Claves para proteger tu hogar en invierno

Shutterstock 142464652

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 60% en tu seguro de hogar
COMPARA AHORA

Durante el invierno, las fuertes bajadas de temperaturas, las lluvias abundantes, las nevadas, e incluso las heladas pueden convertir nuestra vivienda en un lugar muy vulnerable. Por ello, en Kelisto te damos algunos consejos para prevenir daños.

Entre los siniestros que se producen con mayor frecuencia durante los meses de invierno se encuentran la rotura de tuberías por congelación, las averías de calderas y calentadores por bajas temperaturas, la rotura de tejados por acumulación de nieve, las inundaciones por lluvias, las grietas y humedades…

Todos estos daños podemos sufrirlos en nuestra propia casa o podemos causarlos a un vecino, por lo que para evitar tener que asumir un coste elevado por su reparación es conveniente contar con un seguro de hogar que nos proteja en estos casos. Sin embargo, es necesario analizar con detalle los límites de las coberturas. Por ejemplo, hay que comprobar que nuestra aseguradora reparará la avería en caso de que suframos un siniestro pero también si están incluidos daños al mobiliario, electrodomésticos o paredes y suelos, algo que podría ocurrir si, por ejemplo, sufrimos una inundación.

Coberturas del seguro de hogar para protegernos de los riesgos del invierno

Las coberturas de un seguro multirriesgo del hogar son muy variadas, pero si queremos estar tranquilos, hay una serie de servicios básicos que debemos contratar y que están incluidos en la mayoría de las pólizas:

  • Daños por incendio, por fenómenos atmosféricos y por agua
  • Responsabilidad civil
  • Daños eléctricos
  • Rotura de espejos, lunas y cristales
  • Averías de electrodomésticos
  • Daños estéticos

No obstante, hay que tener en cuenta que en la mayoría de los casos las pólizas no cubren los daños que se produzcan debido a la falta de las reparaciones necesarias para el buen funcionamiento de las instalaciones o por el desgaste natural de los bienes asegurados.

¿Puedo hacer algo para prevenir averías?

Según la Estadística de Riesgos Extraordinarios publicada por el Consorcio de Compensación de Seguros, el 66,7% de los daños por agua se produce en los últimos cuatro meses del año. En los meses de otoño e invierno este tipo de averías son más frecuentes a causa del aumento de las lluvias, las nevadas y la congelación de tuberías.

Para prevenir los daños y proteger la vivienda, presta atención a los siguientes consejos:

  • Cubrir las tuberías expuestas al aire libre con material aislante como la espuma de poliuretano. La fibra de vidrio es un material hidrófilo que absorbe agua, por lo que es mejor evitarla en estos casos.
  • Sellar con masilla o silicona las grietas en paredes exteriores y comprobar que no haya filtraciones en el suelo en el caso de los pisos bajos o viviendas unifamiliares.
  • Desconectar las mangueras de jardín, ya que en invierno no es preciso regar, o al menos no con la frecuencia de los meses de verano, y si los grifos o las gomas acumulan humedad pueden congelarse y romperse.
  • Mantener bien purgados radiadores y estufas, es decir, extraer el aire que pudieran contener al menos dos veces durante el invierno.
  • Mantener el último piso de la vivienda bien ventilado y aireado, sin exceso de calefacción.
  • Evitar luces en el techo del último piso o el ático, ya que el calor que emite esa fuente de luz derretirá la nieve y esto provocará la aparición de hielo.
  • Aislar puertas y ventanas para prevenir filtraciones de agua. Además, ahorrarás en calefacción, ya que más del 20% del calor de una casa se pierde por los pequeños huecos de las puertas y las ventanas.
  • Mantener limpios los canalones y bajantes ya que, si se encuentran atascados, en caso de lluvia intensa podrían provocar inundaciones y goteras.
  • Proteger los cristales con persianas o, en caso de no haberlas, con cintas adhesivas. Aunque parezca exagerado, en algunos puntos de España el pasado invierno se sufrieron importantes daños a causa de la ciclogénesis explosiva, por lo que si nos encontramos en regiones con una climatología muy adversa en estos meses no está de más tomar precauciones adicionales.
  • Si se prevén lluvias fuertes o un temporal, trasladar en la medida de lo posible los objetos de valor a las plantas superiores de la casa o a las habitaciones que estén menos expuestas a los posibles daños.
  • En cuanto pase la tormenta, comprueba si tu vivienda ha sido dañada. Haz una lista con los desperfectos y ponte en contacto con tu compañía aseguradora. Ten a mano el contrato de la póliza con el fin de aclarar cualquier aspecto sobre las reparaciones o la indemnización.
¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra hasta 200 euros en tu seguro de hogar con Kelisto
COMPARA AHORA
Seguros hogar