Cómo elegir las mejores opciones de energía para empresas

 

En los últimos años, los altos precios de la energía en nuestro país unido al entorno de crisis económica ha provocado que muchas empresas hayan prestado mayor atención al ahorro energético y a la eficiencia para reducir sus consumos. Hoy en día, reducir el gasto en energía en empresas es fundamental para competir en el mercado con garantía de éxito, ya que permite aumentar el beneficio y mejorar la competitividad.

 

Invertir en eficiencia energética es básico para reducir el gasto de energía en empresas ya que ese ahorro puede reasignarse en otros asuntos como I+D, compra de nueva maquinaria, etc. Una compañía que no es eficiente desde el punto de vista de la energía de empresas perderá competitividad en el mercado y, además, repercutirá en su imagen ante la sociedad al no ser respetuosa con el medio ambiente.

 

Controlar el gasto en energía en empresas es fundamental para todo tipo de compañías y especialmente para las pymes. La reducción del consumo de energía en empresas es una herramienta fundamental para el óptimo funcionamiento del negocio. Algunos estudios hablan de un ahorro potencial del 25% del total del consumo de energía en empresas a través de las medidas de eficiencia energética. Dentro de ese ahorro, el 10% corresponde solo a las medidas de eficiencia para reducir el gasto en iluminación.

 

Tipos de ofertas de energía para empresas

 

El elevado consumo de energía en empresas hace que elegir la tarifa de energía de empresas más económica es básico para no aumentar la factura de forma innecesaria. En función del grado de consumo de energía empresas encontraremos mayores y menores diferencias entre la oferta de energía de empresas de las distintas compañías. Dadas sus características particulares, y a que cada negocio puede tener unas necesidades especiales, las compañías de energía para empresas suelen ofrecer un servicio personalizado para cada negocio con el fin de analizar sus consumos y necesidades energéticas y ofrecer soluciones adaptadas a cada tipo de compañía.

 

En ocasiones las compañías pueden solicitar un estudio energético previo que valore cuál es su situación actual en cuanto a consumo de energía en empresas y cómo pueden reducir dicho consumo a través de acciones de eficiencia energética.

 

El consumo de luz de las pequeñas y medianas empresas puede llegar a ser bastante elevado en función del tipo de negocio al que se dediquen. En primer lugar, porque la potencia contratada es más alta que la de un consumidor doméstico y, en segundo lugar, porque el número de horas de electricidad que necesitan suele ser también mucho mayor.

 

Las compañías eléctricas ofrecen tarifas que se adaptan a lo que cada una de las empresas necesite. Dependiendo de la potencia contratada necesaria establecen diferentes tarifas, incluso para aquellas empresas con mucho consumo, como hoteles pequeños o restaurantes, que generalmente necesitan una potencia contratada de más de 15kW.

 

De igual modo que los consumidores particulares pueden ahorrar si comparar bien las ofertas de electricidad y gas entre todos los proveedores del mercado, para una pequeña o mediana empresa este gesto cobra aún más importancia, ya que el elevado consumo de energía en empresas hace que la posibilidad de ahorro sea mucho mayor. Utilizar herramientas como las de Kelisto que permiten obtener información sobre las diferentes ofertas disponibles en el mercado de la energía para empresas es fundamental para comenzar a reducir el peso de la factura energética de una empresa.

 

mujer trabajando en el ahorro de energía de empresas

Por qué ahorrar energía en empresas

 

Pese a la importancia que tiene la reducción de costes en un entorno tan competitivo como el actual y con los elevados precios de la energía que sufrimos en España aun hay compañías que no son consientes del enorme potencial de ahorro que existe gracias a la eficiencia energética o bien, aunque han llevado a cabo mejoras para reducir sus consumos, éstas no han sido las mas adecuadas y no se han obtenido los resultados esperados.

 

Si se puede ver un lado positivo de la crisis económica de los últimos años ese puede ser la concienciación de la sociedad en algunos aspectos. En este sentido, los años en los que muchas compañías han visto como se reducían sus ingresos han servido para que aumente la concienciación sobre las opciones para reducir los gastos en todos los ámbitos y, en concreto, en materia energética ya que las facturas de luz y gas son uno de los gastos más importantes de cualquier negocio.

 

Esta mayor concienciación por la reducción de los consumos en materia de energía para empresas redunda también en el medio ambiente, ya que las medidas de eficiencia energética permiten reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera y contribuir a los objetivos marcados en el Plan de Ahorro y eficiencia Energética 2011-2020 centrado en el cumplimiento del triple 20. Estos objetivos fijados por la Unión europea para todos sus miembros se centran en:

 

-          Reducir un 20% el consumo energético a través de medidas de eficiencia energética.

-          Aumentar en un 20% la energía proveniente de fuentes renovables.

-          Reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera en un 20%

 

Sin embargo, España está lejos de cumplir estos objetivos y aun nos queda mucho camino por recorrer en materia de eficiencia energética.

 

La mayoría de las grandes empresas, cuyos consumos energéticos son muy elevados han llevado a cabo mejoras en sus instalaciones para reducir el consumo de energía en empresas apostando por la eficiencia. Además, son conscientes de que elegir la tarifa de energía para empresas adecuada es básico para no pagar de más en sus facturas y, por tanto, para competir con éxito en el mercado. Sin embargo, existen aún pequeñas y medianas empresas que no están suficientemente concienciadas sobre la importancia de reducir su consumo para reducir también su gasto económico. En ocasiones, la inversión que requieres estas medidas y las restricciones la crédito que existen actualmente hacen que se retrasen las reformas o cambios de maquinaria y equipos que permitirían un funcionamiento mucho más eficiente.

 

Las pymes tienen un enorme potencial de ahorro que puede llegar al 20% de la energía que consumen. Según un reciente estudio, si las pymes acometieran las reformas necesarias en materia de energía para empresas para reducir su consumo se ahorrarían 1.550 millones de euros al año. Esto contribuiría a reducir la dependencia energética de España frente al exterior que actualmente supera el 70%.

 

En resumen, apostar por medidas que nos ayuden a reducir nuestro consumo y el gasto económico en energía de empresas redunda en los siguientes aspectos:

 

1.       Reducción de los costes: la energía en empresas es uno de los costes más importantes dentro de los costes totales, con lo que su reducción afecta al beneficio.

 

2.       Reducción de las emisiones de CO2: al reducir el consumo se reducen también las emisiones al exterior contribuyendo a la lucha contra el cambio climático.

 

3.       Reducción de la dependencia energética: al reducir consumos cae también la cantidad de energía que necesitamos comprar en el exterior para satisfacer nuestra demanda.

 

4.       Mejora de la competitividad: reducir costes aumenta el beneficio y la posibilidad de reinversión en la empresa o de reducir el coste final de los productos, de este modo la empresa mejora su competitividad en el mercado.

 

5.       Mejora de la imagen de la compañía: la apuesta por la eficiencia energética y la reducción de la energía de empresas puede implicar a todos los empleados y mejorar la imagen que éstos tienen de su compañía.

 

oficinas que apuestan por el ahorro de enegía en empresas

Consejos para reducir energía en empresas

 

Las diferencias entre los distintos tipos de empresas hacen que sea complejo hablar de consejos genéricos para reducir el consumo de energía en empresas ya que lo conveniente es analizar cada caso para comprobar qué potencial de ahorro existe y cómo es posible llevarlo a cabo. En cualquier caso, a modo de orientación, detallamos cuáles son algunas de las principales medidas de eficiencia energética que se pueden acometer con eficacia para reducir la energía en empresas:


1.  Compara ofertas de energía para empresas

La primera medida pasa por encontrar la tarifa más económica para cada negocio, en función de sus características y de sus hábitos de consumo. No todas las ofertas del mercado ofrecen lo mismo por el mismo precio con lo que una de las formas más sencillas de ahorrar en energía de empresas es utilizar herramientas como las de Kelisto que nos permiten comparara entre la oferta disponible en el mercado y valorar cuál se adapta mejor a nuestros intereses. Los altos consumos de energía de empresas hacen que reducir este gasto sea fundamental para ser competitivos por lo que una diferencia de escasos euros entre ofertas puede resultar vital para obtener buenos resultados.
 


2.  Ahorro en iluminación


La iluminación es una de las principales partidas del gasto en energía en empresas. De hecho en determinados negocios puede suponer más del 50% del gasto en energía. Para reducir el peso de la iluminación en la energía de empresas podemos:

 

-     Aprovechar la luz natural: parece un consejo obvio pero en muchas ocasiones se abusa de la luz artificial en los espacios de trabajo lo que no solo afecta al gasto sino también al bienestar de los trabajadores.

 

-     Instalar controles de luz: controlar la luz en lugares donde no siempre hay personal es básico para el ahorro. La domótica puede ser útil para controlar la iluminación con controles de presencia en lugares de paso o baño que solo deben iluminarse cuando estén en uso.

 

-    Cuidado con el tipo de luminaria: elegir la luminaria adecuada para cada espacio en función de las necesidades de iluminación es básico para no exceder los consumos de forma innecesaria.

 

-    Instalar bombillas LED: es sin duda la mejor opción para reducir drásticamente el consumo energético en materia de iluminación. Pese a que en los hogares por lo general esta tecnología no compensa debido al periodo de amortización que requiere su inversión, en el caso de los negocios, su alto consumo en iluminación lo convierte en la opción ideal para mejorar la eficiencia energética.

 

3. Ahorro de la energía de empresas en climatización



Junto a la iluminación, la climatización es otro aspecto relevante en la partida de consumo energético de una empresa. Para reducir este gasto proponemos:

 

-   Sustituir equipos poco eficientes por otros eficientes: las calderas de condensación  la cogeneración son tecnologías que permiten reducir el gasto en energía de empresas.

 

-   Mejorar el aislamiento: gran parte de la energía en empresas se escapa por el mal aislamiento de las instalaciones. Aunque es una de las medidas que requieren mayor inversión, mejorar el aislamiento permite reducir el gasto en energía sustancialmente por lo que la inversión se amortiza en el medio plazo.

 

-  Regular la temperatura: mantener la temperatura de confort sin excesos de calor en invierno ni de frío en verano nos permitirá controlar el gasto.

 

-  Mantener los equipos en óptimas condiciones: las revisiones y mantenimiento de las calderas y equipos de climatización es básico para su correcto funcionamiento.

 

-   Valorar la inclusión de energías renovables: los paneles solares térmicos para la producción de agua aliente sanitaria es una de muchas medidas relacionada con las fuentes de energía renovable que podemos estudiar para la reducción del gasto en materia de energía en empresas.

 

4.  Ahorro de energía en empresas en equipos electrónicos de oficinas

 

En muchas compañías, existen decenas de puestos de trabajo donde se utiliza un ordenador así como otros aparatos como fotocopiadoras u otros equipos de oficina. En este sentido podemos reducir el consumo al apagar los equipos por la noche: en muchas compañías es costumbre dejar los ordenadores encendidos por la noche pero esto supone un importante gasto que es fácil de reducir. Además, conviene apagarlos también si nos vamos a ausentar del puesto de trabajo o activas las funciones de ahorro energético para que el aparato se apague automáticamente si no se utiliza.

 

Además, es conveniente restringir el uso de impresoras y fotocopiadoras a cuando resulta realmente necesario y desconectar estos aparatos durante los fines de semana.

 

Otro consejo es desenchufar los aparatos al final del día utilizando regletas para ello, ya que así evitaremos el stand by que también implica un consumo aunque dichos aparatos estén apagados.

 

5.    Ahorro de energía en empresas en otras instalaciones

 

-    Revisa la potencia contratada y asegúrate de que se adecúa a las necesidades de tu empresa. Para ello se debe calcular la potencia de los aparatos eléctricos que por lo general permanecen conectados a la vez (ordenadores, impresoras, iluminación…). Si reducimos algún tramo la potencia contratada reduciremos también el coste fijo que pagaremos en la factura de electricidad. Sin embargo, hay que ser cauto ya que si lo reducimos más de la cuenta podrían saltar los plomos, algo que en un negocio puede acarrear pérdidas.

 

-    Revisa las instalaciones eléctricas y encárgate de su correcto mantenimiento. Luminarias defectuosas o sucias o fluorescentes que parpadean pueden provocar un mayor gasto energético y por tanto, elevar el consumo.

 

6. Ahorro de energía en empresas a través de la concienciación de los empleados

 

En materia de ahorro y eficiencia energética es fundamental contar con el apoyo de los empleados de la compañía, sobre todo en negocios con un número elevado de trabajadores. Iniciar campañas de concienciación para pedir la colaboración de todos en aspectos como reducir el consumo de papel y el uso de la fotocopiadora, tener precaución con el uso del agua en baños o ser prudente en el uso de la iluminación, son algunas de las recomendaciones básicas que podemos promover entre los empelados de una empresa.

 

Qué tener en cuenta antes de firmar el contrato de energía para empresas

 

Las reclamaciones relacionadas con el servicio de gas y electricidad son habituales también en el ámbito de la empresa debido al desconocimiento que hay en torno a ciertos aspectos del contrato o debido a  irregularidades en la contratación.

 

Para evitar cualquier tipo de problema con las compañías suministradoras de energía para empresas se recomienda leer con cuidado antes de firmar cualquier documento relacionado con el contrato del gas o la electricidad y contar, si es posible, con personal cualificado para gestionar este tipo de contratos con las compañías correspondientes. De este modo evitaremos problemas futuros por malinterpretaciones en el contrato de energía de empresas y tendremos a alguien al cargo de revisar facturas y costes energéticos.

 

Debemos ser prudentes con la contratación de ofertas puntuales sin que hayamos analizado detenidamente si dicha oferta nos compensa realmente o si mejora la tarifa que tenemos contratada en la actualidad.

 

Debemos ser prudentes también con los servicios adicionales que incluyen los contratos que pueden suponer un importante coste adicional como asistencia técnica o reparaciones. Además, en ocasiones no compensan si tenemos ya contratado entre nuestro personal empleados capaces de desempeñar determinadas labores de mantenimiento de las instalaciones (al margen de las revisiones oficiales al largo de la compañía suministradora de gas o electricidad).

 

Asimismo, otro de los aspectos que debemos tener en cuenta antes de firmar cualquier tipo de contrato de energía para empresas o si estamos pensando en cambiar de compañía suministradora de gas o electricidad es si el contrato incluye penalización por cancelación anticipada o algún tipo de permanencia. Si esto es así, al cancelar el contrato antes del plazo fijado en el contrato, normalmente de un año, tendremos que asumir el pago de una penalización económica.

 

Ver más...