Primeras sanciones por irregularidades en los certificados energéticos para edificios

Shutterstock 216917527

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta 194€ en tu factura de la luz
COMPARA AHORA

En 2014 se emitieron 120.397 certificados energéticos para edificios en la Comunidad de Madrid y se abrieron 21 expedientes sancionadores por no cumplir la normativa.

La Comunidad de Madrid gestionó 120.397 certificados energéticos en 2014. Durante el año pasado se abrieron 21 expedientes sancionadores, de los que 16 ya han concluido (con la sanción a 14 de ellos) y cinco aún se hallan en tramitación.

Las multas para nueve de los casos han sido de 601 euros al calificarse de graves por no disponer del certificado al arrendar la vivienda. Los otros 12 han recibido multas de entre 2.000 y 6.000 euros al considerarse muy graves. Tres sufrieron una sanción en virtud de que las personas que realizaron los certificados no disponían de la titulación requerida para hacerlo y los otros nueve por haber falseado los datos del certificado, hecho que fue corroborado por los inspectores de la Dirección General de Industria, Energía y Minas.

Estas sanciones se corresponden a las incluidas en el Real Decreto 235/2013 de abril de 2013, que obliga a los propietarios de viviendas a realizar un certificado energético que analice la eficiencia energética del inmueble si desea venderlo o alquilarlo.

La finalidad de los certificados de eficiencia energética, tal y como recoge este Real Decreto, es “la promoción de la eficiencia energética mediante la información objetiva que obligatoriamente se habrá de proporcionar a los compradores y usuarios en relación con las características energéticas de los edificios”.

La legislación establece que deben ser técnicos acreditados en un registro al efecto establecido por cada comunidad autónoma quienes realicen las evaluaciones y redacten los certificados energéticos.

Al efectuar la evaluación, el técnico debe emitir una valoración que se incluirá en la etiqueta energética del edifico y que puede proporcionar siete calificaciones distintas. Estas notas van desde la A (la más alta) a la G (la más baja) y determinan el nivel de eficiencia energética y, por tanto, el gasto que hará el usuario.

De los 120.397 certificados energéticos expedidos en Madrid en 2014, sólo 585 recibieron una calificación de A y B, mientras que 98.748 obtuvieron una de las tres peores.

Fomento del ahorro energético y ayudas de la administración                 

El objetivo de los certificados energéticos es ofrecer información veraz sobre la eficiencia de un edifico y fomentar el ahorro energético. “Para que el propósito de los certificados energéticos se cumpla, las administraciones deberían realizar planes de ayudas públicas que faciliten a los usuarios acometer los cambios necesarios”, explica a Kelisto la arquitecta y miembro del Observatorio Crítico de la Energía, Raquel Martín.

Algunas comunidades autónomas, como la Comunidad de Madrid y Castilla La Mancha, ya han puesto en marcha programas que fomentan el cambio de las ventanas o la sustitución de calderas por otras más eficientes.

 “Lo que más consume es la calefacción y el calentador de agua, por lo que un técnico debe verificar el estado de los equipos y las características de la construcción del edificio para comprobar su aislamiento del exterior”, señala Martín. Las sanciones a los certificados mal expedidos o a la ausencia de ellos es una buena noticia que llega casi dos años después de la entrada en vigor de la ley. Supone un “impulso para que se hagan las cosas bien”, sentencia Martín.

Nuestra opinión

Para que los certificados sean realmente útiles deben ofrecer al comprador o arrendatario las características energéticas del inmueble, para que así pueda predecir el gasto energético, antes de comprarlo o alquilarlo. Para ello, tiene que ser efectuado por profesionales cualificados, como arquitectos o ingenieros, que realicen un estudio presencial de la vivienda. No es posible comprobar las condiciones y características del edificio sin visitar el inmueble.

Como propietario debes desconfiar de los técnicos y empresas que ofrezcan realizar un certificado energético por menos de 200 euros y de quienes aseguran que no tienen que visitar la vivienda para evaluarla.

Una vez realizado el certificado energético, en el caso de que la vivienda obtenga una calificación baja, el mismo debe incluir una serie de recomendaciones para la mejora de la eficiencia del edificio, así como una estimación de los plazos de recuperación de la inversión.  

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra 168 euros en tu factura de la luz
COMPARA AHORA