10 errores que debes evitar en tu declaración de la renta

Shutterstock 45847153

Tu opinión nos importa:

Puntúa y deja tu comentario.
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros en tu cuenta corriente
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas

Hacienda ha puesto este año más de 21 millones de borradores a disposición de todos los contribuyentes. Sin embargo, los datos que aparecen en estos documentos no siempre son correctos. Te descubrimos, en 10 claves, a qué aspectos deberías estar más atento.

Tanto los contribuyentes como Hacienda pueden cometer errores a la hora de realizar la declaración de la renta. Es más, el año pasado el 38% de los borradores del IRPF emitidos por la propia Agencia Tributaria tenía fallos, según denunció la Asociación Española de Asesores Fiscales y Gestores Tributarios. Para ayudarte a evitar las equivocaciones más comunes, hemos elaborado una guía de consejos con los que podrás revisar los puntos más conflictivos de tu declaración.  

1. No envíes tu borrador demasiado rápido

Es el principal error que puedes cometer. Pese a que el borrador es un documento que te facilitan desde Hacienda, confirmarlo con algún error no te exime de tu responsabilidad. Es decir, si lo apruebas con errores, la Agencia Tributaria podría sancionarte, aunque el fallo inicial no haya sido tuyo. Por tanto, revisa uno a uno todos los detalles y no lo envíes hasta que no estés seguro de que todo está correcto.

2. Hacienda debe estar al corriente de tu nueva vida personal

El hecho de tener un hijo, casarse o separarse tiene efectos sobre el resultado final de la declaración de la renta. Por ejemplo, las pensiones compensatorias en divorcios y manutención de hijos son deducibles por el cónyuge separado. Sin embargo, Hacienda no tiene por qué estar al corriente de los cambios que se han producido en tu vida personal respecto al año anterior  y es necesario que lo compruebes para obtener el resultado correcto.

3. Comprueba las deducciones relacionadas con tu vivienda

En el borrador aparecerán varios elementos relacionados con tu casa. El más importante es la deducción por inversión en vivienda habitual, que desapareció en enero de 2013 pero que aún se mantiene para quienes compraron antes de esa fecha. Si es tu caso, recuerda que será del 15% sobre un importe máximo de 9.040 euros. Además, es importante que compruebes si las cantidades satisfechas (es decir, los intereses y el capital amortizado) son correctas. Si eres de los que hace la declaración de manera conjunta, también deberás controlar que no aparezca sólo la mitad de la desgravación, como si fuera una declaración individual.

Entre los elementos que tampoco debes olvidar chequear están la deducción por los seguros de incendios y de vida que te pudieron haber exigido en el momento de formalizar tu hipoteca y la que se efectúa por obras de mejora en viviendas, construcción, ampliación y rehabilitación.

4. La referencia catastral es importante

Otro de los aspectos más importantes relacionados con la vivienda es la referencia catastral. Recuerda que es obligatorio cumplimentarla para todos los inmuebles que aparezcan tu declaración (ya sean tu residencia habitual o no) ya que Hacienda la utilizará para comprobar las deducciones relacionadas con la vivienda. De hecho, si no incluyes esta referencia o rellenas el dato de forma incorrecta, la Agencia Tributaria podría amonestarte. Si no dispones de esta información puedes buscarla en la página web del Catastro.

También debes tener en cuenta que el borrador podría tener errores en las referencias catastrales de inmuebles y garajes. Por ejemplo, es habitual que los garajes vinculados a la vivienda habitual adquiridos simultáneamente aparezca en el borrador como un bien distinto que debería ser declarado. Sin embargo, debes recordar que no tributan y que es posible que tengas que corregir este fallo.

5. El alquiler de una vivienda no suele aparecer en el borrador

Si has alquilado tu vivienda, tienes que declarar los ingresos que estás percibiendo por la misma. Sin embargo, esta información no suele incluirse en el borrador que emite la Agencia Tributaria por lo que deberás encargarte tú mismo de incluir las rentas del alquiler con sus correspondientes deducciones.

Por ejemplo, hasta un 60% de los ingresos que recibas por ese arrendamiento pueden estar libres de impuestos (o hasta el 100% si tu inquilino es menor de 35 años). También podrás reducir esos ingresos restando algunos gastos, como los intereses que estés pagando a la entidad bancaria, gastos de comunidad,  o el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), entre otros.  

6. No te olvides de las subvenciones

Si el contribuyente recibe, por ejemplo, una subvención pública para comprar una vivienda o un coche, es muy probable que esa ayuda no aparezca en el borrador. Sin embargo, es obligatorio que las incluyas como ganancias patrimoniales. En caso contrario, te arriesgas a recibir una sanción.

7. Atento a las deducciones autonómicas

En la Renta también hay una gran diversidad de deducciones que dependen de las comunidades autónomas y que pueden afectar al resultado de tu declaración. Por eso debes estar atento a la normativa que te corresponda y revisar las deducciones específicas que puedes aplicar, que en algunas regiones pueden alcanzar la veintena.  Ahora bien, debes de tener en cuenta que este tipo de deducciones sólo suponen un 5% de los beneficios fiscales de los que podrás disfrutar en tu declaración.

8. No olvides tu plan de pensiones

Si has aportado alguna cantidad a un plan de pensiones debes comprobar que está bien recogida y que lo que dice el borrador coincide con las cifras reales. La legislación contempla una reducción de la base imponible por las aportaciones realizadas a planes de pensiones con un límite de 10.000 euros para los menores de 50 años y de 12.500 para los que superen esa edad.

9. Las aportaciones sociales desgravan

Otro de los elementos que el borrador no suele contemplar son las aportaciones por cuotas sindicales o colegios profesionales, y las donaciones a organizaciones sin ánimo de lucro.

Las cuotas sindicales desgravan  y las aportaciones a colegios profesionales también, pero siempre que se refieran a profesionales en las que la pertenencia a un colegio o asociación es de obligado cumplimiento para poder ejercer (y con un límite de 500 euros anuales).

Las donaciones a ONG también son deducibles. Sin embargo, si no existen certificados de las donaciones, Hacienda no las incluye en el borrador. La deducción por este concepto oscila entre el 10 y el 25%. De ahí la importancia de que incluyas en la declaración todas las donaciones que hayas realizado.

10. Comprueba si está incluida la deducción por maternidad

Si tienes hijos menores de tres años y trabajas fuera de casa, debes revisar tu deducción por maternidad, ya que tienes derecho a 1.200 euros anuales por cada niño. Ahora bien, esta deducción puede obtenerse de manera anticipada o puede deducirse de la declaración anual.

Por otro lado, no olvides chequear qué deducciones autonómicas por nacimiento o adopción pudieran corresponderte. 

¿Qué te parece? Otros usuarios ya están comentando este artículo. Deja tu opinión aquí
Cta saving arrow cuentas
Ahorra hasta 250 euros cambiando tu cuenta corriente con Kelisto
  • Nómina
  • Remuneradas
  • Corrientes
Compara ahora
Finanzas