MENU

Llaves De Una Casa Small

¿Para qué sirve una hipoteca puente?

¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata
  • Una hipoteca puente te permitirá comprar una nueva casa mientras tratas de vender tu antigua vivienda. Para ello, tu banco aunará tus deudas en un solo préstamo y te dará un plazo de hasta cinco años para que trates de encontrar al mejor comprador.

La reactivación del mercado inmobiliario no solo se nota en la subida del precio de la vivienda; también, en el tiempo que tarda un propietario en vender su casa: de media, se necesitan ocho meses para poder cerrar el trato con un comprador, una cifra que se ha reducido casi un 25% si se compara con los 10,6 meses que, en promedio, se necesitaban en 2015, según datos de la sociedad de tasación TINSA.

Pese a la mejora de los tiempos, el plazo que se tarda en vender una vivienda puede ser mucho, sobre todo si tienes en mente hacerte con una casa nueva, pero todavía estás pagando la hipoteca de tu antiguo hogar. Para casos como estos, los bancos disponen de un producto específico que permiten aunar los dos préstamos hasta que logres deshacerte de tu antiguo inmueble: la hipoteca puente.

En pocas palabras, las hipotecas puente son productos que permitirán comprar una casa nueva mientras todavía tienes pendiente el préstamo de la antigua, hasta que logres venderla. Esta nueva hipoteca aunará ambas deudas y te ofrecerá un plazo de entre dos y cinco años hasta que logres vender tu vivienda.

Para que entiendas qué características tiene una hipoteca puente y qué requisitos debes cumplir para poder solicitar una, en Kelisto hemos repasado las cuestiones más importantes que debes analizar antes de optar por un préstamo de este tipo.

¿Qué requisitos debes cumplir para pedir una hipoteca puente?

Si pides una hipoteca puente, lo primero que hará tu banco es un análisis de solvencia para entender cuáles son tus ingresos y deudas y, sobre todo, para comprobar si eres un buen pagador. Más allá de eso, lo normal es que las hipotecas puente no te permitan pedir más del 80% del valor de tasación de las dos viviendas, aunque si el importe que te queda por pagar de tu antigua casa no es muy alto, te podría permitir financiar hasta el 100% del coste del nuevo inmueble, más los gastos.

¿Qué particularidades tienen las hipotecas puente?

Una de las principales particularidades de las hipotecas puente es que permiten elegir entre tres tipos de cuotas durante los años que tardes en vender tu antigua casa:

  • Pago de intereses con carencia de capital: significa que solo pagarás los intereses del préstamo (no el capital que tienes pendientes), por lo que tu cuota será bastante más baja de lo que sería en condiciones normales.
  • Cuota reducida: pagarás una cuota más baja que la que te tocará abonar cuando logres vender tu casa y gran parte de esa mensualidad se destinará al pago de intereses.
  • Cuota normal: pagarás intereses y capital, como sucedería con una hipoteca tradicional.

Además de los tres tipos de cuotas que puede tener una hipoteca puente, este tipo de préstamos también tienen otros rasgos peculiares:

  • Puedes obtener el 100% del valor de la compra y de los gastos de la vivienda nueva, siempre que la suma de esta cantidad junto con la suma de la cantidad adeudada por la primera hipoteca no supere el 80% del valor de tasación de ambas.
  • El plazo máximo puede llegar hasta 35 o 40 años.
  • Generalmente, cuando vendas la primera vivienda y amortices la deuda que tenías pendiente, lo normal es que tu banco no te cobre ninguna comisión.

Ventajas e inconvenientes de las hipotecas puente

La principal ventaja de una hipoteca puente es que te permite vender tu vivienda actual con cierta flexibilidad y solo cuando estés seguro de haber recibido la oferta ideal. Mientras, podrás comprar una nueva vivienda y empezar a pagarla a plazos.

Entre los principales inconvenientes de este tipo de préstamos figuran la limitación del plazo que  tienes para vender tu antigua casa (por lo general, hasta cinco años) y las elevadas exigencias de solvencia que aplicará tu banco: es decir, se trata de un cliente solo al alcance de clientes con ingresos elevados y estables, y con escasas deudas.

Tu opinión nos importa

Puntúa y deja tu comentario

¿Necesitas una hipoteca?

Te ayudamos a conseguirla de forma inmediata