¿Qué potencia de luz contratar para ahorrar en tu factura?

Ahorra hasta 110€ en tu factura de la luz

Imagen de banner
Una de las razones por la que puedes estar pagando de más en tu factura es por tener contratada una potencia de luz más alta de lo que en realidad necesitas. Calcula la potencia eléctrica adecuada para ti y ahorra hasta cinco euros al año por cada bajada de tramo.

La potencia eléctrica (es decir, la cantidad de kilovatios que necesita un hogar) es un gasto que el consumidor debe afrontar en cada factura, consuma o no energía. Aunque es un aspecto bastante importante, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), uno de cada cuatro hogares desconoce qué potencia de luz es la adecuada para su vivienda, lo que puede hacer que estén pagando por una potencia mayor a la que realmente necesitan. Esto puede hacer que su recibo eléctrico sea bastante más elevado de lo que en realidad les conviene, pero no está todo perdido: es posible cambiar la potencia de luz contratada para así ahorrar en la factura.

¿Qué es la potencia de luz de una vivienda?

La potencia contratada es la cantidad de kilovatios (kW) que gastarás en tu casa al mismo tiempo. Es decir, al conectar todos tus aparatos eléctricos a la vez no debes superar la potencia que tengas contratada, ya que, si lo haces, saltará el Interruptor de Control de Potencia (ICP) y habrá un corte de luz. La potencia se refleja en el término fijo de tu factura, es decir, es un coste que siempre tendrás que pagar, independientemente de si consumes energía o no.

La potencia eléctrica es un concepto de gran importanciaya que se encarga de determinar la “tarifa de acceso” (o “tipo de peaje”) que tiene cada usuario. Los peajes sirven para pagar lo que cuesta que la electricidad llegue hasta tu hogar y representan hasta el 40% de la factura de la luz. Además, tienen el mismo coste para todo el mundo (independientemente de si estás en el mercado libre o regulado) y su precio lo fija el ministerio que tenga las competencias relacionadas con energía (en la actualidad, el de Transición Ecológica y Reto Demográfico).

En este sentido, debes tener en cuenta que existen varios tipos de tarifas de acceso o peajes:

  • La Tarifa 2.0: diseñada para quienes no tengan una potencia de más de 10 kW.
  • La Tarifa 2.1: es la que corresponde a quienes tengan una potencia de entre 10 y 15 kW.
  • La Tarifa 3.0: para quienes tengan una potencia de más de 15 kW, que normalmente son los negocios.

¿Cómo calcular la potencia eléctrica de una vivienda?

Para calcular la potencia contratada, puedes recurrir a un electricista que te indique qué consumo realizas en su hogar. Sin embargo, este servicio supone un gasto que puede que no quieras afrontar.

Otra forma para saber qué potencia de luz contratar es utilizar una calculadora de potencia eléctrica online. Algunas comercializadoras, como Endesa o Iberdrola, tienen en sus páginas web esta herramienta, a través de la cual podrás calcular la potencia que necesitas. En esta calculadora, solo tendrás que indicar el tamaño de tu vivienda, dónde está ubicada, los electrodomésticos que tienes y si dispones de calefacción eléctrica o aire acondicionado.

¿Cómo saber si tienes más de la potencia que necesitas?

Un indicador de que tienes más potencia de luz de la que realmente necesitas es que nunca tendrás cortes de luz. Ojo: esto no quiere decir que tener cortes en el suministro es un buen indicativo, sino que, si al conectar todos tus aparatos eléctricos nunca tienes problemas, es recomendable  revisar qué potencia tienes contratada para comprobar que no estés pagando de más sin necesidad.

Los métodos más recomendables para hacer esta revisión es contar con un estudio de potencia realizado por un electricista profesional o usar una calculadora de potencia eléctrica online, pero es posible que no quieras realizar el desembolso que supone dicho estudio o que no dispongas de la segunda herramienta.

¿Cómo saber la potencia de luz que tienes que contratar?

Si quieres calcular tú mismo la potencia que tienes que contratar, puedes hacer cuentas simplemente sumando los kilovatios que requieren tus electrodomésticos para funcionar.

Esto te ayudará a saber qué es lo que se debe contratar para evitar cortes en el suministro, es decir, que “salten los plomos” cuando se encienden muchos aparatos a la vez.

Una vez que tengas dicha suma, esta se debe multiplicar por el factor de simultaneidad, que indica la cantidad de veces en la que los electrodomésticos de un hogar están funcionando a la vez. El máximo de este factor es 1, pero se suele usar el coeficiente de 0,25 si se estima que los aparatos funcionan de forma racionada.

Por ejemplo, vamos a suponer que en casa tienes los siguientes electrodomésticos y aparatos: un televisor, un frigorífico, un horno, una vitrocerámica, un lavavajillas, una lavadora y un microondas. Además, cuentas con aire acondicionado. Los kW más habituales que necesitan estos electrodomésticos son los siguientes:

ELECTRODOMÉSTICOPOTENCIA NECESARIA (Kw)
Televisor0,4
Frigorífico0,35
Horno2,2
Vitrocerámica2
Lavavajillas2,2
Lavadora2,2
Microondas1,5

Fuente: Endesa

La suma de los kW máximos que vas a necesitar es de 10,85, cantidad que hay que multiplicar por el factor de simultaneidad (0,25). Además, a la cifra resultante se le sumará 1 kW más, para así tener una potencia mínima aproximada. En este supuesto, la potencia contratada sería de, al menos 3,71 kW.

Esta fórmula debe tomarse como algo orientativo, ya que lo ideal es usar alguna calculadora de potencia eléctrica online o el estudio de un electricista profesional para tener la certeza de que no te quedarás ni muy corto ni muy largo.

¿Cómo calcular el precio de la potencia contratada?

El precio de potencia que pague el cliente dependerá de si este está en el mercado libre o el mercado regulado. En este último, es el Gobierno el que determina el precio del kW que se pagará en la potencia. A la fecha de este artículo, este precio en el PVPC (Precio Voluntario al Pequeño Consumidor) es de 38,043426 euros al año. En el mercado libre, sin embargo, las comercializadoras tienen la libertad de fijar su propio precio por kW, aunque hay algunas como Bulb, Wombbat (antes Womwatt) y Ovo Energy que utilizan el mismo precio que en el mercado regulado. Actualmente, las compañías con el precio de la potencia contratada más barato son:

COMERCIALIZADORAKW/AÑO
Wombbat38,043585 €
Ovo Energy38,043585 €
Lucera38,043585 €
Bulb38,043585 €
Esfera Luz38,043585 €
Holaluz38,043585 €
Naturgy41,043432 €
Endesa41,156424 €
EDP41,86842 €
Gana Energía43,138255 €
Iberdrola45,000000 €

Fuente: precios indicados por las comercializadoras en el comparador de Kelisto.es y el comparador de la CNMC.

Para calcular el peso de la potencia contratada en tu factura de la luz, tendrás que multiplicar el precio del kW por la cantidad de kW que tengas. Por ejemplo, para una potencia de 3,71 kW, este concepto de la factura ascenderá a unos 141 euros anuales, si el precio de tu potencia es el de la tarifa regulada.

¿Cuáles son los tramos de potencia de la luz?

La potencia se contrata por tramos, que están normalizados por el Gobierno desde el año 2006. Por tanto, lo más habitual es que un consumidor doméstico contrate alguna de estas potencias, si tiene una instalación monofásica (toda la energía pasa por la misma corriente eléctrica):

Potencias de luz normalizadas
3,45 Kw
4,6 kW
5,75 kW
6,9 kW
8,05 kW
9,2 kW
10,35 kW
11,5 kW
14,49 kW

Fuente: endesa.com

Sin embargo, en octubre de 2018 el Gobierno decidió permitir a los usuarios contratar su potencia por tramos que fueran múltiplos de 0,1 kW para que, de esta forma, pudieran ajustar más su potencia.

Antes de esa fecha, si un consumidor tenía contratada la potencia de 4,6 kW y quería bajarla, tenía que acogerse a la otra potencia normalizada más baja: 3.45 kW. Esto podía suponer el riesgo de que el usuario se quedara demasiado corto en cuanto a la potencia que necesita. Por lo tanto, con la nueva fórmula, el consumidor puede bajar su potencia de luz contratada a 4,4 kW, por lo que el salto es mucho menos brusco. De esta manera, no corre el peligro de acabar contratando una potencia que sea menor a la que realmente necesita.

¿Cuánto cuesta cambiar la potencia de la luz?

Cambiar la potencia eléctrica contratada puede ayudar a ahorrar en tu factura de la luz unos cinco euros por cada bajada de tramo. Por ejemplo, si después de calcular el consumo de kW que hacen todos tus electrodomésticos, quieres bajar tu potencia de 4,6 a 3,71 kW, estarías bajando unos 0,9 kilovatios. Es decir que, si el precio que pagas por la potencia es el del mercado regulado, pasarías de pagar  175 euros al año a pagar 141 euros, lo que te supone un ahorro anual de unos 34 euros.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que cambiar la potencia de luz tiene un coste que tendrá que asumir el consumidor. Por ello, antes de hacer este cambio es importante que analices bien si el ahorro que supondrá te merece la pena. Esto dependerá, a su vez, de si lo que quieres es bajar o subir la potencia.

Si lo que quieres hacer es bajar la potencia contratada, debes saber que las compañías eléctricas cobran gastos de enganche por el cambio de potencia de 9,04 euros más IVA. Es decir que, en total, estarás pagando unos 11 euros, que te cobrarán en la próxima factura al cambio en la potencia. En este supuesto, el ahorro sería mayor que el gasto que tendrás que asumir, por lo que no debes temer a la hora de cambiar tu potencia.

Si lo que vas a hacer es subir de potencia, entonces el coste de la modificación será mucho mayor. A los gastos de enganche, hay que sumar los llamados gastos por derechos de extensión (17,37 euros/kW más IVA) y por derechos de acceso (19,07 euros/kW más IVA). Estos se pagan por cada kilovatio que subas, por lo que, si decides aumentar tu potencia 0,5 kW, el coste puede ser de unos 33 euros. Junto a esto, es posible que tu comercializadora te cobre otros gastos que tengan establecidos en estos casos.

Además, debes saber que solo está permitido realizar una bajada de potencia al año, por lo que antes de realizar el cambio, es importante que estés seguro de que te conviene hacerlo.

Requisitos para cambiar la potencia eléctrica

Si has decidido cambiar la potencia de luz contratada, entonces tendrás que ponerte en contacto con tu comercializadora para proceder a la modificación. Esto puedes hacerlo por teléfono, vía email o acudiendo a alguna de las oficinas de tu compañía. Entre los documentos que te requerirán se encuentran:

  • Nombre y apellidos
  • Indicar el DNI del titular del contrato
  • Indicar la potencia actual y la nueva potencia a la que quieres pasar
  • El código CUPS que podrás encontrar en tu factura

¿Cuánto tarda en realizarse en cambio?

El cambio de potencia tarda, aproximadamente, unos 15 o 20 días hábiles en hacerse efectivo. Para ello, un técnico se personará en tu domicilio para bajar o subir la potencia, según lo que hayas solicitado.

Mientras esto sucede es posible que recibas tu próxima factura con la anterior potencia, aunque ya hayas solicitado el cambio, debido a que el periodo de facturación todavía estaba abierto para ese recibo.

Otros consejos para ahorrar en la factura de la luz

Además del cambio de potencia, puedes conseguir un ahorro de más de 190 euros anuales si sigues una serie de consejos para ahorrar luz en tu hogar:

  • Cambia a una tarifa de discriminación horaria. Otra manera de conseguir un ahorro importante en la factura es la de revisar el tipo de tarifa que tienes contratada. Si cambias a una tarifa con discriminación horaria, pagarás menos en ciertas horas del día, que coinciden con los periodos llano y valle. Gracias a las nuevas medidas aprobadas por el Gobierno, las comercializadoras están obligadas a informar a sus clientes sobre el ahorro que les supondría cambiar a este tipo de tarifa, realizando una simulación en tu factura.
  • Compara las distintas tarifas del mercado. Además de revisar el tipo de tarifa que tienes, no está de más que compruebes que las compañías de la competencia no ofrecen una tarifa que se adapta mejor a tus necesidades. Con un comparador de tarifas de electricidad como el de Kelisto, este proceso es muy sencillo, ya que tendrás toda la información de manera clara y concisa. Con un comparador puedes ahorrar en tu factura hasta 163 euros anuales. Eso sí, si estás planeando cambiar de compañía, ten en cuenta el periodo de permanencia que puedas tener con tu actual comercializadora. Hay algunas, como EDP, que no tiene este compromiso, pero es mejor asegurarse.
  • No dejes los aparatos en stand by. Dejar la televisión con el piloto rojo encendido o no apagar por completo el ordenador consume un 10% extra del consumo eléctrico anual. Apagar los electrodomésticos que dejemos en stand by puede suponer un ahorro anual de 52 euros.
  • Usa bombillas LED. Tras la prohibición de las halógenas a partir del pasado mes de septiembre, las bombillas LED son la alternativa más eficiente y, además, más respetuosa con el medioambiente. Estas lámparas suelen tener un precio más caro en el mercado, pero su vida útil es muy superior a la de las bombillas halógenas, por lo que la inversión inicial se verá totalmente amortizada. Además, transforman el 90% de la energía en luz y no contienen mercurio, por lo que son menos contaminantes.
  • Utiliza electrodomésticos eficientes. Presta atención a la etiqueta energética de tus electrodomésticos para hacerte con unos que sean más eficientes. Esto te ayudará a ahorrar en tu factura, ya que, a pesar de que son más caros, consumirán menos electricidad.

Ahorra hasta 110€ en tu factura de la luz

Imagen de banner

Noticias relacionadas

Descubre más noticias de
Energía
Te contamos la última hora
Consejos y Análisis

Comentarios