MENU

cuota-hipoteca-productos-vinculados

Nueva ley hipotecaria: ¿cuánto costará cambiar de una hipoteca variable a una fija?

¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata
  • La nueva ley hipotecaria, que hoy ha sido aprobada por el Congreso de los Diputados, abaratará el coste de cambiar una hipoteca variable por una fija, pero ¿qué podrá cobrarte exactamente tu banco por este trámite?

El temor de que el euríbor pueda subir en los próximos meses ha provocado que cuatro de cada 10 consumidores se decanten ya por hipotecas fijas en nuestro país, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. Para los que tenían una hipoteca variable, pero también sufren pensando en esa posibilidad, la única opción de ganar en seguridad pasa, a día de hoy, por cambiar su préstamo por uno de  tipo fijo, una operación que implica asumir varios costes.

La factura final de cambiar de una hipoteca variable a una fija depende del método que se use para hacerlo. Como ya te detallamos en este artículo sobre cuánto cuesta cambiar una hipoteca variable a fija, existen dos opciones:

  • Hacerlo mediante una novación, o lo que es lo mismo, mediante un cambio en el contrato de la hipoteca que ya tiene el consumidor.
  • Realizarlo mediante una subrogación, es decir, cambiando de banco y aprovechando el movimiento para optar por una hipoteca a tipo fijo.

En este contexto, la nueva ley hipotecaria –que hoy ha sido aprobada por el Congreso de los Diputados- pretende limitar los gastos que asume el consumidor cuando pasa de un tipo variable a un fijo, pero siempre que lo haga mediante una novación.

Hasta ahora, los costes que había que asumir por realizar una novación que permitiera cambiar de una hipoteca variable a una fija era:

  • La comisión por novación, que no estaba limitada por ley.
  • Los gastos de notaría: la novación implica que se tenga que realizar una nueva escritura, lo que requiere de la intervención de un notario. Sin embargo, esta operación está bonificada, por lo que resulta más barata que cuando se contrata una hipoteca. Por ejemplo, para una hipoteca de 100.000 euros, el coste rondaría los 90 euros.
  • Los gastos de registro: como las condiciones de la hipoteca van a cambiar, es necesario volver a inscribirla en el Registro. En este caso, también existen bonificaciones por lo que, para un ejemplo como el anterior, el coste rondaría los 80 euros.
  • Los gastos de gestoría: los costes por tramitar todo el papeleo de cambiar una hipoteca variable a una fija no están limitados, pero suelen oscilar entre los 100 y los 150 euros.

Con la llegada de la nueva ley hipotecaria, el único gasto de esta lista que se recortará será el de la comisión por novación, que sí empezará a tener un tope: un 0,15% durante los tres primeros años de vida de la hipoteca. A partir del cuarto año, las entidades no podrán cobrar nada por esta operación.

Consulta el resto de los cambios de la nueva ley hipotecaria aquí:

Cuando tengas claro cómo serán las hipotecas tras la aprobación de la nueva ley hipotecaria, es probable que te plantees elegir la oferta que mejor se adapta a tus necesidades. Para facilitarte la tarea, en Kelisto ponemos a tu disposción un comparador de hipotecas con el que podrás conocer las características de todas las ofertas del mercado e iniciar el proceso de contratación de forma fácil, rápida y gratuita. 

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata