Vodafone, mucho más cerca de hacerse con ONO

Vodafone

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 35% en tu ADSL

Mañana jueves estaba prevista la junta de accionistas que refrendaría la salida a Bolsa de ONO. Sin embargo, el culebrón sigue y Vodafone ha puesto una nueva oferta económica encima de la mesa que hace más real la fusión entre ambas.

Vodafone ha echado cuentas por tercera vez y ha decidido ampliar su oferta por ONO. De los 6.400 millones iniciales, pasó a los 6.900 millones y ahora un mínimo de 7.000 que, presumiblemente, se elevarán a los 7.600 millones de euros. La cifra final podría conocerse a finales de semana, tras la celebración mañana de la junta general de accionistas de ONO en la que se preveía dar la bendición a la salida a Bolsa.

Después de que el pasado mes de febrero ONO rechazara la oferta de Vodafone y apostara por su salida a Bolsa, la crisis de Ucrania agitó el parqué. En este contexto los principales grupos de inversión que controlan la operadora no quieren riesgos, más aún considerando la deuda de 3.330 millones de euros que arrastra la cablera.

Así pues, y dada la volatilidad del mercado de capitales estos días, parece poco probable que ONO se arriesgue a exponerse a una valoración de sus acciones inferior a lo que la operadora británica ha puesto ya encima de la mesa. De hacerlo, la chequera de Vodafone no se volvería tan generosa, más bien todo lo contrario, por lo que este tipo de aventuras bursátiles no se antoja como la mejor opción para los accionistas mayoritarios de ONO.

Las armas de la nueva Vodafone

El secretismo por parte de ambas operadoras es absoluto en torno a esta operación. Ni siquiera desde la sede central de Vodafone en Londres han querido valorar para Kelisto las consecuencias de esta adquisición, detrás de la cual se encuentra el asesoramiento de Morgan Stanley.

Sea como fuere, el resultado daría como resultado a un serio competidor global para Telefónica (Movistar), que continúa liderando tanto el mercado móvil como, sobre todo, el de banda ancha –en el que fue denunciado recientemente por Vodafone- con unas cuotas de mercado del 33% y el 50%, respectivamente.

Absorbidos los 45.000 kilómetros de red de ONO y sus más de 7 millones de hogares conectados, Vodafone vería reforzada su base de clientes, catapultada hasta el 19% de cuota del mercado en el segmento de la banda ancha y del 26% en área móvil. Una nueva Vodafone, por otro lado, que quizás abandonaría el actual despliegue conjunto de red de fibra óptica que está llevando a cabo con Orange.

Efecto dominó: Orange a por Jazztel

El efecto inmediato de la adquisición de ONO por parte de Vodafone sería, precisamente, otra compra: la de Jazztel a manos de Orange. La operadora francesa cuenta con la liquidez necesaria para afrontar una operación de esta naturaleza, que sería absolutamente imprescindible para no ir a rebufo de Movistar y Vodafone.

Tanto es así que, de absorber a Jazztel, Orange escalaría posiciones hasta la segunda posición del mercado, acaparando una cuarta parte del mercado de banda ancha y, además, el 26,4% del mercado móvil.

Opinión de Kelisto

El diablo se encuentra en los detalles y la cifra final que Vodafone ponga encima de la mesa será la que realmente desequilibre la balanza de un lado u otro. Una cifra en la que cantidades como 100 millones de euros, aparentemente sin tanto peso en la decisión –sobre todo considerando el global de la operación- puede ser realmente determinante en la junta de accionistas, donde aún hay partidarios de la salida a Bolsa.

En todo caso, la compra se da por hecha y redibuja por completo el panorama de las telecomunicaciones en España, no sólo por la nueva Vodafone sino, además, por los posibles movimientos Orange-Jazztel. De cómo sean capaces de aunar sus diferentes culturas empresariales y, sobre todo, de exprimir al máximo las innegables sinergias que se derivan de estas operaciones dependerá el éxito de las mismas, tanto de cara a las operadoras como, sobre todo, a los usuarios.

Los consumidores podrían verse muy beneficiados de estas adquisiciones, sobre todo en lo que a la aparición de nuevas ofertas convergentes se refiere, con unos precios capaces de competir agresivamente con el monopolio de facto de Movistar. Sin embargo, la competencia se reduciría en el mercado con la desaparición de actores de gran calibre y dado que los tres grandes (Movistar, Vodafone y Orange) siempre han actuado sospechosamente como un cártel bien avenido, el peligro de pactos de precios encubiertos cobra mayor peso. 

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra hasta 172 euros en tu ADSL con Kelisto

Compara todas las ofertas de Adsl y fibra

Ver ofertas