Cómo saber si te están pirateando y cómo protegerte

Kel 35

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta un 35% en tu ADSL
Muchos usuarios se aprovechan del ADSL no protegido de otros usuarios que pagan sus cuotas. En Kelisto te explicamos qué hacer para evitarlo.

 

España no se caracteriza por tener las mejores ofertas en ADSL de Europa. De hecho, nos encontramos muy a la cola en términos de relación calidad-precio debido a múltiples factores, entre los que destaca especialmente que las infraestructuras llevan obsoletas demasiados años. Afortunadamente, la apuesta por la fibra óptica es cada vez más palpable y ya hay numerosas zonas de España que tienen conexiones a Internet dignas del siglo en el que vivimos gracias a la inversión de Ono y, posteriormente, de Telefónica. Ahora, Vodafone y Orange también están en negociaciones para realizar de manera conjunta una nueva tirada de cables de última generación hasta nuestros domicilios.

En España tenemos numerosos operadores de ADSL y fibra óptica, entre los que destaca Movistar con más del 50% de los clientes, mientras que la otra mitad restante se la reparten Ono (15%), Orange (12%), Jazztel (12%), Vodafone (8%), Yacom, R y Euskaltel.

No existen datos exactos de cuánta gente suele conectarse a las redes privadas de otros internautas, pero sí que hay encuestas que confirman que el 56 % de los usuarios de smartphones y tablets revisa casi siempre si hay redes abiertas o vulnerables en su entorno cuando salen de casa o de la oficina, e incluso un 35 % adicional lo hace de manera esporádica, por lo que es de esperar que la mayoría de ellos acaben conectado a una red inalámbrica ajena. Para rematar, un 8% lo ha hecho alguna vez. Esto implica que el 99 % de los usuarios ha buscado redes WiFi alguna vez en la calle. Según otro estudio **, uno de cada dos británicos se conecta al WiFi de alguien sin su permiso (y uno de cada tres piensa que no hay nada de malo de ello). Con todo esto, no sería de extrañar que alguien se haya conectado a nuestra red alguna vez, sobre todo si la tenemos poco protegida.

Cómo saber si alguien nos está pirateando el WiFi

Ante estos números, es más que evidente la importancia de proteger nuestra red WiFi para evitar incursiones exteriores y sorpresas desagradables en forma de descensos de velocidad e incluso cortes en el servicio que estamos pagando. No hay más que echar un vistazo al conector inalámbrico de nuestro dispositivo para comprobar que al menos la mitad de las conexiones WiFi que hay a nuestro alrededor están tal y como vienen de fábrica, con la configuración de serie que es la más sencilla y básica, y por lo tanto, la más vulnerable.

Pero, ¿cómo nos afecta realmente que alguien se conecte a nuestro ADSL a través de WiFi sin nuestro permiso? La respuesta es bien sencilla. Seguro que alguna vez nos ha pasado a nosotros mismos, o a algún conocido cercano, que pese a tener contratada una determinada velocidad con nuestro proveedor e ir la cosa medianamente bien al principio, llega un momento en que la velocidad de nuestra conexión cae en picado y no sabemos por qué.

Por mucho que reiniciemos el router, al final tenemos que resignarnos a navegar despacio, pese a que estamos pagando por todo lo contrario. Eso es porque alguien ha invadido nuestra red WiFi y se está beneficiando de ella sin nuestro permiso. También es posible que esos bajones en la velocidad sean cosa puntual, a determinadas horas del día, que suele coincidir cuando nuestro pirata está en su casa (normalmente es el vecino) y aprovecha nuestra red para acceder a Internet y descargar cosas sin nuestro consentimiento.

Otro indicador que podría delatar que nuestro WiFi está siendo objeto de “violación” es apagar todos los equipos que tenemos en casa, totalmente. Si nos acercamos al router y vemos que el LED de la conexión WiFi sigue parpadeando, lo más normal sería pensar que hay alguien más aprovechándose de nuestra conexión inalámbrica.

¿Cómo le ponemos solución a este problema? No existen métodos cien por cien eficaces para evitar que se nos cuelen en la red inalámbrica doméstica, pero si usamos una serie de herramientas y seguimos algunos consejos, conseguiremos ponérselo mucho más difícil a esos “piratas de pacotilla” que si no se les da todo hecho, tampoco ponen mucho interés en conseguir su objetivo.

Las aplicaciones, al rescate

Existen numerosos programas y aplicaciones que podemos instalar en nuestros ordenadores y smartphones para monitorizar y hacer seguimiento de nuestra red y poder detectar a los intrusos. A poco que busquemos en Internet nos encontramos con decenas de posibilidades, tanto para nuestro Android (Fing , Network Discovery , Net Scan ) como para iOS (Fing , IP Network Scanner , iNet ).

Si lo que buscamos es hacerlo cómodamente desde nuestro ordenador, existen opciones como Angry IP Scanner o Wireshark como opciones multiplataforma; o métodos más específicos como Wireless Network Watcher , Microsoft Network Monitor para Windows , o trucos para Mac y Linux .

La gran ventaja de estas aplicaciones es que nos permiten hacer un repaso exhaustivo de los dispositivos conectados en el momento en el que lo miremos. Si echamos cuentas y nos salen más conexiones de las debidas entonces sabremos que, muy probablemente, alguien está aprovechándose de nuestra conexión sin nuestro permiso. Si volvemos a hacer la prueba de apagar todos nuestros equipos (menos el que estamos usando, obviamente), y nos salen más de la cuenta, blanco y en botella.

La mayoría de estas aplicaciones nos dan información útil de estas conexiones, identificando qué dirección IP le ha asignado el router cuando se ha conectado y la dirección MAC de su chip WiFi (un identificador único que asigna el fabricante y es muy difícil de cambiar), para tener perfectamente localizados e identificados todos los equipos de nuestra red.

Cómo mantener a raya a los gorrones del WiFi

Algunos consejos para proteger nuestra red WiFi de los intrusos indeseados y que nos ayudarán a mantenerlos a raya son:

  • Contraseña segura. Existen numerosas vías de averiguar la clave inalámbrica de serie de un router, por eso es muy importante preocuparse por cambiarla cada cierto tiempo para que sea mucho más difícil poder hackearla. Para entrar en la configuración de nuestro router normalmente es tan sencillo como poner su IP en un navegador web (suele ser 192.168.1.1 ó 192.168.0.1) y el usuario (normalmente admin) y contraseña de administrador acostumbra a ser admin o 1234. No viene mal tampoco poner una contraseña de red que sea larga y contenga letras, números y caracteres poco comunes. Y cambiarla con frecuencia.
  • Ocultar o cambiar nuestro SSID. El SSID es el identificador o “nombre” de una red inalámbrica (Service Set IDentifier) y la mayoría de piratas y sus aplicaciones detectan las redes que siguen con la configuración de fábrica en base a su nombre: WLAN_7D, JAZZTE_E18B, etc... Cambiarla por un nombre menos atractivo y jugoso para el pirata es sencillo en la configuración de nuestro router, de manera que si establecemos manualmente un SSID como Broken, Unavaliable o CustomWiFiSSID debería servir para persuadir a los menos insistentes. Otra opción puede ser hacer invisible nuestro SSID. Nosotros sabemos que está ahí y conocemos su nombre, pero otros usuarios no podrán vernos cuando hagan una búsqueda de redes inalámbricas. No es del todo seguro pero ayuda mucho. Aquí tienes una “ayudita” para ocultar tu SSID paso a paso .
  • Filtrado de direcciones MAC. Como ya sabemos, la dirección MAC de un dispositivo es única y prácticamente irremovible (es decir, el DNI de tu dispositivo). Puedes averiguar tu dirección de manera sencilla en este enlace , apúntala porque te ayudará a saber cuál es la tuya y cuál la de tu pirata. Si escaneamos nuestra red con las aplicaciones anteriormente mencionadas y tenemos la dirección MAC de nuestro pirata (suelen tener este aspecto: 1D:5E:8A:1C:F9:4B), basta con añadir una regla que impida a esa MAC en cuestión conectarse a nuestro router. Existen maneras de cambiarle la MAC a un conector WiFi, pero es un impedimento más para nuestro vecino gorrón.
  • Asignación manual de IP. Los routers suelen traer activada por defecto la asignación automática de IPs a los dispositivos que se conectan, lo que conocemos como DHCP, siglas en inglés de Dynamic Host Configuration Protocol, en español «protocolo de configuración dinámica de host». Puedes acceder a la configuración de router de esta manera . Si establecemos una asignación manual , será muy difícil que equipos ajenos a nuestro conocimiento se conecten, aunque ello suponga tener que autorizar nosotros mismos, a dedo, todas y cada una de las conexiones domésticas en el router (Windows , Mac , Android , iOS ). 
  • Limitar el rango de la señal WiFi. Normalmente, el router que nos facilita nuestro proveedor es bastante malo (por no decir algo peor) y no ofrece esta opción, pero si nos compramos uno por nuestra cuenta es posible que se pueda regular el rango de acción de nuestra red. Porque, ¿para qué queremos que se vea nuestra SSID a 30 metros de distancia si nosotros no vamos a estar a más de 15? Eso también es regulable.

Todos estos consejos son importantes, pero no infalibles y si nuestro pirata es decidido, podrá entrar a nuestra red. Todas las redes inalámbricas son vulnerables. Tarde o temprano se puede romper la seguridad de este tipo de routers “de bajo coste” y acceder a Internet, pero es algo que no puede, ni sabe, hacer cualquiera.

Si mantenemos cierto control con las aplicaciones y adaptamos algunas de las medidas de seguridad que hemos comentado, es muy probable que esos piratas que se las dan de hackers por tener una aplicación en el móvil con un listado de contraseñas estándar desistan a la segunda que no les salga bien, e irán a por otro incauto que no haya tenido los 10 minutos que hacen falta para preocuparse en aprender y configurar estas cosas.

En el peor de los casos, siempre podemos llamar al servicio técnico de nuestro ISP y solicitar asistencia para realizar alguna de las configuraciones que hemos comentado en este artículo.

¡No te pierdas nuestra comparación de ADSL para saber cuál es el que más te conviene! 

Fuentes: Banda Ancha
* Devicespace es una compañía norteamericana que ofrece servicios que permite la conexión a redes inalámbricas WiFi sin necesidad de depender de nombre de usuario, contraseñas o claves protegidas.
** The PC Support Group, publicado en septiembre de 2011. The PC Support Group es una compañía que provee tecnología a pequeños negocio y hogares en el Reino Unido.

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra hasta 172 euros en tu ADSL con Kelisto

Compara todas las ofertas de Adsl y fibra

Ver ofertas