MENU

Bono Termico Gas

¿Cuáles son los requisitos para solicitar el nuevo bono social térmico?

Comparador de Tarifas de Gas

Compara las mejores ofertas de gas
  • Los consumidores más vulnerables podrán solicitar este bono social térmico que pretende aliviar la factura del gas durante este invierno. La ayuda recibida dependerá de la zona climática donde se viva y del grado de vulnerabilidad que se tenga

En las medidas aprobadas por el Gobierno frente a la subida de la luz, publicadas en el BOE el pasado 6 de octubre, se ha incluido la creación del bono social térmico, algo que ya anunció la Ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Esta nueva ayuda, destinada a paliar los gastos en calefacción, agua caliente y cocina, se pagará en una sola cuota anual, durante los meses de invierno de 2018. El bono social térmico es compatible con la percepción de otras ayudas y subvenciones con la misma finalidad, además de con el bono social eléctrico.

La cuantía, que será mínimo de 25 euros, que reciban los beneficiarios dependerá del grado de vulnerabilidad que tengan y de la zona climática en la que vivan. Su financiación correrá a cargo de los Presupuestos Generales del Estado y será otorgado por las comunidades autónomas, aunque, debido a la cercanía de este invierno, este año se hará cargo el Ministerio para la Transición Ecológica. En su página web, puedes encontrar más información sobre este bono y las otras medidas del Gobierno para impulsar la transición energética.

Requisitos para beneficiarse del bono social térmico

Podrán acogerse al bono social térmico aquellos consumidores que ya sean beneficiarios del bono eléctrico. Para este año, pueden acogerse aquellos que tengan el bono de electricidad a 31 de diciembre de 2018. Este bono va dirigido a consumidores vulnerables o vulnerables severos acogidos a la tarifa de PVPC y que tengan una potencia contratada igual o inferior a 10 kW. Tras la ampliación de requisitos, estos son los consumidores que pueden acogerse a estas ayudas:

Ser considerado consumidor vulnerable

Son aquellos cuyas rentas no superen 1,5 veces el IPREM, es decir, el indicador de renta anual para conceder ayudas, si no hay menores a cargo, dos veces el IPREM (si hay un menor) o 2,5 veces el IPREM (si hay, al menos, dos menores). También se consideran vulnerables las familias numerosas o los hogares en los que todos los miembros sean pensionistas sin otros ingresos.

En el real decreto aprobado el 6 de octubre, también se incluyen las familias monoparentales, cuyo umbral de renta será 0,5 veces el IPREM superior al de las familias biparentales y los hogares donde haya miembros con dependencia de grado II o III.

Ser considerado consumidor vulnerable severo

Son los consumidores cuya renta anual sea menor al 50% de los umbrales establecidos. Además, también serán vulnerables severas aquellas familias numerosas con una renta igual o menor a dos veces el IPREM, los pensionistas de pensión mínima con una renta igual o menor a una vez el IPREM y las familias atendidas por los servicios sociales que financien, al menos, el 50% de su factura.

A estos últimos consumidores, junto con los hogares con miembros con grado de dependencia II o III, con discapacidad del 33% y familias en las que vivan menores de 16 años, no se les podrá cortar el suministro.

Cómo solicitar el bono social térmico

Al igual que ocurre con la ayuda a la electricidad, la solicitud para el bono social térmico estará gestionada por las comercializadoras, que tendrán la obligación de informar y facilitar el proceso a sus clientes.

Las comercializadoras de referencia tendrán que presentar a la Dirección General de Política Energética y Minas un listado de sus clientes que sean beneficiarios del bono eléctrico antes del 15 de enero. El pago de dicho bono se realizará en el primer trimestre del año.

Cómo ahorrar gas

En Kelisto podrás encontrar 10 consejos para ahorrar en calefacción que, sin duda, serán muy útiles para este invierno. Entre otras, estas son algunas de las claves para ahorrar en la factura del gas:

Dúchate en lugar de tomar un baño: gastarás menos agua, por lo que también ahorrarás energía al usar durante menos tiempo el agua caliente.

Usa el calor residual para cocinar: si tienes una vitrocerámica, apaga el fuego un poco antes de terminar de cocinar, por lo que conseguirás ahorrar energía mientras el cocinado finaliza con el calor residual de la vitro. En caso de cocinas de gas, no olvides limpiar los quemadores, ya que el consumo puede ser de un 10% más si estos tienen grasa u hollín.

Mantén una temperatura adecuada: una temperatura de 21 grados es suficiente para mantener nuestro hogar confortable. Recuerda que cada grado de más puede suponer un gasto extra de 35 euros anuales.

Otros artículos que pueden interesarte:

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

Comparador de Tarifas de Gas

Compara las mejores ofertas de gas