Pistas para saber si merece la pena comprar letras o bonos del Tesoro

Billetes De Euro

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas

Una de las opciones con la que cuentan los pequeños ahorradores para sacar rendimiento a su dinero de forma segura es la deuda del Estado. ¿Realmente merece la pena invertir en este producto? En Kelisto te damos algunas pistas para valorar esta decisión.

¿Qué son las letras, bonos y obligaciones del Tesoro?

Para financiar cuestiones como la Sanidad, la Educación o las pensiones, cualquier Estado necesita unos ingresos. Y para conseguirlos puede optar por diferentes fórmulas. Una de ellas es hacerlo a través de los impuestos que pagan los ciudadanos. Y otra, emitir deuda. Es decir, endeudarse con unos “prestamistas”, que le dejarán un dinero para financiarse, a cambio de que se lo devuelvan en el plazo acordado y de que le paguen unos intereses. En definitiva, algo parecido a lo que sucede cuando pides un crédito al banco.

Esa deuda que emite el Estado puede ser distinta dependiendo del plazo en el que se vaya a pagar y de la manera en la que se devuelvan los intereses a los acreedores. Y en función de ambos factores podremos hablar de letras, bonos u obligaciones del Tesoro. Sus compradores también pueden ser distintos: desde un pequeño ahorrador que decida invertir 1.000 euros, hasta grandes fondos de inversión internacionales que decidan hacerse con una enorme cantidad de deuda.

¿En qué se diferencian?

Las letras son títulos de deuda del Estado que se emiten a corto plazo. Actualmente las hay a 3, 6, 9 y 12 meses. Las letras se emiten al descuento, es decir, el comprador entrega  en el momento de la emisión una cantidad inferior a 1.000 euros sabiendo que al vencimiento recibirá 1.000 euros. La diferencia entre el dinero que entregó y la cantidad que recibe es la rentabilidad obtenida.

Los bonos son a 2, 3 y 5 años y las obligaciones a 10, 15 y 30 años. A diferencia de las letras, su rentabilidad se obtiene por el cobro del cupón, que es el nombre que reciben los intereses que generan anualmente estos productos.

¿Es lo mismo la deuda pública que la privada?

Las compañías pueden emitir deuda para financiarse igual que lo haría un Estado. Sin embargo, la gran diferencia entre una y otra es que en la deuda pública el aval es el Estado, con lo que su riesgo de insolvencia, a priori, es menor que el de una empresa privada.

¿En qué se diferencian las letras, bonos y obligaciones del Tesoro de un depósito?

1) En primer lugar, en quién respalda cada uno de estos productos. En el caso de las letras, bonos y obligaciones, su respaldo es el del propio Estado. En cambio, los depósitos tienen la garantía de un banco, es decir, de una entidad privada. Ahora bien, en caso de quiebra, del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD)  garantiza que cada ahorrador que tuviera un depósito recuperaría hasta 100.000 euros por titular y entidad.

2) El cobro de los intereses también es distinto. En el caso de la deuda pública, los intereses pueden pagarse cuando venza el plazo (como sucede con las letras) o anualmente (como pasa con bonos y obligaciones). En el caso de los depósitos, todo dependerá de las características de cada producto. Algunos pagan los intereses cuando vence el plazo, pero otros pueden hacerlo mensual, trimestral o semestralmente.

3) La liquidez, es decir, la capacidad de convertir tu inversión en dinero en efectivo en cualquier momento, también es diferente. Si inviertes tu dinero en letras, bonos u obligaciones, puedes esperar a que venza el plazo o recuperarlo antes, ya que se negocian en un mercado, igual que las acciones de una empresa que cotiza en Bolsa. Sin embargo, si en el momento de la venta cotizan a un precio inferior al que pagaste al comprarlo, estarías perdiendo dinero. Por su parte, los depósitos se pueden cancelar antes del vencimiento. No obstante, la mayoría de los bancos te cobrarán una penalización, que en la mayor parte de de los casos no supera los intereses que tu depósito haya generado desde que lo contrataste.

4) La fiscalidad es igual para los depósitos y para la deuda pública. Los intereses que obtengas tributarán al 21% (para ganancias inferiores a 6.000 euros), al 25% (entre 6.000 y 24.000) o al 27% (para las superiores a 24.000 euros)

¿Qué es más rentable, la deuda pública o los depósitos?

Si observamos las letras a 12 meses, en los últimos tres años, la rentabilidad ofrecida por estos productos ha oscilado entre un mínimo del 0,836% y un máximo en el 5,074%, para actualmente ofrecer actualmente un interés del 1,367% en la última subasta. En estos momentos, la rentabilidad media de un depósito a 12 meses ronda el 1,6% TAE, con lo que su rendimiento es mayor.

¿Cómo comprar deuda pública?

La compra de letras, bonos u obligaciones se puede hacer por Internet a través de la web del Tesoro, para lo que necesitarás abrir una cuenta directa con el Banco de España y tener firma digital o DNI electrónico. También puedes hacerlo a través de una entidad financiera, pero los costes serán mayores.

Para poder hacer la compra, tendrás que contar con un mínimo de 1.000 euros (o múltiplos a partir de esta cantidad) y presentar tu petición con una antelación suficiente para que el dinero esté en manos del Banco de España antes del día de la subasta. Además, tendrás que elegir entre acudir a una subasta competitiva (en la que los inversores indican qué precio están dispuestos a pagar por la deuda) o no competitiva (en la que aceptan el precio medio que resulte de la subasta).La opción más recomendable para el pequeño ahorrador es acudir a las subastas no competitivas, ya que son las únicas con las que podrás asegurarte que tu petición va a ser aceptada.

Fuentes: Tesoro Público

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros cambiando tu cuenta corriente con Kelisto
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas