Alex Casademunt: “Las radios son como los bancos, te dan un paraguas cuando hace sol”

Alex Casademunt Gafas

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 65% en tu seguro de coche
COMPARA AHORA

El cantante, presentador y actor Alex Casademunt asegura que siempre ha sido derrochador y que su paso por Operación Triunfo le hizo darse cuenta de que lo realmente importante, más allá de lo material, es tener calidad de vida.

Su paso por la academia más famosa de la televisión, la de Operación Triunfo, le abrió las puertas del mundo de la música, la televisión y el teatro, pero sobre todo, le permitió aprender muchas cosas. Algunas de ellas tuvieron que ver con su vida profesional. “Hubo gente que nos encumbró y que luego prácticamente nos rechazó por venir de OT”, explica Alex Casademunt. Pero su aprendizaje no terminó ahí. Hubo aspectos mucho más terrenales: “Me recomendaron que invirtiera en un piso y me acabé viendo con una deuda enorme con Hacienda y con gastos de más de 15.000 euros al mes”, relata.

Afortunadamente, Casademunt ha logrado extraer todo lo positivo de sus experiencias y, mientras busca el momento más adecuado para lanzar su nuevo disco –que está en el cajón desde hace tres o cuatro meses-, acaba de reestrenar en el teatro Fígaro de Madrid el musical “El otro lado de la cama”, una obra basada en la película española de Emilio Martínez-Lázaro, en la que comparte cartel, entre otros, con Mónica Aragón.

Participar en la primera edición de OT ¿fue un regalo o te ha pesado como una losa?

Yo sé de dónde salí y estoy muy orgulloso de ello. Me siento muy feliz de decirlo y aplaudo el proyecto. Me parecía un programa redondo, que nos permitió hacer muchos proyectos y que para nada me ha pesado. Al contrario. Sin embargo, sí que tengo cosas que echar en cara a los medios de comunicación. Algunos pasaron de encumbrarnos a hacernos el vacío. Hablaban de “la fábrica de hacer triunfitos” y era una cosa que yo no entendía. ¿Por qué un tío que sale de “Lluvia de estrellas” era un cantante y nosotros, triunfitos?

¿Te has sentido prejuzgado por haber salido de un programa como OT?

Siempre. No ha habido vez que no me prejuzgaran, pero han bastado dos días de trabajo para quitar a la gente esa idea de la cabeza. Ese tipo de cosas siempre me han dado fuerzas para hacer las cosas el doble de bien.

Desde que saliste no has dejado de trabajar pero ¿qué te gustaría haber hecho, que no pudiste hacer?

Me hubiera gustado tener mis tres o cuatro discos en el mercado. Tengo mucho que decir a nivel musical y la gente, por desgracia, todavía me canta el “Dos hombres y un destino” o el “Te quiero quiero más”. No obstante, tengo que agradecer que nunca he dejado de trabajar y el mundo de la interpretación, por ejemplo, es algo que me da unas sensaciones muy parecidas a las de la música.

Alex%20casademunt.obra%20de%20teatro

De 0 a 10, ¿qué nota le pondrías a la forma de cuidar la música que tenemos en España?

Un 4. En este país se ha perdido un poco el sentido… Hay grandes talentos a los que no se les da una oportunidad. Somos un país de modas y hemos perdido la esencia de la música. Hay cuatro emisoras de radio y cuatro discográficas que manejan los hilos y son las que deciden si suenas o no, y eso te obliga a pelear el doble que cualquier artista para hacerte un hueco. La otra cara de la moneda es que si, de repente, pones algo en Youtube y en medio año tienes tres millones de visitas, sí que te van a buscar, a pelotear y a hacer un discazo. Las emisoras de radio no deberían ser como los bancos, que te dan un paraguas cuando hace sol.

A problemas como la piratería, los cantantes habéis tenido que añadir la situación económica ¿Cómo te ha afectado a ti la actual crisis?

Ha habido años más duros y otros más buenos, pero yo soy un tío que sabe cómo apretarse el cinturón porque he tenido mucho y también muy poco. A lo largo de estos años ha habido momentos complicados y creo que eso ha dado lugar a que surja una cierta creatividad que antes no había. La crisis ha sido buena para algunas cosas: por ejemplo, se han abierto salas pequeñas y se han hecho producciones muy buenas a muy bajo coste.

Si pudieras ser ministro de Economía por un día ¿cuál sería la primera decisión que tomarías?

Yo no haría recortes en educación o sanidad. Los que tienen que ayudar a arreglar esto son los que de verdad tienen dinero. Ya estamos cansados de que siempre sea el proletariado el que se pone a currar cada día para sacar al país de la crisis. Los que más ganan tendrían que pagar más impuestos. Me parece muy bien que alguien haga una fortuna, pero ese dinero lo has hecho en tu país y, si tu país se está viniendo abajo, tienes que pagar más. A este paso, nos vamos a cargar la clase media y el día de mañana solo habrá ricos y pobres.

¿Crees que el dinero es importante para ser feliz?

El dinero está para gastarlo, no hay más. Está para comprar cosas que te faciliten el hacer otras cosas. A mí, por supuesto, me gustaría tener más dinero y poder hacerme un estudio de grabación de 30 millones de euros. Pero tampoco es una cosa que me obsesione. Yo no cambio, por ejemplo, el poder tomarme un vino con mis compañeros después de cada función por “x” dinero. Eso no se paga con nada. Además, conozco a gente millonaria que está muy amargada.

¿Cuál es la lección más importante que has aprendido en tu vida sobre el dinero?

Las mayores lecciones las he aprendido yo mismo a base de batacazos. Por ejemplo, nada más salir de OT, mi gestor me hizo comprarme un piso. De repente, me tocó pagar más de 20 millones de pesetas en impuestos y estuve dos o tres años trabajando solo para pagarlos, con unos gastos que superaban los 16.000 euros al mes. Entonces aprendí que las cosas tenían que ser más fáciles. Tienes que tener tu sitio donde estar pero, sobre todo, lograr calidad de vida.

¿Te consideras ahorrador o derrochador?

Derrochador, sin duda.

¿Eres más de tarjeta o de efectivo?

Soy de efectivo. La tarjeta no me gusta. La llevo por si me hace falta, pero siempre soy de llevar suelto, es una especie de manía. Si no, me siento como desnudo.

¿Cuál es tu posesión más valiosa?

Estoy muy enamorado de mi moto, por ejemplo, y también tengo alguna joya, algún reloj bueno… Pero quizá lo más valioso es una cosa que llevo puesta desde los 12 años: un anillo de acero inoxidable que le hicieron a mi abuelo en la mili, en Marruecos. Lo he llevado puesto en todos los dedos de mi mano.

¿Y el capricho más caro que te has regalado?

Un Rolex que me regaló una ex novia. Yo era un poquito delincuente… (Ríe) Muchas veces conducía sin carnet y mi chica me decía “por favor sácatelo y yo te compro el reloj que quieras”. Tardé un par de años más en hacerlo y, al final, cuando lo hice llegó con el regalo.

Si tuvieras que irte a una isla desierta, ¿qué tres cosas te llevarías?

Una guitarra, a una buena amiga –porque un buen amigo, ahí tanto tiempo…- y una botella de ron caro.

¿Cuál ha sido el día más importante de tu carrera?

No sé si ha sido el día más importante, pero quizá uno de los más bonitos fue cuando entré en la academia de OT. Todavía recuerdo hasta su olor y, cuando entro en sitios con el mismo aroma, me quedo paralizado.

¿Y el mayor logro de tu vida?

Haber aprendido a tocar la guitarra y el piano. Cuando compuse mi primer disco, lloré mucho. Muchos amigos músicos se ofrecieron a ayudarme a componer y luego quisieron quedarse con el 70% de los ingresos por autoría. Y pensé “hasta que yo no toque ambos instrumentos no voy a parar”. Nunca he ido a ninguna clase y me gustaría que vieras cómo los toco ahora… 

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Palabras clave: Alex Casademunt Fama y Dinero
Ahorra 120 euros en tu seguro de coche con Kelisto
COMPARA AHORA
Logo seguros home