¿Qué pasa si mi banco es comprado por otra entidad?

Capture

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas

En los últimos años, muchos consumidores han visto cómo sus antiguos bancos desaparecían tras ser comprados, fusionados o integrados en otras entidades. ¿El último caso? Catalunya Banc, que acaba de ser comprado por BBVA. Para que no tengas dudas, te explicamos cómo pueden afectarte este tipo de operaciones.

La absorción de Caja Castilla-La Mancha (CCM) por parte de la antigua Cajastur, la compra de la CAM efectuada por el Banco Sabadell, la integración de Banesto en el Banco Santander… La crisis del sistema financiero español ha provocado que muchas entidades cambien de manos y que sus marcas desaparezcan o se transformen en otras diferentes. La última en hacerlo ha sido Catalunya Banc, que hace solo unos días era adquirida por el BBVA.

Si eres (o has sido) cliente de alguno de los bancos y cajas engullidos, es muy probable que te hayas planteado muchas preguntas: ¿qué pasará con mi hipoteca? ¿Seguiré recibiendo el mismo interés por mis ahorros? ¿Me cancelarán mi política de “cero comisiones”? En Kelisto hemos analizado muchos de estos supuestos para que no te quede ninguna duda cuando ocurra algo así.

1. ¿Qué pasa con mi número de cuenta?

Una de las probables consecuencias de la compra de tu banco es el cambio del número de tu cuenta corriente (el IBAN) con el objetivo de integrarlo en el sistema de la nueva entidad, una modificación que también puede afectar a préstamos o cualquier producto que tengas contratado. Se trata de un mero cambio administrativo que, en el momento de efectuarse, te será comunicado, sin que tenga repercusión o coste para ti.

En principio, el nuevo dueño de tu entidad se encargará de reconducir a ese nuevo número de cuenta todos los pagos y recibos domiciliados que tengas. No obstante, controla que el cambio se ha realizado correctamente y recuerda aportar tu nuevo código IBAN a tus futuros clientes y proveedores.

2. ¿Están protegidos mis depósitos?

Si la entidad que adquiere tu banco figura en el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), tus ahorros no corren ningún peligro y están garantizados. Este fondo es el mecanismo que sirve como respaldo para los ahorros de los consumidores y que garantiza que, en caso de quiebra de una entidad, cualquier ahorrador pueda recuperar hasta 100.000 euros por titular y por entidad.

En el caso de que tu entidad bancaria sea comprada por un banco extranjero, si es europeo, tampoco hay problema. Desde el Banco de España recuerdan que todas las entidades europeas deben pertenecer a un FGD, ya sea el de su país de origen o el del país donde se ha establecido. Además, el respaldo que se ofrece a los clientes debe ser el mismo del país donde esté, es decir, en el caso de España, 100.000 euros por titular y entidad.

No obstante, debes tener en cuenta que las entidades extranjeras que operan en España lo hacen de distintas formas: unas lo hacen como filiales y otras, como sucursales. Mientras que las primeras tienen una ficha bancaria propia en el Banco de España (es decir, son entidades españolas como cualquier otra), las segundas carecen de ella. Del mismo modo, las primeras cuentan con el respaldo de FGD español, mientras que en las segundas, las garantías llegan del FGD del país de origen de dicha entidad.

3. ¿Tengo que seguir pagando la hipoteca?

Cuando un banco compra otra entidad, no pasa prácticamente nada y deberás seguir pagando tu préstamo con normalidad. Simplemente, en lugar de deber dinero a un banco pasas a debérselo a otro. El único cambio que vas a notar es el logotipo de tus notificaciones bancarias.

4. ¿Se mantienen las condiciones de mis cuentas?

La compra de un banco por otro puede llevar consigo la desaparición de algunos productos financieros que, hasta ahora, comercializaba la entidad adquirida. No obstante, los productos que tengas ya contratados (depósitos, seguros,…) mantendrán sus condiciones iniciales. Eso sí, al vencimiento de los mismos (si se trata de depósitos a plazo, por ejemplo), la nueva entidad te ofertará las nuevas condiciones de renovación.

Sin embargo, en el caso de contratos indefinidos, como el de una cuenta o tarjeta, la nueva entidad propietaria puede modificar las condiciones, pero siguiendo el procedimiento que marca la ley. Es decir, tendrá que avisarte con un plazo de antelación de un mes, como mínimo, y comunicarte los cambios y los nuevos derechos que adquieres. Ahora bien, si los cambios son favorables para ti (por ejemplo, si aumentara la rentabilidad que te dan por tus ahorros), el banco podría aplicar los cambios inmediatamente.

5. ¿Y si cierran mi oficina?

Puede ocurrir que, con la integración de varias entidades, el grupo bancario resultante decida cerrar algunas oficinas. Si una de las sucursales que eliminan tras un proceso de compra es la tuya, la entidad se encargará de realizar todas las gestiones que conlleve -incluido el traslado de cuentas-, así como de informarte de qué sucursal te corresponde ahora (normalmente, se sigue el criterio de proximidad geográfica). Eso sí, olvidándote de tu oficina de toda la vida.

Si habías llegado a algún tipo de acuerdo con el responsable de tu oficina (hay muchas cuestiones negociables, como las políticas de “cero comisiones”), deberás volver a negociarlas en la nueva sucursal.

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros cambiando tu cuenta corriente con Kelisto
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas