¿Es posible desgravar el seguro médico?

A la hora de planificar tu próxima declaración de la renta debes tener en cuenta que podrás desgravar el coste de tu seguro médico, aunque solo podrás hacerlo en determinados casos y los impuestos que podrás ahorrar dependerán de determinados factores.

Los seguros de salud tienen muchas ventajas, como el ahorro de esperas si quieres acudir a un especialista o el acceso a tratamientos especiales a buen precio. Lo que muchos no saben es que también cuentan con un beneficio que puede resultar muy atractivo: el seguro médico se puede desgravar en la declaración de la renta. Sin embargo, no todo el mundo puede hacerlo. Por ello, en Kelisto te explicamos cuándo puedes desgravar tu seguro de salud y cómo hacerlo.

¿Quién puede desgravar un seguro de salud?

Lo primero que debes tener en cuenta es que no todo el mundo puede desgravar un seguro médico en su declaración de la renta. Esta póliza, al igual que ocurre con las de vida y hogar, solo puede ser deducirse en los siguientes supuestos:

  • Cuando el asegurado es un autónomo: si tienes algún seguro de salud para autónomos, debes saber que cuentas con la posibilidad de desgravártelo en tu declaración de la renta. Para ello, eso sí, deberás hacer la declaración dentro del régimen de estimación directa.
  • Cuando se trata de un seguro de empresa: si una empresa tiene contratado un seguro de salud para sus empleados, entonces la compañía podrá desgravarse dicha póliza.
  • Trabajadores que tengan un seguro médico con su empresa: de la misma forma, el trabajador de una empresa que cuente con un seguro médico de su comapañía también podrá desgravarse su coste, siempre que no la reciba como parte de su salario.

¿Cuánto puede desgravar un seguro médico?

La cantidad que puedes deducirte de tu seguro médico dependerá de si eres autónomo, empleado o empresa: en los dos primeros, el máximo que podrás reducir de tu base imponible será de 1.500 euros, mientras que para las compañías no hay límite. Además, ten en cuenta que, en el caso de autónomos y trabajadores por cuenta ajena, no solo el asegurado podrá desgravarse el seguro, sino también su cónyuge e hijos menores de 25 años que no lleguen a los ingresos mínimos y vivan en el domicilio familiar.

En concreto, la cantidad que podrás desgravarte con tu seguro de salud es de:

  • Autónomo: puedes desgravarte el 100% de la prima, con un límite de 500 euros y de 1.500 euros si alguno de los miembros de la unidad familiar tiene alguna discapacidad. Para que el coste de tu póliza no supere esos topes ,lo mejor es que optes por alguno de los seguros de salud más baratos del mercado que puedes encontrar en nuestro ranking mensual.
  • Trabajador por cuenta ajena: también puede deducir su seguro médico privado con un límite de 500 euros, siempre que reciba la prima dentro de su sueldo. Sin embargo, recuerda que toda cantidad que exceda ese importe, tendrá que ser tributada como rendimiento en especie.
  • Empresa: la compañía que contrate un seguro médico para sus empleados podrá desgravarse el capital asegurado a través del Impuesto de Sociedades.

¿Cómo deducir el seguro en la declaración de la renta?

Desgravar el seguro médico en la declaración de la Renta es algo que solo podrán hacer los autónomos y los trabajadores por cuenta ajena, mientras que las empresas deberán hacerlo a través del impuesto de sociedades. Además, en función del perfil del asegurado (autónomo, por cuenta ajena o empresa), la forma de deducir la base imponible para ahorrar en impuestos será distinta.

Desgravar el seguro de salud de un autónomo

El autónomo podrá desgravarse el seguro de salud de dos formas: en un solo pago, con la declaración anual del IRPF, o en pagos fraccionados con el modelo 130. La prima se descontará de la base imponible del autónomo, por lo que se reducirá la cantidad sobre la que se aplicarán los impuestos.

Otro aspecto a tener en cuenta es que el autónomo debe estar contemplado dentro del régimen de estimación directa. Además, si la prima aparece como rendimiento de actividades económicas en estimación objetiva, la deducción en la base imponible se hará automáticamente. Si, por el contrario, el seguro se considera rendimiento de actividades económicas en estimación directa, entonces el autónomo tendrá que rellenar la casilla 200 en su declaración, correspondiente a la prima del seguro.

Desgravar la póliza de un asalariado

En el caso de un trabajador por cuenta ajena, para que este pueda deducirse el seguro de salud tiene que percibir la prima del mismo dentro de su salario. Además, el seguro debe ser una póliza colectiva contratada por su empresa.

Para desgravarse el seguro, a la hora de hacer la declaración de la renta su base imposible se reducirá en una cantidad equivalente a la de la prima anual. Por ejemplo, si el salario del trabajador es de 20.000 euros, pero su prima del seguro asciende a 400 euros, entonces la base sobre la que hacer la declaración será de 19.600 euros. Si, por el contrario, su seguro médico fuera de 600 euros anuales, la base se quedaría en 19.500 euros (dado que el máximo deducible es de 500 euros) y los 100 restantes tendrán que ser declarados como rendimientos en especie.

Desgravar el seguro médico de una empresa

En este caso, la empresa debe contratar un seguro de salud colectivo para sus empleados, no individual. Además, tendrá que pagar la prima del seguro como parte del salario de ese trabajador.

Para que la empresa pueda desgravar su seguro médico, tendrá que pagar el Impuesto de Sociedades. A través de este impuesto, conseguirán una importante rebaja fiscal al declarar el capital asegurado como gasto social y restarlo de los beneficios que consigan.

Noticias relacionadas

Descubre más noticias de
Seguros
Te contamos la última hora
Consejos y Análisis

Comentarios