MENU

Un Usuario Paga Con Tarjeta

Todo lo que debes tener en cuenta al contratar una tarjeta de crédito sin vinculación

¿Necesitas una tarjeta?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata
  • A diferencia de las tradicionales, las tarjetas de crédito sin vinculación se pueden contratar sin cambiar de banco y, normalmente, su solicitud se puede hacer directamente por Internet. Eso sí, esta flexibilidad tiene algunas contrapartidas que es importante conocer.

Hasta hace no mucho tiempo, solicitar una tarjeta de crédito era algo reservado a los clientes que tuvieran una nómina domiciliada en un banco. ¿El motivo? Solo de esta manera, cada entidad era capaz de tener ciertas garantías de que el dinero que prestaba a sus usuarios le sería devuelto junto con el pago de unos intereses.

El panorama cambió cuando algunas entidades especializadas e, incluso, grandes superficies y otro tipo de comercios comenzaron a lanzar las llamadas “tarjetas de crédito sin vinculación bancaria”: es decir, plásticos que también permitían aplazar las compras, pero que no requerían que el cliente moviera sus ingresos mensuales del banco en el que los ingresaba regularmente. Con solo tener la copia de la última nómina, bastaba para poner a su disposición una pequeña línea de crédito que podría utilizar cuando le pareciera más oportuno.

A día de hoy, más de 25 tarjetas de crédito sin vinculación están a disposición de los consumidores españoles: algunas pertenecen a comercios (como la Tarjeta Alcampo o la Tarjeta Ikea Visa, entre otras); otras, a entidades especializadas (como la Tarjeta Wizink o la Tarjeta Cetelem); y las hay que pertenecen a las financieras de bancos tradicionales, como la tarjeta de crédito de EVO Finance. Ahora bien, más allá de la forma en la que se contratan, ¿qué otras cuestiones las distinguen de los plásticos de crédito tradicionales? En Kelisto, te sacamos de dudas.

1. El interés de las tarjetas de crédito sin vinculación es más alto que el de las tradicionales

En líneas generales, las tarjetas de crédito sin vinculación suelen ser algo más caras que las tradicionales: es decir, cobran un interés más alto. En concreto, aplican un Tipo de Interés Nominal (TIN) en compras aplazadas que, de media, se sitúa en el 17,26%, frente al 16% de las que te concederá tu banco por domiciliar tu nómina. Entre otros motivos, la diferencia –que cada vez se ha ido recortando más con respecto a las tradicionales- tiene que ver con el mayor riesgo que asumen las entidades que las emiten.

2. Algunas cobran un interés en forma de TIN y otras, una comisión fija por la operación

Las tarjetas de crédito funcionaban, tradicionalmente, de dos maneras:

  • Si decidías aplazar una compra a principios del mes siguiente, prácticamente ninguna te cobraba comisiones ni intereses.
  • Si preferías pagar tus compras en cómodos plazos, te cobraban un interés (en forma de TIN), al igual que ocurriría, por ejemplo, cuando pides un préstamo.

Sin embargo, en las tarjetas sin vinculación –y también en algún plástico con vinculación- es posible encontrarse con entidades que prefieren no aplicar intereses (0% TIN), pero sí cobrar una cuota fija por la operación. Por ejemplo, si decides aplazar tus compras en tres meses con la Tarjeta Cetelem, no tendrá que pagar intereses (0% TIN), pero sí deberás abonar una comisión fija del 2% de la cantidad que hayas gastado.

3. La mayoría incluye seguros, devolución por compras u otro tipo de ventajas

Frente a las tradicionales, la gran mayoría de las tarjetas de crédito sin vinculación suelen ofrecer alguna ventaja extra a sus usuarios. Los seguros, la devolución de un porcentaje de las compras y los descuentos suelen ser las más comunes:

  • Respecto a los seguros que puede incluir tu tarjeta de crédito sin vinculación, los más comunes suelen ser los de accidente en viaje, asistencia en viaje 24 horas, protección por compras y accidente de circulación. Por tanto, si eres de los que se trasladan con frecuencia –ya sea por trabajo o por placer-, quizá te podría merecer la pena abonar tus pagos con este tipo de plásticos.
  • Los descuentos y la devolución de parte de las compras es otro de los puntos fuertes de las tarjetas de crédito sin vinculación. En algunos casos, puedes encontrarte con plásticos que te reintegren un porcentaje de cualquiera de los pagos que hagas: por ejemplo, la Bankintercard Oro devuelve el 5% de todas las compras aplazadas durante el primer año y el 3% partir del segundo. En otros, los descuentos o las devoluciones se aplican en función del sector, como ocurre con la Tarjeta Wizink Oro, que tiene un amplio catálogo de ventajas en hoteles, viajes, restaurantes, tecnología e, incluso, motor. Por último, las tarjetas sin vinculación de determinados comercios solo suelen aplicar sus ventajas en sus propios establecimiento, como la Visa BP, que ofrece un descuento de hasta el 11% en sus propios carburantes.

Tarjeta Oro Bankintercard

Producto Tarjeta Oro Bankintercard de Bankintercard

Tarjeta Oro Bankintercard

Bankintercard

Cuota

Gratis

Primer año

Pago aplazado

Valoración Kelisto

  • Consigue un 5% de ahorro en todas tus compras aplazadas durante el primer año
  • Hasta 5.000,00 € de crédito
  • 26,82 % TAE con pago aplazado

Tarjeta WiZink Oro

Producto Tarjeta WiZink Oro de WiZink

Tarjeta WiZink Oro

WiZink

Cuota

-

Primer año

Pago aplazado

Valoración Kelisto

  • 27,24 % TAE con pago aplazado
  • Seguros gratuitos
  • Plan de descuentos

Tarjeta Visa BP

Producto Tarjeta Visa BP de Bankintercard

Tarjeta Visa BP

Bankintercard

Cuota

-

Primer año

Pago aplazado

Valoración Kelisto

  • Hasta 5.000,00 € de crédito
  • 21,84 % TAE con pago aplazado
  • Plan de descuentos

4. ¿Existen tarjetas de crédito gratis sin cambiar de banco?

Sí y, de hecho, ese suele ser uno de sus puntos fuertes. Prácticamente ninguna tarjeta de crédito sin cambiar de banco cobra una cuota anual, tanto si la utilizas como si no. Eso sí, en algunos casos esta política de “cero comisiones” solo está vigente durante el primer año, como ocurre con la Tarjeta BinterMas Platinum de Bankintercard, que a partir del segundo año te cobrará 30 euros anuales por disfrutar de sus ventajas.

Tarjeta Oro Bankintercard

Producto Tarjeta Oro Bankintercard de Bankintercard

Tarjeta Oro Bankintercard

Bankintercard

Cuota

Gratis

Primer año

Pago aplazado

Valoración Kelisto

  • Consigue un 5% de ahorro en todas tus compras aplazadas durante el primer año
  • Hasta 5.000,00 € de crédito
  • 26,82 % TAE con pago aplazado

Tarjeta WiZink Oro

Producto Tarjeta WiZink Oro de WiZink

Tarjeta WiZink Oro

WiZink

Cuota

-

Primer año

Pago aplazado

Valoración Kelisto

  • 27,24 % TAE con pago aplazado
  • Seguros gratuitos
  • Plan de descuentos

Tarjeta Visa BP

Producto Tarjeta Visa BP de Bankintercard

Tarjeta Visa BP

Bankintercard

Cuota

-

Primer año

Pago aplazado

Valoración Kelisto

  • Hasta 5.000,00 € de crédito
  • 21,84 % TAE con pago aplazado
  • Plan de descuentos

Además de las tarjetas que puedes ver en nuestro artículo, si quieres conocer todas las ofertas del mercado, cotejar sus condiciones y contratar la que mejor se adapte a lo que necesitas, te recomendamos que realices una comparativa de tarjetas de crédito con nuestra herramienta online.

Otros artículos que también te pueden interesar:

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

¿Necesitas una tarjeta?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata