El 70% de los europeos descarga películas de Internet porque el cine es muy caro o está lejos

Shutterstock 84318130

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 35% en tu ADSL

La industria cinematográfica se pregunta las razones por las que los europeos han dejado de ir al cine. Un estudio de la Comisión Europea muestra que el 68% ve películas en Internet porque no tiene otras alternativas.

¿Por qué hemos dejado de ir al cine? ¿Tiene Internet la culpa de ello? La Comisión Europea acaba de publicar sus últimas estadísticas sobre el consumo de cine en el Viejo Continente y ofrece algunas conclusiones al respecto. Su respuesta es clara: los europeos descargan  películas porque no tienen otras alternativas.

Según las estadísticas de la Comisión, que ha analizado patrones de comportamiento de usuarios de entre 4 y 50 años de 10 países miembros, España incluida, el 68% de los europeos descarga o ve películas online de manera gratuita. En ese total están tanto quienes lo hacen de forma legal como quienes usan plataformas que bordean la legalidad. ¿Qué parte de ese porcentaje emplea estas últimas alternativas?

Los datos de la Comisión Europea no ponen cifras a la piratería. Durante la investigación no usaron este término para no influir en los resultados de la muestra y también porque, como recuerdan, aunque su uso es minoritario, es posible ver de forma legal contenidos gratis.

Pero solo hay que leer entre líneas para encontrar la respuesta: el 68% de los encuestados descarga películas “de manera gratuita” y el 55% las ve online desde un ordenador o dispositivo portátil también sin pagar por ello. Los porcentajes crecen cuando se va al detalle en la pirámide de edad: el 72% de los europeos entre 16 y 25 años accede a estos contenidos sin pagar.

Las conclusiones de la UE no solo no criminalizan al usuario llamándole pirata, sino que además echan las culpas sobre la industria del cine. Los europeos tienen interés en el cine. De hecho, de forma bastante sorprendente, el 50% de los encuestados ha participado en programas educativos relacionados con el cine, ya sea a nivel universitario o escolar o en su tiempo libre. Si no van al cine es porque la cartelera ofrece una selección limitada de títulos o porque el cine está demasiado lejos. Según las estimaciones de la Comisión, un 14% de los europeos tiene que desplazarse más allá de 30 minutos de su domicilio para poder ir al cine.

A eso se suman los precios: el 50% de quienes descargan películas gratis cree que las entradas de cine, la oferta existente de VoD de pago y los DVD son demasiado caros. Los porcentajes más altos de descarga o visionado sin coste están, además, en los hogares con rentas más bajas. Así lo hacen el 57% de los europeos inactivos y el 68% de quienes ingresan menos de 1.000 euros al mes.

Oportunidad perdida

“El estudio confirma que la industria cinematográfica europea no está aprovechando al máximo su potencial para llegar a nuevos públicos ni capitalizando los acuerdos transfronterizos”, señala en el comunicado de presentación de los resultados la comisaria europea de Educación, Cultura, Multilingüismo y Juventud, Androulla Vassiliou. La producción cinematográfica europea no ha conseguido convertirse en un mercado común y dinámico. Por ejemplo, aunque la industria europea produce más de mil películas al año, estas solo se ven en los países en las que fueron producidas.

Ante esta situación, a la industria del cine no le queda más remedio que innovar. Los europeos son receptivos además a nuevas ideas, como demuestran las conclusiones del estudio. El 50% de los encuestados está interesado en la multipantalla (que los estrenos lleguen al mismo tiempo a Internet) y el 46% en que las películas lleguen antes a Internet que al cine. Por lo que respecta a la financiación directa de la industria, los europeos también están abiertos a usar Internet como palanca. El 40% acepta el crowd-ticketing, que consiste en reservar entradas para las películas antes de que se hagan, y el 30% en el ya tradicional crowdfunding.

Nuestra opinión

Los resultados del estudio demuestran lo que muchos consumidores llevan mucho tiempo diciendo. Quieren ver cine y no están cerrados a pagar por ello, pero la oferta o es cara o es limitada o no responde a sus expectativas. Mantener prácticas tradicionales como las ventanas de emisión (los tiempos en los que los contenidos deben pasar por cada uno de los canales) está penalizando a la industria. Los usuarios quieren los contenidos en Internet y los quieren ya.

La velocidad de banda ancha es otro de los factores que influyen en esta descarga, de hecho en Reino Unido se ha desarrollado recientemente un servicio de descarga de 44 películas en alta definición por segundo que está revolucionando a los proveedores de servicios de Internet, aunque pueden tardar muchos años hasta que este servicio llegue a los usuarios. La demanda de un ancho de banda más amplio aumenta a un ritmo de 35% cada año, lo cual crea la necesidad de desarrollar mecanismos más eficientes de transferencia de información.

Toca ahora a la industria del cine coger el guante. ¿Cambiarán sus métodos tradicionales de comercialización para adaptarse a las nuevas formas que impone la red?

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Palabras clave: cine Precios ADSL Internet adsl
Ahorra hasta 172 euros en tu ADSL con Kelisto

Compara todas las ofertas de Adsl y fibra

Ver ofertas