Consejos para ahorrar en la factura eléctrica bajando la potencia contratada

Lampara

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Ahorra hasta 194€ en tu factura de la luz
COMPARA AHORA

En nuestra factura eléctrica ahora tienen más peso los costes fijos que el consumo que hacemos cada mes. Por ello, el mejor modo de ahorrar es bajar la potencia que tenemos contratada.

Tras la reforma energética, pagamos más por los costes fijos de nuestra factura de la luz, los que hacen referencia a la potencia que tenemos contratada, y menos por la parte variable, la que corresponde a nuestro consumo energético. Por ello, la mejor forma de ahorrar es reducir la potencia para conseguir ahorros de hasta 150 euros al año. En Kelisto te explicamos todo lo que debes saber sobre esta forma de ahorrar en la factura.

¿Qué es la potencia contratada?

En nuestra factura eléctrica pagamos principalmente por dos conceptos: la electricidad que consumimos y la potencia que tenemos contratada. Esta última se expresa en kilovatios y se refiere al máximo de electricidad que podemos consumir de forma simultánea, es decir, lo que necesitan los aparatos eléctricos que tenemos instalados en casa para funcionar a la vez sin que el Interruptor de Control de Potencia (ICP) corte la corriente, lo que comúnmente conocemos como “saltar los plomos”.

Es un coste fijo que pagamos siempre, encendamos o no las luces y nuestros electrodomésticos. Por ejemplo, si tenemos contratada una potencia de 4,6 kW pagaremos unos 15 euros al mes, aunque no utilicemos ningún aparato ni encendamos la luz.

Desde la iniciativa Bájate la potencia, puesta en marcha por organizaciones relacionadas con el ahorro y la eficiencia energética, sostienen  que “los ciudadanos que quieran pagar menos pueden hacerlo simplemente revisando su factura y bajando la potencia contratada para adecuarla a sus necesidades reales de consumo”.

¿Qué potencia tengo contratada?

La potencia que tenemos contratada aparece reflejada en la primera página de nuestra factura, en el mismo recuadro en el que encontramos nuestros datos personales. Como referencia, según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE), el consumo de un hogar medio al año en España es de 3,4 megavatios hora. Teniendo esto en cuenta el ahorro de una familia al bajar un tramo de potencia sería de 52,14 euros al año, 104,29 euros por dos tramos y 156,43 por reducir tres.

Esto quiere decir que si tenemos contratada una potencia de 5,7 kW podremos, por ejemplo, bajar un tramo hasta los 4,6 kW (con el ahorro mencionado de 52 euros).

Cuando hablamos de tramos nos referimos a las diferentes potencias que podemos contratar, los escalones de intensidad establecidos a los que debemos acogernos al contratar el servicio eléctrico y que puedes ver con más detalle en esta tabla.

¿Puedo reducirla?

La potencia que se necesita en una vivienda depende de la cantidad de aparatos eléctricos que tengamos y de la potencia que éstos necesiten. Para calcularlo de forma aproximada podemos sumar la potencia (kW) de los aparatos eléctricos que normalmente funcionan a la vez (luz, frigorífico, lavadora, etc.). Como decimos, se trata de un dato aproximado pero nos puede dar una idea de la potencia necesaria.

En la siguiente tabla te mostramos algunos ejemplos de referencia que pueden ayudarte a calcular qué potencia que necesitas.

Electrodoméstico

Potencia

Frigorífico

250 – 350 W (0,250 – 0,350 KW)

Microondas

900 - 1500 W (0,900 – 1,500 KW)

Lavadora

1500 - 2200 W (1,500 – 2,200 KW)

Lavavajillas

1500 - 2200 W (1,500 – 2,200 KW)

Horno

1200 - 2200 W (1,200 – 2,200 KW)

Vitrocerámica

900 - 2000 W (0,900 – 2,000 KW)

Televisor

150 - 400 W (0,150 – 0,400 KW)

Aire acondicionado

900 - 2000 W (0,900 – 2,000 KW)

Calefacción eléctrica

1000 - 2500 W (1,000 – 2,500 KW)

Calefacción eléctrica de  bajo consumo

400 – 800 W (0,400 – 0,800 KW)

fuente:bajatelapotencia.org

Por lo general, si nunca han saltado los plomos es muy probable que puedas bajar la potencia. Lo recomendable es probar bajando un tramo y si durante un año no tienes problemas con tu ICP puedes intentar bajar uno más al año siguiente.

¿Cómo lo hago?

Reducir la potencia y empezar a pagar menos en la factura es muy sencillo, tan sólo hay que ponerse en contacto con nuestra comercializadora eléctrica y comunicar el interés en bajar la potencia contratada. Debe llamar el titular con su DNI, aunque la mayoría de las compañías permiten realizar el trámite a través de Internet. El cambio tiene un coste de unos 10 euros, debido a las adecuaciones técnicas que debe hacer la empresa distribuidora, que se encarga de gestionar la red eléctrica, y el plazo para realizarlo oscila entre una semana y 80 días según la compañía.

¿Conoces la potencia que tienes contratada? ¿Conocías esta posibilidad de ahorro? Déjanos tu opinión.

Fuentes: bajatelapotencia.org, holaluz.com, Asociación Nacional de Ahorro y Eficiencia Energética (ANAE)

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Ahorra 168 euros en tu factura de la luz
COMPARA AHORA