Bono social térmico: ¿qué ayudas ofrece y cómo solicitarlo?

El bono social térmico permite obtener ayudas de entre 40 y 124 euros para pagar la factura del gas. Está dirigido a los consumidores vulnerables, cuya renta es menor de 18.644 euros al año en el caso de dos mayores de edad y un menor viviendo en el domicilio.

El bono social térmico permite acceder a entre 40 y 124 euros de ayuda directa para paliar las subidas del precio del gas. Para acceder a la subvención, es necesario ser beneficiario del bono social eléctrico y no ganar más de lo establecido por ley en base al número de personas que convivan en una misma vivienda: por ejemplo, si se trata de una sola persona, la renta anual no deberá superar los 12.159 euros, mientras que si se trata de una familia con dos cónyuges y un menor de edad, no deberá sobrepasar los 18.644,44 euros.

Sin embargo, el contexto de escaladas en el precio de la luz y el gas, así como el peligro de la falta de suministro (agravado por la guerra entre Rusia y Ucrania) ha provocado que el Gobierno haya anunciado la mejora del bono social térmico. La cuantía mínima ha pasado de 35 a 40 euros, tras un primer aumento desde los 25 euros originales. La ayuda media pasará a los 375 euros por hogar.

Esta ampliación de los beneficiarios y del mínimo del bono social térmico se suma a otras medidas ya aprobadas con anterioridad por el Gobierno, como la rebaja del IVA de la luz y del IVA del gas (del 21% al 5%), la reducción en el impuesto a la electricidad (del 5,11% al 0,5%) o el tope al gas, para descender los precios de la subasta marginalista. Ahora bien, ¿cómo puedes beneficiarte del bono social del gas? Para ayudarte a averiguar si eres susceptible de recibirlo o no, en Kelisto te contamos todo lo necesario para conocer y solicitar el bono social del gas.

¿Qué es el bono social térmico?

El bono social térmico es una ayuda de entre 40 y 124 euros diseñada para ayudar a los hogares más vulnerables a pagar la factura del gas y, aunque por su nombre recuerda mucho a su homólogo para el mercado eléctrico (el bono social eléctrico), tiene ciertas particularidades que debes tener en cuenta relacionadas, por ejemplo, con la forma en la que se cobra o el importe que se puede recibir por él.

  • El bono social térmico solo está disponible para quienes ya disfrutaran del bono social eléctrico el año anterior.
  • Se cobra como una ayuda directa (es decir, como una cantidad fija en euros), en lugar de como un descuento en la factura, que es lo que sucede con el bono social de la luz. Si ya cuentas con el bono social eléctrico y tienes la factura domiciliada, no tendrás que preocuparte: la administración de tu comunidad autónoma te ingresará directamente el dinero en tu cuenta.
  • El importe final que se reciba dependerá de la zona climática donde se sitúe la vivienda: las zonas más cálidas tendrán un importe menor, mientras que las más frías recibirán una cuantía superior. Además, en el caso de ser un consumidor vulnerable severo, la ayuda se incrementa en un 60% con respecto a lo que corresponde a su zona climática.
  • La ayuda de este bono se sitúa entre los 40 y 124 euros. El mínimo equivale a dos bombonas de butano, según estimaciones del Ejecutivo.

¿Qué ayuda ofrece el bono social térmico?

La cuantía mínima del bono social térmico pasó en octubre de 2022 de los 35 a los 40 euros, mientras que el máximo se mantiene en los 124 euros. El importe exacto depende de las circunstancias del consumidor y de la zona climática en la que se encuentre: los residentes en zonas más frías recibirán una subvención mayor y viceversa. Por ejemplo, un consumidor que vive en Chiclana de la Frontera, en Cádiz, tendrá la consideración de zona climática A y recibirá entre 35 y 46,40 euros (dependiendo de si es consumidor vulnerable o vulnerable severo) y otro que reside en Legazpi, en Euskadi, tendrá una ayuda de entre 77,46 y 123,94 euros.

Requisitos para solicitar el bono social del gas

Podrán acogerse al bono social térmico aquellos consumidores que ya sean beneficiarios del bono social de la luz a 31 de diciembre del año anterior. Por lo tanto, este bono va dirigido a consumidores vulnerables o vulnerables severos acogidos a la tarifa regulada, también conocida como Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) y que tengan una potencia contratada igual o inferior a 10 kW.

Para calcular si entras dentro de los requisitos de la ayuda, debes hacer un sencillo cálculo, comparando la renta anual del hogar con el conocido como Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM):

  • Si solo hay una persona en la unidad de convivencia, su renta debe ser igual o menor a 1,5 veces el IPREM de 14 pagas, que asciende en 2022 a 8.106,28 euros. Es decir, 12.159,42 euros.
  • Si la unidad de convivencia es de más de una persona, hay que añadir algunas décimas al multiplicador. El máximo de renta anual se incrementa en 0,3 veces el IPREM por adulto y 0,5 veces el IPREM por niño por cada miembro de más de dicha unidad. Es decir, si tu hogar está formado por ti mismo, tu cónyuge y un hijo menor de edad, la renta de dicha unidad debe ser igual o inferior a 2,3 veces el IPREM (1,5 veces por el titular del suministro + 0,3 por el adulto adicional + 0,5 por el menor adicional): 18.644,44 euros.

Por otro lado, los receptores del Salario Mínimo Vital también podrán recibir el bono social de la luz, así como los consumidores que cumplan alguna de las siguientes condiciones:

  • Tener el título de familia numerosa.
  • Ser pensionista (en el caso de ser una unidad de convivencia, que todos sus miembros lo sean) de la Seguridad Social con la cuantía mínima y que no reciban ingresos extra superiores a los 500 euros al año.

Además, el multiplicador del IPREM se incrementará en uno acreditando alguna de estas circunstancias especiales:

  • Una discapacidad igual o superior al 33%.
  • Ser víctima de violencia de género.
  • Ser víctima de terrorismo.
  • Tener una condición de dependencia de grado II o III.
  • Cuando la unidad de convivencia esté formada por un progenitor y, al menos, un menor.

Por otro lado, cuando el consumidor o la unidad de convivencia cumpla con los anteriores requisitos y, además, su renta anual sea un 50% inferior al umbral de 1,5 veces el IPREM, se considerará que se trata de un consumidor vulnerable severo. En este caso, el descuento será del 80% en la factura de la luz, y la ayuda alcanzará los 124 euros en caso de vivir en las zonas más frías del país. También serán consumidores vulnerables severos los pensionistas de cuantía mínima con rentas anuales inferiores a una vez el IPREM y a dos veces cuando se sea familia numerosa.

¿Cómo solicitar el bono social térmico?

No hace falta solicitarlo expresamente. Para tener acceso al bono social del gas no hace falta realizar ningún trámite adicional, ya que se concederá automáticamente a aquellos que disfruten del bono de la luz. Para ello, las comercializadoras de referencia trasladarán a la Dirección General de Política Energética y Minas (DGPEM) un listado con la información de los clientes que hayan solicitado el bono social de la luz a fecha de 31 de diciembre del año anterior.

Una vez hecho esto, el Ministerio para la Transición Ecológica calculará la distribución territorial del presupuesto y le transferirá los importes a las comunidades autónomas y las ciudades de Ceuta y Melilla para que estas efectúen el pago a cada beneficiario.

¿Qué otros consejos seguir para ahorrar en la factura del gas?

En Kelisto podrás encontrar 10 consejos para ahorrar en calefacción que, sin duda, serán muy útiles para este otoño e invierno. Entre otras, estas son algunas de las claves para ahorrar en la factura del gas:

  • Dúchate en lugar de tomar un baño: gastarás menos agua, por lo que también ahorrarás energía al usar durante menos tiempo el agua caliente.
  • Usa el calor residual para cocinar: si tienes una vitrocerámica, apaga el fuego un poco antes de terminar de cocinar, por lo que conseguirás ahorrar energía mientras el cocinado finaliza con el calor residual de la vitro. En caso de cocinas de gas, no olvides limpiar los quemadores, ya que el consumo puede ser de un 10% más si estos tienen grasa u hollín.
  • Mantén una temperatura adecuada: una temperatura de 21 grados es suficiente para mantener nuestro hogar confortable. Recuerda que cada grado de más puede suponer un gasto extra de 35 euros anuales.

Noticias relacionadas

Descubre más noticias de
Energía
Te contamos la última hora
Actualidad