tarjetas_revolving

Tarjetas revolving: ¿qué son y por qué el Supremo considera usura el interés que cobran?

Encuentra las mejores tarjetas

Imagen de banner
El Tribunal Supremo ha declarado nulo el contrato de una tarjeta de crédito revolving que aplicaba un interés del 27% por considerar que tiene carácter usurario.

El Tribunal Supremo vuelve a anular un crédito por cobrar intereses excesivos al consumidor. Después de que el 2015 declarara nulo un préstamo personal del Banco Sygma Hispania por cobrar una Tasa Anual Equivalente (TAE) del 26,6%, el Alto Tribunal ha hecho ahora lo propio con las tarjetas revolving. En concreto, ha anulado un contrato de crédito de la Tarjeta Wizink que cobraba un interés del 26,82% TAE. A ojos del Supremo, el interés de este plástico (que llegó a subir hasta el 27,24% en el momento en el que se presentó la demanda contra la empresa que lo emitía) tiene “carácter usurario” por ser “notablemente superior” al tipo medio que se aplica en operaciones de este tipo, que se sitúa ligeramente por encima del 20%.

Para que entiendas qué son las tarjetas revolving, qué implicaciones tiene la sentencia del Supremo y si existen alternativas más baratas a este tipo productos de financiación, en Kelisto te damos todas las claves sobre este asunto.

¿Qué son las tarjetas revolving?

Las tarjetas revolving son un tipo de tarjetas de crédito que te permite aplazar las compras utilizando un sistema muy particular: en lugar de fraccionar la cantidad que quieras en un número determinado de meses y cobrarte un interés por ello (como sucedería con un préstamo personal), con estas tarjetas puedes decidir cuánto quieres pagar cada mes y, en función a eso, se calcularán los meses que tardarás en devolver tu deuda.

En la práctica, las tarjetas revolving permiten que el cliente fije la cuota que quiere pagar cada mes de dos formas distintas: o bien eligiendo una cantidad fija en euros, o bien, seleccionando un porcentaje de la deuda a pagar cada mes. A este sistema de devolución tan peculiar, se suma una singularidad más: el crédito que ofrecen estas tarjetas se actualiza cada mes. Es decir, por un lado, la deuda del cliente disminuye con las cuotas que va pagando, pero por otro, aumenta a medida que se van sumando intereses, comisiones y nuevas compras.

Como consecuencia de este funcionamiento, si fijas cuotas muy bajas con una tarjeta revolving, puedes llegar a pagar intereses excesivamente altos y alargar tu plazo de devolución de forma excesiva.

¿En qué se diferencian las tarjetas revolving del resto de tarjetas de crédito?

En realidad, las tarjetas revolving son tarjetas de crédito como el resto de las que podrás encontrar en el mercado: es decir, medios de pago que te permitirán disponer de un dinero por adelantado, que deberás devolver a tu entidad en el plazo o condiciones acordadas, junto con unos intereses. Sin embargo, la forma de devolver la deuda es distinta a las dos opciones que tradicionalmente han ofrecido las tarjetas de crédito:

  • Pago único: todo el dinero que hubieras gastado con la tarjeta de crédito se te cobrará, de golpe, a final de mes o comienzos del mes siguiente. Normalmente, esta forma de pago no tiene intereses ni comisiones.
  • Pago aplazado: al igual que sucedería con un préstamo, podrás fraccionar los pagos que hayas hecho con tarjeta en un número determinado de meses, a cambio de pagar unos intereses.

¿Qué debes tener en cuenta al contratar tarjetas revolving?

La forma de pago tan peculiar de las tarjetas revolving hace que sea especialmente complicado calcular los intereses que acabarás pagando por utilizarlas. Por este motivo, el propio Banco de España considera que las entidades que las emiten deberían facilitar a sus clientes:

  • Información muy detallada de las operaciones que hayan realizado (con datos como las fechas de cargo, el interés aplicado, los gastos y comisiones, etc.), de manera que la deuda pendiente quede lo más clara posible.
  • Si la devolución se va a alargar mucho en el tiempo, información trimestral o mensual sobre tres cuestiones: el plazo de amortización previsto (es decir, cuándo se acabará de devolver la deuda), simulaciones para que se pueda entender cuánto se ahorraría en intereses si se aumenta el importe de la cuota y el importe al que se debería subir la cuota para finiquitar toda la deuda en un año.

¿Existen tarjetas de crédito más baratas que las tarjetas revolving?

Las tarjetas revolving figuran entre las tarjetas más caras del mercado, sobre todo aquellas que no exigen que el cliente cambie de banco para poder contratarlas: en muchos casos, su Tipo de Interés Nominal (TIN) se sitúa en el 24%, por la que la TAE (que tiene en cuenta otros gastos y comisiones, además del plazo de amortización) puede superar fácilmente el 26%, como sucede con el caso de Wizink sobre el que se ha pronunciado el Tribunal Supremo.

Con estos datos en mente, tienes varias alternativas para conseguir una tarjeta de crédito más barata que las  tarjetas revolving:

  • Por un lado, podrías aplazar una compra sin intereses ni comisiones (es decir, al 0% TIN y 0% TAE) si eliges la forma de pago único: es decir, si pagas todos tus gastos a final de mes o principios del mes siguiente, ya que la mayoría de los plásticos no cobran nada por esta forma de pago. En este sentido, la oferta más atractiva que podrás encontrar en el mercado es el de la Tarjeta YOU, que te ofrece hasta siete semanas para aplazar tus compras gratis (en lugar de un mes, que suele ser lo habitual).
Imagen de banco Advanzia Bank

Tarjeta YOU Advanzia Bank

Crédito
  • Por otro lado, puedes utilizar nuestro comparador de tarjetas de crédito para encontrar una de las ofertas más atractivas del mercado. En este sentido, ten en cuenta que algunos de los plásticos están condicionados a que cambies de banco y domicilies tu nómina, mientras que otros no te requerirán que te marches a otra entidad, como puedes ver en nuestro ranking de mejores tarjetas de crédito sin vinculación.

¿Qué significa la sentencia del Supremo sobre las tarjetas revolving?

La sentencia que hoy ha hecho pública el Tribunal Supremo declara nulo el contrato que una usuaria tenía con Wizink Bank por el interés que cobraba su tarjeta revolving: un 26,82% TAE, que llegó a subir hasta el 27,24% cuando la afectada pidió que se anulara su plástico. ¿Las razones? En opinión del Alto Tribunal, el interés de esta tarjeta revolving “es usurario” porque es “notablemente superior” al interés medio que se aplica en este tipo de operaciones: algo más de un 20%, según datos del Banco de España, un dato que el Supremo ya considera “muy elevado”.

En su sentencia, el Supremo también destaca los peligros que pueden comportar este tipo de medios de pago por dos razones: el público al que suelen ir destinadas (“particulares que no pueden acceder a otros créditos menos gravosos”) y las peculiaridades del pago revolving, que pueden prologar excesivamente la devolución de la deuda hasta convertir al usuario en un “deudor cautivo” a juicio del Alto Tribunal.

Por último, el Supremo destaca que el riesgo de impagos que suele tener este tipo de tarjetas no puede justificar que cobren un interés “notablemente superior al normal”. “La concesión irresponsable de préstamos al consumo a tipos de interés muy superiores a los normales, que facilita el sobreendeudamiento de los consumidores, no puede ser objeto de protección por el ordenamiento jurídico”, destaca el texto que se ha dado a conocer hoy.

En términos prácticos, la sentencia del Supremo abre la puerta a que los consumidores puedan presentar reclamaciones en las que soliciten la nulidad de sus contratos, de forma que pudieran solicitar que se les devuelva todo el dinero pagado en intereses.

Encuentra las mejores tarjetas

Imagen de banner

Noticias relacionadas

Descubre más noticias de
Finanzas
Te contamos la última hora
Consejos y Análisis

Comentarios