero, sobre todo, informarte bien y ganar tiempo comparando entre las distintas ofertas del mercado con herramientas como el comparador de Kelisto. Según nuestros datos, puedes llegar a ahorrarte hasta 183 euros de media al año en tu póliza si comparas en los seguros de coche

¿Te han rechazado alguna vez a la ahora de asegurar tu coche? ¿Has tenido algún problema con tu aseguradora? ¡Participa en nuestro Foro y déjanos tus comentarios!

Fuentes: Lapoliza

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra 120 euros en tu seguro de coche con Kelisto
COMPARA AHORA
Logo seguros home