¿Es mejor invertir o pagar las deudas?

Billetes De Euro

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata

Descubre qué cálculos debes hacer para decidir entre invertir o pagar tus deudas cuando recibes unos ingresos extra.

El cobro de una herencia, una paga extra o, incluso, un premio de la lotería pueden hacer que dispongas de una importante inyección de dinero en un momento puntual, pero ¿sabrías qué hacer con él? Además de gastarlo, invertirlo o pagar las deudas pueden ser dos opciones a tener en cuenta si lo que quieres es sacar algo de partido a esos ingresos repentinos. Ahora bien, para saber cuál es la decisión adecuada, es importante que eches cuentas.

Qué cálculos debes hacer

Normalmente, tapar agujeros suele ser la mejor opción, sobre todo si sueles actuar con prudencia a la hora de invertir tu dinero y los tipos de interés están por los suelos, como sucede en este momento. En un contexto como el actual, la mayoría de los productos de ahorro para inversores conservadores (como las cuentas remuneradas o los depósitos) ofrecen un interés muy bajo. Incluso, en algunos casos, esa retribución ni siquiera permitiría que el dinero creciera al mismo ritmo que lo hacen los precios, lo que provocaría que el consumidor acabara perdiendo dinero.

No obstante, es importante echar cuentas para poder comparar cuál es la rentabilidad que podrías obtener por tus nuevos ingresos frente al interés que estás pagando por los préstamos que tengas pendientes. Solo así podrás obtener una respuesta totalmente personalizada.  

1. ¿Cuánto ahorrarías pagando tus deudas?

Por ejemplo, imagina que has tenido unos ingresos extra de 5.000 euros y que tienes pendiente la devolución de un préstamo de 12.000 euros que contrataste el pasado mes de enero y que devolverás en un plazo de cinco años.

Si el producto que tuvieras contratado fuera el Préstamo Naranja de ING Direct, tendrías pendiente un pago de 10.378 euros, a devolver en 53 meses, a un interés del 5,95% TIN. Utilizar los 5.000 euros de dinero extra para amortizar anticipadamente este préstamo (reduciendo el plazo pendiente y manteniendo la cuota) te permitiría ahorrar 1.085,15 euros en intereses.

¿Necesitas ayuda para pedir un préstamo?

En Kelisto analizamos tu caso gratis y sin compromiso
Te llamamos
Productos de ING Direct
Préstamo Naranja
ING Direct
Interés
5,95 %
Coste/mes
-
Coste total
-
Ir
Detalles

Descripción del producto

El Préstamo Naranja tiene un tipo de interés muy atractivo del 5,95% y sin comisiones de ningún tipo, siguiendo la línea de todos los productos de ING Direct. Si contratas el préstamo, tendrás el tipo de interés del 6,95% con independencia del dinero que solicites y del tiempo en el que decidas devolverlo. Podrás solicitar hasta 40.000 € durante 7 años

CARACTERÍSTICAS

  • Características destacadas
    Tipo de interés 5,95 %
    Importe mínimo 6000,0 €
    Importe máximo 40000,0 €
    Plazo máximo 7 años
    Comisión estudio 0,0 %
    Comisión apertura 0,0 %
    Comisión cancelación 0,0 %
    Comisión cancelación anticipada 0,0 %
  • Requisitos para contratarla
    Edad mínima 18 años
    Edad máxima 0 años
    Justificar finalidad No
    Ingresos mínimos Sin determinar
    Dirigido a nuevos clientes
    Dirigido a antiguos clientes

Ahora bien, debes tener en cuenta que hay préstamos que te cobran por realizar una amortización anticipada, un coste que está limitado por ley: como mucho, la entidad podrá cobrar un 1% si el período que queda hasta finalizar el plazo de devolución es superior a un año, y un 5% si el período restante es inferior. Por tanto, tendrás que restar el coste de la comisión al dinero que pudieras ahorrarte en intereses al devolver anticipadamente tu préstamo.

En el ejemplo anterior, el Préstamo Naranja no cobra ninguna comisión de este tipo. Ahora bien, si lo hiciera, el coste sería de 25 o de 50 euros en función del tiempo que quedara hasta finalizar el plazo de amortización. Por tanto, habría que restar esa cantidad a los 1.085,15 euros que se dejarían de pagar en concepto de intereses para calcular el ahorro total.

2. ¿Qué rentabilidad te ofrece el producto más interesante del mercado?

Una vez calculado lo que ahorrarías (o ganarías) devolviendo tus deudas, toca echar cuentas para saber cuánto podrías ganar invirtiendo tu dinero. Si eres un consumidor conservador, lo habitual sería optar por cuentas remuneradas o depósitos a plazo para obtener cierta rentabilidad por tu dinero, pero sin correr riesgos.

En caso de que optes por una cuenta remunerada (que te permitirá disponer de tu dinero en cualquier momento sin tener que abonar ninguna penalización), debes hacerte una pregunta: ¿estás dispuesto a vincularte con tu banco o prefieres no hacerlo?

  • Si no te importa asumir una vinculación extra (es decir, depositar tu dinero y, además, contratar varios productos adicionales), la mejor opción es la Cuenta Nómina de Bankinter. Tal y como te contamos en Kelisto, esta oferta te permite obtener un 5% TAE el primer año y un 2% el segundo. A cambio, tendrás que domiciliar una nómina mínima de 1.000 euros, un recibo al mes, mantener activa la tarjeta asociada a la cuenta y respetar una permanencia de dos años. En caso de optar por este producto, podrías conseguir 350 euros brutos en dos años, a los que habría que restar el 19% que se llevaría Hacienda (66,7 euros). Por tanto, la cantidad limpia que lograrías ascendería a 283,3 euros.
  • Si no estás dispuesto a vincularte con tu entidad, la opción más atractiva es la Cuenta Bienvenida, de Openbank, que ofrece un 2% TIN durante los tres primeros meses y, a continuación, un 0,30% para clientes sin nómina domiciliada. Si mantuvieras el dinero durante dos años, conseguirías unos intereses de 51,25 euros que, restado el pago de impuestos, se quedarían en 41,5 euros.

En el caso de los depósitos, la opción más favorable es el Depósito CA Consumer Finance de Crédit Agricole. Este producto ofrece un rendimiento del 1,60% TIN, lo que se traduce en 160 euros para quienes inviertan 5.000 euros a dos años. A esa cifra también habría que restarle el pago de impuestos, por lo que la cantidad final se quedaría en 129,6 euros.

Da prioridad a las deudas malas

En caso de que decidas que tapar agujeros es la mejor opción para emplear unos ingresos extra, debes tener en cuenta que siempre es más interesante quitarse unas deudas antes que otras. Para averiguar qué prestamos debes cancelar antes, tendrás que considerar dos criterios:

  • El interés que te cobra tu entidad por haberte prestado dinero: cuanto más alto sea, antes deberás deshacerte de tu deuda
  • Si se trata de una “deuda mala” o de una “deuda buena”

Para distinguir entre las deudas malas y las buenas, hay que responder a una sencilla pregunta: el bien o servicio que has comprado ¿se revaloriza con el paso del tiempo? Si la respuesta es afirmativa (como pasaría con una vivienda, una reforma del hogar o el pago de actividades de formación), estarás ante una deuda buena. En caso contrario, te encontrarías con una deuda mala, como ocurre cuando se paga a plazos un coche, un viaje o cualquier otra actividad de ocio.

La razón por la que deberías quitarte cuanto antes las deudas malas es doble: por un lado, estarás perdiendo dinero porque el valor de la compra que has hecho disminuye rápidamente; por otro, suele tratarse de productos que se financian con un interés más caro que el que se aplicaría a la deuda buena: por ejemplo, las tres hipotecas más baratas del mercado cobran, a día de hoy, un interés que va del 0,8% al 0,99%. En cambio, los tres préstamos más económicos para comprar un coche aplican un interés que va del 4,63% al 4,99%.

No te olvides del fondo de emergencia

Antes de decidirte entre invertir o pagar las deudas, debes revisar si dispones de un fondo de emergencia, es decir, de una cantidad suficiente para poder hacer frente a tus gastos habituales durante algún tiempo, en caso de que te quedaras sin ingresos.

Lo recomendable es acumular una cantidad equivalente a entre tres o seis veces el coste mensual de tus gastos frecuentes (la hipoteca o alquiler, los recibos habituales, la devolución de préstamos, etc). Si  conseguirlo supone un gran esfuerzo económico para ti, plantéate guardar un 10% de tus ingresos cada mes, hasta llegar a la cantidad con la que te sientes más cómodo. Una vez lo hayas logrado, ya podrás decidir si es mejor emplear tu dinero en inversiones o en pagar tus deudas. 

¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata