Consejos para reducir el consumo del aire acondicionado

Ahorra hasta 110€ en tu factura de la luz
Imagen de banner
Mantener una temperatura adecuada, instalarlo en el lugar correcto o vigilar su mantenimiento son algunas de las claves que te ayudarán a reducir el consumo del aire acondicionado. En Kelisto te las explicamos en detalle y te contamos cómo elegir el mejor aparato de climatización.

Mantener una temperatura de entre 24 y 27 grados, asegurarse de que los filtros están limpiosapagarlo antes de salir de casa e instalarlo en una zona de sombra son algunos de los consejos esenciales que debes seguir para reducir el consumo de aire acondicionado. El uso de este dispositivo–que implica un gasto medio de 54,7 euros al mes por hogar durante el verano (de junio a septiembre), según cálculos de Kelisto* -se intensifica durante los meses de más calor, sobre todo durante un verano duro como el que está sufriendo España en 2022.

Debido a la escasez de gas y la amenaza de Rusia de cortar el suministro de este combustible hacia Europa, el Gobierno ha decretado la obligación de limitar la refrigeración de espacios públicos a 27 grados y así limitar el consumo de un recurso cada vez más preciado. Aunque la decisión se queda en recomendación para los hogares, debes saber que un grado más en tu aire acondicionado reduce el consumo un 8%: no solo estarás siendo responsable con la coyuntura energética, sino que podrás ahorrar hasta 35 euros de media, según los datos de Kelisto, durante los cuatro meses de verano.

Para que sepas cómo puedes reducir el consumo de aire acondicionado –e, incluso, cómo retrasar el momento de encenderlo-, cuánto gastarás por utilizar este aparato y cómo puedes elegir el mejor del mercado –si quieres comprar uno o te toca renovarlo- en Kelisto te damos todas las claves.

¿Qué puedes hacer para reducir el consumo del aire acondicionado?

  • Mantenlo en una temperatura entre 24 y 27 ºC: una temperatura estable de entre 24 y 26 grados permite mantener el confort térmico para la mayoría de las personas y reduce el consumo del aire acondicionado, según los cálculos del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE), siempre sin superar los 12 grados de diferencia con el exterior. Con 27 grados, además, se sigue la recomendación del Gobierno para reducir la demanda de energía en este escenario complicado.

    Cabe señalar que, con cada grado que descienda la temperatura, el aparato estará consumiendo cerca de un 8% adicional, según la Asociación Nacional de Ahorro y Eficiencia Energética (ANAE). Una reducción de dos grados, teniendo en cuenta un consumo medio durante los meses de verano, hace descender el recibo de 54,7 euros mensuales a 45,97, en base a nuestros cálculos: un ahorro total de 37 euros en el periodo estival que se agradece en tiempos de inflación.
  • No desatender el mantenimiento del aparato: los filtros de aire sucios obligan a la unidad a consumir más energía para refrigerar la casa. Es conveniente mantener el equipo en perfectas condiciones si quieres reducir el consumo de aire acondicionado.
  • Apágalo antes de salir: si vas a salir de casa, lo adecuado es apagar el aire acondicionado una media hora antes, ya que la vivienda se mantendrá fresca y se evitará un consumo innecesario.
  • Instalarlo en la zona adecuada: lo preferible es que el aparato se instale en una zona con sombra, no se encuentre cerca de otros aparatos que desprendan calor y disponga de una buena circulación de aire.
  • Ventila la casa en las horas más frescas: el mejor truco para reducir el consumo del aire acondicionado es hacer un uso eficiente del mismo. Por ello, en lugar de encenderlo desde primera hora, aprovecha las mañanas (y las noches) frescas para abrir las ventanas y dejar que entre la brisa. Eso sí: cuando ya empiece a hacer calor, es recomendable cerrar las ventanas y bajar las persianas para así mantener la casa fresca    

Trucos para retrasar el uso del aire acondicionado

Aunque el calor puede llegar a ser muy sofocante, lo cierto es que lo mejor para reducir el consumo del aire acondicionado es retrasar su uso en la medida de lo posible. Para ello, existen varios trucos que puedes empezar a poner en práctica:

  • Vestir con colores claros y tejidos frescos: para evitar abusar del aire acondicionado es recomendable elegir telas frescas o prendas de algodón para estar por casa.
  • Comer de forma adecuada: beber mucha agua y tomar comidas refrescantes durante el verano es fundamental para evitar golpes de calor y deshidratación, principalmente en niños y personas mayores. Mantenerte hidratado también te ayudará a retrasar el uso del aire acondicionado.
  • Optar por un ventilador cuando el aire acondicionado no sea necesario. Con este tipo de aparatos, sobre todo con los de techo -que reparten mejor el aire y que tienen un consumo de electricidad muy bajo-, puedes conseguir una sensación de descenso de la temperatura de entre 3 y 5 ºC, según cálculos del IDAE.

¿Cuál es la temperatura ideal para poner el aire acondicionado en verano?

En verano o en los días en los que haga mucho calor, la temperatura ideal a la que habría que poner el aire acondicionado está entre los 24 y los 27 grados. Además, hay que procurar que la diferencia entre la temperatura que hay en el interior de tu vivienda y la del exterior no supere los 12 grados. De esta manera, se mantendrá una temperatura agradable en casa sin que se dispare el consumo de electricidad. Recuerda que por cada grado que desciendas en el aire acondicionado el consumo será un 8% superior. Dos grados de ‘exceso’ encarecerían tu recibo eléctrico un 18,9% en promedio.

¿Gasta más apagar y encender el aire acondicionado?

A la hora de enfriar cualquier estancia, debes tener claro que apagar y encender el aire acondicionado solo te servirá para ahorrar si planeas estar mucho tiempo fuera. Si lo que ocurre es que has llegado a la temperatura que habías fijado en tu dispositivo, es mejor dejarlo encendido. ¿La razón? Gracias al termostato que incluyen estos aparatos, al llegar ese momento, el consumo de energía se reduce y solo vuelve reactivarse si empieza a hacer más calor.

En este sentido, no olvides que mantener una temperatura agradable es clave para reducir el consumo del aire acondicionado. Por ejemplo, si lo mantienes a 16 grados, la estancia se enfriará más rápido, pero llegará un punto en el que empieces a tener frío. Además, el dispositivo requerirá de muchas más frigorías (la unidad de medida que utiliza el aire acondicionado) para enfriar la habitación, lo que provoca un mayor consumo y, por tanto, un mayor gasto de luz.

Por el contrario, si mantienes el aire acondicionado a 26 grados, la estancia tardará más en enfriarse, pero luego se mantendrá fresca durante más tiempo sin necesidad de apagarlo para volverlo a encender en unos minutos.

Qué gasta más: ¿el aire acondicionado o el ventilador?

El aire acondicionado gasta más que un ventilador, ya que necesita de más potencia para funcionar. Según el IDAE, la potencia media de un aire acondicionado es de 2,6 kW, mientras que la del ventilador es de 0,5 kW. Cuanta menos potencia, menos consumo; por lo que decantarse por la segunda opción para refrescarte puede hacer descender tu factura energética.

Al igual que ocurre con los aires acondicionados, en el mercado también existen varios tipos de ventiladores, siendo los más comunes el ventilador de techo y el ventilador de pie. Los primeros son más eficientes: con un consumo similar o incluso inferior que los ventiladores de pie, logran mejorar la sensación térmica gracias a un óptimo reparto del aire.

Claves para elegir el mejor aire acondicionado

Además de poner en práctica consejos para reducir el consumo del aire acondicionado, antes de comprar este tipo de aparatos conviene analizar previamente las necesidades de climatización de la vivienda para así elegir el equipo más conveniente.

Existe una amplia gama de aparatos de climatización en el mercado pero, algunos de ellos, pese a tener prestaciones similares, pueden consumir hasta un 60% más. Los modelos más eficientes, que enfrían lo mismo por menos consumo, pueden tener un precio de adquisición más elevado; pero a la larga, la inversión se amortizará. Teniendo estos factores en cuenta, conviene seguir las siguientes recomendaciones antes de elegir el equipo:

  • Conocer los diferentes modelos disponibles: si la vivienda no dispone de un sistema de aire acondicionado centralizado, que es el más eficiente, habrá que elegir entre los dos modelos disponibles en el mercado. Por un lado, están los compactos, que son los que se suelen acoplar a las ventanas y disponen del condensador y evaporador de aire en una única estructura. Las torres portátiles pertenecen a esta categoría. Por otro, en los modelos partidos, el condensador ocupa una unidad que se debe colocar en el exterior de la casa y se conecta con el evaporador, situado en el interior. Los modelos partidos son más eficientes, aunque necesitan de más espacio para poder ser instalados.
  • Prestar atención a la potencia: la potencia eléctrica que debe tener el equipo de climatización dependerá del tamaño de la vivienda o de la estancia que se quiere refrigerar. Por ejemplo, según el IDAE, para una superficie de entre 35 y 40 m2 lo adecuado es una potencia de 3 kW. Esto no solo tienes que tenerlo en cuenta para reducir el consumo del aire acondicionado, sino para ahorrar en la factura de la luz de manera general.
  • Apuesta por el sistema inverter: los aires acondicionados inverter son aquellos cuyo compresor (es decir, el motor) no se apaga cuando se alcanza la temperatura deseada, sino que va adaptando su velocidad al momento. De esta manera, se consigue mayor confort en el hogar, además de una mejor eficiencia de la energía, ya que un aire acondicionado inverter puede conseguir un ahorro energético del 30%, según el IDAE.
  • Tener en cuenta la etiqueta energética: un aparato que tenga la clasificación más alta en cuanto a eficiencia energética (B o A+++ según el sistema antiguo) puede obtener un ahorro de unos 30 euros al año. Sin embargo, estos aparatos también son más caros, por lo que debes hacer números para ver si el ahorro te compensa el desembolso inicial que harás.

*Cálculo realizado a partir de un consumo mensual de 176 kWh durante los meses de verano: junio, julio, agosto y septiembre. El precio de la luz es el establecido por la tarifa del mercado libre más barata de julio de 2022, que a precio fijo e incluyendo la compensación del gas: la tarifa fija de Holaluz.

Ahorra hasta 110€ en tu factura de la luz
Imagen de banner

Noticias relacionadas

Descubre más noticias de
Energía
Te contamos la última hora
Consejos y Análisis

Comentarios