¿En qué se diferencian las tarjetas SIM, Micro SIM, Nano SIM y eSIM?

Ahorra hasta 241€ al año en tu tarifa de móvil
Imagen de banner
Las tarjetas SIM se diferencian de sus hermanas pequeñas Micro SIM, Nano SIM y eSIM en el tamaño, que va en disminución hasta encontrarnos con la eSIM virtual. Además, hay otros aspectos que cambian, como los dispositivos con los que son compatibles o la capacidad que puede llegar a albergar cada una.

La diferencia más importante entre las tarjetas SIM (esas que se meten en el teléfono, almacenan información del dispositivo y lo asocian a la cuenta de tu operador para tener señal), las Micro SIM, Nano SIM y eSIM está en el tamaño: ya la nano SIM reduce en un 70% el tamaño básico de este elemento y desaparece totalmente con la eSIM, que cumple la misma función, pero que en lugar de una tarjeta que tienes que introducir en el móvil  consiste en un chip que trae ya integrado.

El tamaño de estas tarjetas, que puede parecer una tontería, permite que tu teléfono pueda optimizar el espacio de sus componentes (de ahí que la tendencia vaya a la reducción) y también cambia el proceso para hacer una portabilidad (si solicitas una virtual, ya no tendrás que pasar por el trámite del envío y la migración de complica más para el operador). Para entender mejor cómo funcionan, en Kelisto analizamos las principales diferencias entre las tarjetas SIM, Micro SIM, Nano SIM y eSIM.

¿Para qué sirve una tarjeta SIM? 

La tarjeta SIM es la encargada de asociar un dispositivo móvil con la cuenta de un cliente en el prestador del servicio de telefonía. Es capaz de trasmitir nuestros datos en doble sentido, previene el fraude y garantiza que las llamadas que nos realizan y que hacemos se hagan correctamente.

¿Cómo varía el tamaño de las SIM, Micro SIM y NaNo SIM?

Entre las SIM, Micro SIM y Nano SIM el tamaño va en disminución. La micro ya reduce el tamaño estándar de la SIM en un 50%, el salto a la nano ya supone una reducción de un 40% frente a la micro y, de la nano a la eSIM, de un 70%. Si has cambiado de móvil en los últimos años, seguro que has tenido que utilizar diferentes SIM con el paso del tiempo. A continuación detallamos las características de los tres tipos que puede enviarte tu operador para meter en tu teléfono:

  • Tarjeta SIM Estándar. La más grande que conocemos, de 25x 15x 0,76 mm, fue el estándar hasta hace unos años, pero los nuevos dispositivos ya no las incluyen.
  • Micro SIM. Con un tamaño de 15x 12x 0,76 mm, fue, junto a la Nano SIM, una tecnología que inicialmente utilizó únicamente Apple. La Micro SIM era el estándar hace años, después de que el iPhone 4 la estrenara. A ella se sumaron otros dispositivos de gama alta del momento, entre ellos el Galaxy S4, el HTC One o el Xperia Z.
  • Nano SIM. Apenas un 30% más pequeña (12,3x 8,8x 0,7 mm) y ligeramente más delgada que su predecesora, fue impulsada también por los de Cupertino y fue autorizada y reconocida por la ETSI en 2012. ¿El motivo? Como los dispositivos eran cada vez más delgados, se requerían tarjetas SIM más pequeñas.  A día de hoy, esta tarjeta es la más común entre los smartphone, pero algunos de los más nuevos vienen también con eSIM.

Las tarjetas en formato micro y nano son también conocidas como tarjetas uSIM, cuya capacidad de memoria es de 88k o más. Si tienes un smartphone compatible con 4G, tendrás una uSIM. En cualquier caso, para evitarte problemas, a día de hoy las SIM ya vienen con adaptadores para que funcionen como estándar, micro y nano a la vez. Dependiendo del tamaño que requiera tu teléfono, podrás usar la misma tarjeta y pasar de un tipo a otro sin tener que ir a la tienda a que te la corten o pedir un duplicado.

¿Qué son las eSIM y cómo funcionan?

Las eSIM o SIM virtuales dan un salto frente a los modelos anteriores porque consiguen reducir el tamaño un 90% en comparación con la SIM (con unas dimensiones de 6x 5x 0,7 mm) y además vienen instaladas de fábrica en el móvil, así que permiten prescindir de un soporte físico. Así, al contratar una tarifa con una compañía de telecomunicaciones ellos te informarán sobre cómo activar tu línea sin tener que esperar a que te manden la tarjeta. Lo normal es que te manden algún código para activarla desde los ajustes de tu teléfono.

Como no tendrás que esperar para que te envíen la SIM física, te ahorrarás esos gastos, que a veces recaen sobre el usuario. Eso sí, en algunas compañías, mientras que darte de alta por primera vez y pedir una eSIM sale gratis, solicitar el traspaso a una eSIM supone un coste inicial de unos cinco euros, similar a si pidieras un duplicado de tarjeta, pero con la diferencia de que no la recibirás de forma física. Otra ventaja es que, al prescindir del soporte en forma de tarjeta, tu línea (número, datos, minutos) puede usarse a la vez en varios dispositivos a la vez, lo que te libra de tener que pagar por la función MultiSIM, que cumple precisamente esta misión.

Algunos de los operadores con más cuota de mercado (como Orange, Vodafone, Movistar, Yoigo, Jazztel, O2 o MásMóvil) ya ofrecen tarjetas eSIM.  Claro que para poder disfrutar de sus ventajas tendrás que tener un dispositivo con SIM virtual, algo poco habitual pero que irá cambiando: los mejores móviles ya tienen integrado este chip. Si el tuyo lo incluye y buscas una tarifa con la que sacarle partido, te dejamos las más baratas de las telecos que venden el servicio eSIM.

Las mejores tarifas de móvil con eSIM

Datos del comparador de Kelisto a 08/03/2023. La tabla muestra las tarifas más baratas a partir de 10 GB (una por operador, ordenadas entre ellas por cuota anual total), en los operadores que ofrecen el servicio de eSIM activos en el comparador de Kelisto: Orange, Vodafone, Movistar, Yoigo, Jazztel, O2 o MásMóvil.

¿Qué capacidad de almacenamiento tienen las tarjetas SIM?

Aunque actualmente la mayoría de los usuarios guarda sus contactos directamente en la memoria del teléfono, en una cuenta Gmail o en la nube, muchos recordaréis cuando se nos “llenaba” la memoria del teléfono y no nos cabían más números. Eso era porque se almacenaban en una tarjeta SIM cuyas capacidades iniciales estaban entre los 2 y 3 KB. En la actualidad van desde los 8 a los 256 KB. Además, de la misma manera en la que han evolucionado el tamaño y la capacidad de las tarjetas SIM, también lo ha hecho el voltaje de conexión (que oscila entre 6V y 3V).

A día de hoy, sin embargo, utilizamos este almacenamiento de las tarjetas SIM muy poco, dejando en ella únicamente los datos que establece el operador para su funcionamiento. Tengas la SIM que tengas, para que funcione tendrás que tener línea con el operador de telecomunicaciones que elijas. Si estás pensando en cambiar de compañía, esta te enviará una nueva tarjeta y te avisará del momento en que esté activa. Antes de decidirte por una oferta, te aconsejamos echar un vistazo a nuestro ranking mensual de las mejores tarifas de móvil y pasarte por nuestro comparador de tarifas de móvil, en el que podrás comprobar todos los planes disponibles del mercado.

¿En qué se diferencia una tarjeta SIM de prepago de una de contrato?

A simple vista, en nada, ya que las dos cumplen la misma función de conectar tu teléfono con tu línea de móvil. La única diferencia está en la tarifa que tengas (los datos y minutos que figuren en las condiciones de la misma) y en la forma de pago: con la tarjeta de prepago tendrás que ir recargando saldo antes de usar tu plan (de ahí el nombre que indica el requisito de “previo pago”). Con el contrato, el cliente domicilia sus cobros asociándolos a un número de cuenta y a final de mes, cuando ya se ha hecho uso de la oferta, se cobra y se renueva para otro más.

¿Qué es el Dual SIM y qué significa que mi teléfono lo tenga?

El concepto Dual SIM quiere decir que tu teléfono puede alojar a la vez dos tarjetas (tendrás que consultar los tamaños que permite) para que, si tienes dos números, puedas ir usándolas como quieras sin necesidad de andar sacándolas y metiéndolas en el dispositivo de forma alterna o de tener dos móviles. Según el teléfono, algunos permiten tener los dos números activos a la vez y con otros tendrás que ir activándolas desde los ajustes.

¿Cómo cambiar el PIN de la tarjeta SIM?

Puedes cambiar el PIN de la tarjeta SIM desde tu propio teléfono teniendo únicamente el anterior. Basta con entrar en los “ajustes” y al apartado de seguridad para dar con la opción de modificar el código de entrada.

¿Puedo comprar un ‘router’ con tarjeta SIM?

Sí, hay routers que cuentan con una ranura SIM para introducir tu tarjeta y así conseguir Internet 4G en casa. El funcionamiento es muy sencillo, se conectan a una red eléctrica y te permiten tener Wifi donde vayas usando la conexión 4G de tu tarifa. Esto las convierte en una opción para poder llevarte tu conexión donde quieras, conectarte donde no llega la fibra (pero sí el 4G), librarte de permanencia (las tarifas de móvil casi nunca la tienen) y rebajar el precio de la fibra. También te hace depender de no gastar todos tus datos, así que te recomendamos usar esta opción con tarifas con al menos 100 GB (la más barata es la de Suop por 19,89 euros) o datos ilimitados (que parten del importe de OROC, con una cuota de 12 euros por datos ilimitados durante cinco meses y 70 GB después para portabilidades, y Vodafone, con datos ilimitados desde 27 euros).

Las tarifas de móvil con más datos (desde 100 GB) más baratas para conectarse a Internet con un router 4G por precio

Fuente: Kelisto.es con datos de los operadores. Las tablas siempre muestran la información y/o tarifas más recientes y actualizadas que nos facilitan los operadores. La tabla recoge el ‘top 3’ de operadores más baratos con tarifas a partir de 100 GB y llamadas ilimitadas del comparador de Kelisto, vigentes a 29/03/2023.

Ahorra hasta 241€ al año en tu tarifa de móvil
Imagen de banner
Noticias relacionadas
Descubre más noticias de
Comunicaciones
Te contamos la última hora
Consejos y Análisis
Comentarios