Tarjetas regalo de los bancos: ¿cuál es la mejor del mercado?

Encuentra las mejores tarjetas

Imagen de banner
Las tarjetas regalo de los bancos son una alternativa flexible a las que ofrecen tiendas y grandes almacenes, pero algunas pueden tener comisiones y otras solo están pensadas para clientes de cada entidad.

En los últimos dos años, el dinero en efectivo se ha convertido en el regalo preferido por los españoles, según un estudio de Deloitte. Sin embargo, a la hora de la verdad, los consumidores terminan eligiendo otras opciones (regalamos, sobre todo, ropa y zapatos, libros, perfumes y cosméticos, y accesorios, en este orden), bien sea porque regalar efectivo parece un poco frío o porque es difícil en encontrar la herramienta adecuada para hacerlo. Para facilitar esta tarea, hace ya varios años que puedes hacerte con tarjetas regalo de los bancos, que pueden recargarse con la cantidad que se desee, en algunos casos en cajeros, y pueden gastarse en amplios períodos de tiempo y utilizarse en comercios.

Antes de decidir cuál es la tarjeta que mejor se adapta a tus necesidades, debes saber que todas las entidades exigen que estés vinculado de alguna forma para poder contratarlas, con excepción de La Caixa. En este caso, a los clientes de la entidad se les comercializa la tarjeta regalo a través de CaixaBank, mientras que al resto se les gestiona a través de MoneyToPay.

¿Qué tipos de tarjetas regalo de los bancos existen?

Respecto al uso que podrás darles, a día de hoy puedes encontrar dos tipos de tarjetas en el mercado. Por un lado, aquellas que se pueden utilizar tanto en comercios como para sacar dinero de cajeros automáticos, como ocurre con las de Ibercaja, BBVA y Banco Sabadell. Y por otro, las que sólo se pueden usar para comprar en tiendas físicas como las de La Caixa y Unicaja.

En lo que todas las tarjetas regalo de los bancos coinciden es en que disponen de una fecha de caducidad máxima para gastar el dinero con que se carguen. La horquilla de tiempo varía desde los 6 meses que ofrece BBVA  hasta los 36 de Ibercaja, mientras que Sabadell (24 meses), La Caixa (24 meses) y Unicaja (12 meses) ofrecen plazos intermedios.

Las cantidades con las que se puede cargar este tipo de tarjetas varían según la entidad con la que se contraten, pero la cuantía mínima suele establecerse entre los 6 y los 30 euros y el máximo oscila entre los 999 y 3.000 euros.

¿Cuánto cuestan?

Por otro lado, debes tener en cuenta que, mientras que algunas tarjetas regalo de los bancos son gratuitas (las de Unicaja y BBVA), hay otras que te cobrarán cuota de mantenimiento o de emisión. La que carga una cantidad inferior es Ibercaja, tres euros en concepto de emisión. La Caixa cobra cinco euros el primer año y Banco Sabadell puede cobrarte hasta seis euros, aunque la entidad especifica es una cantidad negociable en función de la vinculación del cliente.

En el caso de que quieras utilizar una de las tarjetas regalo de los bancos en un cajero, debes tener presente que funciona como una tarjeta bancaria y, por tanto, tendrás que pagar comisiones por la operación, salvo que extraigas el dinero en un dispensador de la misma entidad. Por hacerlo en cajeros de la misma o de otras redes, algunos bancos cobrarán una cantidad fija (como pasa con Ibercaja para extracciones en la red Euro 6000) y otros, un porcentaje sobre la cantidad que saques, con un mínimo establecido (como pasa con Banco Sabadell).

Las tarjetas de La Caixa y Unicaja no te permitirán sacar efectivo en cajeros. Ahora bien, la de Unicaja te ofrece la posibilidad de recargar el móvil desde un cajero. En este caso, si en la localidad donde se efectúa la recarga no hay oficina de la entidad, podrás efectuar la operación gratuitamente en cajeros de cualquier red. En cambio, si hay cajeros de Unicaja, la operación en cualquier otro dispensador sí estará sujeta al pago de una comisión.

Encuentra las mejores tarjetas

Imagen de banner

Noticias relacionadas

Descubre más noticias de
Finanzas
Te contamos la última hora
Consejos y Análisis

Comentarios