Cómo ahorrar en la factura de la luz: consejos para ahorrar en electricidad

Ahorra hasta 110€ en tu factura de la luz

Imagen de banner
El precio de la electricidad en España es uno de los más caros de Europa, por lo que ahorrar en la factura de la luz es cada vez más importante. Descubre con Kelisto estos 10 consejos para reducir tu consumo eléctrico.

El precio de la luz es un tema que suele traer de cabeza a muchos ciudadanos, ya que una subida en la factura de la electricidad puede hacer que el presupuesto familiar se dispare. En este 2021, además, han tenido lugar varios acontecimientos que han puesto este recibo en primera línea: buen ejemplo de ello han sido la subida del precio de la luz a comienzos de año con la borrasca Filomena, la entrada en vigor de las nuevas tarifas de la luz (que establecen tres periodos horarios distintos) y la escalada de precios de las últimas semanas, que ha provocado que el Gobierno decida rebajar el IVA al 10%, aunque de manera temporal. Con este panorama, ahorrar en la factura de la luz se ha convertido en algo fundamental para tratar de contrarrestar los vaivenes del mercado.

Para ayudarte a reducir tu factura eléctrica al máximo, desde el comparador de electricidad de Kelisto.es te ofrecemos estos consejos sobre cómo ahorrar en luz con los que conseguirás compensar el incremento en los precios de dos formas: reduciendo el consumo y eligiendo la tarifa de la luz más barata de acuerdo a tus necesidades.

Comparar tarifas de luz para ahorrar en la factura

Uno de los consejos más recomendables para ahorrar en la factura eléctrica es el de comparar las distintas tarifas que te ofrecen las compañías de luz en España. Para aquellos que se planteen retos como “quiero pagar menos luz”, un comparador como el de Kelisto les ayudará a encontrar aquellas tarifas de luz que mejor se adapten a sus necesidades. Puedes hacer la comparativa ayudándote de una factura que tengas en casa para ver la potencia contratada y el consumo. De esta forma, los resultados que te demos serán lo más exactos posible, y podrás elegir la compañía con la oferta que más te guste. A continuación, podrás encontrar las tarifas de luz más baratas y populares del mercado libre:

TARIFA ONE
  • Precio fijo 12 meses
  • Sin permanencia
  • Gestión 100% online
595,60
TARIFA VERDE
  • Luz a precio de coste
  • Sin permanencia
  • Energía verde
596,60
INDEXADO
  • Luz a precio de coste
  • Sin permanencia
  • Energía verde
616,92

Fecha de tarificación: 03/06/2021. Precios anuales para un consumidor con potencia contratada de 4,1 kW y consumo anual de 2.250 kWh. Tarifas más populares en Kelisto.es de entre las ofertas más baratas, es decir, aquellas más contratadas a través de nuestro comparador.

Antes de contratar una tarifa eléctrica, conviene comparar entre todas las ofertas disponibles en el mercado para encontrar la que se ajuste mejor a cada perfil al mejor precio. Además, en el mercado libre también existen las tarifas planas de la luz, con las que sabrás siempre el precio que vas a pagar cada mes. Sin embargo, estas tarifas son recomendables para aquellos usuarios que sepan muy bien lo que van a consumir en un año. Comparar ofertas puede permitirte ahorrar hasta 163 euros al año en la factura de la luz.

Cómo reducir el consumo eléctrico

A la hora de ahorrar en tu factura de la luz hay muchas cosas que puedes hacer y que dependen directamente de tus hábitos de consumo, pero también existen soluciones que puedes aplicar a tu propia tarifa de electricidad. Toma nota de todas ellas si quieres ahorrar en electricidad:

1. Ajusta la potencia contratada

La potencia contratada tiene un peso importante en la parte fija del recibo. Concretamente, este coste (que pagas siempre, independientemente de lo que consumas) puede llegar a suponer hasta un 20% del total de tu factura. Por lo tanto, contar con la potencia eléctrica adecuada puede ser una buena manera de ahorrar en tu recibo, algo que se ha vuelto todavía más importante con la entrada en vigor de las nuevas tarifas.

A partir de junio de 2021, los consumidores domésticos (aquellos con potencia contratada de hasta 10 kW) pueden contratar dos potencias distintas:

  • Una para el periodo punta, en la que el precio de la misma ronda los 30 euros por kilovatio (kW) contratado al año
  • Y otra para el periodo valle, donde el coste por kW es de solo 1,20 al año.

De esta forma, si crees que puedes pasar gran parte de tu consumo a las horas valle, es posible que te convenga contratar una potencia mayor para este periodo, mientras que en las horas punta y llano podrías optar por una más pequeña.

La potencia media de un hogar en nuestro país es de 4,4 kW, pero cada caso puede variar dependiendo del tamaño de la vivienda y del número de aparatos eléctricos que se tengan y que se vayan a usar al mismo tiempo. Para calcular la cifra que mejor se adapta a tu consumo, solo tendrás que sumar la potencia de todos los aparatos que normalmente funcionan a la vez, aunque lo más recomendable es contratar a un electricista profesional para que te haga el cálculo.

Recuerda, eso sí, que modificar la potencia puede tener un coste de unos 10 euros si es para bajarla, y de unos 45 euros si vas a subirla así que, si no vas a ahorrarte mucho más de esa cantidad, es posible que no te merezca la pena hacer el cambio. Eso sí, con la nueva tarifa, el consumidor podrá hacer dos bajadas de potencia gratuitos, siempre y cuando los realice antes de mayo de 2022.

2. Ajusta tu consumo a las horas valle

La nueva tarifa de la luz también acabó con las tarifas con discriminación horaria que había en el mercado para establecer una única tarifa: la 2.0TD, que ya tiene tres periodos horarios con precios de la luz distintos:

  • Horas punta (P1): de 10:00ha 14:00h y de 18:00h a 22:00h. Horas más caras (0,133118 euros/kWh).
  • Horas llano (P2): de 8:00h a 10:00h, de 14:00h a 18:00h y de 22:00h a 24:00h. Horas con precio intermedio (0,041772 euros/kWh).
  • Horas valle (P3): de 00:00h a 8:00h, fines de semana y festivos nacionales. Horas más baratas (0,006001 euros/kWh).

Estos horarios se mantendrán así durante todo el año, por lo que ya no influirá el cambio de hora al horario de verano o de invierno. Según los cálculos de Kelisto, el poner la lavadora en las horas valle puede suponer un ahorro medio de 45 euros al año. Sin embargo, la realidad es que el P3 es un horario bastante reducido, por lo que la mejor opción es adaptar el consumo, al menos, a las horas llano, donde el precio del kilovatio hora (kWh) será unos 13 céntimos más barato que en las horas punta.

Aunque las tarifas con discriminación horaria han desaparecido del mercado regulado, lo cierto es que en el mercado libre todavía puedes encontrar algunas compañías que sigue comercializando este tipo de ofertas, eso sí, con un precio establecido por ellas mismas. Por ejemplo, en Naturgy podrás encontrar la Tarifa Digital Noche, donde el precio de la energía será más barato en las horas nocturnas.

3. Comprueba las tarifas del mercado regulado

Otra cosa a tener en cuenta si quieres saber cómo ahorrar luz en casa es que las ofertas del mercado regulado, por norma general, suelen ser más baratas que las del mercado libre. Además, estas primeras son las únicas que pueden ofrecer el bono social eléctrico, por lo que, si eres un consumidor vulnerable, te convendría pasarte a ese mercado para ahorrar en la factura de la luz. Eso sí, recuerda que en el mercado regulado los precios de la luz van cambiando a diario, lo que te da cierta incertidumbre sobre la cantidad que pagarás a final de mes, algo que no te pasará si estás en el mercado libre.

4. Vigila el stand-by

Ya dentro de los hábitos de consumo que deben seguir los que se plantean cómo ahorrar en luz, evitar el stand-by de algunos electrodomésticos se vuelve imprescindible. Se trata de apagar los aparatos eléctricos que se quedan “suspendidos” pero no apagados del todo, es decir, evitar que las televisiones, ordenadores o la cafetera se queden con el piloto encendido. También el cargador del móvil consume cuando está enchufado aunque el terminal no esté conectado, algo que genera lo que se conoce como el “consumo vampiro”. 

En líneas generales, apagar todo lo que se queda en stand-by te puede ahorrar en electricidad cerca del 10% de tu gasto anual. Para un consumo medio de 3.500 kilovatios hora al año, esto supone un ahorro de 52 euros.

5. Reduce la temperatura al lavar

El uso inteligente de los electrodomésticos también puede ayudarte si te repites constantemente “quiero pagar menos luz”. Como regla básica, los programas que funcionan con temperaturas bajas consumen menos que los que funcionan con temperaturas más altas. De hecho, según el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), lavar la ropa a 40°C en lugar de 60°C permite ahorrar hasta un 55% de energía.

De igual modo, utilizar los programas Eco del lavavajillas, que funcionan a unos 50°C, también es un bueno consejo para los que se preguntan cómo ahorrar luz en casa.

6. Usa el frigorífico de forma eficiente

Al igual que ocurre con la lavadora y el lavavajillas, es posible reducir el consumo eléctrico a través del frigorífico si ajustas su temperatura a unos 5°C y la del congelador a -18°C. En el caso del congelador, además, es importante evitar la acumulación de hielo, ya que esto puede elevar el consumo hasta en un 30%.

7. Reduce el gasto en calefacción

Los aparatos que utilizan resistencias siempre son más ineficientes y caros, por lo que evitar este tipo de radiadores para calentar la casa siempre generará un ahorro en calefacción. Además, cabe recordar que la calefacción eléctrica puede ser hasta cinco veces más cara que la de gas.

En cualquier caso, debes tener en cuenta que una temperatura en casa de 19 °C a 21 °C es lo más razonable, un intervalo que por la noche puede bajar hasta entre 15 °C y 17 °C. Ten en cuenta esto cuando te preguntes cómo ahorrar en luz, ya que cada grado de más supone un incremento del 7% en el consumo.

8. Cuidado al usar el aire acondicionado

De la misma forma en la que hay que vigilar el uso que haces de la calefacción, también hay que prestar atención al consumo en el aire acondicionado. En este caso, la temperatura que debes mantener en tu casa durante los días más calurosos debe oscilar entre los 24 °C y 26 °C. Además, puedes aprovechar las horas más frescas del día para apagar tu aparato y ventilar la casa.

9. Utiliza electrodomésticos eficientes

La mayoría de los electrodomésticos modernos ya incorporan la etiqueta energética, aunque hay diferentes grados. A partir del 1 de marzo de 2021 se cambiaron los criterios para considerar cuánto de eficiente es un aparato, y el etiquetado se simplificó para abarcar de la categoría A a la G, sin pasar por clase A+, A++ o A+++. De esta forma, puedes encontrar que electrodomésticos que hasta ahora tenían la categoría de A+++ han pasado a tener una clasificación B o, incluso, D, pero esto no significa que sean menos eficientes, sino que el sistema de puntuación ha cambiado. El “endurecimiento” de los criterios se debe a que los electrodomésticos cada vez son más eficientes, algo que ha contribuido a que la clase A del nuevo etiquetado quede, por el momento, vacía, para así dar un margen de mejora en la eficiencia energética a los aparatos que estén por venir.

Sustituir los antiguos electrodomésticos por unos nuevos conlleva un desembolso importante, pero amortizarás esa inversión a la larga, además de colaborar en el respeto al medio ambiente. Según un estudio de ING Direct, una lavadora de clase A+++ (que ahora corresponde, como máximo, a la categoría B) gastaría unos 10 euros menos al año que una de clase A+ (que ahora puede tener una clasificación E), mientras que el ahorro con respecto a una antigua categoría B sería de 35 euros. Sin embargo, echando un vistazo rápido a las ofertas del mercado, la diferencia de precio entre una lavadora con las mismas características de clase B y otra menos eficiente puede llegar a ser de hasta 200 euros. Por tanto, aunque es una opción recomendable por la eficiencia que supone, elegir un electrodoméstico con categoría más alta puede ser un desembolso económico que no siempre merece la pena.

10. Elegir bombillas LED

El uso de las bombillas de LED permite ahorrar hasta un 80% respecto a las bombillas normales. Su coste inicial es más alto, pero su vida útil es hasta 12 veces mayor que una bombilla incandescente. Además, estas solo dedican el 15% de la energía que consumen a proporcionar luz, el resto genera calor.

El cambio a las bombillas LED, mucho más eficientes energéticamente, supone un ahorro de luz anual muy importante para los bolsillos españoles. Según un estudio realizado por Kelisto, un hogar que tuviera 10 bombillas encendidas durante siete horas seguidas, ahorraría hasta 13 euros si usara la de tipo LED. También son recomendables los tubos fluorescentes, especialmente en habitaciones grandes en las que se necesiten muchas horas de luz. Asimismo, también hay que tener en cuenta el mantener las lámparas limpias para, de esta forma, no perder luz y no tener que aumentar la potencia contratada.

11. Apagar las luces

Este último consejo sobre cómo ahorrar luz en casa es, sin duda, el más obvio, pero no por ello menos relevante. Apagar los interruptores cuando no se necesita luz es la forma más sencilla de ahorrar en la factura de la luz. Además, podemos instalar interruptores divididos, que encienden sólo las luces necesarias, con un programador que las apague cada cierto tiempo o incluso un detector de movimiento para zonas como garajes o trasteros que no se usan a menudo.

¿Se paga menos luz con el cambio de hora?

Con la llegada de la primavera, cada año se repite el debate sobre si se ahorra energía con el cambio de hora o no. Lo cierto es que el ahorro de luz que supone este cambio (es decir, pasar del horario de invierno al horario de verano), según el IDAE, solo supone una reducción del 5% del consumo eléctrico, lo que se traduce en un recorte de unos seis euros en la factura anual.

Se espera que el cambio de hora llegue a su fin en este año, con el de marzo de 2021 como última modificación del horario. Esta decisión se estudia después de que la consulta se elevara a la Unión Europea y el 80% de los ciudadanos europeos votara a favor de acabar con esta práctica.

¿Puedo cambiar de compañía para ahorrar en la factura eléctrica?

Si ya tienes una tarifa, pero crees que en el mercado hay otras opciones que te ayudarían a ahorrar en la factura de la luz, entonces lo que te conviene es cambiar de compañía.

Para cambiarte de tarifa solo tendrás que indicar a tu nueva comercializadora una serie de datos y ella se encargará de hacer el trámite por ti. Algunos de los datos más habituales son:

  • Fotocopia del DNI de la persona que constará como titular de la tarifa.
  • Cuenta bancaria en la que domiciliar la factura.
  • Código CUPS. Este aparecerá en cualquiera de tus recibos actuales, normalmente al principio de la factura.

Una vez que ya se haya tramitado el cambio, este puede tardar unos 15 o 20 días en hacerse efectivo, pero no te preocupes: no te quedarás sin suministro durante el tiempo que dure este proceso.

¿Tiene coste el cambio de compañía?

El cambio de comercializadora no es gratis. Este proceso tiene un coste de unos nueve euros, aunque lo habitual es que de este gasto se haga cargo tu nueva compañía.

Otra cosa que debes tener en cuenta es que el cambio para ahorrar en tu factura de la luz puede ser contraproducente si tienes un compromiso de permanencia con tu actual compañía. Revisa las condiciones de tu contrato para saber si puedes irte a otra comercializadora en el momento que quieras, o estás obligado a permanecer con la misma durante un tiempo determinado que, normalmente, es de un año.

Ahorra hasta 110€ en tu factura de la luz

Imagen de banner

Noticias relacionadas

Descubre más noticias de
Energía
Te contamos la última hora
Consejos y Análisis

Comentarios