Claves para entender qué es el cuadro de amortización de un préstamo

Shutterstock 237828910

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata

Una vivienda, un viaje especial, un coche… Estos son sólo algunos de los motivos más frecuentes por los que probablemente te plantees solicitar financiación. Cuando vayas a pedir un préstamo, has de tener claras sus condiciones, pero también debes hacer cálculos para asegurarte de que podrás hacer frente al pago de los intereses. El cuadro de amortización del préstamo te permitirá saber cuánto pagarás en cada momento.

Si ya estás decidido a solicitar un préstamo, ya sea hipotecario o personal, antes de firmar debes comprender claramente algunos conceptos fundamentales como la diferencia entre TIN (el Tipo de Interés Nominal) y la TAE (la Tasa Anual Equivalente, que incluye el TIN más las comisiones y es el tipo de interés que pagarás realmente) y fijarte en ciertos elementos del préstamo como son las comisiones, el importe máximo, el plazo de amortización, las cláusulas adicionales, el interés de demora o el periodo de carencia.

Sin embargo, tener claros estos conceptos y asegurarte de que cumples con todos los requisitos que exige el banco para lograr el tipo de interés que te resulta más beneficioso no es suficiente para saber a ciencia cierta que podrás devolver el dinero en el plazo indicado. Para estar cien por cien seguro de este punto, resulta fundamental que calcules la cuota mensual a pagar, compuesta de dos partes: una correspondiente al capital que vas devolviendo y otra, a los intereses. Toda esta información estará contenida en el cuadro de amortización del préstamo.

¿Qué es la amortización de un préstamo?

Ahora bien, antes de analizar en qué consiste y por qué puede serte útil el cuadro de amortización del préstamo, conviene aclarar el concepto de amortización. En el mundo de las finanzas personales, cuando se habla de “amortizar un préstamo” se hace referencia a la devolución del capital que prestado por la entidad.

Esta devolución se realiza por medio del pago de cuotas, pero existen diversas formas de amortizar el préstamo en función de la periodicidad de los pagos y de si su importe es constante o variable. Además, el préstamo puede incluir un periodo de carencia durante el cual no pagas nada (carencia total) o sólo abonas la parte correspondiente a los intereses (carencia parcial).

Tal y como explica el Banco de España (BdE) en su Portal del Cliente Bancario, lo más habitual en nuestro país es que los préstamos procedentes de entidades de crédito se amorticen mediante el pago de cuotas periódicas constantes, generalmente, de periodicidad mensual y compuestas por una parte de capital y otra de interés.

Eso sí, este sistema de amortización, que recibe el nombre de “método francés”, no es el único existente. Puedes encontrar también otros en los que las cuotas son variables, tanto crecientes como decrecientes, o el sistema americano, en el que las cuotas corresponden sólo al pago de los intereses y el capital no se devuelve hasta el final del plazo de amortización, entre otros. Pero no te preocupes, todo ello estará contemplado en el cuadro de amortización del préstamo que solicites.

¿Qué es el cuadro de amortización del préstamo?

En función del método de amortización solicitado, las cuotas que pagarás se mantendrán estables o variarán en sentido creciente o decreciente conforme se acerque la fecha de fin del préstamo. Y lo más importante, el importe abonado en cada cuota te servirá, bien para abonar los intereses, bien para devolver el importe prestado. Si quieres contemplar de un vistazo cuántas cuotas pagarás y cuál será la evolución de la devolución durante toda la vida del préstamo, es imprescindible que solicites un cuadro de amortización del préstamo.

Además, el cuadro de amortización del préstamo te permitirá comparar que método de amortización te interesará más para el mismo importe, interés y plazo, ya que en él podrás observar a cuánto ascienden los intereses totales a abonar en cada caso.

¿Qué aspectos incluye un cuadro de amortización?

El cuadro de amortización del préstamo muestra cuál es el estado de devolución del dinero en cada momento durante toda la vida del mismo. Es decir, se trata de una tabla en la que se observa su evolución. Para ello, el cuadro de amortización del préstamo consta de una serie de columnas en las que se recoge el número de mes, el tipo de interés aplicado, el importe de la cuota, la parte de la misma correspondiente a capital amortizado e intereses, y el capital pendiente de devolución. Por su parte, en cada una de las filas se ofrecerá la información relativa a un mes concreto.

Por ejemplo, éste sería el cuadro de amortización de un préstamo de 15.000 euros a un interés del  6,5% y con un plazo de cuatro años (48 meses) amortizado por el método francés (cuota constante)*:

No. Mes

Tipo Interes

Cuota

Amortizado

Intereses

Capital Pendiente

0

0,00

0,00

0,00

0,00

15.000,00

1

6,50

355,72

274,47

81,25

14.725,53

2

6,50

355,72

275,96

79,76

14.449,57

3

6,50

355,72

277,45

78,27

14.172,11

4

6,50

355,72

278,95

76,77

13.893,16

5

6,50

355,72

280,47

75,25

13.612,69

6

6,50

355,72

281,98

73,74

13.330,72

7

6,50

355,72

283,51

72,21

13.047,21

8

6,50

355,72

285,05

70,67

12.762,16

9

6,50

355,72

286,59

69,13

12.475,57

10

6,50

355,72

288,14

67,58

12.187,43

11

6,50

355,72

289,70

66,02

11.897,73

12

6,50

355,72

291,27

64,45

11.606,46

13

6,50

355,72

292,85

62,87

11.313,60

14

6,50

355,72

294,44

61,28

11.019,16

15

6,50

355,72

296,03

59,69

10.723,13

16

6,50

355,72

297,64

58,08

10.425,49

17

6,50

355,72

299,25

56,47

10.126,24

18

6,50

355,72

300,87

54,85

9.825,37

19

6,50

355,72

302,50

53,22

9.522,87

20

6,50

355,72

304,14

51,58

9.218,73

21

6,50

355,72

305,79

49,93

8.912,94

22

6,50

355,72

307,44

48,28

8.605,50

23

6,50

355,72

309,11

46,61

8.296,39

24

6,50

355,72

310,78

44,94

7.985,61

25

6,50

355,72

312,46

43,26

7.673,15

26

6,50

355,72

314,16

41,56

7.358,99

27

6,50

355,72

315,86

39,86

7.043,13

28

6,50

355,72

317,57

38,15

6.725,56

29

6,50

355,72

319,29

36,43

6.406,27

30

6,50

355,72

321,02

34,70

6.085,25

31

6,50

355,72

322,76

32,96

5.762,49

32

6,50

355,72

324,51

31,21

5.437,98

33

6,50

355,72

326,26

29,46

5.111,72

34

6,50

355,72

328,03

27,69

4.783,69

35

6,50

355,72

329,81

25,91

4.453,88

36

6,50

355,72

331,59

24,13

4.122,29

37

6,50

355,72

333,39

22,33

3.788,90

38

6,50

355,72

335,20

20,52

3.453,70

39

6,50

355,72

337,01

18,71

3.116,69

40

6,50

355,72

338,84

16,88

2.777,85

41

6,50

355,72

340,67

15,05

2.437,18

42

6,50

355,72

342,52

13,20

2.094,66

43

6,50

355,72

344,37

11,35

1.750,29

44

6,50

355,72

346,24

9,48

1.404,05

45

6,50

355,72

348,11

7,61

1.055,94

46

6,50

355,72

350,00

5,72

705,94

47

6,50

355,72

351,90

3,82

354,04

48

6,50

355,96

354,04

1,92

0,00

 

¿Cómo obtener el cuadro de amortización del préstamo?

A menos que seas aficionado a las matemáticas financieras, la forma más cómoda y sencilla de obtener el cuadro de amortización del préstamo que vayas a solicitar es recurriendo a un simulador de préstamos como el disponible en el Portal del Cliente Bancario del Banco de España o los que facilitan algunas entidades en sus propias páginas web.

Existen diferentes tipos de simuladores. En este caso te interesan aquellos que te permitan obtener la cuota a pagar en un préstamo, ya sea personal o hipotecario. Esta modalidad es la más común, tanto para préstamos con carencia como sin ella.

Para lograr el cuadro de amortización del préstamo debes introducir en la calculadora una serie de datos: la cantidad solicitada, el tipo de interés, el plazo de devolución y el periodo de carencia, en caso de que lo haya. Una vez introducidos, el simulador calculará la cuota mensual a pagar y te devolverá el cuadro de amortización del préstamo con la evolución del mismo durante toda su vida.

Solo con el cuadro de amortización del préstamo podrás estar completamente seguro de que te dispones a contratar el producto de financiación que mejor se adapta a tus necesidades y a tus características, corroborando si podrás o no hacer frente al gasto mensual que supondrá devolver el importe prestado o si, por el contrario, la cuota será demasiado elevada para tu bolsillo.

Ahora bien, en el caso de que el interés que te aplique la entidad sea variable y dependa, por ejemplo, del euríbor –como lo hacen la mayoría de las hipotecas– has de tener presente que el cuadro de amortización del préstamo será solo orientativo, ya que el simulador no puede prever las oscilaciones que sufrirá este índice en el futuro. Ante esta situación, lo más aconsejable es que seas tú quien prevea cierto margen para poder hacer frente a las subidas que pueda experimentar el interés.

Consejos de ahorro más allá del cuadro de amortización del préstamo

Ahora que ya sabes qué es, para qué sirve y cómo se solicita el cuadro de amortización de un préstamo, no debes olvidar que, antes de contratar cualquier tipo de producto de financiación debes reflexionar sobre tu situación económica.

De nada sirve que dispongas del cuadro de amortización del préstamo si no analizas de forma correcta cuáles son tus expectativas de ingresos para los años durante los que se extienda el plazo de amortización. Un análisis poco realista podría llevarte a una situación en la que no pudieras hacer frente a la deuda, en cuyo caso la entidad te aplicaría intereses de demora muy superiores a los que te cobra por dejarte el dinero (recuerda que deben venir detallados en el contrato).

Además, en caso de que te retrases en el pago de las cuotas, algunas entidades cobran también una comisión por reclamación de cuotas impagadas y, si la situación se prolonga en el tiempo, podrían recurrir a tu avalista, en caso de que lo hubiera, o solicitar ante un juez el embargo de tus bienes para saldar la deuda.

Por todo ello, además de informarte, comparar y obtener un cuadro de amortización del préstamo, resulta fundamental que revises bien tus necesidades y te preguntes si realmente necesitas solicitar el préstamo o si puedes posponer el gasto para otro momento más favorable.

Asimismo, no olvides asegurarte de que comprendes bien todas y cada una de las condiciones del préstamo antes de formalizar el contrato y recurre a un experto si tienes dudas. Presta especial atención a las comisiones de demora que tendrás que pagar en caso de que no abones las cuotas en el plazo establecido y evita ofertas que incluyan cláusulas adicionales que modifiquen las condiciones del préstamo, por ejemplo, las polémicas cláusulas suelo.

Para terminar, un último consejo: evita el sobreendeudamiento. Llas cuotas que pagues al mes por préstamos personales, hipotecas y tarjetas no deben ser nunca superiores al 35% o 40% de tus ingresos.

 

* Cuadro de amortización del préstamo obtenido a través del simulador del Portal del Cliente Bancario del BdE.

¿Necesitas un préstamo?

Te ayudamos a conseguirlo de forma inmediata

Kelisto te ayuda
¿Necesitas un crédito?
Te ayudamos a conseguirlo con las mejores condiciones