Cinco pistas para escapar de las comisiones

Pistas Comisiones

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas

Las comisiones asociadas a cuentas corrientes o tarjetas de crédito son viejas conocidas de los clientes bancarios. Sin embargo, muchos tienen la impresión de se multiplican día a día y de que cada vez son más caras. En Kelisto, te damos varias claves para que no te cobren de más.

En un contexto de caída del negocio financiero, muchas entidades tratan de compensar esta pérdida de ingresos con el aumento de sus comisiones. Según el estudio Análisis de las comisiones en tiempos de crisis. Periodo 2007-2012, elaborado por ADICAE (Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros), en estos años, algunos bancos casi han triplicado el precio que cobran a sus clientes por servicios habituales. Según el informe, la subida media ha sido del 47% pero ¿se puede hacer algo para huir de las comisiones o conseguir que no te cobren de más? En Kelisto te damos varias claves para que lo logres.

1. ¿Quién establece las comisiones que cobran las entidades y sus límites?

Las entidades de crédito tienen libertad para establecer sus comisiones, siempre que respondan a servicios que se prestan o a gastos que se puedan generar. Sin embargo, más allá de esta condición, no existe ningún límite para el importe de las mismas. Solo en algunos casos –como las comisiones por descubierto o por novación modificativa de una hipoteca, entre otras- existe una norma específica que les pone coto.

La normativa que regula la transparencia informativa en operaciones bancarias, así como en servicios de pago, exige que las entidades informen al cliente sobre el servicio que se le va a prestar y sobre lo que se le va a cobrar, así como de cualquier cambio en el servicio y en las condiciones del mismo. Es decir, tu banco no podrá cargarte comisiones o gastos por servicios que no hayas aceptado o solicitado, ni cobrarte dos o más veces por el mismo concepto.

2. ¿Dónde puedo conocer las comisiones que aplican las entidades?

Paradójicamente, con la entrada en vigor en octubre de 2011 de la Orden de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios, desapareció la obligación que tenían las entidades de crédito de publicar un folleto de tarifas máximas de comisiones y gastos. Desde entonces, la banca solo tiene que poner a disposición de sus clientes información de los tipos de interés y comisiones que aplica de manera habitual a sus servicios más frecuentes. Esta información debe estar disponible de forma gratuita en las oficinas bancarias y en sus respectivas páginas web.

Si quieres comparar estos datos, el Banco de España cuenta con una herramienta que permite consultar esta información de forma trimestral. Ahora bien, debes recordar que no se trata de tarifas máximas, sino de comisiones que se aplican “de manera habitual”, una definición que no limita adecuadamente el tipo de información que podrá obtendrá el consumidor. Además, tampoco se muestran todos los servicios que ofrece el banco, sino únicamente los más frecuentes.

3. ¿Qué comisiones están reguladas/limitadas?

  • La comisión por amortización parcial anticipada de una hipoteca, es decir, la que tendrías que abonar si quisieras pagar una cantidad extra de tu préstamo, más allá de lo que abones mes a mes con tu cuota.Para las hipotecas formalizadas a partir del 9 de diciembre de 2007, las entidades solo podrán cobrar, si se hubiera pactado:
  • Una cantidad por compensación por desistimiento, que no podrá ser superior al 0,5% de lo amortizado anticipadamente, si la operación se produce dentro de los cinco primeros años de vida de la operación, o al 0,25% de lo amortizado anticipadamente, si se produce en un momento posterior.
     
  • En ciertos casos, otra en concepto de compensación por riesgo de interés.
  • La comisión por novación, es decir, por la modificación de algunos de los aspectos de tu préstamo hipotecario, como el capital, el plazo o el tipo de interés. Si esos cambios se refieren a la ampliación del plazo de un préstamo a interés variable, la comisión está limitada al 0,1% sobre el capital pendiente de amortizar.
     
  • La comisión por cancelación o amortización anticipada total en las hipotecas a interés variable está limitada al 1% cuando la devolución del préstamo no es consecuencia de que hayas pactado con otra entidad el traslado de tu hipoteca. Igual que ocurre con la comisión por amortización parcial anticipada, cuando el préstamo es posterior al 9 de diciembre de 2007, tu entidad sólo te podrá cobrar (si estaba pactado) una cantidad en concepto de compensación por desestimiento (el porcentaje es el mismo).
     
  • Comisión o compensación por cancelación o reembolso anticipado de un préstamo personal al consumo. Esta penalización no puede superar el 1% de la cantidad que se reembolse, si para la finalización del contrato queda más de un año, y el 0,5%, si es menor al año.
  • Comisión por descubierto en tu cuenta bancaria. Es la que te aplica tu banco cuando te quedas en números rojos. La Ley de Crédito al Consumo es muy clara y prohíbe el cobro de comisiones de descubierto que excedan en 2,5 veces el interés legal del dinero (que está actualmente en el 4%). Esto supone que, en la práctica, los bancos no podrían cobrarte más de un 10% anual sobre el importe del descubierto. Para saltarse esta restricción, las entidades suelen disfrazar esta comisión como “gastos de reclamación”.

4. ¿Qué comisiones no están limitadas? 

En general, las más habituales que cobran los bancos.

  • Comisión de mantenimiento y administración de cuentas. La primera compensa a la entidad de crédito por custodiar tu dinero y la segunda suele pagarse cuando el banco presta servicios de cargo y abono adicionales (por ejemplo, la domiciliación de recibos). Es importante que controles la periodicidad del pago de las mismas para que hagas el cálculo adecuado de su coste.
     
  • Comisiones bancarias por transferencias. Para operaciones ordinarias, las entidades cobran más comisión por las transferencias ordenadas en una oficina bancaria que por las realizadas por vía electrónica. Asimismo, las urgentes conllevan una comisión más elevada. Si el traspaso de dinero es entre dos cuentas de la misma entidad, la comisión suele ser menor.
     
  • Comisiones en créditos y préstamos. En estos productos, tienes que controlar comisiones como la de estudio –que suele ser un porcentaje sobre el capital solicitado- y la de apertura, ya que suele ser una comisión elevada que puede pasar desapercibida hasta que se formaliza el contrato.
  • Comisiones de las tarjetas. Cuando sacas dinero en un cajero de un banco que no es el tuyo, te cobran una comisión.  Ese importe es diferente según la red a la que pertenezca el cajero. Las comisiones en los cajeros de otras redes son más altas que en los de la misma red  (en España están Red 6000, 4B y Servired). Es obligatorio que el cajero te informe de la comisión antes de que se realice la operación, y que te dé la opción de cancelarla.

5. ¿Cómo puedo conseguir que el banco no me cobre comisiones o me las rebaje?

  • El principal objetivo de las entidades es captar dinero. En este contexto, casi todos los bancos cuentan con una oferta libre de comisiones. Es su reclamo para atraer capital en un momento en que no pueden acudir a productos como los depósitos (su rentabilidad no es muy atractiva) o las hipotecas.
     
  • Los bancos online han sido pioneros en no cobrar comisiones. De hecho, la mayoría tiene una política de “cero comisiones”. Es el caso de ING, Uno-e, ActivoBank u Openbank.
     
  • Si tienes tu nómina domiciliada en un banco, negocia con él la eliminación de comisiones. Recuerda que, cuando las entidades compiten tanto por la captación de dinero (llegan a ofrecer regalos o la devolución de recibos si abres una cuenta con ellos), no tiene sentido que te cobren comisiones por domiciliar tu sueldo.
     
  • Si tu vinculación con la entidad es alta (es decir, tienes contratados varios productos como depósitos, plan de pensiones, seguros o compras con sus tarjetas), negocia una reducción de las comisiones. Esa fidelidad debería permitirte una mejora de las condiciones.
     
  • Si el banco te obliga a abrir una cuenta para obtener una hipoteca o para ingresarte los intereses de un depósito, los gastos de administración o mantenimiento debe asumirlos la entidad. Así lo confirma el Banco de España.
     
  • En el caso de los préstamos personales, puede ser más difícil evitar determinadas comisiones. Sin embargo, hay bancos online que no las cobran y entidades clásicas que mejoran las condiciones si se vincula algún ingreso. Estudia todas estas posibilidades antes de decidirte por un banco u otro. Si vas a contratar una hipoteca, haz lo mismo.
  • En el caso de las tarjetas, recuerda que, si va asociada a algún producto, el primer año suele ser gratuita. Pero más allá de este plazo, toca pagar. Si sólo la necesitas para sacar dinero en cajeros o hacer compras habituales, opta por una de débito: suelen tener costes más bajos o, incluso, son gratuitas. Además, intenta sacar dinero con la de débito (las comisiones son menores) y en cajeros de la misma entidad que ha emitido la tarjeta.
¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros cambiando tu cuenta corriente con Kelisto
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas