Cinco consejos para elegir la mejor tarjeta de crédito

Shutterstock 163414106

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
¿Necesitas una tarjeta?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata

La TAE, la cuota anual, las devoluciones por compras… Son muchos los aspectos que debes analizar antes de decidir cuál es la tarjeta de crédito que mejor se adapta a tus necesidades. En Kelisto, hemos examinado los elementos más importantes para que nunca te equivoques.

Las tarjetas de crédito han ido ganando terreno desde el inicio de la crisis, sobre todo aquellas que permiten aplazar los pagos. En 2008, solo el 12,4% de los usuarios de tarjetas afirmaba utilizar la modalidad de pago aplazado, mientras que en 2012 esa cifra había avanzado hasta el 25%, es decir, había crecido un 101,6%, según datos de Mastercard.

Pese a que financiar una compra con este dinero de plástico es mucho más caro que hacerlo, por ejemplo, con un préstamo, este medio de pago se ha convertido en una alternativa más rápida y fácil de conseguir para muchos consumidores. Además, muchas entidades promocionan las tarjetas de crédito acompañadas de ventajas aparentemente atractivas (descuentos, devolución de compras…) y de promociones que, en muchos casos, pueden ser menos atractivas de lo que parecen, tal y como te contamos en Kelisto.

En Kelisto, hemos analizado los aspectos más importantes de las tarjetas de crédito para que sepas en qué debes fijarte antes de elegir la que mejor se adapta a tus necesidades.

1. Cuidado con la TAE por compras aplazadas

En muchas ocasiones, las tarjetas de crédito ofrecen dos modalidades de pago: el pago a final de mes (la entidad te cobra todo lo abonado con tarjeta en una fecha concreta: o bien al final del mes correspondiente, o a comienzos del siguiente) y el pago a plazos, que permite abonar las compras en varias mensualidades. La primera fórmula no suele estar sujeta al pago de intereses, pero la segunda sí. Como sucede en cualquier préstamo, ese aplazamiento conlleva una TAE, que es mucho más alta de la que pagarías con un crédito personal, como avanzamos desde Kelisto. Analizar la TAE de las distintas opciones que hay en el mercado es el primer paso para saber cuáles son las tarjetas más baratas. 

2. Examina qué cuota anual tendrás que pagar

La mayoría de las entidades cobra una cuota anual por disponer de una tarjeta de crédito, aunque en algunos casos te regalarán el coste durante el primer ejercicio, como sucede con la Visa CX Oro de Catalunya Caixa o la Visa Gold de La Caixa. Más allá de las promociones, asegúrate de comprobar el coste a largo plazo, ya que las promociones para nuevos clientes pueden dar lugar a cuotas –a partir del segundo ejercicio- con coste muy por encima de la media del mercado.

3. ¿Devuelve dinero?

Buena parte de las tarjetas de crédito que hay en el mercado devuelve un porcentaje de las compras que abones con ellas. En algunos casos, te reintegrarán parte de la cantidad gastada en determinados establecimientos (como la Visa Repsol, que te devuelve un porcentaje del gasto en estaciones de servicio de Repsol, Campsa y Petronor) y, en otros, un porcentaje de lo que abones por compras en general (como la Visa Obsidiana de Bankinter, que reintegra el 5% de las compras aplazadas durante el primer año, independientemente de dónde se realicen). Para elegir la tarjeta que mejor se adapta a ti, analiza tus hábitos de consumo para determinar si estas promociones pueden merecerte la pena.

4. Fíjate en los seguros que incluye

Muchas de las tarjetas de crédito que hay en el mercado ofrecen, de forma gratuita, distintos tipos de seguros asociados: por ejemplo, la tarjeta Única Oro de Bankinter incorpora un seguro de accidentes de hasta 600.000 euros y un seguro de asistencia en viajes, mientras que la tarjeta Shopping Oro de Banco Sabadell cuenta con seguros de accidente (de viaje en transporte público de hasta 120.000 euros, y de accidentes cotidianos hasta 6.000 euros), y una póliza de protección de tarjetas. Aunque este no sea el aspecto primordial a la hora de decantarte por una u otra tarjeta, examínalos antes de decirte porque pueden serte de gran utilidad.

5. Presta atención a la letra pequeña

Como en cualquier producto financiero, los contratos de las tarjetas de crédito también cuentan con letra pequeña. Analizar estas condiciones, a las que no siempre prestamos atención, te permitirá descubrir que las promociones no siempre son tan atractivas como parecen. Por ejemplo, como ya revelamos en Kelisto, la mayoría de las tarjetas que financian compras sin intereses esconden comisiones por fraccionar los pagos. 

Si quieres saber cuáles son las mejores tarjetas de crédito sin vinculación, visita nuestro ranking mensual

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
¿Necesitas una tarjeta?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata

Kelisto te ayuda
¿Necesitas un crédito?
Te ayudamos a conseguirlo con las mejores condiciones