MENU

cuentas_regalan_dinero

Cambiar un préstamo de banco: cuánto se tarda y cuánto cuesta

¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata
  • Para cambiar un préstamo de banco tendrás que cancelar tu producto y contratar uno nuevo con otra entidad, un trámite que conlleva una serie de gastos que debes tener en cuenta.

Cambiar de proveedor en cualquiera de tus facturas te permitirá, normalmente, conseguir un ahorro importante en tus gastos habituales. Incluso, cambiar de banco para buscar una cuenta sin comisiones o una hipoteca más atractiva de la que tienes puede ser una buena jugada para conseguir ajustar más tu economía doméstica. Sin embargo, con los préstamos personales, buscar una nueva entidad para llevarte tu deuda no resulta tan sencillo.

Los préstamos personales no se pueden cambiar de banco como sí ocurre con los préstamos hipotecarios. En este caso, la única opción que tiene el consumidor pasa por cancelar el préstamo que tiene y abrir uno nuevo en otra entidad, sin que existan plazos fijados para realizar estos trámites. Antes de dar el paso, es esencial echar cuentas: tanto la cancelación como la apertura de un nuevo préstamo personal pueden conllevar el pago de comisiones. Por tanto, las ventajas que se consigan con el cambio deben ser lo suficientemente considerables como para que anulen el efecto que supondrán esos gastos. 

Para dar con el préstamo que mejor se adapta a tu necesidades, con las mejores condiciones, no te olvides de visitar nuestro comparador de préstamos personales. Con solo introducir algunos datos, nuestra herramienta te mostrará todas las ofertas que se adaptan a tus necesidades, te permitirá cotejar sus características y contratar la que más te interese.

Para saber cómo cambiar de proveedores para tus facturas del hogar y cuánto puedes ahorrar, consulta nuestros análisis:

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata