Casa Construida Con Billete De Euro

¿Qué pasará con mi hipoteca si vuelve a subir el euríbor?

¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata
  • El euríbor, que determina el interés que pagan quienes tienen una hipoteca variable, lleva más de dos años en valores negativos pero, ¿qué podría ocurrir si volviera a entrar en terreno positivo o, incluso, si registrara los máximos que tocó en 2008?

Tal y como indica su propio nombre, las hipotecas variables son aquellas que cobran un interés que cambia a lo largo del tiempo. En España, la gran mayoría de ellas usan la misma referencia para hacer estos cambios: el euríbor a un año, un índice que refleja a qué precio se prestan los bancos europeos dinero entre sí.

El mecanismo que utilizan las hipotecas variables para calcular su interés es sencillo: suman el euríbor más un diferencial, que es un porcentaje que nunca cambia. Por ejemplo, la Hipoteca Variable de Bankinter tiene un interés de euríbor+0,99%. El resultado de esta suma se mantiene constante durante 12 meses y, al cumplir el año, el banco la revisa con el nuevo nivel que haya alcanzado el euríbor. Por tanto, cuanto más bajo esté este índice de referencia, menor será el interés que el cliente deberá pagar por su hipoteca.

Hipoteca Sin

Producto Hipoteca Sin de Bankinter

Hipoteca Sin

Más detalles
Periodo inicial
12 meses
% máximo concedido
80,0 %
Importe mínimo financiado
-
Importe máximo financiado
-
Comisión estudio
0 €
Comisión cancelación
0,50 %
Comisión amortización anticipada
0,50 %
Domiciliar nómina
Contratación seguro vida
Contratación seguro hogar
Contratación plan pensiones
Contratación otros
No
Periodo inicial
12 meses
% máximo concedido
80,0 %
Importe mínimo financiado
-
Importe máximo financiado
-
Comisión estudio
0 €
Comisión cancelación
0,50 %
Comisión amortización anticipada
0,50 %
Domiciliar nómina
Contratación seguro vida
Contratación seguro hogar
Contratación plan pensiones
Contratación otros
No

Como ya te habrás imaginado, la ventaja de las hipotecas variables reside en que, si el euríbor registra niveles muy bajos, pagarás pocos intereses a tu banco. Sin embargo, si este índice de referencia se dispara, la cuota que pagas cada mes crecería con la misma intensidad.

En 2016, el euríbor empezó un camino a la baja que le ha llevado, no solo a registrar mínimos históricos, sino a entrar en el terreno negativo, algo que jamás había ocurrido en su historia. A día de hoy, este índice sigue bajo cero, pero el hecho de que a finales del pasado año empezara a registrar pequeñas subidas hace que muchos empiecen a temer lo que podría pasar con su hipoteca si se mantiene el cambio de tendencia.

Para que puedas salir de dudas y decidir, por ejemplo, si te conviene más una hipoteca fija o una variable, en Kelisto queremos darte respuesta a las cuestiones más importantes que pueden surgirte sobre una posible subida del euríbor. Eso sí, recuerda que, más allá del interés, hay otras cosas que diferencian a las hipotecas variables y fijas que debes tener en cuenta antes de decantarte por una de ellas.

¿Cuánto ha subido el euríbor?

Aunque el euríbor sigue en niveles negativos, ha encadenado 11 meses de subidas muy leves, pero consecutivas: desde marzo de 2018 (cuando se situaba en el -0,191%) hasta febrero de 2019 (hasta el -0,108%). A partir de ese mes, el índice de referencia de las hipotecas variables en España volvió a bajar y, por el momento, no parece que pueda cambiar de rumbo.

¿Estamos ante un cambio de tendencia?

Desde hace ya bastante tiempo, adivinar lo que podría pasar con el euríbor resulta muy complicado.  Los únicos mensajes que sirven de pista para vaticinar lo que podría suceder son los que lanza el Banco Central Europeo (BCE). Como ya te contamos en Kelisto, los tipos de interés fijados por esta institución europea influyen en la cuota de tu hipoteca porque tienen una vinculación muy directa con el ritmo al que evoluciona el euríbor. En este sentido, lo último que se ha aventurado a comunicar este organismo es que sería complicado ver un euríbor en positivo a finales de 2019: es decir, parece que no descarta posibles subidas pero, de ocurrir serían muy leves.

¿Cuándo alcanzó el euríbor su máximo histórico?

El euríbor alcanzó su máximo histórico en julio de 2008. Por aquel entonces, el índice de referencia de la mayoría de las hipotecas en España se situó en el 5,393%.

¿Cómo afectaría a mi hipoteca la vuelta del euríbor a máximos?

Para saberlo, basta con hacer algunos cálculos. En primer lugar, supongamos que acabas de  contratar la Hipoteca Variable de Bankinter, un préstamo que aplica un interés variable de euríbor+0,99%, aunque durante el primer año establece una tasa fija de salida del 1,99%.

Hipoteca Sin

Producto Hipoteca Sin de Bankinter

Hipoteca Sin

Más detalles
Periodo inicial
12 meses
% máximo concedido
80,0 %
Importe mínimo financiado
-
Importe máximo financiado
-
Comisión estudio
0 €
Comisión cancelación
0,50 %
Comisión amortización anticipada
0,50 %
Domiciliar nómina
Contratación seguro vida
Contratación seguro hogar
Contratación plan pensiones
Contratación otros
No
Periodo inicial
12 meses
% máximo concedido
80,0 %
Importe mínimo financiado
-
Importe máximo financiado
-
Comisión estudio
0 €
Comisión cancelación
0,50 %
Comisión amortización anticipada
0,50 %
Domiciliar nómina
Contratación seguro vida
Contratación seguro hogar
Contratación plan pensiones
Contratación otros
No

Para simplificar este ejemplo, dejaremos de lado el fijo de salida para poder comparar qué pasaría con un tipo variable ahora y en el momento en el que volviera a los máximos históricos. Si pidieras el importe medio de una hipoteca en España* a 23 años (datos promedio según el Instituto Nacional de Estadística), con el euríbor a cierre de abril (-0,112%), comenzarías pagando una cuota mensual de 501,70 euros. Eso sí, el día que el euríbor volviera a máximos, tu mensualidad pasaría a 867,28euros: es decir, pagarías 365,58 euros más al mes, lo que te supondría un sobrecoste de 4.386,96 al año.

Con este panorama, lo más recomendable es que, antes de contratar una hipoteca variable, hagas los cálculos necesarios para cerciorarte de que tu economía doméstica puede afrontar esta operación. Lo más recomendable es que la cuota mensual del préstamo no sobrepase el 30-35% de los ingresos familiares, de forma que tengas cierto margen de maniobra en caso de que el euríbor vuelva a subir. De cualquier manera, dado que cada caso es un mundo, lo mejor es que hagas cuentas según tu caso particular, tus necesidades y tus expectativas de futuro.

¿Puedo esquivar de alguna manera la subida del euríbor?

Si todavía no has contratado una hipoteca, una forma de esquivar las subidas del euríbor es optar por una hipoteca a tipo fijo. Como verás en nuestra selección de hipotecas fijas más baratas del mercado, a día de hoy puedes encontrar préstamos de este tipo a partir de un interés del 1,65%. Eso sí, antes de contratar una de ellas, debes tener en cuenta varias cosas:

  • Las hipotecas fijas con un interés más bajo están diseñadas para plazos de devolución muy cortos (10 o 15 años), cuando lo normal es que la devolución de la deuda se alargue durante una media de 22 años, según los datos oficiales.
  • Si contratas una hipoteca fija y quieres devolver parte de lo que debes antes de tiempo, tu banco podría abonarte un cargo que nunca tendrías que pagar con las variables: la comisión por riesgo de tipo de interés. Este cargo solo se aplica si, como consecuencia de tu devolución anticipada, tu entidad pierde dinero y, aunque normalmente no ha estado limitada, con la nueva ley hipotecaria sí existirá un tope máximo:  un 2% durante los 10 primeros años, y un 1,5% a partir del undécimo.

En caso de que ya tengas una hipoteca variable, tendrías varias alternativas:

  • Cambiarte a una hipoteca fija. A día de hoy, este trámite se puede realizar de dos formas: la novación (cambiar las condiciones de tu hipoteca) o la subrogación (llevarte tu hipoteca a otro banco). Ahora bien, ambas operaciones para cambiar de una hipoteca variable a fija tienen un coste elevado para el consumidor, por lo que tendrías que hacer muchos cálculos para saber si te compensa. Este gasto se reducirá considerablemente con la entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria, pero solo si el método que utilizas para hacer el cambio es una novación.
  • Negociar con tu banco. Otra de las opciones para tratar de paliar los efectos de una posible subida del euríbor pasa por negociar con tu banco una ampliación del plazo de amortización de tu préstamo: terminarás pagando más intereses, pero evitarás que la cuota que desembolsas cada mes se dispare.

Tras analizar lo que podría pasar si vuelve a subir el euríbor, es probable que ya tengas claro qué tipo de préstamo para financiar la compra de una vivienda quieres contratar. Para dar con la oferta más interesante, te recomendamos que visites nuestro comparador de hipotecas fijas y nuestro comparador de hipotecas variables. Con estas herramientas podrás ver, en solo unos segundos, cuáles son las mejores propuestas del mercado e iniciar su proceso de contratación sin moverte de casa.

Otros artículos que te pueden interesar:

* 125.341 euros, según datos del Instituto Nacional de Estadística de marzo de2019, últimos datos disponibles.

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata